COPA DE NAVIDAD EN LA MONCLOA

Sánchez deja a Torra la responsabilidad de hacer posible la reunión en Barcelona

El presidente no sabe aún si el jefe del Govern le recibirá el viernes, pero deja claro que es cosa suya si no lo hace. Asume que si los PGE no salen no podrá agotar legislatura

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia en el palacio de la Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia en el palacio de la Moncloa. (EFE)

Quedan apenas cuatro días para que el Consejo de Ministros se reúna en Barcelona y sigue sin estar claro que vaya a producirse una reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra. Todo parece indicar que sí será posible, pero no hay a estas alturas confirmación oficial de la Generalitat. El presidente descarga toda la responsabilidad de esa cita en Torra. El Gobierno no va a hacer más gestos por ahora.

Sánchez fue el anfitrión este lunes de la copa de Navidad que el Ejecutivo central ofrece cada año a los periodistas en el palacio de la Moncloa. Fue el actor central de múltiples conversaciones con ellos, en pequeños grupos, y en todas ellas Cataluña estuvo presente. El presidente insistió en que aún no tiene noticias del Govern, pero que en todo caso será Torra quien decida si le conviene o no porque la oferta está hecha.

En todo caso, la propuesta del Gobierno es conocida: repetir el ‘modelo Sevilla’. Esto es, que por un lado se reúna el Consejo de Ministros —y se hará en la Llotja de Mar–, y por otro una reunión de los dos presidentes. A solas, como ocurrió en la capital andaluza con Susana Díaz. El Govern ha estado presionando en las últimas semanas para que hubiera una reunión de los dos gobiernos, opción que La Moncloa rechaza porque no quiere la imagen de una ‘cumbre’, que conferiría visualmente un estatus de Estado a Cataluña.

Sánchez deja a Torra la responsabilidad de hacer posible la reunión en Barcelona

Sánchez sostuvo que no es que tenga un empeño especial por ver a Torra, ni tiene mayor interés en hacerse la foto, pero sí considera que es su deber porque es el presidente de la Generalitat. “Así que si no hay entrevista será por él”, comentó a los periodistas. En su equipo la sensación es que la cita se va abriendo paso, vistos los mensajes de distensión de los últimos días, pero nada es seguro con un Govern sostenido por dos fuerzas con estrategias no convergentes en muchos casos. La división de los soberanistas, dijo, salta a la vista de todos. El presidente espera mantener la mejor interlocución con Torra porque eso es lo que demandan los ciudadanos. Tampoco confirmó su presencia la víspera, el jueves 20 de diciembre, en la entrega de premios Ferrer Salat que concede anualmente la patronal Foment del Treball, en la que podría coindicir con el jefe del Govern.

Sánchez aprecia una división en el seno del independentismo. Espera una buena interlocución con Torra porque es la demanda ciudadana


Toda Barcelona estará blindada para finales de esta semana. Sánchez no espera que haya disturbios graves y confía en que todo discurra por los cauces de la normalidad. Pese a todo, Interior desplegará policías y guardias civiles. "Vamos precavidos", indicó. El Ejecutivo quiere hacer hincapié en la importancia de que el Consejo de Ministros se desplace a la ciudad condal, como una muestra de “aprecio, respeto y cariño” hacia los catalanes, de acercamiento hacia ellos. “Cataluña es también mi responsabilidad”, subrayó. La cita le da pie a demostrar que tiene un “mismo proyecto” para Cataluña y para España, mensaje que pretende trasladar con la aprobación del la subida del salario mínimo interprofesional a 900 euros.

La siguiente salida, Extremadura

Además, habrá decisiones de carácter “simbólico” para Cataluña que se aprobarán en ese Consejo de Ministros. Medidas que no adelantó. También anticipó, por cierto, que este martes 18 de diciembre, en su comparecencia extraordinaria en el Senado, anunciará una iniciativa de carácter laboral, cuyo contenido tampoco adelantó. No lo hizo ni él ni la titular de Trabajo, Magdalena Valerio, presente en la copa de Navidad de La Moncloa como otros ministros (María Jesús Montero, Isabel Celaá, Nadia Calviño, Pedro Duque, Fernando Grande-Marlaska, Reyes Maroto...).

Sánchez admite que sin Presupuestos no podría continuar hasta 2020. La prueba clave será el debate de totalidad, que caerá hacia febrero

La siguiente salida del Consejo de Ministros, aún sin fecha, será a Extremadura, porque se lo demandó el jefe de la Junta (y uno de sus principales aliados en el partido), el socialista Guillermo Fernández Vara, y él accedió.

Pedro Sánchez y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en el palacio de la Moncloa. (EFE)
Pedro Sánchez y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en el palacio de la Moncloa. (EFE)

En cartera también figura la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019. El Consejo de Ministros aprobará el proyecto de ley en enero (Sánchez dio a entender que no será justo pasada la Navidad, así que podría registrarlos más hacia final de mes, con lo que gana cierto margen). Y aunque todo indica a día de hoy en que no los sacará adelante por la oposición de ERC y PDeCAT, el presidente y varios miembros de su equipo insistían en que nada está perdido y que van a pelearlo hasta el final. Sánchez sí reconoció que de no salir refrendadas las cuentas de 2019, su propósito de llegar a 2020 no sería ya posible. No podría agotar la legislatura, que sigue siendo su idea a día de hoy, pese a todas las dificultades que tiene por delante.

La "neblina londinense"

El momento clave que en buena medida determinará la suerte de la legislatura llegará con el debate de totalidad de los PGE, que se calcula se producirá en febrero. El presidente sí dejó muy claro que el Gobierno no retirará e proyecto de ley antes de esa votación para evitar la estampa de la derrota parlamentaria. “Tendré que defenderlos, ¿no?”, señaló a los informadores. Sí añadió que si los PGE superan esa frontera de la totalidad en el Congreso y por tanto no son devueltos al Gobierno, entonces “saldrán aprobados”. De modo que los esfuerzos del Ejecutivo se concentrarán en que los independentistas no presenten enmienda de totalidad. Superado ese trámite, el Ejecutivo entiende que no tendría sentido que luego las formaciones separatistas le abandonaran. El PDeCAT podría no registrarla, y eso arrastraría a ERC.

El presidente calcula que antes de que haya una sentencia del 'procés' será complicado trabajar en una propuesta política para Cataluña

Un colaborador de Sánchez hablaba de una "neblina londinense". La imagen describe muy bien los obstáculos que tiene el Ejecutivo por delante y el panorama tan incierto que hace difícil ver el horizonte. No solo está el Consejo de Ministros del 21-D. También el juicio contra los dirigentes independentistas, que arranca este martes, la negociación presupuestaria, la búsqueda de una salida para Cataluña. El presidente calcula que antes de que haya una sentencia del 'procés' no será posible trabajar en una propuesta política. En una reforma del Estatut, que es lo que los socialistas persiguen.

Sánchez deja a Torra la responsabilidad de hacer posible la reunión en Barcelona

En los corrillos con los periodistas también emergió, cómo no, la exhumación de Francisco Franco. El día era propicio porque este lunes el Tribunal Supremo decidió no paralizar el proceso, rechazando la adopción de medidas cautelares, como quería la familia del dictador. El expediente, por tanto, sigue su curso. Ya la semana pasada la Comunidad de Madrid emitió su informe preceptivo, no vinculante, de sanidad mortuoria —haciendo constar que el exjefe del Estado lleva más de cinco años fallecido y por tanto el desenterramiento de sus restos mortales "no está sometido a ningún requisito administrativo sanitario". Ahora se abrirá el plazo para que los nietos presenten alegaciones. Diez días hábiles. Cuando hayan transcurrido, el Consejo de Ministros se reunirá y decidirá ejecutar la exhumación y ordenar el lugar de inhumación.

El jefe del Ejecutivo sostiene que el Estado tiene "herramientas" para vetar a Franco en la Almudena sin necesidad de que esté lista la reforma de la ley

El presidente sostuvo que el Estado tiene "herramientas" para impedir que Franco acabe en la cripta de la catedral de la Almudena de Madrid, como quieren sus descendientes. El Gobierno quería hacerlo a través de la reforma de la Ley de Memoria Histórica, pero sigue atascada en el Congreso porque ni PP ni Ciudadanos quieren que se empiecen a debatir las enmiendas. La Moncloa echará mano de todos los recursos a su alcance, pero no desvela cuál es su carta maestra para impedir que los Franco se salgan con la suya. En el equipo del mandatario socialista decían que tal vez se conozca antes de que el Consejo de Ministros autorice la ejecución. ¿Y cuándo saldrá el dictador del Valle de los Caídos? Sánchez no se quiso comprometer con ninguna fecha, pero los plazos del expediente administrativo, que ya está próximo a su conclusión, hacen pensar que no será antes de finales de enero. De todos modos, el Supremo denegó la paralización cautelar porque aún no hay acuerdo de exhumación. Cuando lo haya, quizá el alto tribunal modifique su criterio.

¿Qué hará para impedir que Susana Díaz se atrinchere en el Parlamento? "¡Dame ideas!"

En las conversaciones con los periodistas durante la copa de Navidad en el Salón de Tapices del palacio de la Moncloa también estuvo presente la lectura de las autonómicas andaluzas del pasado 2 de diciembre. Pedro Sánchez considera que la cuestión catalana pudo influir, pero menos de lo que creen los barones más distanciados de él. En La Moncloa y en la cúpula del PSOE se sostiene que tuvieron más peso elementos como los 36 años de poder socialista en la Junta, la corrupción, el diseño de campaña de Susana Díaz, el desgaste de su aventura de primarias federales -que pudo hacer ver a los electores que Andalucía era su segundo plato- y, también, la dinámica nacional. 

Además, el presidente cree que en las andaluzas los electores no vieron venir el riesgo de un pacto entre PP, Ciudadanos y Vox. Pero, si finalmente cuaja la entente, sí se visualizará esa alianza, y podría movilizar a la izquierda. Ahí tienen puesta su confianza los socialistas. En que el pacto de las derechas con Vox agite al votante progresista y lo lleve a las urnas en masa, no como ocurrió el 2-D, cuando se registró una abstención altísima, del 41,35%. 

Las últimas encuestas (como la de IMOP para El Confidencial) señalan, no obstante, que las derechas podrían sumar en España de celebrarse generales ahora. Sánchez no está preocupado. "Si las derechas solo suman así, es que el Gobierno está fuerte", señaló a los periodistas. 

La consecuencia evidente del 2-D es que Díaz saldrá de la Junta y quedará más debilitada, incluso internamente. Ferraz quiere promover su relevo, aunque no tiene decidido cómo. ¿Cómo evitará que la baronesa andaluza se atrinchere como líder de la oposición en el Parlamento andaluz?, se le preguntó. "¡Dame ideas!", exclamó Sánchez al periodista que le había inquirido. "Las cosas se irán sedimentando", añadió. Es la teoría de la fruta madura: que Díaz irá cayendo cuando pierda el poder. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios