el presidente rectifica y gana tiempo

Sánchez presentará los PGE para escenificar la ruptura con el soberanismo y 'centrarse'

Los socialistas quieren posicionarse en el centro si no logran el apoyo a las cuentas. La aprobación en plena huelga de hambre y con el juicio sigue siendo muy complicada

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 27 durante su último mitin de campaña de las andaluzas, el pasado 27 de noviembre en Marbella. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 27 durante su último mitin de campaña de las andaluzas, el pasado 27 de noviembre en Marbella. (EFE)

Pedro Sánchez quiere volver al centro. Después de declarar que no enviaría un proyecto de presupuestos al Congreso si no tenía garantizados los apoyos y que gobernaría por decreto, ahora ha decidido que los presentará en enero, según adelantaron fuentes del Ejecutivo y confirmó él mismo en una entrevista en 'Informativos Telecinco'. La decisión tiene un objetivo político más allá de conseguir la aprobación —muy complicada en plena huelga de hambre de los presos y con el juicio a los cabecillas del 'procés' a la vuelta de la esquina—, sino escenificar su ruptura con el independentismo si no salen adelante, aliviar a sus barones y retomar el centro político aprovechando el previsible pacto de Ciudadanos con Vox en Andalucía.

"A los independentistas les da igual el modelo de Estado, quieren ir contra el ser de España". El titular de 'El País' en una entrevista realizada a Sánchez hace dos semanas muestra el nuevo rumbo de la legislatura.

Después de seis meses cortejando el apoyo de ERC, lo que llevó a rebajar la acusación de la Abogacía del Estado en el 'procés', Sánchez planea ahora enviar un proyecto de Presupuestos al Congreso sin tener garantizados los apoyos. Justo lo contrario de lo que dijo en Guatemala el 16 de noviembre pasado: que no llevaría las cuentas a las Cortes sin tener asegurados los respaldos porque eso sería "marear" a los españoles.

Si no salen las cuentas, "el Gobierno tendrá que replantearse muchas cosas", dice Sánchez cuando le preguntan si un fracaso implica elecciones

"El Consejo de Ministros del mes de enero aprobará la propuesta de Presupuestos", confirmó Sánchez en Telecinco, en su primera entrevista y comparecencia pública tras los pésimos resultados de su partido en Andalucía. Si sus socios de investidura lo rechazan, "van a tener que explicarlo", señaló Sánchez. Sobre si adelantará las elecciones si no salen adelante, añadió: "Caso de no salir adelante, el Gobierno de España tendrá que replantearse muchas cosas". ¿Su respuesta será llamar a los ciudadanos a las urnas?, le volvió a inquirir el director de 'Informativos Telecinco', Pedro Piqueras. "Yo no especulo, como presidente del Gobierno no me manejo en hipótesis que no se han producido". Sí recordó que hay medidas que van al margen de los presupuestos, como la subida del salario mínimo a 900 euros, y que hay otras que, si no hay PGE, buscará aprobar vía real decreto ley: "Tenemos una agenda social clara que vamos a poner marcha este viernes con un plan de empleo juvenil. Vamos a hacer nuestro trabajo y el legislativo tendrá que decidir si lo bloquea".

Sánchez presentará los PGE para escenificar la ruptura con el soberanismo y 'centrarse'

Difícil la aprobación

En La Moncloa son conscientes de la dificultad de aprobar las cuentas públicas. Eso exigiría una renuncia importante de ERC, con los presos del 'procés' empezando una huelga de hambre y con el juicio a las puertas. El objetivo que busca es que todos los partidos se retraten. "Esperamos contar con el apoyo del PNV y tendemos las manos y los puentes al resto de grupos parlamentarios", dijo. El nuevo rumbo marcado desde el Ejecutivo es retomar el centro si los Presupuestos no salen. Tras el descalabro socialista en Andalucía, en el que la derecha cabalgó con la bandera de España, el plan es presentar las cuentas y, si no salen, demostrar que es falsa la connivencia del PSOE con ERC y PDeCAT. Si la presión hace mella en los independentistas, Sánchez tendría garantizada la legislatura hasta 2020. En paralelo, Ciudadanos estaría negociando con Vox en Andalucía.

El centro político ha sido el gran olvidado en España en la legislatura de la polarización. Según el CIS, en 2014 los españoles situaban a Ciudadanos en un 5,54 en la escala ideológica (va de 1 a 10 y el 5,5 es el centro) y en el último barómetro estaba en el 7,25. El PSOE, tras pactar con Podemos, también se ha inclinado a la izquierda. El resultado de la polarización territorial ha dado alas a Vox y ha marcado la campaña andaluza.

Esperamos contar con el apoyo del PNV y tendemos las manos y los puentes al resto de grupos parlamentarios

En este escenario de auge de la derecha, el adelanto electoral queda postergado. "No podemos a ir a elecciones en esta situación. Hay que dejar que la cosa se asiente, que se vea a Vox y que pacte con Ciudadanos", opinan fuentes socialistas. Los barones muestran también su preocupación por ir a unas autonómicas y municipales el 26 de mayo en un contexto marcado por una Cataluña. El presidente venderá que ha intentado destensar la situación pero que ante la negativa a aprobar los Presupuestos no hay negociación posible.

Unidos Podemos siempre consideró que había opción para aprobar los Presupuestos y que salieran adelante como lo hizo la moción de censura, sin apenas negociación y jugando con el mal menor. Fuentes del grupo parlamentario consideran que, ante esa tesitura, ERC y PDeCAT casi se verían obligados a votar las cuentas de Sánchez porque no les conviene un adelanto electoral. El auge de Vox les permitiría argumentar que es para frenar a la extrema derecha.

Hacienda ha mantenido el calendario de presentación de los Presupuestos, que ya anunció que iría después de las elecciones andaluzas, y por eso las Mesas del Congreso y Senado han aprobado esta semana el proyecto de sus cuentas. Aunque oficialmente nunca estuvo descartado, fuentes del Ejecutivo y los socios de los socialistas en el Gobierno dieron por hecho que no habría cuentas públicas. Algunos de los socios del Ejecutivo aún no han sido llamados por el Gobierno para empezar la negociación y fuentes independentistas señalaban el martes que no había habido ninguna aproximación ni posibilidad de acuerdo. El volantazo último del presidente se gestó en las últimas horas, como avanzó 'Libertad Digital'.

Sánchez presentará los PGE para escenificar la ruptura con el soberanismo y 'centrarse'

Los socios de Sánchez cuentan con la voluntad de ERC de aprobar los Presupuestos. Especialmente, porque podría abrir la puerta a un intercambio de cromos con las cuentas de la Generalitat. La mejora de la financiación permitiría a los alcaldes de ERC acometer obras antes de las municipales y el vicepresidente y 'conseller' de Economía, el republicano Pere Aragonès, aspira a aprobar las cuentas del Govern.

Díaz tiene que "reflexionar", pero tiene el apoyo de Sánchez para intentar ser presidenta

Otro de los puntos importantes de la entrevista en Telecinco de Pedro Sánchez circulaba en torno a la relación con Susana Díaz y al resultado de las elecciones andaluzas del pasado domingo

El presidente lanzó el doble mensaje que por la mañana había ya preparado su número tres en el partido, José Luis Ábalos, que el PSOE andaluz ha de ir allanando el camino de la renovación pero que entretanto la jefa de la Junta tiene su respaldo para intentar ser reelegida

"Susana Díaz tiene mi apoyo para intentar, hasta las últimas consecuencias, ser la presidenta de Andalucía", aseguró. A la vez pidió a los socialistas andaluces que "reflexionen en los órganos deliberativos sobre cuáles son las cuestiones que tenemos que hacer mejor para recuperar los 400.000 votantes que se han quedado en casa".

Sánchez cree que la clave que explica el hundimiento del PSOE el 2-D es la baja participación (solo un 58,65% del censo), lo que también aupó a Vox con fuerza en el Parlamento autonómico, con 12 escaños. Su irrupción tan fuerte se debe a la "fragilidad en el liderazgo del PP". No solo. También a un "voto de protesta". Por eso llamó a combatir los posicionamientos de la ultraderecha "con argumentos" y sin insultos. De ahí que llamara a la movilización de la España "serena", "moderada" y "europeísta", que no quiere dejar a nadie atrás. 

No cree tampoco el presidente que su relación con los separatistas catalanes haya influido en el resultado de Díaz: "Los ciudadanos responden a la pregunta que se les plantea en unas elecciones y, después de 40 años de democracia, la gente sabe perfectamente qué es lo que vota en cada proceso electoral". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios