El Banco de España envía 12 recados al Gobierno en su informe anual
  1. Economía
INFORME ANUAL DEL GOBERNADOR

El Banco de España envía 12 recados al Gobierno en su informe anual

El informe anual del BdE leído este jueves ante el Consejo de Gobierno es un mensaje claro al Gobierno. Hernández de Cos pide, sobre todo, reformas y mantener las ayudas

placeholder Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)

Reformas, reformas, reformas… Este es el principal mensaje que el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, traslada al Gobierno en su informe anual. Reformas para aumentar el potencial de crecimiento de la economía española, pero, al mismo tiempo, sin afectar al esfuerzo fiscal del Estado para paliar los efectos de la pandemia. Al menos, hasta que la recuperación se consolide. Estos son los 12 mensajes que envía el gobernador al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

1.- Endeudamiento y presión fiscal. El regulador parte de que no es el momento de recortes, pero mirando al futuro considera “imprescindible” reconstruir los márgenes de actuación fiscal. O, dicho de otra manera, de lo que se trata es de reducir la vulnerabilidad de la economía española ante futuras crisis. En su opinión, el incremento del endeudamiento, junto con el elevado déficit público estructural, “hace a la economía española más vulnerable ante posibles cambios en las condiciones de financiación y en el sentimiento de los inversores, que podrían trasladarse al resto de los agentes económicos”. ¿Y qué es lo que propone para conjurar ese riesgo? Ninguna medida concreta, salvo que “es fundamental revisar integralmente el sistema impositivo y el grado de eficiencia de todas las partidas de gasto público”. Es decir, actuar desde el lado de los ingresos (aumentando la recaudación) y de los gastos.

2.- Reformas estructurales. La piedra de bóveda de cualquier economía es su capacidad para crecer sin desequilibrios macroeconómicos. Y para lograr ese objetivo, según el Banco de España, lo que hay que hacer es poner en marcha “sin demora” una estrategia integral de reformas estructurales. No en vano, sostiene, los efectos adversos de la pandemia sobre el nivel de PIB, el empleo y las cuentas públicas “pueden perdurar varios años”. Hay que tener en cuenta, asegura, que “los retos de la economía española son de carácter estructural y los retos estructurales exigen respuestas estructurales”. ¿Cómo hacerlo? Con consensos amplios desde el ámbito político.

3.- Estímulos económicos. Según Hernández de Cos, hay que continuar con la política de ayudas. De hecho, lo que ha demostrado la actual crisis es que allí donde la respuesta de política económica ha sido más intensa, se han tendido a registrar “recesiones menos pronunciadas”. Lo que propone es que las ayudas se mantengan “hasta que la recuperación sea sólida”, toda vez que una “retirada prematura generaría el riesgo de hacer descarrilar la recuperación”. No solo en relación con la política monetaria, sino también a la fiscal.

Foto: Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. (EFE)

4.- Mercado laboral. En la economía española uno de los asuntos más peliagudos siempre es el mercado de trabajo. Y la crisis del coronavirus lo que ha hecho ha sido poner de relieve algunas de las principales deficiencias del sistema laboral. En particular, en lo que se refiere al empleo más precario, que sufre el grueso del ajuste durante las recesiones. De ahí que el Gobierno, afirma, deba reducir la elevada dualidad entre trabajadores temporales e indefinidos, lo que permitiría, estima, disminuir algunas de las principales deficiencias estructurales del mercado de trabajo. Propone, para ello, utilizar parte de los fondos europeos.

5.- Desigualdad. La crisis, según todos los estudios, está ensanchando los niveles de desigualdad. Entre otros motivos, porque afecta, sobre todo, a los trabajadores más precarios. Y, por eso, el gobernador reclama del Gobierno que haga una evaluación permanente de la efectividad del programa de ingreso mínimo vital y la aprobación de medidas destinadas a aumentar la oferta de vivienda en alquiler.

6.- Política monetaria. No hay dudas de que la diligencia a la hora de poner a funcionar la máquina de hacer dinero ha paliado los efectos de la pandemia. Básicamente, por el aumento de la liquidez y por la reducción de los costes de financiación. Este escenario, según el gobernador del Banco de España, no debe cambiar por el momento, ni siquiera aunque suba la inflación, el gran enemigo de los bancos centrales. Es por eso por lo que Hernández Cos reclama al BCE (del cual forma parte) que evite “un endurecimiento prematuro de las condiciones de financiación”.

7.- Nuevo objetivo de inflación. Uno de los debates más intensos que se están produciendo en los bancos centrales, también en el BCE, es si hay que definir un objetivo de inflación más preciso. Y lo que sugiere el gobernador es que exista “un objetivo numérico de inflación claro”. Hernández de Cos parte de que el objetivo actual del BCE —una tasa de inflación en niveles inferiores, aunque próximos, al 2%— “no ayuda a este respecto, ya que no señala un objetivo numérico específico que actúe como punto de referencia”. Su propuesta se basa en que el BCE fije como objetivo “una tasa del 2% como objetivo preciso y entendido de manera simétrica”.

Foto: (Reuters)

8.- Corrección de desequilibrios. El gobernador cree que la posición de partida de España para enfrentar la crisis, aunque haya sido exógena y fruto de los desequilibrios macroeconómicos, no era, precisamente, la mejor. Aun así, gracias a la posición patrimonial de empresas y familias, tras el desendeudamiento de la última década, España ha podido “capear mejor las consecuencias de la crisis”. Eso no quiere decir, sostiene el gobernador, que el elevado endeudamiento y déficit estructural (ajeno al ciclo) no haya condicionado la capacidad de reacción de la política económica durante la pandemia, aumentando de forma significativa la vulnerabilidad de la economía.

9.- Recuperación. El Banco de España parte de que “la expectativa de recuperación es real”, pero, dicho esto, asegura que “su rapidez y profundidad están sujetas a una elevada incertidumbre”. Fundamentalmente, por tres causas: el ritmo de vacunación, la recuperación del turismo y la fortaleza del consumo de los hogares a partir de la bolsa de ahorro acumulada durante la pandemia. Si se mira más hacia adelante, existen, al menos, otras dos incertidumbres relacionadas con la magnitud de la destrucción de tejido productivo y sus posibles consecuencias financieras, y con el grado de utilización y la efectividad de los fondos procedentes del programa de recuperación europeo.

10.- Sistema financiero. El gobernador entiende que el impacto de la pandemia todavía “no se ha manifestado plenamente en los balances de las entidades”. La banca, de hecho, se ha beneficiado de las ayudas públicas, por lo que se siente con autoridad para reclamar “que actúen con extrema prudencia en las políticas de distribución de dividendos y de remuneración variable”. Entre otras razones, porque los nuevos desarrollos tecnológicos, además de los asociados a los ciberataques, aumentan la creciente competencia de las compañías tecnológicas ('bigtech'), que pueden convertirse “en una vía potencialmente disruptiva”. Es por eso por lo que pide un nuevo “perímetro regulatorio” para garantizar que una misma actividad tenga mismas reglas.

11.- Quiebra de empresas. El gobernador insiste en una de sus muletillas durante la crisis. El Gobierno debe mejorar el funcionamiento de los mecanismos de reestructuración de deudas y de liquidación de empresas, en particular “para aquellos proyectos empresariales que sean inviables en el medio plazo”. Es decir, aclara el Banco de España, “para los que se prevén rentabilidades negativas incluso una vez superada la pandemia”.

12.- Reglas fiscales. El Banco de España parte de que las reglas de la UE, el desarrollo del Pacto de Estabilidad, y que ahora están suspendidas, fueron concebidas para un contexto económico completamente diferente. Pero ahora hay que tener en cuenta que la caída histórica de los tipos de interés a largo plazo hace que se puedan mantener niveles de deuda más elevados sin comprometer las finanzas públicas en el largo plazo. Claro está, siempre que el crecimiento potencial no se haya reducido, como es el caso de España.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Banco de España Economía Pandemia Reformas Presión fiscal Inflación Banco Central Europeo (BCE) Gasto público Déficit público Opinión Inversores Pedro Sánchez Política monetaria PIB Estímulos económicos Sistema financiero
El redactor recomienda