XI CONGRESO DEL PES EN LISBOA

Sánchez urge al socialismo europeo a hacer "mucho más" para frenar a la ultraderecha

Pide autocrítica, darse cuenta de que no todo va "bien". El Brexit y el auge del "autoritarismo" es el "síntoma" del "malestar". Reclama a Cs y PP que no pacten con fuerzas "antieuropeas" como Vox

Foto: Pedro Sánchez conversa con el primer ministro portugués, António Costa (d), ante el presidente del PES, Sergei Stanishev (c), este 8 de diciembre en Lisboa. (EFE)
Pedro Sánchez conversa con el primer ministro portugués, António Costa (d), ante el presidente del PES, Sergei Stanishev (c), este 8 de diciembre en Lisboa. (EFE)

Es evidente que el combate a la extrema derecha ha llegado para quedarse en los discursos de Pedro Sánchez y de los dirigentes socialistas. La voz de alarma severa fue claramente audible tras las elecciones andaluzas del pasado domingo, cuando Vox consiguió 12 escaños partiendo de la nada. Pero ese objetivo, la lucha contra el populismo radical de derechas, inquieta lógicamente en toda la familia socialdemócrata europea, máxime porque los comicios a la Eurocámara están ya muy próximos: el 26 de mayo. Sánchez por eso anima a sus compañeros a hacer "mucho más" para frenar a la ultraderecha, a hacer autocrítica, porque no todo en Europa funciona bien. También manda un recado a PP y especialmente a Ciudadanos: formaciones que se llaman "proeuropeas" no pueden pactar con fuerzas "antieuropeas" como Vox.

El presidente del Gobierno hizo un alto en su apretada agenda institucional para volar hasta Lisboa, al XI Congreso del Partido de los Socialistas Europeos (PES), que este 7 y 8 de diciembre renovó su dirección y proclamó como candidato a la presidencia del Ejecutivo comunitario al holandés Frans Timmermans. Las perspectivas de cara al 26-M no son nada buenas para la familia socialdemócrata europea, que gobierna en apenas seis países, entre ellos el anfitrión, Portugal, y España. Quizá por eso el líder del PSOE fue presentado como "el hombre que ha demostrado que nada es imposible", "un corredor de fondo". "El que ha demostrado que nunca podemos darnos por vencidos", dijo su introductora en el escenario.

El jefe del Gobierno apela a "reflexionar" sobre el proyecto europeo y lo que no se ha logrado, a defender la UE con "mirada optimista, pero realista"


Sánchez aseguró ante el plenario, que le aplaudió con entusiasmo en varias ocasiones durante su intervención, que cuando en Europa se habla de tarjeta sanitaria, o de Erasmus, o de derechos de los consumidores, se habla también de "forjar valores colectivos frente a los individuales", y donde los principios de la Revolución Francesa (libertad, igualdad, fraternidad) están presentes. "Es la Europa que tenemos que defender con mirada optimista, pero realista". "Es cierto que el Brexit, el autoritarismo (no me gusta llamarlo populismo), los proyectos de renacionalización de muchas de las políticas, el debilitamiento del proyecto comunitario... nos tiene que hacer reflexionar", sentenció.

Una "gran oportunidad"

Los socialistas europeos han de "reflexionar", sí, pensar que "todo no está bien", que "todo lo alcanzado no es suficiente". "El Brexit, el autoritarismo o el auge de la extrema derecha en Europa forma parte de un malestar de la ciudadanía europea que considera que sus líderes tenemos que hacer mucho más, mucho más para resolver sus problemas", señaló Sánchez.

Sánchez afirma que no hay que dejarse "atenazar" por la extrema derecha, sino proclamar que los socialistas están "dispuestos a avanzar"

Y eso ocurre, siguió, en un momento en el que la política global se enfrenta a "desafíos muy importantes que exigen la integración y la aportación común". Desafíos que citó: el cambio climático, las migraciones, la desigualdad, la exclusión, la falta de oportunidades, la precariedad sobre todo de los jóvenes, la violencia de género, la falta de igualdad entre mujeres y hombres...

El holandés Frans Timmermans, candidato de los socialistas europeos a la presidencia de la Comisión, este 8 de diciembre en Lisboa. (EFE)
El holandés Frans Timmermans, candidato de los socialistas europeos a la presidencia de la Comisión, este 8 de diciembre en Lisboa. (EFE)

"Un nuevo contrato social"

El líder socialista ha venido defendiendo que todos estos retos exigen de una respuesta multilateral, más ahora que se cuestiona ese "orden global". Por eso instó a sus compañeros a que digan a la clase media y trabajadora que estos desafíos del siglo XXI, además de la revolución tecnológica, "pueden ser una gran oportunidad de progreso para la mayoría social". Los socialistas no tienen que "atenazarse" por esos retos o por el "auge del autoritarismo". "Debemos liderarnos de todas esas cadenas y decirle a la UE y a sus ciudadanos que estamos dispuestos a avanzar y a resolver de manera más eficaz los desafíos que tenemos por delante", recalcó.

"No se puede ser proeuropeo y apoyarse en fuerzas antieuropeístas para gobernar una región", dice, para criticar a Cs y PP por no descartar a Vox

La aportación de la socialdemocracia europea para las próximas elecciones ha de ser la propuesta de "un nuevo contrato social", basado en cinco ejes: educación, mercado de trabajo, sostenimiento del Estado del bienestar, lucha contra el cambio climático y defensa "inequívoca" de los valores democráticos. En España, dijo, su Gobierno ya está trabajando en ello. Cuando el presidente hizo alusión al último punto, al de la regeneración democrática, se refirió implícitamente al posible pacto de PP y Cs con Vox en Andalucía. Una alianza incongruente para formaciones que se predican defensoras de la UE. "Nosotros lo tenemos claro, otras fuerzas en España no lo tienen tan claro. No se puede ser proeuropeo y apoyarse en fuerzas antieuropeístas para poder gobernar regiones en nuestro país", reprochó.

Sánchez insistió en que si Europa se repliega sobre sí misma y no "planta cara" a "las fuerzas autoritarias que ponen en cuestión el orden social" será "muy difícil firmar ese contrato social". Por esa razón es "muy importante", coligió, que Timmermans presida la Comisión Europea.

"Orgullo" de décadas de "gran Europa"

"Siempre se nos dice que la socialdemocracia lo tiene difícil. Pero, ¿cuándo lo hemos tenido fácil? ¿Cuándo, cuándo? —preguntó entre aplausos—. Es hora de luchar, sí, y no de crear frentes. Es hora de apelar a la movilización de la sociedad serena, moderada, que sabe que su progreso y la prosperidad de sus sociedades depende y se sustenta en principios tan básicos y tan socialdemócratas como la convivencia, la conquista de derechos y libertades y la moderación en la forma de hacer política". De nuevo, el presidente volvía a hacer referencia a esa centralidad, a la oportunidad de situarse en ese espacio de la "moderación" frente los extremismos. "Os garantizo que los socialistas españoles vamos a contribuir a la necesaria y gran victoria de la familia socialdemócrata", rubricó.

Sánchez vuelve a insistir en ese espacio de la centralidad: "Es hora de apelar a la movilización de la sociedad serena, moderada" en las europeas

Sánchez elogió al primer ministro portugués, el socialista António Costa, que gobierna su país gracias a un inédito apoyo de las fuerzas de izquierda (comunistas y Bloco de Esquerda), y que ha servido de constante "inspiración" para él mismo, y que además se ha convertido en un ejemplo por haber seguido el camino de la "no resignación", del crecimiento combinado con la cohesión social y el saneamiento de las cuentas públicas. Precisamente emulando ese modelo luso, el Gobierno presentará en enero sus Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, que buscarán la sostenibilidad medioambiental, la reconstrucción del Estado del bienestar y el ajuste del déficit. "Decía [el poeta luso] Fernando Pessoa que no podemos reducir la política a una mera batalla, a una mera reflexión de cómo se llega al poder, y creo que tanto Costa como el socialismo portugués habéis demostrado que tanto o más importante es qué hacer cuando se está en el Gobierno para transformar la vida de los ciudadanos", alabó.

El presidente también agradeció a Timmermans su "compromiso". "Dice que es un honor ser candidato. ¡El honor es nuestro!", exclamó, para cumplimentarle por su trabajo, desde la Comisión —estos últimos cuatro años y medio ha sido vicepresidente primero y comisario de Estado de derecho y Carta de los Derechos Fundamentales—, en favor de la conciliación, la lucha contra la brecha salarial, el compromiso por la economía circular y la Agenda 2030 y por las libertades y la democracia. "Me gustaría que en esta campaña sacásemos el orgullo de haber construido una gran Europa en las últimas décadas", animó. Y es que la UE, aquella con la que España soñaba hace 40 años, cuando aprobó su Constitución, se identificaba con "democracia, justicia social y libertad", que directamente no existían con el franquismo. Era el chute de ánimo: el recordatorio a sus colegas para que no olviden su legado y cómo las manos de los socialdemócratas han sido decisivas en la edificación de la Unión.

La española Iratxe García, elegida vicepresidenta primera del Partido de los Socialistas Europeos

El PSOE es de los pocos partidos socialistas que lideran gobiernos en Europa, así que lo lógico es que ganara peso en la familia socialdemócrata de la UE. Y así ha sido. Iratxe García, secretaria ejecutiva de Europa en la dirección de Pedro Sánchez y jefa de la delegación socialista española en la Eurocámara, se convirtió este viernes en la nueva vicepresidenta primera del Partido de los Socialistas Europeos (PES, en sus siglas es inglés). Las riendas del PES siguen recayendo en las manos del búlgaro Sergei Stanishev

El PSOE no ocupaba una vicepresidencia del PES desde 2015, cuando Pedro Sánchez intentó lanzar como líder de la formación a Enrique Barón, expresidente del Parlamento Europeo, y a la vista de la falta de apoyos, renunció. Al perder la apuesta frente a Stanishev, quien salió de una de las vicepresidencias fue la española Elena Valenciano, que de 2012 a 2014 fue vicesecretaria general del PSOE. En este congreso del PES en Lisboa, los delegados reeligieron a Stanishev como líder de la formación (asumió las riendas en 2011), y premiaron a España con la vicepresidencia primera a cargo de Iratxe García.

Los socialdemócratas solo encabezan los ejecutivos de Portugal, España, Eslovaquia, Malta, Rumanía y Suecia, aunque en este último caso el primer ministro, Stefan Löfven, podría caer próximamente. Este poder tan escaso explica quiénes ocupan las cuatro vicepresidencias del nuevo PES: además de España (Iratxe García), se sentarán en este nuevo mandato Portugal, Suecia y Eslovaquia. 

 

La nueva dirección del PES tendrá como tarea principal pilotar la campaña de las elecciones europeas del próximo 26 de mayo, en las que el holandés Frans Timmermans concurre como candidato a liderar la Comisión Europea. El PES también se encargará de la negociación con el resto de fuerzas políticas europeas para el reparto de cargos en las instituciones de la UE, según recordaba Ferraz en un comunicado. Timmermans es ahora vicepresidente primero de la Comisión Europea, que dirige el conservador luxemburgués Jean-Claude Juncker

El PES reúne a partidos socialistas, socialdemócratas, laboristas y demócratas de toda la UE y Noruega. Cuenta con 33 partidos miembros de pleno derecho más 12 formaciones asociadas y 12 con la categoría de observador. 

Stanishev fue reelegido ayer viernes presidente del PES con 270 votos a favor (84%), 29 abstenciones (9%) y 23 votos en contra (7%). 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
77 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios