RECEPCIÓN POR LOS 40 AÑOS DE LA CONSTITUCIÓN

Sánchez enfría el adelanto inminente: "En marzo seguiremos trabajando y gobernando"

El presidente desliza el mensaje de que no convocará las generales para marzo, con lo que la siguiente ventana sería el superdomingo de mayo. Cree que habrá alianza de las derechas en Andalucía

Foto: Pedro Sánchez, con la presidenta del Congreso y la reina Sofía, este 6 de diciembre en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, con la presidenta del Congreso y la reina Sofía, este 6 de diciembre en el Congreso. (EFE)

Ya parecía bastante definido desde hace dos días que marzo no será mes de elecciones generales. Lo estaba porque Pedro Sánchez decidió virar la nave, rectificar sus propios pasos y presentar los Presupuestos Generales del Estado en enero, aun arriesgándose a no sacarlos. Pero esa idea quedó apuntalada en la recepción por los 40 años de la Constitución que presidieron los Reyes este jueves en el Congreso. "En marzo seguiremos trabajando y gobernando", aseguró el presidente del Gobierno. La siguiente meta volante en el calendario sería el superdomingo del 26 de mayo, sumando legislativas con autonómicas, municipales y europeas. Pero ahí el jefe del Ejecutivo no quiere entrar de momento. Ya se verá, aunque en su partido ven esa fecha como una de las hipótesis más probables, si bien tiene importantes contradicciones, empezando por el rechazo de los barones socialistas, que prefieren aislar sus comicios de la dinámica nacional.

Sánchez se estrenaba este 6-D como jefe del Ejecutivo. Por todo lo alto. Con un cumpleaños redondo de la Carta Magna, que las instituciones han ido preparando concienzudamente a lo largo de todo este año. Él no tenía un peso específico en esta conmemoración solemne —el protagonismo público recayó en el Rey y en la presidenta del Congreso, la popular Ana Pastor—, pero sí lo adquirió en las sucesivas conversaciones informales con los periodistas, en las que fue preguntado básicamente por los Presupuestos y el final de la legislatura. Y también por el escenario andaluz abierto tras las autonómicas del pasado domingo, tras las que ve un "consorcio" de las derechas que acabarán desalojando del poder al PSOE tras 36 años ininterrumpidos al frente de la Junta. Pero es partidario de jugar hasta el último minuto y, entretanto, apoyar a su compañera Susana Díaz.

Montero cree que los soberanistas no despejarán la incógnita de su voto a los PGE hasta el final, y Sánchez ve clave la abstención del PDeCAT


El jefe del Ejecutivo contó, en un saturadísimo Salón de Pasos Perdidos del Congreso, que calcula que a mediados de enero el Consejo de Ministros aprobará el proyecto de PGE para 2019. La propia tramitación parlamentaria hace casi inviable un adelanto electoral a marzo, ya que la convocatoria ha de hacerse con 54 días de antelación. Sánchez calculó, de hecho, que el debate de las enmiendas de totalidad, que es el primer filtro, pudiera celebrarse en ese mes, en marzo, aunque podría ser algo antes, en febrero, si las Cortes habilitaran enero. Pensar en abril no es posible, porque a mediados cae la Semana Santa, así que el Ejecutivo baraja como siguiente fecha disponible la del superdomingo del 26 de mayo.

La abstención del PDeCAT

"En marzo seguiremos trabajando y gobernando", aseveró el presidente a los informadores, preguntado directamente si podía haber adelanto de las generales en marzo. "Tengo muchas cosas que hacer" en esta legislatura, abundó. Es decir, que la propia tramitación parlamentaria hace imposible un adelanto a marzo, y también su pretensión de seguir al frente del Ejecutivo. Bien es verdad que Sánchez no explicitó nada más. Había que leerle, pues, entre líneas. ¿Y el superdomingo? El dirigente socialista recordó en ese punto que le pidieron (desde el PSOE andaluz) que no hiciera coincidir las genenerales con las andaluzas y no lo hizo. Daba a entender que puede no hacer converger las legislativas con las autonómicas, municipales y locales del 26-M, simultaneidad que no gusta a buena parte de los candidatos socialistas.

El presidente precisa que un fracaso de sus cuentas de 2019 no conllevaría necesariamente un adelanto de las generales

También la titular de Hacienda, María Jesús Montero, hacía cálculos semejantes. El Gobierno, decía la ministra, aguantará hasta el final, hasta el debate de totalidad, y no retirará el proyecto de Presupuestos antes, a la primera de cambio. Montero cree que los independentistas estarán jugueteando hasta el último minuto, por lo que solo se sabrá si dan su cobertura o no al proyecto de ley poco antes de que toque votar las enmiendas de totalidad. Sánchez apunta a la abstención del PDeCAT como la llave necesaria para que las cuentas de 2019 superasen su primer examen en el Congreso. Pero ello requeriría del apoyo de PNV y ERC. El respaldo de los nacionalistas vascos es más sencillo, pero los republicanos ponen por delante gestos hacia los presos del 'procés', parte de los cuales siguen ahora una huelga de hambre, y el derecho de autodeterminación. Cuestiones que son claves también para los neoconvergentes.

Sánchez enfría el adelanto inminente: "En marzo seguiremos trabajando y gobernando"

Pero el Gobierno quiere hablar con los separatistas de números, y solo de números. Está dispuesto a mover partidas para acomodar el Presupuesto a los deseos de Cataluña. No entrará, sin embargo, ni en la situación de los presos ni en el referéndum de autodeterminación. Sánchez cree que los independentistas seguirán su propia estrategia, y no se dejarán llevar por la irrupción de Vox en el panorama político. Ayer mismo, el 'vicepresident' y 'conseller' de Economía de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), ya advertía de que el Govern no acepta "las amenazas y chantajes" del Ejecutivo socialista respecto a los PGE y al crecimiento de la extrema derecha.

El jefe del Ejecutivo cree que Vox no influirá en los independentistas a la hora de hablar de las cuentas, porque ellos tienen su estrategia propia

La respuesta furibunda del soberanismo no le hará desistir en su propósito de bajar la tensión con Cataluña. El presidente y todo su Gabinete viajarán a Barcelona el 21 de diciembre para reunirse en Consejo de Ministros. Allí espera verse con Quim Torra, aunque el 'president' no desea recibirlo ese día, y pide otra fecha para una cita conjunta y fijada solo para ese fin. Sánchez insistió en que lo importante es no perder las formas y que si Torra no le quiere recibir "es su problema".

Sánchez enfría el adelanto inminente: "En marzo seguiremos trabajando y gobernando"

Sánchez ya advirtió el pasado martes, cuando anunció en Telecinco que llevaría las cuentas de 2019 en enero a las Cámaras, de que si su propósito fracasa, "evidentemente" el Gobierno se tendría que "replantear" muchas cosas. Este jueves remarcó que si no consigue sacar adelante los nuevos Presupuestos, no conllevaría necesariamente un adelanto de las generales.

"O Susana o Susana"

El presidente aseguró que lo que pretende, presentando los PGE, es lanzar un mensaje a Europa. El mensaje de que España cumple con sus compromisos internacionales y con su obligación de ir reduciendo el déficit. Una decisión, dijo, que tomó hace unas tres semanas. Solo una vez presentados intentará conseguir esos apoyos de ERC y PDeCAT. "Vamos a trabajar para conseguirlos, y es posible lograrlos". Nada da por descartado. Lo más urgente, como es la subida del salario mínimo a 900 euros, que pactó con Podemos, la aprobará el Consejo de Ministros en este mes de diciembre por real decreto.

El dirigente socialista no prevé ceder la cabeza de Díaz para favorecer la permanencia del PSOE en la Junta ni tampoco la investidura de Juan Marín (Cs)

Sánchez también habló de las andaluzas. Hoy por hoy, el presidente ve más probable un "consorcio de las derechas" (PP, Ciudadanos y Vox) para arrebatar al PSOE la Junta, porque Albert Rivera parece tener claro, señaló, que le conviene más aliarse con la extrema derecha que cualquier otra solución que pase por los socialistas. El dirigente naranja ya aseguró ayer miércoles que no descartaba los votos de Vox para la constitución del nuevo Gobierno autonómico.

El líder socialista no quiso dejar ningún mensaje que diera pie a falta de apoyo a Susana Díaz. De hecho, incidió en la importancia de que todo el partido reme unido, con Ferraz a la cabeza, para intentar que ella revalide su puesto como presidenta, porque lo que está en juego es el propio autogobierno de la comunidad, que una alianza de las derechas en la que esté Vox pondría en peligro.

Sánchez enfría el adelanto inminente: "En marzo seguiremos trabajando y gobernando"

No hay previsión de cambiar de caballo: el PSOE no piensa (o eso dice) en ceder la cabeza de la baronesa para favorecer la permanencia del partido en la Junta. Lo dijo gráficamente: "O Susana o Susana". Pero, según indicaban estos días en la cúpula federal, se trata solo de una tregua, porque las hostilidades volverán cuando se resuelva la gobernabilidad y se consume la pérdida de la Junta.

Sánchez enfría el adelanto inminente: "En marzo seguiremos trabajando y gobernando"

Tampoco contempla el presidente dar las llaves del Ejecutivo regional a Ciudadanos. "¡Vamos a ver! ¡Vamos a ver! Si no han parado de decir que debe gobernar la fuerza más votada y ahora va a gobernar quien se queda tercero!", exclamó. Los socialistas, pues, no prevén investir a Juan Marín, el candidato naranja, simplemente para evitar que se retrate con Vox. Sánchez hizo una llamada a esperar. Recordó que él mismo es el mejor ejemplo de que los partidos hay que jugarlos hasta el último minuto.

El primer paso de los PGE: la senda de déficit, este viernes

Este viernes, 7 de diciembre, el Consejo de Ministros aprobará la senda de déficit. La misma que ya tumbó el Congreso en julio, y que contempla un desvío para 2019 del 1,8%, y no del 1,3% programado por Mariano Rajoy

Como explicaban a este diario fuentes de Hacienda, "se trata de un mero trámite". "Es un requisito previo para presentar los Presupuestos Generales del Estado de 2019". Lo que busca el ministerio que dirige María Jesús Montero es "reforzar la garantía de que ni PP ni Cs utilizarán la Mesa, en la que disponen de mayoría absoluta en el Congreso, para bloquear las cuentas del año que viene".

No obstante, los PGE se presentarán en enero redactados con el objetivo de déficit que esté en vigor en ese momento, que será la anterior, la del 1,3%. Hacienda recuerda que no habrá tanta diferencia, puesto que esas cinco décimas extra se repartían mayoritariamente para la Seguridad Social y las comunidades autónomas (dos décimas cada una), mientras que la Administración General del Estado se quedaba con una solamente (1.200 millones de euros). 

La senda de déficit será tumbada por las Cortes (puede que incluso otra vez por el Congreso, si no dan su apoyo las fuerzas independentistas), porque no está reformada aún la Ley de Estabilidad para despojar al Senado de la capacidad de veto. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios