AGENDA AÚN POR DISEÑAR

Sánchez visita Cuba el 22 y 23 de noviembre: primer viaje de un presidente en 32 años

El presidente volará a la isla, antes de la cumbre del G-20 en Argentina y después de la Cumbre Iberoamericana, y se verá con Díaz-Canel. Falta por agendar una visita de los Reyes a La Habana

Foto: Pedro Sánchez, con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el pasado 25 de septiembre en Nueva York. (EFE)
Pedro Sánchez, con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, el pasado 25 de septiembre en Nueva York. (EFE)

En poco más de un mes llegará una foto para la historia. El primer viaje oficial de un presidente del Gobierno español a Cuba en nada más y nada menos que 32 años. El 22 de noviembre, Pedro Sánchez pondrá un pie en La Habana para una visita de dos días en la que se entrevistará con el máximo dirigente de la isla, Miguel Díaz-Canel, que reemplazó a Raúl Castro la pasada primavera.

La posibilidad de un viaje a Cuba ya rondaba en la mente del Gobierno antes de que el líder socialista iniciara su gira por Canadá y Estados Unidos, a finales de septiembre. Los equipos de ambos presidentes habían sondeado esa opción, que finalmente los dos mandatarios concretaron en Nueva York, en el marco de la Asamblea General de la ONU a la que asistieron. Allí, en la ciudad americana, Sánchez aceptó la invitación que le trasladó Díaz-Canel y se comprometió a volar a la isla "lo antes posible".

Pues ya hay fecha, confirmada por fuentes del Ejecutivo. Este martes, La Moncloa lograba cerrar los días de esa visita: el jueves 22 y el viernes 23 de noviembre. A partir de ahora, el Ejecutivo español "diseñará la agenda" del presidente, que quieren que sea intensa y que toque distintas vertientes: temas "políticos, económicos y culturales". Se cuenta con que se verá con la colectividad española, como ha hecho en anteriores viajes en América. No está claro aún si Sánchez se citará con la disidencia cubana. En su equipo, se insiste en que todos estos asuntos se irán cerrando "en los próximos días", aunque sí advierten de que las autoridades de la isla "no han puesto condiciones". "No nos han cerrado la fecha a cambio de que no nos veamos con la oposición, nada de eso", remarcan.

El Ejecutivo tiene interés en tocar temas "políticos, económicos y culturales" en la isla, pero aún no ha decidido si se verá con la disidencia cubana


La Moncloa ofreció primero otras fechas a La Habana. Sánchez prefería hacer coincidir su desplazamiento a la isla con su viaje a la cumbre del G-20, que se celebra en Buenos Aires el 30 de noviembre y 1 de diciembre. Pero finalmente no podrá encadenar ambos.

Tres viajes en apenas dos semanas

Sánchez pisará en tres ocasiones distintas Latinoamérica la segunda quincena del mes próximo. Primero, para la XXVI Cumbre Iberoamericana, que se reúne en la ciudad de Antigua, en Guatemala, el 15 y 16 de noviembre, y en la que coincidirá con el Rey. Después, volará a La Habana el día 22, al día siguiente de la XXX Cumbre Hispano-Lusa, de la que Valladolid ejercerá de anfitriona. Y a finales de mes cruzará el Atlántico de nuevo, y por tercera vez, para asistir al G-20 en la capital argentina.

El último presidente en ir a Cuba fue Felipe González en 1986. En 1999 estuvo José María Aznar, pero para una cumbre iberoamericana

"Ya se verá", dicen en el equipo del presidente, si se agenda finalmente para más adelante una visita de Estado de los Reyes a Cuba. En el horizonte está la celebración de los 500 años de la fundación de La Habana, marco que se presume idóneo para un viaje de estas características. De concretarse, sería la primera vez que un jefe del Estado español pone un pie en la antigua colonia en toda la historia.

Fue en noviembre de 1986 cuando un presidente español pisó Cuba por última vez. Fue Felipe González. Los reyes Juan Carlos y Sofía, y también José María Aznar, volaron hasta La Habana en otro noviembre, pero de 1999. Aquello, no obstante, no era un viaje oficial, sino que la capital cubana acogía la IX Cumbre Iberoamericana. Y en último noviembre, de hace dos años, en 2016, el monarca emérito asistió a un acto tras el fallecimiento del dictador Fidel Castro. Su hijo, para entonces, ya había ascendido al trono.

Alfonso Dastis, ministro de Exteriores de Mariano Rajoy, con el entonces presidente cubano, Raúl Castro, en septiembre de 2017, cuando anticiparon una visita de los Reyes a la isla para principios de 2018. (EFE)
Alfonso Dastis, ministro de Exteriores de Mariano Rajoy, con el entonces presidente cubano, Raúl Castro, en septiembre de 2017, cuando anticiparon una visita de los Reyes a la isla para principios de 2018. (EFE)

El Ejecutivo socialista siempre ha defendido que no tiene miedo a las críticas por este histórico viaje a Cuba, el primero en 32 años organizado desde La Moncloa. En el equipo de Sánchez argumentaban que otros dirigentes de países democráticos han viajado a la isla en los últimos años. Estuvo el estadounidense Barack Obama en 2016 para culminar el deshielo entre Washington y La Habana, y el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa. En 2015 estuvieron el socialista francés François Hollande, el italiano Matteo Renzi y el entonces ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier. El papa Francisco ha estado en la isla en 2015 y 2016.

Impulso de las relaciones con América Latina

Incluso el Gobierno de Mariano Rajoy había comenzado ciertos movimientos que acercaban la posibilidad de que un presidente pisara La Habana o bien los hicieran los Reyes. Así, el último ministro de Exteriores de Rajoy, Alfonso Dastis, había visitado Cuba en septiembre de 2017, y el jefe de la diplomacia del país caribeño, Bruno Rodríguez, había volado hasta España unos meses antes, en abril. Dastis se entrevistó con Raúl Castro y apalabró con él una visita al máximo nivel a la isla. Por tal se entendía que podían ser don Felipe y doña Letizia, pero no hubo concreción.

Barack Obama y Raúl Castro, en La Habana. (Reuters)
Barack Obama y Raúl Castro, en La Habana. (Reuters)

Sánchez pretende reimpulsar las relaciones de España con Latinoamérica. Ese fue el propósito de su gira de finales de agosto, en la que recorrió cuatro países muy distintos —Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica—, y con la que pretendía lanzar el mensaje de que su Gobierno mira a todo el continente por igual, sin primar solo los lazos económicos. Cuba no podía quedar fuera de esa ecuación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios