EL PROCESO ARRANCA ESTE LUNES

Sánchez hará hueco a los ministros el 28-A y prepara unas listas renovadas y a su medida

El presidente tiene la voluntad de que entren en el Congreso todos los miembros de su Gabinete que quieran. El comité federal aprobará todas las candidaturas del 28-A y del 26-M el 17 de marzo

Foto: Pedro Sánchez, con Susana Díaz, Juan Espadas y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el pasado 16 de febrero en Sevilla. (EFE)
Pedro Sánchez, con Susana Díaz, Juan Espadas y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el pasado 16 de febrero en Sevilla. (EFE)

Todos los pasos se consumen con fugacidad. El PSOE ya activó la semana pasada la maquinaria electoral de las generales del 28 de abril y ahora tiene que empezar a montar listas. En muy poco tiempo. Porque apenas lo hay. El 25 de marzo tienen que estar presentadas todas las candidaturas a Congreso y Senado. De todos los partidos, obviamente. Los socialistas abren el proceso este mismo lunes y lo rematarán tres semanas más tarde. Es pronto para saber la configuración, pero sí están claras dos premisas de partida: que Pedro Sánchez buscará hueco a todos los ministros que quieran convertirse en diputados —ahora mismo no lo son ninguno, ni siquiera el presidente, que dejó su acta en octubre de 2016— y que procederá a una "profunda renovación" en las candidaturas. Es decir, que quiere hacer "su equipo" en las Cortes, al contrario de lo que ocurrió en las dos últimas legislativas, en las que Ferraz aceptó, aunque introdujo algunos cambios, las candidaturas remitidas por las federaciones. Será un grupo a su medida.

Este lunes se reúne el plenario de la ejecutiva federal. No lo hará en la sede, en Ferraz, ahora en obras, sino en el palacio de Neptuno, muy cerca de la Cámara Baja. La dirección debe aprobar el calendario de elaboración de todas las listas, de forma que estas lleguen a Madrid entre el 10 y el 11 de marzo. Entonces, las estudiará la comisión federal de listas, que dirige el secretario de Organización y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que emitirá el dictamen preceptivo. Este es el órgano facultado para hacer las modificaciones que quiera. El documento final será ratificado por el máximo órgano de poder del PSOE, el comité federal, el próximo 17 de marzo, como adelantaron fuentes de la cúpula a El Confidencial. Esa es, pues, la fecha tope para tener todo a punto.

En la cúpula aún no se han puesto a trabajar en las listas a Congreso y Senado. Pero, para empezar, Sánchez ofrece a todos sus ministros entrar en las Cámaras. Los hay que serán candidatos casi seguro: José Luis Ábalos (Fomento) podría encabezar Valencia; Meritxell Batet (Política Territorial), Barcelona, y Magdalena Valerio (Trabajo), Guadalajara. La estrella emergente del Gobierno, la titular de Hacienda, María Jesús Montero, está llamada a liderar Sevilla. Y la vicepresidenta, Carmen Calvo, podría encontrar acomodo como número uno por su provincia, Córdoba, o bien como dos de Sánchez por Madrid.

Montero, la estrella emergente del Gobierno, lideraría Sevilla; Ábalos encabezará Valencia; Batet repetiría en BCN y Valerio volvería por Guadalajara


La portavoz del Ejecutivo y titular de Educación, Isabel Celaá, debería ser primera en una de las tres candidaturas vascas. Por Vizcaya podría repetir el exlendakari y miembro de la ejecutiva Patxi López, así que la ministra podría ir por Álava, desplazando a su actual parlamentario, Javier Lasarte. José Guirao (Cultura) podría liderar Almería, y Luis Planas (Agricultura), concurrir por su provincia, Córdoba, o integrar la lista europea. Luisa Carcedo (Sanidad) podría volver a ser diputada o senadora por Asturias, la circunscripción de la vicesecretaria general y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, que ya encabezó la plancha en 2015 y 2016.

Marlaska, ¿posible tres por Madrid?

Hay varios ministros que podrían aterrizar en Madrid. Fuentes de Ferraz y del PSOE-M ven factible que el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, sea un perfecto número tres, en sustitución del exportavoz Antonio Hernando, ya completamente alejado de Sánchez. Reyes Maroto (Industria) podría concurrir por Madrid, aunque no sorprendería que la dirección la enviase como uno por Valladolid, provincia en la que nació y en la que ha estado bastante presente estos meses. Margarita Robles (Defensa) ya fue de dos de Sánchez en 2016. Podría repetir posición —aunque en el PSOE-M apuntan que lo lógico es que ese puesto estrella quede reservado para la vicepresidenta— o retroceder algún peldaño. Ella, no obstante, no quiere aclarar aún si quiere ser diputada un nuevo mandato.

La lista de Madrid podría verse copada por ministros: Robles, Duque, Ribera, Delgado... Maroto podría capitanear la plancha por Valladolid

Faltaría por despejar el futuro de otros ministros. Dolores Delgado (Justicia) se dejó querer en listas el pasado viernes —se declaró "a disposición del presidente", como Celaá—, y podría entrar por Madrid, circunscripción que es también de Pedro Duque (Ciencia) y Teresa Ribera (Transición Ecológica).

Sánchez hará hueco a los ministros el 28-A y prepara unas listas renovadas y a su medida

La lista por Madrid siempre es la más complicada de encajar, y es en la que más interviene el candidato a la Moncloa. Ya ocurrió en 2015 y 2016, y con mayor razón ahora. Pero dado el ramillete de ministros, distintas fuentes apuntan que también se podrían repartir por otras provincias, para así tirar de la lista. Es decir, que algunos miembros del Gobierno podrían competir como cuneros. Por Madrid, podrían entrar, además, dirigentes reconocibles de la misma federación, como Rafael Simancas —es número dos de la cúpula del grupo en el Congreso y fue de cinco en las dos últimas legislativas—, la diputada Carlota Merchán o la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, Isaura Leal. Y tendría derecho a puesto de salida seguro uno de los hombres de máxima confianza del jefe del Ejecutivo, Félix Bolaños, secretario general de la Presidencia del Gobierno. El destino del barón madrileño, José Manuel Franco, se hallaría de nuevo en la Asamblea de Madrid, pero está dispuesto a saltar a Congreso o Senado si lo considerara Sánchez, según indican fuentes del PSOE-M.

Sánchez aún tiene que decidir su cartel para las europeas. El favorito sigue siendo el ministro Borrell. Podría conocerse en los próximos días

La confección de las candidaturas a generales va ligada, lógicamente, a la elaboración de la plancha europea. Sánchez no tiene aún cabeza de cartel. El favorito, al que él persigue, es el titular de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, un peso pesado del Ejecutivo que podría ayudar a reforzar ese relato de ruptura con los independentistas, dado que es uno de los mayores látigos contra ellos. El ministro se está resistiendo. Pero tendrá que decidir esta misma semana. El escenario ideal es que el número uno del PSOE a la Eurocámara se despeje antes de la convención del Partido de los Socialistas Europeos (PES), que se celebrará en Madrid este próximo viernes y sábado.

Que "no haya líos"

Otra opción para Sánchez sería su responsable de Economía, Nadia Calviño, que antes de desembarcar en el Gobierno era una alta funcionaria en Bruselas. La cabecera de lista del 26-M muy probablemente llevaría aparejada una cartera en la Comisión Europea, en caso de que Sánchez siga en la Moncloa para cuando tenga que promover un nombre para el Ejecutivo comunitario. Calvo ha sonado intermitentemente como alternativa, pero desde su entorno insisten en que ella no competirá en las europeas.

Ferraz avisa de que Sánchez quiere dejar "su impronta" en las listas del 28-A, "hacer su equipo en Congreso y Senado, lo que no pudo hacer antes"

"Habrá que preguntar a los ministros quiénes quieren ir en listas y quiénes no, pero la voluntad de hacerles hueco es clara, porque el presidente quiere seguir contando con todos ellos", señalan en Ferraz. La intención de la dirección es "pactar" las candidaturas con los territorios, para que "no haya líos". Pero en el aparato ya advierten de que Sánchez quiere dejar "su impronta" en las listas del 28-A: "Desea hacer su equipo en Congreso y Senado, lo que no pudo hacer en 2015 y 2016".

El actual grupo en la Cámara Baja es de mayoría afín a Susana Díaz, y de hecho ya se le puso en contra en la crisis de 2016 y, tras las primarias de 2017, aunque ha reinado la calma, algunos parlamentarios sí han contestado algunas de sus decisiones. El presidente, pues, prefiere ahorrarse disgustos y quitarse voces críticas de encima. Tres que con seguridad no seguirán son la exportavoz Soraya Rodríguez (Valladolid) y Juan Luis Gordo (Segovia), secretario segundo de la Mesa, que deja la política, e Isabel Rodríguez (Ciudad Real), que concurre como aspirante a la alcaldía de Puertollano.

Los ministros de Asuntos Exteriores, Josep Borrell; Interior, Fernando Grande-Marlaska (c); Industria, Reyes Maroto (2i), y Agricultura, Luis Planas (d), el pasado 13 de febrero en Barajas, antes de volar a Marruecos con los Reyes. (EFE)
Los ministros de Asuntos Exteriores, Josep Borrell; Interior, Fernando Grande-Marlaska (c); Industria, Reyes Maroto (2i), y Agricultura, Luis Planas (d), el pasado 13 de febrero en Barajas, antes de volar a Marruecos con los Reyes. (EFE)

Un foco de conflicto natural es Andalucía. Pero Díaz, según su entorno, no prevé que haya "problemas" y se prestará a negociar con Ferraz. Es ella ahora la que está en posición de debilidad y ya advirtió la dirección de que no la dejaría maniobrar a su gusto, como sí hizo para las autonómicas del 2 de diciembre. Así, la expresidenta tendrá que dar entrada a Montero, y quizás a Calvo y Planas, pero también a otros dirigentes afines a Sánchez, como el actual delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que podría ser el dos por Sevilla, tras la titular de Hacienda. Los diputados andaluces del Congreso, que se disolverá el 5 de marzo, son de obediencia susanista. Esa unanimidad no se repetirá ahora. La secretaria general podría intentar salvar a los representantes más cercanos, como los que son miembros de su ejecutiva (María Jesús Serrano, Gregorio Cámara, Micaela Navarro, Antonio Pradas, Carmen Cuello...). También es probable que continúe el jiennense Felipe Sicilia, miembro de la cúpula parlamentaria y portavoz adjunto del comité electoral federal.

En las nuevas Cortes y en la Eurocámara ocuparán escaño con bastante probabilidad miembros de la ejecutiva federal que no tienen acta ahora mismo, desplazando por tanto a los parlamentarios que hoy la tienen. No obstante, las perspectivas del PSOE de cara al inminente ciclo electoral son bastante mejores que en 2016 (84 asientos en el Congreso, por los 100-110 o algo más que auguran las encuestas), por lo que habrá algo más de desahogo para contentar a las federaciones, aunque siempre bajo la perspectiva de que Sánchez primará hacer un equipo compacto y de su confianza. Ahora tiene la "autoridad" para hacerlo: está en la Moncloa y controla el partido.

Reunión con los jefes del aparato

Las federaciones socialistas ya estaban embarcadas en la confección de las candidaturas municipales y autonómicas del 26 de mayo. Contaban con cierto margen temporal. El comité federal de proclamación no estaba programado hasta el sábado 6 de abril. Pero, con la convocatoria de generales anunciada por Sánchez el pasado viernes para el 28-A, los tiempos se achican. La dirección aprueba este lunes conminar a los territorios a que acorten todos los plazos para el montaje de las listas. El calendario preparado por el equipo de Organización entra en vigor de manera inmediata. El martes por la tarde, no obstante, Ábalos reúne a todos los jefes de los aparatos regionales para explicarles cómo han de conducir el proceso y resolver dudas.

Como el PSOE-M va más retrasado y está en pleno proceso de primarias, se hará una excepción y sus listas se validarán más tarde, no por comité federal

Así, todas las candidaturas (Congreso, Senado, autonómicas, municipales para localidades de más de 50.000 habitantes y europeas) de todos los territorios deben estar en Madrid el 10-11 de marzo, para que a partir de ahí las examine la comisión federal de listas y actúe, por último, el comité el día 17. La excepción será Madrid. El PSOE-M está sumido ahora mismo en las primarias para elegir al cabeza de cartel para el ayuntamiento de la capital, y eso retrasa todo. El primer puesto se lo disputan el aspirante oficialista, el ex seleccionador nacional de baloncesto Pepu Hernández; el exalcalde de Fuenlabrada Manuel de la Rocha Rubí; el secretario general de la agrupación de Centro, Chema Dávila, y la sexóloga Marlis González. Los que recojan los avales necesarios (entre el 5% y el 10% del censo de 5.313 militantes, entre 266 y 531 firmas) se enfrentarán en las urnas el 9 de marzo. Si ninguno logra más del 50% de los apoyos, los dos más votados pasarán a una segunda ronda el 16.

Pepu Hernández atiende a los medios el pasado 12 de febrero. (EFE)
Pepu Hernández atiende a los medios el pasado 12 de febrero. (EFE)

Solo cuando se resuelva la pugna por la candidatura de la ciudad, el PSOE-M se pondrá manos a la obra con la plancha para el Ayuntamiento de Madrid. El comité federal del 17 de marzo facultará a la comisión de listas y a la ejecutiva de Sánchez para validar esta candidatura 'a posteriori', y también la de la Asamblea regional. Las de los demás municipios grandes de la región se espera que estén para el 17-M. Lo que Ferraz tiene claro es que no habrá un segundo comité.

El camino se ordena a partir de este lunes. Pero será vertiginoso: montar listas de cuatro procesos electorales y de todos los puntos de España en apenas tres semanas. La confección, además, se hace de abajo arriba: son los militantes los que en las agrupaciones promueven nombres, que deberán ser atendidos (que no obedecidos a pies juntillas) por los órganos superiores, hasta que atraquen en Ferraz.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios