EL PALACIO REAL, NUEVO ESCENARIO DE BIENVENIDA a los jefes de estado

El Rey cierra el caso Nóos y exhibe ante Macri todos los símbolos de la Corona

Tras un periodo de inactividad oficial a causa del parón político y coincidiendo con el respiro de la Casa Real con el fin de Nóos, se reanuda la primera visita de Estado en Madrid

Foto: El Rey, junto al presidente de Perú, Ollanta Humala, en julio de 2015 durante la última visita de Estado recibida en España a causa del parón político. (EFE)
El Rey, junto al presidente de Perú, Ollanta Humala, en julio de 2015 durante la última visita de Estado recibida en España a causa del parón político. (EFE)

La llegada del presidente argentino Mauricio Macri y su mujer, Juliana Awad, a España supone el inicio de una nueva etapa para la Corona. Será la primera visita de Estado de un mandatario extranjero desde el verano de 2015, por culpa, en gran medida, del bloqueo político sufrido desde las elecciones generales de ese año y prolongado hasta el pasado otoño, cuando se configuró el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy. El recibimiento oficial de Macri por parte de Felipe VI y doña Letizia contará con una importante novedad y recuperará al mismo tiempo una tradición que no se producía desde hace 30 años: la ceremonia de bienvenida tendrá lugar en el Patio de la Armería del Palacio Real y no en los jardines de El Pardo, como hasta ahora ocurría, al ser también la residencia oficial de los jefes de Estado que visitan España.

El cambio de protocolo en la recepción de los mandatarios tiene un doble objetivo. Por un lado, que el Palacio Real vuelva a convertirse en el escenario de los principales actos institucionales y, por el otro, dotar de mayor solemnidad y realce a estas recepciones de primer nivel que, hasta el momento, carecían de visibilidad.

Con respecto a lo primero —iniciativa que lleva el sello directo de Felipe VI—, ya en 2015 el Rey decidió trasladar su tradicional mensaje de Nochebuena al Salón del Trono, ("este Palacio es de todos los españoles", y en él la Corona "celebra actos de Estado en los que expresamos, con la mayor dignidad y solemnidad, la grandeza de España"); y lo ha ido transformando después en el marco de grandes actos como fue el encuentro con el anterior presidente de EEUU, Barack Obama, el pasado mes de julio durante uno de sus últimos viajes oficiales.

Argentina protagoniza la primera visita de Estado en España tras el parón político y Zarzuela ha decidido volcarse en los preparativos del encuentro para evitar contratiempos y reafirmar el papel de la monarquía tras un largo periodo de turbulencias. La situación de bloqueo en el Congreso sumada a la etapa más dura que ha atravesado la Corona, y cuyo fin llegó el pasado viernes con la absolución de la Infanta y la condena a Urdangarin a tenor de la sentencia del caso Nóos, ha hecho coger impulso a la Casa Real, que hoy apostará por un fuerte despliegue ante la atenta mirada internacional.

El recibimiento de Macri y su mujer, previsto para las 10 y media de la mañana, contará con la ceremonia habitual —parada militar para rendir honores al visitante y desfile—, pero ha sido ensayado por la Guardia Real en el nuevo escenario durante al menos dos semanas, según ha podido confirmar este diario. El acto contará con importantes medidas de seguridad y se cerrarán varios accesos de los alrededores del Palacio de Oriente que, además, permanece cerrado al público desde el pasado domingo a causa de la visita. El imperativo pasa por que nada falle y controlar cada detalle.

Una vez finalice la ceremonia de bienvenida, Macri visitará las Cortes, almorzará en la Zarzuela tras mantener un encuentro privado con el Rey y después el presidente de Argentina acudirá al Ayuntamiento de Madrid para reunirse con Manuela Carmena y recibir la Llave de Oro de la Ciudad, distinción a la que tienen derecho todos los jefes de Estado extranjeros, según establece el protocolo. A última hora de la tarde, el Palacio Real albergará la cena de gala, a la que acudirán personalidades del mundo político —no lo hará ningún representante de Podemos, a diferencia de la alcaldesa, que acudirá—, cultural, deportivo y de diversas índoles.

El Rey, durante su intervención en la tradicional recepción al cuerpo diplomático acreditado en España.
El Rey, durante su intervención en la tradicional recepción al cuerpo diplomático acreditado en España.

Los Reyes retoman su viaje a Japón

Tras el periodo de inactividad oficial a causa del parón impuesto por la falta de Gobierno, la Casa Real ha decidido reanudar las ceremonias oficiales con un esplendor renovado. La última visita de Estado en España tuvo lugar en julio de 2015 de la mano del entonces presidente de Perú, Ollanta Humala. Macri será el cuarto mandatario que Felipe VI recibirá en un viaje del más alto nivel desde que accedió al trono en 2014. Antes de Humala lo hicieron sus homólogos de Chile y Colombia, Michelle Bachelet y Juan Manuel Santos.

Que la Jefatura del Estado retoma su actividad exterior quedó plasmado el pasado enero cuando el Rey —tras dos intentonas previas— logró culminar su salida a Arabia Saudí, donde aprovechó para impulsar al consorcio español del AVE a La Meca. El próximo abril se producirá otra confirmación de gran relevancia, ya que el Ministerio de Exteriores dirigido por Alfonso Dastis ha comunicado que los Reyes retomarán su visita de Estado a Japón —aplazado por la situación de interinidad— esta primavera. La Oficina de Información Diplomática confirmó que Felipe VI emprenderá su primera visita al máximo nivel al continente asiático desde que fue proclamado Rey, en el que está llamado a ser un viaje decisivo para las empresas españolas en el país nipón.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios