CRISIS DE LOS SOCIALISTAS

La hoja de ruta de Fernández para "reflotar" el PSOE (y alternativa a la de Sánchez)

El presidente de la gestora basa su plan en tres ejes: la creación de un equipo "multidisciplinar" para repensar el proyecto, apaciguar el patio interno y ocupar la "centralidad" en el Parlamento

Foto: El presidente de Asturias y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, el pasado 9 de diciembre en el homenaje a Pablo Iglesias a los 91 años de su fallecimiento. (EFE)
El presidente de Asturias y de la gestora del PSOE, Javier Fernández, el pasado 9 de diciembre en el homenaje a Pablo Iglesias a los 91 años de su fallecimiento. (EFE)

La gestora socialista ha optado por un perfil de exposición bajo. En parte porque es eso, una gestora, una cúpula provisional, aunque dotada de todos los poderes de una ejecutiva federal ordinaria, también por el estilo que quiere imprimir su jefe, Javier Fernández, y porque considera prioritario un trabajo callado y discreto, consciente del hartazgo con la "pura retórica" y de que pesan más los resultados. Y también, claro, porque el patio interno sigue muy revuelto y el movimiento a la contra, capitalizado en parte por Pedro Sánchez, no se ha detenido. Pero todas esas limitaciones no significan, repiten en Ferraz, que no hay una hoja de ruta, y que contraponen a la gira del ex secretario general, "vacía" de contenidos. Plan, haylo, aunque para los críticos la única función de la gestora debe ser la de convocar, y cuanto antes, el 39º Congreso Federal del PSOE. El cónclave, sin embargo, llegará "antes del verano", y no de forma inmediata.

La hoja de ruta de Fernández, como desgranan fuentes de su entorno más directo a este periódico, bascula sobre tres ejes. Uno, el "análisis y la reflexión" profunda para "relanzar", "rehacer" el proyecto socialista, y que se plasmará en una conferencia política o en la ponencia marco del congreso. Dos, "reparar y tejer redes orgánicas y de militantes". O sea, "contar con todos" y apaciguar el partido. Y tres, liderar la oposición en el Parlamento, pactando con el PP avances —como ya ha ocurrido con la subida del salario mínimo o el mayor margen de déficit para las comunidades— o acordando con los demás en su contra para enmendar las "políticas más dañinas" del Gobierno de Mariano Rajoy. El propósito último, defienden en el cuartel general, es "preparar un buen congreso" del PSOE, para lograr "reflotarlo".

El grupo inicial de dirigentes encargados de la ponencia se irá ampliando. Se contará con pensadores europeos para abordar la crisis del socialismo

Ferraz ya ha elegido un primer equipo de trabajo para redactar un primer documento político, en el que se integran veteranos como Ramón Jáuregui, Matilde Fernández, Rosa Conde, Amelia Valcárcel, Rafa Simancas y José Andrés Torres Mora y dirigentes de más reciente hornada como Eduardo Madina, Ignacio Urquizu y Luz Rodríguez. El portavoz de la gestora, el andaluz Mario Jiménez, y su dos en Organización, la gallega Laura Seara, han presidido ya dos reuniones con ellos. De momento, se cuenta con un borrador de unos diez folios que se ha encargado de redactar Urquizu, que se está ampliando y que está guardado bajo siete llaves. Pero ese equipo nuclear va a crecer, "sumando a mucha más gente dispuesta a remar".

Tres áreas: política, económica y partido

La idea originaria era que el 'comité de reflexión' estuviera integrado por unas 40 personas, pero el número final será mayor. No se llegará a los 300 colaboradores que trabajaron para la conferencia política de 2013 —en tiempos de Alfredo Pérez Rubalcaba—, porque "no hay tanto tiempo" y el objetivo no es tan ambicioso ("no vamos a inventar la socialdemocracia", asumía el mismo Fernández), porque se aprovechará material de aquella convención, muy reciente, igual que de los programas de las dos últimas elecciones generales. Pero sí se tirará de dirigentes y expertos vinculados al PSOE, con la intención de configurar "un gran equipo multidisciplinar e intergeneracional para relanzar el proyecto". La ponencia se dividirá en tres subgrupos de trabajo correspondientes a tres áreas temáticas: el encargado de la parte político-estratégica, el que liderará la propuesta económica y social y el que glosará los planteamientos sobre el modelo de partido, uno de los pasajes más jugosos.

La dirección quiere ir tejiendo "redes" con cuadros y militantes, "contar con todos, sin sectarismos": hay consciencia de que urge "remar para recomponer"

La dirección no solo mirará dentro de España. También fuera. Fernández entiende que el partido está obligado a intercambiar impresiones con otras formaciones hermanas de Europa y del resto del mundo, porque la socialdemocracia está en crisis en buena parte del globo. Ahí están los ejemplos de Francia, Italia, Alemania o el Reino Unido. Para ayudar en la reflexión sobre el capítulo del estado de la izquierda en la UE Ferraz quiere contar asimismo con especialistas internacionales y pensadores que colaboren con 'think tanks' progresistas, según anticipan en el entorno del presidente asturiano. En la sede recuerdan que esa interrelación con los partidos socialistas europeos también se apreciará en la reunión del Comité Mediterráneo de la Internacional Socialista, el próximo fin de semana en Málaga, y la que intervendrán tanto Susana Díaz como Javier Fernández.

¿Y los nombres? La dirección insiste en que está "pensando" candidatos para integrar en el 'comité de sabios', pero se muestra totalmente reacia a revelar su identidad. Aún es pronto, rubrican, pese a que el proyecto tiene ya varias semanas de vida. La intención es comunicar "en bloque" los nombres y que todo el equipo esté montado para el comité federal que se celebrará después de Reyes, y que deberá fijar el calendario del 39º Congreso Federal.

Pedro Sánchez saluda a los militantes durante su acto en El Entrego, en la localidad asturiana de San Martín del Rey Aurelio, este 10 de diciembre. (EFE)
Pedro Sánchez saluda a los militantes durante su acto en El Entrego, en la localidad asturiana de San Martín del Rey Aurelio, este 10 de diciembre. (EFE)


Aún no está decidido cómo se canalizará este proceso de reflexión. En un principio se pensaba en celebrar una conferencia política, pero la idea ha ido perdiendo fuerza y no se descarta que el debate se lleve directamente a la ponencia marco del congreso, para que sea discutido de abajo arriba, desde las agrupaciones locales hasta el cónclave federal.

El problema, dice Sánchez, es la "credibilidad"

Sánchez, en su acto de este fin de semana en El Entrego, Asturias, no se opuso de plano a que se "redefina" el proyecto, aunque consideró que no hace falta, porque el PSOE dispone de "las mejores soluciones" y porque ha de ser una "dirección escogida por la militancia" la que debería asumir esa tarea de renovación de la propuesta. Para el ex secretario general, el "desafío" del partido es su falta de "credibilidad". "Y si decimos a los españoles que queremos su voto para decir no a Rajoy, se tiene que votar no a Rajoy en la investidura", proclamó, entre gritos de "¡no es no!" entre el público. "El Partido Socialista es un partido de izquierdas, y si tiene que buscar una posición no es ni la de estar al lado del PP ni debajo, sino enfrente", prosiguió, oponiendo su modelo al de la gestora, pintándolo como subalterno del PP.

El ex secretario general cree que no hace falta "redefinir" el proyecto y sostiene que el PSOE es un partido "de izquierdas" que ha de estar "frente" al PP

En Ferraz, sin embargo, incidían en que Sánchez comparece "vacío de propuestas", porque sus mensajes son reiterativos y su principal baza, la que juega con vehemencia, es la apelación constante a las bases. Los críticos, en cambio, ven en estos trabajos preparatorios del cónclave una maniobra dilatoria para intentar neutralizar al exlíder.

El segundo eje del plan de Fernández es la política de apaciguamiento interno, "contar con todos y con los mejores, sin sectarismos", "recuperar el compañerismo". "La mayoría es consciente de que la situación es muy difícil y que hay que echar una mano. Se trata de remar para recomponer el PSOE", subraya una fuente. O lo que Díaz llama "coser". En Ferraz defienden que se está en diálogo con las federaciones y que las reuniones temáticas en la sede son muy cotidianas. Sin embargo, la división es más que patente. Sánchez y los suyos siguen activos y no se quieren plegar a los planes de la gestora, aunque es cierto que algunos dirigentes que apoyaban al ex secretario general han pasado a una actitud más templada —el ejemplo más palmario es Patxi López, que aún podría dar la batalla por el liderazgo— o a colaborar directamente con el nuevo poder socialista.

Además, los críticos sienten que han sido laminados y que esa voluntad de integración de la dirección temporal es más una impostura. Así que aunque la temperatura interna ha podido descender, las heridas siguen al rojo vivo. El exlíder ya dijo en Asturias que para "coser" no hay mejor "hilo y aguja" que "el voz y el voto de la militancia, y no cuatro metidos en un despacho". El diagnóstico de Fernández, y que él mismo expresó el martes pasado en el Congreso, es que el PSOE sigue enfermo, pero con sus constantes vitales mejores que hace semanas, tras el trauma por la abrupta salida de Sánchez.

La hoja de ruta de Fernández para "reflotar" el PSOE (y alternativa a la de Sánchez)

La tercera pata es la acción parlamentaria. Hacer valer su liderazgo de la oposición con una doble estrategia: acordar con el Gobierno para "mejorar la vida de los que han sido golpeados por la crisis" y trenzar alianzas con los demás partidos para revertir las políticas "más lesivas" del PP. En síntesis, ocupar la "centralidad". El entendimiento con los populares en ciertas materias es reprobado por los sanchistas, que se temen que el siguiente paso sea facilitar a Mariano Rajoy la aprobación de los Presupuestos de 2017. La gestora ha venido insistiendo en que esa opción es "remota".

No "esconder" ni a históricos ni a barones

El plan del presidente asturiano pasa asimismo por "no esconder a los referentes históricos" como los expresidentes Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero —este protagonizó un acto en León el pasado sábado, estará en Jaén con Susana Díaz este viernes y el sábado en Zaragoza con Javier Lambán, y aún faltaría por encajar un homenaje organizado por Ferraz con motivo de los 10 años de la Ley de Dependencia— y contando con los barones. "Respeto, seriedad, responsabilidad y preparar al PSOE para volver a conectar con la mayoría social", esgrimen fuentes próximas al líder de la dirección interina.

Frente al "tour' de la venganza de Sánchez", "Javier está concentrado en preparar un buen y un gran congreso del PSOE", defienden en su entorno

En el sector oficialista contraponen su programa para "reflotar" el partido al "tour' de la venganza de Sánchez". Insisten en que el plan de Ferraz "no es una respuesta ni una reacción" a una gira que califican de "personal", sino un plan "serio". "Javier está concentrado en preparar un buen y un gran congreso del PSOE. Es la tarea que le hemos encomendado todos, y la idea es hacerlo con mucha gente y con un debate a fondo en el partido", subraya una dirigente que conoce de primera mano el 'timing' que tiene el responsable asturiano en la cabeza. Sánchez no ve incompatible un cónclave urgente y en condiciones, lo que resume como "un buen congreso ya".

No será así. "No me tenéis que pedir que haga deprisa el congreso, sino que lo haga bien. Haciendo política como corresponde, con la cabeza y el sentimiento", respondió Fernández a quienes le increpaban el viernes en el cementerio de La Almudena, en el homenaje al fundador del PSOE y de la UGT, Pablo Iglesias. Pero también sabía que esas críticas no se van a diluir tan fácilmente. Lo dicen sus compañeros de Ferraz: Sánchez "no entorpece ni arruina los planes", pero sí los "condiciona": marca agenda, inquietan sus movimientos y su capacidad de arrastre y "agita" a la militancia.

Sara Hernández pide "más voz" para las bases

En su caso, no hay duda. Sara Hernández, secretaria general del PSOE de Madrid (PSOE-M), es una baronesa sanchista. Sin matices. Este domingo volvió a demostrarlo con un tuit que seguía la estela del acto del exlíder del partido la víspera en El Entrego.

"Repasando la prensa, todos los partidos preparan sus congresos dando más voz a la militancia. Menos el mío, el PSOE. El que más lo necesita", escribió en la red social. Así, volvía a hacer suya la petición de cónclave cuanto antes. 

Este lunes, 12 de diciembre, a las 20 horas, y en la sala Maldonado, se constituirá la plataforma madrileña Por un congreso ¡YA!, réplica de otras muchas en toda España. En el acto intervendrán cuatro militantes, más el coordinador del colectivo, Miguel Arranz; José Manuel Rodríguez Uribes, ex director general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo y el diputado socialista por Guipúzcoa, Odón Elorza, que votó no a Mariano Rajoy en la investidura y que ha sido sancionado. Cerrará el encuentro el alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles. Sara Hernández no acudirá: estará en Aranjuez, celebrando los 40 años de la agrupación local. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios