BAILE HASTA EL ÚLTIMO MINUTO

Ferraz halla tensiones por las listas y estudia enviar a Robles a Ávila y a Marlaska, a Cádiz

La dirección pasa a la ministra de Defensa a la provincia que había pensado para el titular de Interior, y para este piensa una circunscripción por la que ya compitió como uno Rubalcaba en 2008

Foto: Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska charlan en el Congreso ante María Jesús Montero, el pasado 27 de junio en el Congreso. (EFE)
Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska charlan en el Congreso ante María Jesús Montero, el pasado 27 de junio en el Congreso. (EFE)

No está resultando sencillo para Ferraz encajar las listas de las generales, empezando por el primer paso: colocar en puestos de salida a los ministros de Pedro Sánchez. El panorama ya se va aclarando, pero la necesidad de descargar la candidatura por Madrid —la del presidente—, las resistencias de algunos territorios y las apetencias de algunos de los miembros del Gabinete han complicado en los últimos días las cosas. Y eso que las perspectivas de una victoria el 28 de abril y de una importante subida de escaños en Congreso y Senado sirve para allanar un terreno, el de la confección de las listas, siempre pedregoso.

La dirección ha tenido que mover piezas en el tablero. Piezas que parecían bastante afianzadas. Dos ministros independientes, a cargo de dos departamentos de Estado, Interior y Defensa, cambian de ubicación: Fernando Grande-Marlaska ya no encabezará Ávila y Ferraz estudia lanzarlo a Cádiz, mientras que Margarita Robles, que se barajaba para liderar León, pasa ahora a Ávila, según confirmaron fuentes del comité electoral a este periódico. Es el último encaje de la cúpula, aunque todo podría cambiar de nuevo en las casi dos semanas que quedan hasta que tome la decisión definitiva la comisión federal de listas, que deberá revalidar el comité federal el próximo 17 de marzo. No obstante, el núcleo duro del secretario general está tropezando con complicaciones en distintos territorios y a cuenta de diversos nombres. Y aún le queda resolver el puzle de Andalucía, la federación más potente y en la que sigue al frente Susana Díaz, que ya está advertida de que no podrá poner ni mucho menos a todos sus peones para el 28-A.

La dirección barajaba mandar a Robles a León porque es la provincia en la que nació, en 1956. Pero ella se marchó con 11 años a Barcelona, donde estudió la carrera de Derecho y donde comenzó su trayectoria profesional como magistrada. En realidad, según subrayaban del entorno de la ministra, "nunca estuvo en sus planes, por razones personales, ir por León". La titular de Defensa prefería por tanto otras opciones. A ellos se sumaba la batalla impulsada por la cúpula provincial del PSOE, que quería que su secretario general, Javier Alfonso Cendón —un hombre avalado por su antecesor, Tino Rodríguez, que en las primarias de 2017 apoyó a Susana Díaz—, como cabeza de cartel al Congreso por León.

León "nunca estuvo en los planes" de la ministra de Defensa, "por razones personales". Además, la cúpula leonesa defendía a su líder provincial


Los planes de Robles, y en menor medida las reticencias del PSOE leonés, empujaron a Ferraz a buscar otra opción. Y pensó en Ávila, la circunscripción que antes había previsto para Marlaska. De hecho, con fecha 2 de marzo, el secretario provincial abulense, Jesús Caro, remitió una carta, a la que tuvo acceso este periódico, a los líderes locales y secretarios de Organización, en la que reconoce que hasta ese momento la persona escogida para capitanear la lista al Congreso era el titular de Interior, pero Ferraz le comunicó que la candidatura "esté encabezada por la ministra de Defensa". "Al darse esta circunstancia, procede pues retirar el nombre de Fernando Grande-Marlaska de la papeleta enviada a todas las agrupaciones municipales con fecha 28 de febrero de 2019 e incorporar el nombre de María Margarita Robles Fernández". Caro tenía que hacer esa precisión para que los secretarios locales indujeran el nombre de la ministra en las asambleas de militantes, y tuviera así garantizado respaldo desde la base.

La duda de Teruel

"En caso de que se haya celebrado ya alguna asamblea, y en tanto se entiende que la decisión de la dirección federal del partido es que la candiddatura de Ávila al Congreso de los Diputados esté encabezada por un/a ministro/a, desde la comisión ejecutiva provincial se entenderá que los votos que haya podido recibir Fernando Grande-Marlaska corresponden a María Margarita Robles Fernández, salvo que se celebre una asamblea en vuestra respectiva agrupación para manifestar que los votos iban expresamente dirigidos al primero", concluye el secretario provincial de Ávila. La ministra aún no ha tomado una decisión ni se ha pronunciado públicamente sobre su presencia en las listas del 28-A, pero el nuevo destino encajaría mejor en sus cálculos.

El resto de ministros ya están más seguros, empezando por Calvo como dos por Madrid. Ribera podría ser la cuatro de esa lista, y Delgado, la seis

Marlaska es la opción de Ferraz para Cádiz. Al menos, por ahora. Él no se opone, y solo pone como condición que no genere distorsión ni rechazo en el partido allá donde sea enviado, según indican fuentes de su entorno. No sería la primera vez que un ministro del Interior compite como número uno por esa provincia: ya lo fue Alfredo Pérez Rubalcaba en 2008, con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente.

Sin embargo, la previsión del PSOE andaluz era que repitiera por Cádiz el magistrado Juan Carlos Campo. Si Marlaska se confirmara, le desplazaría como poco hasta el tercer puesto de la candidatura, con el obstáculo que algunos ven de que comparten un perfil semejante, dado que ambos son jueces. El ministro no tiene arraigo en Cádiz (tampoco lo tenía Rubalcaba), porque nació en Bilbao en 1962 y en 2003 se trasladó a Madrid, pero Sánchez prefiere que los miembros de su Gabinete, en la medida de lo posible, encabecen candidaturas a las Cortes para que tiren de ellas y ayuden a las siglas. Sin embargo, él, como antes lo padecieron otros presidentes, ya sabe que le lloverán críticas por colocar a cuneros en las listas.

Ferraz halla tensiones por las listas y estudia enviar a Robles a Ávila y a Marlaska, a Cádiz

Otra alternativa posible que baraja Ferraz para abrir hueco a algún ministro es Teruel. El dirigente apoyado por la práctica unanimidad en las asambleas locales ha sido el cabeza de lista de 2015 y 2016, el sociólogo Ignacio Urquizu, pero la dirección recela de él y podría relevarlo, pese a que goza de la confianza del presidente regional, Javier Lambán. Sánchez quiere apostar fuerte por provincias poco pobladas, en las que confía en revertir la ventaja del PP y arañar escaños en ellas.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos sostiene una foto de la llegada de Josep Tarradellas al aeropuerto de Barcelona en el año 1977, durante el acto de presentación de la nueva denominación del aeródromo, el pasado 1 de marzo. (EFE)
El ministro de Fomento, José Luis Ábalos sostiene una foto de la llegada de Josep Tarradellas al aeropuerto de Barcelona en el año 1977, durante el acto de presentación de la nueva denominación del aeródromo, el pasado 1 de marzo. (EFE)

El resto de miembros del Gabinete socialista ya tienen su plaza más afianzada. Así, la vicepresidenta, Carmen Calvo, es segura número dos por Madrid, tras Sánchez. José Luis Ábalos, secretario de Organización y ministro de Fomento, encabezará la candidatura por Valencia. María Jesús Montero (Hacienda) será uno por Sevilla, y capitanearán plancha Isabel Celaá (Educación y portavoz) por Álava, Luis Planas (Agricultura) por Córdoba, Reyes Maroto (Industria) por Valladolid, y José Guirao (Cultura) por Almería.

Pugna también en Palencia

Meritxell Batet (Política Territorial) ya fue proclamada este sábado por el consell nacional del PSC como cartel por Barcelona. Luisa Carcedo (Sanidad) podría ser uno por Asturias, pero para el Senado —la lista al Congreso la encabezará la portavoz parlamentaria y número dos del partido, Adriana Lastra—, o bien dos para la Cámara Baja, aunque en ese caso la comisión federal de listas tendría que autorizar que se rompa la cremallera, la alternancia de hombres y mujeres en todas las planchas. Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, está llamada a liderar Guadalajara, pero la dirección regional aprieta con el secretario provincial y actual diputado, Pablo Bellido.

En Madrid, el tres podría ser el barón regional, José Manuel Franco. La pugna que se prevé más dura será con Andalucía, la federación de Susana Díaz

Teresa Ribera (Transición Ecológica) sería la número cuatro por Madrid —ella procede de esa federación—, y Dolores Delgado (Justicia), la seis. Josep Borrell (Exteriores) no entra en las cuentas del 28-A porque es el candidato socialista para las europeas del 26 de mayo, y Nadia Calviño y Pedro Duque, ministros de Economía y Ciencia, se quedarían fuera de las candidaturas por decisión propia.

Pero no solo hay problemas en las provincias citadas. En León, por ejemplo, prosigue el malestar porque, descartada Robles, Ferraz quiere ubicar como uno al Congreso a Ibán García del Blanco, secretario de Cultura de la dirección federal y presidente ejecutivo de la entidad pública Acción Cultural Española (AC/E), y en todo caso relegar a Cendón al Senado. En Palencia, la ejecutiva propone a su responsable de Organización, Antonio Casas, en lugar de a la secretaria de Educación de la dirección federal y actual diputada, Luz Martínez Seijo. Esta ya fue impuesta por Ferraz en 2015 y defendida frente al exlíder regional Julio Villarrubia.

Pedro Sánchez se incorpora a la foto de familia previa a la reunión del Consejo de Ministras y Ministros el pasado 21 de diciembre en la Llotja de Mar de Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez se incorpora a la foto de familia previa a la reunión del Consejo de Ministras y Ministros el pasado 21 de diciembre en la Llotja de Mar de Barcelona. (EFE)

A las tensiones que ya han aparecido, incluso en una federación tan sanchista como Castilla y León, se sumará el pulso que la dirección libre con Andalucía. De momento, la cúpula ha dejado ver algunas cartas. Por ejemplo, que el número dos de Montero por Sevilla ha de ser el delegado del Gobierno en la comunidad, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. También querría que fuera por la capital hispalense Paco Salazar, director general de Análisis y Estudios en la Moncloa. Ambos dirigentes pertenecen a la ejecutiva federal. En Granada, el último cabeza de lista, el constitucionalista Gregorio Cámara, no quiere repetir, por lo que su plaza puede ser ocupada por el actual secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla, o el exalcalde de Jun y miembro del equipo de Análisis de la Moncloa, José Antonio Rodríguez Salas.

Sánchez puede tener que afrontar la contradicción de defender el PSOE de la militancia y a la vez desoír la opinión de las bases en algunos territorios

En Madrid, la lista que probablemente sea la última en cerrarse, podría convertirse en número tres el barón regional, José Manuel Franco. En ese caso, repetiría como cinco el exsecretario regional y número dos del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas. Como siete podría debutar el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños. De dos, cuatro y seis irían Calvo, Ribera y Delgado, y como ocho podría competir la comandante retirada Zaida Cantera (bajaría así dos puestos). En Murcia, podría ser uno el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, aunque la propuesta regional es la de su vicesecretario general, Joaquín López. Por Navarra concurrirá con mucha probabilidad el secretario de Coordinación Territorial de la dirección federal y mano derecha de Ábalos, Santos Cerdán, la persona encargada, de hecho, de encajar las candidaturas y de hablar con las federaciones socialistas para pactar en la medida de lo posible las candidaturas del 28-A. En el PSC, en el partido hermano, ya tiene proclamados por el consell nacional los cuatro cabezas de cartel: repiten Meritxell Batet por Barcelona; Joan Ruiz por Tarragona y Marc Lamuà por Girona, y debuta Montse Mínguez por Lleida, la única provincia catalana donde los socialistas no obtuvieron escaño en 2016.

Sánchez siempre presume de que el 39º Congreso construyó "el PSOE de la militancia". Pero él se guardó la llave más poderosa, la de tomar la última decisión. Y las listas es una herramienta clave para tejer lealtades, recompensar y castigar. Aunque las imposiciones casan mal con esa invocación a las bases, y esa contradicción es la que remarcarán las federaciones más hostiles, empezando por Andalucía, para recordar que sus afiliados votan una cosa y, por arriba, desde Ferraz, se deshace.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios