JORNADA CENTRAL DE LA VISITA DE ESTADO

España se alinea con China contra Trump y defienden combatir el "proteccionismo"

Los dos gobiernos adoptan una declaración para reforzar sus relaciones bilaterales, restablecidas desde hace 45 años. Rubrican que se empeñarán en la protección de los derechos humanos

Foto: Xi Jinping y Pedro Sánchez asisten a la firma de acuerdos entre España y China. En primer plano, los ministros de Exteriores Josep Borrell y Wang Yi, este 28 de noviembre en La Moncloa. (Reuters)
Xi Jinping y Pedro Sánchez asisten a la firma de acuerdos entre España y China. En primer plano, los ministros de Exteriores Josep Borrell y Wang Yi, este 28 de noviembre en La Moncloa. (Reuters)

Madrid se alinea con Pekín en su guerra comercial contra Donald Trump. Ambos países, España y China, defienden combatir el "proteccionismo y el unilateralismo" y se empeñarán en la "promoción de un mercado más abierto y la eliminación de todos los obstáculos comerciales". Ambos países, también, subrayan la "importancia" que tiene para el desarrollo de todos los Estados la "promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales conforme a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas". Un compromiso este último que choca con las denuncias de falta de respeto a los derechos humanos que se repiten contra el régimen de partido único de Pekín.

Son dos de los puntos clave de la declaración adoptada por España y China, por sus dos presidentes, Pedro Sánchez y Xi Jinping, en la estación central de la visita de Estado del mandatario oriental, la primera en 13 años y justo cuando se cumplen 45 del restablecimiento de las relaciones diplomáticas. La asunción de ese documento final quedó acompañada de la firma de una veintena de acuerdos institucionales y comerciales que servirán para fortalecer los lazos bilaterales de los dos países y fue previa a las intervenciones de Sánchez y Xi en El Pardo, su último acto juntos antes de la cena de gala que ofrecieron esta noche don Felipe y doña Letizia en el Palacio Real de Madrid.

La 'Declaración conjunta de la República Popular China y el Reino de España sobre el fortalecimiento de la asociación estratégica integral en un cambio de época' [aquí en PDF] plasma, en 35 puntos, el relanzamiento de las relaciones entre los dos países y uno de los pasajes más significativos es el que alude al reforzamiento del multilateralismo, una bandera de Sánchez desde el arranque de su mandato. Los dos Estados se comprometen a promover eso, el multilateralismo "basado en el Derecho Internacional y en las normas universalmente aceptadas que presiden las relaciones internacionales", que han de estar basadas, escriben, en el "respeto recíproco, la equidad, la Justicia y la cooperación y el beneficio mutuo, en un mundo respetuoso con el medio ambiente, de paz duradera, seguridad universal, prosperidad de todos, apertura e inclusión".

Los dos países "reafirman su apoyo al sistema de comercio multilateral basado en las normas" y creen necesario "defender" sus reglas


"España y China —sigue el documento— apuestan por una economía mundial global, abierta, equilibrada e inclusiva basada en las reglas de la OMC [Organización Mundial del Comercio], reafirman su compromiso de luchar contra el proteccionismo y unilateralismo, y se dedicarán a la promoción de un mercado más abierto y la eliminación de todos los obstáculos comerciales. Ambas partes reafirman su apoyo al sistema de comercio multilateral basado en las normas y son conscientes de la necesidad de defender las reglas del sistema de comercio multilateral". Estas palabras gozan de especial importancia cuando se libra una dura pugna comercial entre Estados Unidos y China, la primera y la segunda economía del mundo, que habrán de verse las caras en la cumbre del G-20 de este 30 de noviembre y 1 de diciembre en Buenos Aires, en la que también participa España.

Discurso en el Senado

Esta idea central de la declaración conectaba con la apretada agenda oficial de la mañana de Xi en España. Arrancó con los honores militares en la plaza de la Armería, una ceremonia del máximo boato presidida por los Reyes, y siguió con la entrega de la Llave de Oro de la ciudad de Madrid por parte de la alcaldesa, Manuela Carmena. Xi se dirigió a continuación al Senado, donde fue recibido por el presidente de la Cámara Alta, Pío García-Escudero, y la jefa del Congreso, Ana Pastor, que le entregaron las medallas de ambas Cámaras.

El mandatario asiático asegura que China hará "esfuerzos por abrir aún más sus puertas al mundo exterior", agilizando el acceso a sus mercados

Fue allí, en el antiguo Salón de Sesiones del Senado, donde el mandatario asiático aseguró que China hará "esfuerzos por abrir aún más sus puertas al mundo exterior", agilizando el acceso a sus mercados, impulsando la importación de productos de alta calidad y desarrollando un mercado interno cada vez más floreciente por el engrosamiento de la clase media. China necesita comprar hasta 10 billones de dólares en mercancías para dar satisfacción a su demanda interna. Con las "enormes transformaciones y reformas" que está haciendo España, dijo Xi, se abren "nuevas oportunidades" para la relación bilateral.

España se alinea con China contra Trump y defienden combatir el "proteccionismo"

De hecho, el presidente llamó a nuestro país a "subir nuevos peldaños" de amistad y cooperación comercial, política y de seguridad para beneficio de los dos Estados y a participar en la iniciativa Nueva Ruta de la Seda, la llamada Belt and Road Initiative (BRI) —la Franja y la Ruta—, un gigantesco proyecto impulsado por Xi de desarrollo de comunicaciones e interconexiones marítimas y ferroviarias entre China y el resto del mundo, que ya han firmado 120 países y 40 organizaciones internacionales. Esta es una iniciativa que divide a Europa. Francia y Alemania, al igual que España, no lo han suscrito, aunque el Gobierno de Sánchez no descarta participar en proyectos concretos, y así se refleja en la declaración final firmada en La Moncloa por los dos países.

España rehúsa participar del BRI

Xi defendió la BRI como una plataforma que tiene el propósito de "fortalecer la conectividad y la cooperación entre diferentes países", que se desarrolla desde la contribución conjunta y los "beneficios compartidos". El documento rubricado este miércoles simplemente da la bienvenida a los "progresos de cooperación Unión Europea-China" para robustecer la conectividad sostenible entre Europa y Asia. Ambas partes "desean identificar sinergias entre la BRI y la Planificación Europea de Infraestructuras, así como la Comunicación de la UE 'Conectando Europa y Asia-Construyendo bloques para una estrategia de la UE', de forma que se puedan explorar posibilidades de negocio e inversión" que beneficien recíprocamente a compañías españolas y chinas. El Ejecutivo socialista entiende que España ha de trabajar dentro del marco europeo del que forma parte para lograr esa conectividad con Asia, y no embarcarse en la iniciativa lanzada por Xi.

Sánchez agradece la labor de las empresas españolas y subraya que son tiempos de cambio, "pero también de enormes oportunidades"

El mandatario asiático no citó la guerra comercial que mantiene con EEUU durante su alocución en el Senado, pero sí hizo referencia a la coyuntura de "inestabilidad e incertidumbre sin precedentes" en que se encuentra el mundo. El planeta se halla ante una "encrucijada de hacia dónde va la humanidad", si hacia la potenciación del libre comercio y la globalización económica o bien hacia el unilateralismo y el proteccionismo. Esa batalla también es la que se librará en la cumbre del G-20 de este 30 de noviembre y 1 de diciembre en Buenos Aires, a la que asisten tanto Sánchez como Xi. El presidente de China se mostró dispuesto a "trabajar" junto a España para "defender la paz y la prosperidad en el mundo".

España se alinea con China contra Trump y defienden combatir el "proteccionismo"

En el encuentro con los miembros del Consejo Asesor Empresarial España-China, al que acudieron ambos presidentes en el palacio de El Pardo —la residencia de los mandatarios que llegan a Madrid en visita de Estado, y donde se aloja estos días Xi—, Sánchez tampoco hizo una referencia directa al enfrentamiento con Washington. Sí recordó un proverbio chino, que dice que "cuando soplan vientos de cambio, hay quien construye muros, pero también hay quien construye molinos". "Son tiempos de cambio, pero también de enormes oportunidades", remarcó el dirigente socialista.

Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, saludan a los Reyes y al presidente chino, Xi Jinping, y la primera dama del país asiático, Peng Liyuan, este 28 de noviembre en la cena de gala en el Palacio Real. (Reuters)
Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, saludan a los Reyes y al presidente chino, Xi Jinping, y la primera dama del país asiático, Peng Liyuan, este 28 de noviembre en la cena de gala en el Palacio Real. (Reuters)

Adhesión al principio de "una sola China"

La declaración, que amplía y refuerza la que ya se firmó en la visita anterior, la del entonces presidente Hu Jintao en 2005, contiene otros puntos importantes. Así, España y China "reafirman la importancia que tiene para el desarrollo de todos los países la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales conforme a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas". Ambas partes también "reafirman la importancia de continuar el diálogo y los intercambios entre China y la Unión Europea en materia de derechos humanos, sobre la base de los principios de igualdad y respeto mutuo". Es decir, que encarga a la UE el diálogo sobre esta materia tan espinosa para Pekín y por la que ha recibido constantes denuncias.

Entre los acuerdos firmados, dos son relevantes, porque abren la industria cárnica y la de la uva de mesa a un mercado de 1.400 millones de habitantes

El texto recoge otros puntos importantes para el Ejecutivo, como el compromiso con la Agenda 2030 de desarrollo sostenible y erradicación de la pobreza, el fomento de las energías renovables y la lucha contra el cambio climático —España y China sí prometen respetar el Acuerdo de París sobre el clima, del que se salió Trump en 2017—, el abordaje del desafío del fenómeno de los refugiados y los retos que plantean los "flujos migratorios irregulares", el combate contra el terrorismo y la delincuencia organizada transnacional, el compromiso por la no proliferación y el desarme, la profundización de las oportunidades de cooperación bilateral existentes en el ámbito turístico, o la "especial relevancia" otorgada a la igualdad de género".

España se alinea con China contra Trump y defienden combatir el "proteccionismo"

Los dos países reiteran su "adhesión a los principios de respeto mutuo de la soberanía y de integridad territorial de los Estados", de acuerdo con el Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU. El Gobierno de España, por su parte, "reafirma su adhesión al principio de una sola China", que es tanto como decir que rechaza la independencia de Taiwan.

La declaración se suma a los 18 acuerdos institucionales y comerciales suscritos este miércoles. Entre los primeros, destacan, por su impacto económico, dos protocolos. Uno, el que permite la ampliación de productos cárnicos de porcino autorizados para exportar de España a China, incluyendo además de la carne congelada y los despojos (que ya se estaban vendiendo), la carne fresca y los productos curados como el jamón (con hueso), la paleta, el chorizo, el lomo y el salchichón. Y dos, el que establece los requisitos fitosanitarios para la exportación de uva de mesa de España a China. Los acuerdos empresariales afectan a sectores como la banca, la energía, los puertos, las telecomunicaciones o la automoción.

España se alinea con China contra Trump y defienden combatir el "proteccionismo"

Xi Jinping y su esposa, Peng Liyuan, fueron recibidos en el recinto de la Armería, en el Palacio Real, por los Reyes, siguiendo el protocolo de máximo rango que puso en marcha Felipe VI cuando aterrizó en España el argentino Mauricio Macri, el año pasado. Después, mientras el presidente continuó con su agenda oficial en el Ayuntamiento de Madrid —ciudad que visitó hace 20 años y que le dejó "impresiones imborrables"—, en el Senado y en La Moncloa, la primera dama china, soprano de éxito en su país, se acercó al Teatro Real en compañía de la reina Letizia y del ministro de Cultura, José Guirao.

"China es un país prioritario"

Fue en 2015 cuando se acordó crear un Consejo Asesor Empresarial Chino-Español, pero este órgano, que agrupa a una quincena de grandes compañías de ambos países, no se había reunido hasta ahora, coincidiendo con la visita de Estado de Xi Jinping, la primera de un presidente chino a España en 13 años

Este miércoles, los dos mandatarios quisieron manifiestar su respaldo a esta entidad reuniéndose con sus miembros en el palacio de El Pardo, el lugar donde se alojan Xi y su esposa, Peng Liyuan, durante su estancia en Madrid. Ambos se dirigieron brevemente a ellos en una alocución que posteriormente distribuyó La Moncloa. 

 

Los dos recordaron que en 2018 se celebran los 45 años del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Madrid y Pekín. Esta visita de Estado, la primera en 13 años, dijo Pedro Sánchez, es el "mejor reflejo del fortalecimiento de los vínculos" existentes entre los dos países y una "excelente oportunidad para estrechar los lazos comerciales y de inversión" entre España y China, "un país y una cultura milenaria que ha recobrado protagonismo y pujanza en el concierto global y sin duda está aquí para quedarse".

"China es un país prioritario", abundó, "no solo desde el punto de vista comercial", sino también desde una perspectiva "afectiva y cultural". "Trabajamos para dar apoyo a las empresas españolas y favorecer su acceso al mercado chino".

El Consejo Asesor "ayudará" a seguir "progresando" en esa relación "especial". China, abundó el presidente, es "el principal socio comercial de España en Asia y es el primer destino de la exportación española en Asia". El jefe del Ejecutivo advirtió de que será "bueno" para España, pero también para el coloso oriental, "reducir el déficit comercial con China". Y es que según los últimos datos del ICEX (2016), España importó a China por valor de 25.662 millones de euros, y exportó por 6.258, así que el saldo es negativo para Madrid, de -19.404 millones.

 

Sánchez expresó su satisfacción con la veintena de acuerdos firmados este miércoles, "instrumentos tangibles que ayudarán a las empresas a mejorar el acceso al mercado chino, reducir los costes, aumentar la seguridad jurídica y aumentar los flujos de inversión recíprocos". "Somos ambiciosos", remarcó el presidente, "celebro la firma de estos acuerdos" que servirán para "revitalizar las relaciones económicas y elevarlas a un nuevo nivel a la altura de la nueva realidad de China y también de España". 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios