REUNIÓN BILATERAL CON EL LÍDER CANADIENSE

Sánchez comparte la "empatía" de Cunillera hacia los presos pero evita hablar de indultos

El presidente, que arranca su gira de siete días por Norteamérica, evita una desautorización radical de la delegada del Gobierno en Cataluña, aunque avisa: no se pronuncia sobre "hipótesis"

Foto: El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, recibe a Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, este domingo en Montreal. (EFE)
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, recibe a Pedro Sánchez y su mujer, Begoña Gómez, este domingo en Montreal. (EFE)

Pedro Sánchez cree que con Cataluña ha faltado "empatía". Y también es necesaria, junto con la "ley y el diálogo". Eso, "empatía", fue lo que aplicó, a su juicio, la delegada del Gobierno en la comunidad, Teresa Cunillera, cuando se manifestó a favor de los indultos. Pero él no quiere entrar en ese perdón del Gobierno a los líderes del proceso soberanista. "El Gobierno no se pronuncia sobre hipótesis, sino sobre realidades".

Cataluña persiguió al presidente del Gobierno hasta Montreal, la primera estación de su gira de siete días por Norteamérica. Sánchez se reunió este domingo por la tarde —noche en España— con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, un líder con el que sintoniza generacional y políticamente y que se ha convertido en un ejemplo para el mundo por sus políticas y su apuesta por el feminismo, el ecologismo y la lucha contra el cambio climático. Ambos comparten una misma mirada progresista que el mandatario socialista quiere subrayar. Esa perspectiva es la que expondrá también a partir de este lunes en Estados Unidos, adonde se desplazará en la semana central de trabajos de la ONU, para después hacer una pequeña visita a Sacramento y Los Ángeles. Es el primer viaje con carácter oficial del presidente al exterior en el que está acompañado de su esposa, Begoña Gómez, contratada el mes pasado por el Instituto de Empresa (IE). Su primera ocasión de poner tierra de por medio tras las polémicas de las últimas semanas y la oportunidad de reforzar su imagen y proyección internacional.

Dos frentes relacionados con Cataluña se le habían abierto al jefe del Ejecutivo en las últimas horas, casi ya subido al avión que le conducía hasta Montreal. De un lado, las palabras de la delegada del Gobierno en la comunidad, la exdiputada Teresa Cunillera, que se mostró partidaria de indultar a los presos del 'procés' si ellos lo piden, declaraciones que fueron matizadas posteriormente por las ministras de Hacienda y Política Territorial, María Jesús Montero y Política Territorial, y enmarcadas por el titular de Fomento y número tres del PSOE, José Luis Ábalos, como un gesto de "humanidad". De otra parte, la entrevista que la vicepresidenta, Carmen Calvo, concedió a 'La Vanguardia': si se el juicio en el Supremo tarda en llegar, sería "razonable", "lógico", que no se alargara la prisión preventiva.

El jefe del Ejecutivo sostiene que en la política española, sobre todo cuando se habla de Cataluña, falta "empatía" y sobre lenguaje "grueso"


"Yo creo que la reflexión que trasladó la delegada del Gobierno, y que yo desde luego comparto, es que a la política española, y sobre todo cuando hablamos de la política catalana, le falta empatía". Sánchez arrancó así su respuesta a los periodistas desplazados hasta Montreal. Asimilando las palabras de Cunillera a la "empatía". La "humanidad", que dijo Ábalos. El presidente alegó que durante "demasiado años" ha dominado la esfera política un lenguaje "grueso", de "confrontación", de "división". La reflexión que por tanto hace el Ejecutivo es que es necesario restablecer un "marco de convivencia" en Cataluña, "tender puentes" entre dos bloques "muy separados". Ahí encaja esa "empatía" mostrada por Cunillera hacia los presos del 'procés'. ¿Y sobre la posibilidad de indultarles tras una condena en firme? "El Gobierno no se pronuncia sobre hipótesis, el Gobierno se pronuncia sobre realidades". No adelantó por tanto si concederá el perdón, pero sí manifestaba su respaldo a la forma como Cunillera empatizó con los encarcelados.

La importancia de volver a bilaterales y multilaterales

El presidente recordó que durante todo su tiempo como líder de la oposición, incluso cuando le tocó apoyar "decisiones muy difíciles" como la aplicación del artículo 155 de la Constitución, siempre criticó que toda la acción política se centrara en la respuesta judicial al secesionismo. "Lo que propone este Gobierno es que dejemos a un lado la vía judicial y empecemos a hablar de política. Desde la ley, diálogo", insistió. Sánchez enfatizó el hecho de que la Generalitat se ha vuelto a sentar en las comisiones bilaterales, y esta misma semana aceptó reincorporarse a las reuniones bilaterales. Esa es, a su juicio, una buena noticia. Lo importante.

"El carril de la Justicia tiene su recorrido", y el Gobierno actúa "desde la política". Y aunque no será fácil, se está "en el camino de resolver" el conflicto

"El Gobierno tiene una hoja de ruta clara que si tiene un objetivo es resolver desde la política un conflicto político, y que lo vamos a hacer desde la ley y el diálogo". Su receta es la de siempre, "ley y diálogo". La "normalización institucional" que impulsa su Ejecutivo es la condición "básica". Así que "el carril de la Justicia tiene su recorrido", y el Gabinete es responsable de actuar "desde la política". No será un camino fácil —"no será ni mañana ni pasado"—, repiti´. "Pero estamos en el camino de lograrlo, con paciencia, tesón, determinación y enorme sentido de Estado". Ahí fue cuando reclamó que "todas las partes, también la oposición", sientan esa misma "responsabilidad de Estado" y apoyen al Ejecutivo.

Sánchez comparte la "empatía" de Cunillera hacia los presos pero evita hablar de indultos

Canadá está familiarizada con las tensiones soberanistas. En su historia reciente están los dos referendos perdidos por los independentistas de Quebec, la región cuya capital es, precisamente, Montreal. El último, en 1995. Ahora, los separatistas están bajo mínimos en las encuestas. Eso es para Sánchez una enseñanza. Que "desde la política", y con el respeto a la legalidad, "se pueden encontrar soluciones políticas a crisis políticas", aunque cada país "debe encontrar su camino".

El presidente cree que de Quebec se puede extraer la lección que desde la política y el respeto a la ley se pueden encontrar soluciones políticas a las crisis

Es decir, que no vale de nada sumergirse en la espiral de crispación, sino que la mejor forma para desactivar a los nacionalistas es continuar con la línea de distensión que él patrocina. Como en otras ocasiones, recalcó que el elemento "aglutinador" de la sociedad catalana es su deseo de reforzar su autogobierno, y "ahí centra el Gobierno su propuesta política".

Respaldo de Trudeau

"En Cataluña, desgraciadamente durante más de una década ha habido bastantes procesos electorales y dos referendos —dijo, aludiendo a las dos consultas, en 2014 y 2017, celebradas por la Generalitat y jamás reconocidas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy— y lo curioso es que siempre ha salido el mismo resultado, que el independentismo no cuenta con una mayoría social detrás", aunque sí disponga de una mayoría en el Parlament.

Sánchez comparte la "empatía" de Cunillera hacia los presos pero evita hablar de indultos

Aunque Cataluña no entró en la conversación de los dos líderes, Sánchez si obtuvo un espaldarazo a su estrategia por parte de Trudeau. El primer ministro canadiense, aunque cauto —es un asunto "interno" y "delicado"—, subrayó que se tiene que avanzar en la resolución del conflicto de una manera que respete la Constitución, la ley, los derechos humanos y la libertad de expresión. "Y es lo que está intentando hacer el Gobierno de España a todos los niveles".

El objetivo del viaje a Canadá, que continuará con la semana de la ONU en NY, es reforzar la imagen de Sánchez como gobernante progresista

En efecto, el propósito del viaje de Sánchez a Canadá no era Cataluña, sino apuntalar su imagen de gobernante progresista. Es de los pocos en todo el mundo. Ya arropó al primer ministro sueco, Stefan Löfven, durante la recta final de la campaña electoral en su país, antes estuvo con el costarricense Carlos Alvarado y siempre reconoce que su ejemplo en Europa es el portugués António Costa. Con Trudeau comparte su interés común en la igualdad de género, las políticas verdes, la defensa del multilateralismo o la lucha contra el cambio climático. Los dos mandatarios destacaron esas conexiones antes del turno de preguntas.

"Somos socios fiables, amigos de larga tradición", protagonistas de una relación que "seguirá floreciendo", apuntó el dirigente norteamericano. Sánchez empezó por destacar que ningún presidente del Gobierno español había pisado el país desde 2002, una "mala tradición" que era preciso romper y que espera que tenga su continuación en una próxima visita de Trudeau a España. El mandatario socialista realzó la cooperación bilateral en materia policial y de defensa (se refirió a la misión de la OTAN que lidera Canadá en Letonia o la formación de las tropas iraquíes en la coalición contra el Daesh), el impulso del aprendizaje del castellano o el refuerzo de los lazos comerciales y económicos.

Sánchez comparte la "empatía" de Cunillera hacia los presos pero evita hablar de indultos

Pero sobre todo los dos pilotan dos gobiernos progresistas "comprometidos con cuestiones que trascienden la ideología", como la igualdad de género, el combate al cambio climático, la defensa del multilateralismo o el respeto de los derechos humanos. "Hablamos de la Agenda 2030" de la ONU, resumió. "Pasada la década perdida", toca "ganar una década", vinculando el desarrollo económico con la justicia social. Prueba de su sintonía política es que los dos compartieron posteriormente su asistencia al Global Progressive Forum, también en Montreal.

España, no: Sánchez no legalizará el cannabis, como sí ha hecho Canadá

A mediados del próximo mes de octubre, Canadá se convertirá en el segundo país del mundo en tener legalizado el uso recreativo del cannabis, solo por detrás de Uruguay, que lo hizo en 2013. El país que gobierna Justin Trudeau será el primer integrante del G-7 en tener la marihuana totalmente legalizada. El dirigente liberal cumple así con una de sus promesas electorales.

 

¿Lo hará España?, se le preguntó a Pedro Sánchez. "Estoy en lo que estoy. Tengo ya suficientes problemas, y ahí me quedo", replicó, intentando quitarse la pregunta de encima. Justin Trudeau defendió que "cada país debe tomar su decisión", y el suyo lo hace para dificultar el acceso de la marihuana a los jóvenes y evitar que el crimen organizado consiga unos 6.000 millones de dólares canadienses. 

 

Sánchez cruzó el Atlántico acompañado de su mujer, Begoña Gómez. Ella tendrá una agenda propia durante su estancia de cuatro días en Nueva York, informa EFE. Entre los actos previstos, acudirá a una recepción que ofrecerá Melania Trump, la primera dama de Estados Unidos y mujer de Donald Trump, a los cónyuges de los líderes asistentes a la Asamblea General de la ONU. También irá a otra recepción que ofrecerá en Nueva York la esposa de Trudeau y visitará la oficina económica del ayuntamiento de la urbe estadounidense. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
37 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios