PRIMERA VISITA DE ESTADO EN TRECE AÑOS

El jamón y la uva llegan a China: la industria española accede al gigante asiático

El presidente Xi Jinping aterriza en Madrid y firmará una veintena de acuerdos. Dos protocolos agrícolas abrirán productos de porcino y la uva de mesa a un mercado de 1.400 millones de personas

Foto: El presidente chino, Xi Jinping, llega con su esposa, Peng Liyuan, a Madrid, para comenzar su visita de Estado a España. (EFE)
El presidente chino, Xi Jinping, llega con su esposa, Peng Liyuan, a Madrid, para comenzar su visita de Estado a España. (EFE)

Un total de una veintena de acuerdos. Tanto institucionales como de carácter empresarial. Es el saldo más visible de la visita de Estado a España del presidente de la República Popular China, Xi Jinping, la segunda economía del mundo. Y en ese balance figuran dos protocolos agrícolas de mucho calado económico: los que permitirán que un mercado de 1.400 millones de personas accedan a la uva de mesa española y a productos de porcino como el jamón con hueso, la paleta, el chorizo, el lomo o el salchichón, muy demandados en China.

España pone alfombra roja para recibir a Xi Jinping. El mandatario asiático llegó este martes al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en la que será la primera visita de Estado a un país europeo tras ser reelegido como líder del Partido Comunista Chino (PCCh). Hacía 13 años que un presidente chino no hacía un viaje de este máximo rango a España, y ahora se produce en un momento de pujanza del coloso oriental. Las relaciones diplomáticas entre los dos Estados son bastante recientes: 45 años.

El jamón y la uva llegan a China: la industria española accede al gigante asiático

El Gobierno de Pedro Sánchez quiere "renovar y reforzar la relación con China en un contexto nuevo" y además dotar a la relación bilateral de "mayor continuidad y profundidad". Fuentes del Ejecutivo ya anticipan que la visita de Xi se traducirá en "muchos resultados y muy concretos" en diversas vertientes y que también tendrán "impacto real" en la vida de los ciudadanos, pues se ha negociado intensamente en los últimos meses para que se desbloqueasen cuestiones que sufrían "cuello de botella". Las compañías españolas demandaban "impulsar las oportunidades de negocio", y por eso la parte empresarial tendrá un especial protagonismo en este viaje.

Sánchez quiere "renovar y reforzar la relación con China en un contexto nuevo" y dotar a la relación bilateral de "mayor continuidad y profundidad"


Los dos protocolos agrícolas que firmarán este miércoles los embajadores de los respectivos países cuadran, subrayan desde el equipo de Sánchez, en esta última categoría. El primero fija los requisitos fitosanitarios para la exportación de uva de mesa de España a China y supondrá la "apertura del mercado" de este país —el 18% de la población mundial— a este producto. El segundo, el protocolo sobre carne de procino, que también recoge las exigencias sanitarias para ampliar la gama de productos de cerdo que pueden venderse a China. El texto permite que la industria cárnica española pueda exportar, explica el Gobierno, carne congelada y carne fresca, despojos, y productos curados como el jamón con hueso, la paleta, el lomo, el salchichón y el chorizo. Por tanto, estos acuerdos, aseguran desde La Moncloa, "abren grandísimas posibilidades a la industria cárnica española para acceder al mayor mercado consumidor del mundo", que además "son muy demandados allí".

Posible viaje de Sánchez a Pekín

Además, se firmarán memorandos de entendimiento (MoU) en distintas materias: un convenio de doble imposición, un protocolo adicional al acuerdo que ya existe sobre centros culturales en China, un MoU sobre terceros mercados en países de Asia, África y América Latina —regiones donde China está expandiéndose y en las que España entiende que la colaboración puede ser mutuamente beneficiosa—, otro sobre empleo y seguridad social (hay "preocupaciones comunes" sobre el envejecimiento demográfico, la reformulación de políticas...), otro de materiales avanzadas (investigación, ciencia y tecnología) y otro sobre la enseñanza del español en China.

A los ocho acuerdos institucionales se suma una decena de carácter empresarial, entre compañías chinas y españolas (banca, telefonía, puertos...)

A estos ocho acuerdos institucionales [aquí en PDF] se suman una decena entre empresas (públicas o privadas) de los dos países [aquí en PDF], en presencia de los dos presidentes. Estos tienen que ver con mercados como la electricidad, puertos —uno del Puerto de Algeciras con el de Ningbo-Zhoushan, al sur de Shanghái—, banca —uno del ICO con el Bank of China Limited— o telefonía. Desde el Ejecutivo se resalta que son acuerdos que facilitan la presencia de operadores españoles en China, aunque también hay "reciprocidad", como la apertura de centros culturales o el convenio de doble imposición.

Hoy por hoy, la balanza comercial es claramente desfavorable a España. Según los últimos datos del ICEX, España importó a China por valor de 25.662 millones de euros, y exportó por 6.258, así que el saldo es negativo para Madrid, de -19.404 millones.

El jamón y la uva llegan a China: la industria española accede al gigante asiático

Otro de los compromisos es establecer un "flujo regular" de visitas de alto nivel bilaterales para ámbitos culturales, comerciales, científicos... No se descarta que de este viaje de Xi salga una visita de Sánchez a Pekín, y que pueda participar incluso en la cumbre Nueva Ruta de la Seda (One Belt, One Road), que impulsa China pero que España no va a suscribir. El Gobierno explica que la UE tiene ya un "marco de conectividad" con Asia, que lidera la Comisión Europea, y es ese en el que entiende que ha de trabajar. "No tendría sentido lanzar una iniciativa y sumarnos a otra. No vemos ese encaje, lo que no quiere decir que no haya aspectos interesantes y legítimos que China plantee", aducen desde el Ejecutivo.

El rey Felipe VI y el presidente chino, Xi Jinping, se saludan en el palacio de la Zarzuela, este 27 de noviembre. (Reuters)
El rey Felipe VI y el presidente chino, Xi Jinping, se saludan en el palacio de la Zarzuela, este 27 de noviembre. (Reuters)

Dicho de otro modo, España participará en los proyectos concretos de la iniciativa china que comparta y en los foros que se convoquen, pero no la asumirá en su globalidad. La Nueva Ruta de la Seda (o Belt and Road Initiative, BRI) es un proyecto faraónico impulsado por Xi que pretende conectar por vía marítima y ferroviaria Europa, Asia y África bajo el liderazgo chino y al que tampoco se han incorporado, recuerdan en La Moncloa, otras potencias como Francia o Alemania.

España no suscribirá la iniciativa Nueva Ruta de la Seda (BRI), porque entiende que ha de trabajar en el marco de conectividad impulsado por la UE

España y China firmarán además una declaración conjunta para el "fortalecimiento de la asociación estratégica integral en un cambio de época". Un texto que glosa la necesidad que sienten las dos partes de "relanzar" sus relaciones.

Cena de gala en el Palacio Real

La agenda de este martes de Xi Jinping en España es corta. Tras ser recibido por el secretario de Estado de Exteriores, Fernando Martín Valenzuela, entre otras autoridades, despachará con el Rey. Luego, acude con su mujer, Peng Liyuan, a una cena en el palacio de la Zarzuela ofrecida por don Felipe y doña Letizia.

Xi y Sánchez mantendrán un encuentro informal con los miembros del Consejo Asesor Empresarial España-China, con firmas de los dos países

El miércoles, a las 10 de de la mañana, será recibido con honores militares en el Palacio Real. Ahí comenzará la parte más puramente institucional de su viaje: Xi recibirá las llaves de Madrid de manos de su alcaldesa, Manuela Carmena, y luego visitará las Cortes Generales. En este caso, el Senado. Su esposa, mientras, conocerá el Teatro Real —es una soprano muy famosa en su país—, acompañada por la reina Letizia y el titular de Cultura, José Guirao. Después se dirigirá a La Moncloa. Primero habrá un 'tête-à-tête' con Sánchez y después una reunión amplia en la que participarán las delegaciones respectivas. Los dos mandatarios repasarán las relaciones bilaterales, también los lazos de China con Europa o la estrategia de conectividad de la UE con Asia, e intercambiarán impresiones de foros en los que ambos países están juntos, como el G-20, que se celebra este 30 de noviembre y 1 de diciembre en Buenos Aires y en el que los dos líderes se volverán a ver (de hecho, ambos volarán desde Madrid). ¿Hablarán de derechos humanos? "Vamos a hablar de todo", replican desde el equipo del presidente español.

El jamón y la uva llegan a China: la industria española accede al gigante asiático

Tras la firma de acuerdos, Sánchez ofrecerá un almuerzo a Xi y a su delegación. El presidente estará acompañado de varios de sus ministros: los de Industria, Reyes Maroto; Hacienda, María Jesús Montero; Exteriores, Josep Borrell; Ciencia, Pedro Duque, y Agricultura, Luis Planas.

Xi y Sánchez se dirigirán después al palacio de El Pardo —residencia de los jefes de Estado extranjeros, y donde se alojarán estos días el presidente del país asiático y su mujer— para el encuentro informal con los miembros del Consejo Asesor Empresarial Chino-Español, organismo que se gestó hace tres años, en 2015, pero que es ahora cuando cuaja. De hecho, este martes celebró su primera reunión. El consejo está presidido por Gestamp y el banco asiático ICBC, y de él forman parte otras 15 empresas españolas (Alsa, El Corte Inglés, Grupo Antolín, Iberia, Indra, Mondragón, Siemens Gamesa, Técnicas Reunidas, Repsol, Meliá, Maxam, Osborne, LaLiga, BBVA y el Grupo Santander) y otras 14 chinas (China Construction Bank, Air China, Shanghai Electric, Huawei, Alibaba, China National Petroleum Corporation, Tencent...).

A las 20 horas está prevista la cena de gala ofrecida por los Reyes en el Palacio Real, donde intervendrán Xi y don Felipe. El presidente chino está acompañado en España del ministro de Asuntos Exteriores y consejero de Estado, el presidente de la Comisión Nacional del Desarrollo y la Reforma, el titular de Comercio y varios miembros del PCCh, con mucho peso dentro del país. El jueves 29, Xi saldrá de España dirección Buenos Aires. Igual que Sánchez. Al G-20.

¿Qué productos porcinos se podrán vender a China?

También la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) informó en un comunicado del contenido del protocolo que este miércoles firman España y Cuba. 

La Anice subraya que entre las novedades del acuerdo está "la posibilidad de exportar jamones y paletas curadas, serranos o ibéricos con hueso, además de lomo, salchichón y chorizo". "Además, los jamones y paletas con curación superior a 313 días podrán ser exportados con pezuña". También se establece la lista de "despojos y vísceras autorizados" para vender al país asiático. 

El protocolo podrá ser modificado con el consentimiento de las dos partes. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios