LA BATALLA CON ELLA SE APLAZA, NO ACABA

Ferraz recula y templa con Díaz: no pide su dimisión y descarta una gestora en Andalucía

Ábalos visualiza una marcha atrás de la dirección de Sánchez tras desatarse de nuevo las hostilidades internas por sus palabras del lunes. El número tres sí pide "renovación" a la baronesa

Foto: Pedro Sánchez, flanqueado por José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra y Carmen Calvo, este 4 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez, flanqueado por José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra y Carmen Calvo, este 4 de diciembre. (EFE)

La dirección de Pedro Sánchez pliega velas. Intenta parar en seco las hostilidades que abrió ella misma contra Susana Díaz, frenar la guerra. Al menos por ahora. Ya no señala la puerta de salida de la baronesa andaluza, ni amaga con "tomar el control" de la federación, ni se ha planteado montar una gestora allí. Tan solo se queda en que debe haber "renovación" del PSOE andaluz, y que eso significa simplemente una "puesta al día" del discurso, ni siquiera una renovación de caras vía congreso del partido. Ferraz rebaja el tono con claridad a la vista del fuerte malestar interno que había desencadenado el aviso lanzado apenas unas horas antes y que, según justifica ahora, fue "malinterpretado". Sánchez esquiva ahora la guerra interna, ante la cercanía de las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo —y quién sabe si generales—, también porque aún no está resuelta la gobernabilidad de Andalucía, cuestión en la que se quiere "implicar" a fondo y para la que otorga toda la "confianza" a Díaz.

El mismo José Luis Ábalos que ayer lunes deslizaba el mensaje de que Ferraz quería la "regeneración" del PSOE andaluz y que advertía de que el papel de los dirigentes "siempre está subordinado al éxito" del proyecto político fue el que este martes volvió a dar la cara ante los medios en un receso de la reunión de la ejecutiva federal. Y el que visualizó con claridad esa marcha atrás de la cúpula de Sánchez. "En ningún caso yo planteo dimisiones de nadie ni voy a pedir la dimisión de nadie", sentenció el secretario de Organización y ministro de Fomento.

¿La dirección no pide entonces la renuncia de Díaz si ella no logra gobernar? ¿Descarta Ferraz montar una gestora en caso de que ella no dé un paso al lado, para garantizarse el control y las riendas del aparato andaluz? "En ningún momento he deslizado esa posibilidad y no corresponde a nuestro estilo. Ni una cosa [la dimisión], ni la otra [la gestora]. Y no hace falta. Yo ayer dije una obviedad, que todos estamos al servicio de la organización, para servir al partido", y no para ser "un problema". "Diré un no rotundo, porque además ni es conveniente, ni es justificado, ni es necesario, ni es el estilo del 39º Congreso", aseguró taxativo.

Ni dimisión ni gestora: "Diré un no rotundo, porque además ni es conveniente, ni es justificado, ni es necesario, ni es el estilo del 39º Congreso"


Las declaraciones del ministro de Fomento de este lunes suscitaron un enorme resquemor entre los susanistas, no solo en el PSOE andaluz. No entendían que desde Ferraz se empujara tan pronto a Díaz a una dimisión, cuando probablemente llegará en cuanto se consume —si es así— que los socialistas son desalojados del Palacio de San Telmo. Los críticos recordaban que la presidenta en funciones, pese a perder 14 escaños, seguía siendo la candidata más votada, mientras que Sánchez perdió sucesivamente en 2015 y 2016, hundiendo los resultados de su partido. El mensaje de Ábalos no había sido fortuito, porque en el núcleo duro, durante toda la tarde, mientras los medios replicaban esa advertencia clara a Díaz —Ferraz le abría la puerta de salida—, se repetía que había sido muy medido. Y que se actuaría si ella se resistía, que tomaría "el control" de la federación andaluza.

Una tregua simplemente

Intervenir el PSOE-A no es cualquier cosa. La distorsión y el ruido que generaría en el seno del partido no es ni comparable a la disolución de los órganos del PSOE madrileño que Sánchez ordenó hace casi cuatro años, en su primer mandato como secretario general. Por eso Ábalos solemnnizó la marcha atrás. Bajó el balón al suelo y paró el reloj, lo que no quiere decir que la batalla se cancele definitivamente. Es más, fuentes de la dirección explicaban que la guerra simplemente se aplaza, que se dejará maniobrar a Díaz para que intente la gobernabilidad, y luego se verá. Pero la decisión de removerla si ella se encastilla no ha cambiado. Ferraz concede una tregua, simplemente. En el aparato reconocen que no le interesa a la cúpula abrir un nuevo frente interno a pocos meses de unas elecciones autonómicas, municipales y europeas

El número tres subraya que la "renovación" es "consustancial" al PSOE y que todo el partido ha de ir al son del 39º Congreso Federal, el de 2017

Por descontado, el número tres vendió la rectificación como una "aclaración" ante la "controversia" suscitada la víspera por sus palabras, y la incorrecta "interpretación" hecha por los medios. De hecho, para compensar lo que desde Sevilla se entendía como un desaire a Díaz, subrayó en varias ocasiones que la solución a la gobernabilidad la tiene que "liderar" el PSOE-A y su dirección y cuenta con el "apoyo y la confianza" de Ferraz. "Experiencia y conocimiento no le falta". Ábalos también orilló el término "regeneración" que había empleado 24 horas antes. La presidenta le había respondido este martes desde los micrófonos de la Cadena SER: el PSOE andaluz "no necesita" ser regenerado. "Se regenera aquello que está degenerado y yo lidero un partido decente, honesto y trabajador, que ha tenido la confianza de más de un millón de andaluces", apuntó.

Ferraz recula y templa con Díaz: no pide su dimisión y descarta una gestora en Andalucía

El ministro optó por emplear otro término que podía ser mejor encajado por el PSOE-A: "No voy a discutir el término 'regeneración', que he defendido tanto en política, pero podía haber utilizado la palabra 'renovación', que es seña de identidad del PSOE", es "consustancial" al partido y es lo que "justifica" sus 140 años de historia. De eso iba, abundó, el 39º Congreso Federal, el que se celebró en junio del año pasado, y el que entronizó de nuevo a Sánchez después de unas turbulentas primarias contra Díaz. Pues ahora se trata de que "el espíritu de aquel congreso llegue al conjunto del partido". "Es de manual [...]. El inmovilismo es lo contrario de lo que yo estoy planteando". "Entender el mensaje de los electores es plantarse una renovación del mensaje y de la propia organización", sostuvo.

La cuestión interna "no preocupa"

De nuevo, esta última aseveración parecía un reproche al PSOE-A, un subrayado de que la andaluza es la federación del partido que no está en hora con el resto. Ábalos respondió entonces que simplemente estaba apuntando que "todo el partido tiene que ir" en la orientación marcada por el 39º Congreso, y que "reclamar las cosas no quiere decir que no se produzcan, sino señalar los cauces".

A juicio de Ábalos, Vox no respeta los "valores constitucionales" como la igualdad de hombres y mujeres o el respeto a las minorías

También el secretario de Organización insistió en que Ferraz tampoco demanda para "nada" la celebración de un cónclave extraordinario en Andalucía para elegir nueva dirección y relevar a Díaz. "Lo que menos nos preocupa es la cuestión interna [...], sí el dar una solución a la expresión del electorado andaluz, que es lo que tenemos que resolver. Lo interno no nos suscita ningún interés".

Para Ferraz, la clave del desmoronamiento del PSOE en este 2-D hay que encontrarla en la baja movilización, de solo el 58,65%, y no en las dinámicas nacionales. De nuevo, el ministro insistió en que no hay pactos con los independentistas, aunque sí "propaganda" sobre ello, y aunque haya podido tener alguna incidencia en los resultados, este elemento no ha sido "decisivo". Así que a Ferraz le inquieta la desmovilización del electorado progresista y la "amenaza cierta" para la calidad democrática de que se forme un "frente antisocialista" de PP y Ciudadanos, sin importarles una alianza con Vox.

Ferraz recula y templa con Díaz: no pide su dimisión y descarta una gestora en Andalucía

Ábalos mantuvo que la formación de ultraderecha no respeta los "valores constitucionales" como la igualdad de hombres y mujeres o el respeto a las minorías, igual que los separatistas no respetan otro valor constitucional fundamental, como lo es la integridad territorial. No es lo mismo para la cúpula del PSOE una moción de censura que buscaba desalojar a un PP tocado por la corrupción o sacar adelante unos Presupuestos que, a juicio del Gobierno, benefician una mayoría social, que "negociar" una investidura en Andalucía. "No es lo mismo investir que revocar", avisó.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
55 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios