Cómo afectaría a España la receta de subida de impuestos que propone el FMI
  1. Economía
En busca de un sistema progresivo

Cómo afectaría a España la receta de subida de impuestos que propone el FMI

El último Monitor Fiscal del FMI confirma el cambio de paradigma de la economía mundial: es necesario mejorar los servicios públicos y redistribuir la riqueza, y para ello se necesitan más impuestos

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Fortalecer la capacidad recaudatoria en el mundo pospandemia será crucial para las economías avanzadas y en desarrollo para cubrir sus grandes necesidades de gasto”. Con esta frase, el FMI constata el cambio definitivo del paradigma del ‘establishment’ económico. Los años de la austeridad y de la contención del gasto público se han acabado, ahora la receta de los organismos internacionales es incrementar el peso del Estado en la economía para mejorar los servicios públicos y la redistribución de la renta.

El organismo argumenta que desde los años ochenta ha crecido la desigualdad de mercado en el caso de las rentas más altas, tanto en términos de ingresos del trabajo como por el peso creciente de las rentas del capital. Por el contrario, la política tributaria se ha vuelto menos progresiva, con “reducciones significativas en los tipos marginales más elevados para las rentas del trabajo y del capital”, señala el FMI. El resultado ha sido una desigualdad creciente que el Fondo propone corregir mejorando la progresividad del sistema fiscal, para que las rentas altas contribuyan en mayor medida. El organismo propone un abanico de medidas para que los países cuenten con diferentes opciones.

-Impuesto covid temporal. El Fondo propone la creación de figuras fiscales extraordinarias para financiar los costes de la pandemia. La filosofía de esta propuesta es que los agentes económicos que salgan fortalecidos de la crisis, como son las empresas farmacéuticas o las tecnológicas, hagan una contribución excepcional para ayudar a los sectores más afectados. Hay dos fórmulas para hacerlo. La primera es con un impuesto especial para las rentas más altas, que grave los ingresos del trabajo o del capital. La segunda es un tributo sobre el "exceso de beneficios" de las empresas, ya sea a través del impuesto de sociedades tradicional o con una nueva figura tributaria.

Foto: Kristalina Georgieva. (EFE)

-Impuesto sobre sociedades. El FMI respalda la propuesta de Estados Unidos de crear una tributación global de mínimos para las sociedades de modo que se combata la erosión de bases imponibles. La nueva secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, ya ha propuesto esta vía en el seno de las negociaciones multilaterales que se están celebrando en la OCDE. Esto significaría una importante mejora de la recaudación para los países europeos, ya que las grandes multinacionales americanas realizan una tributación realmente baja.

-IRPF. El Fondo propone elevar los tipos marginales para las rentas más altas: “Varios países pueden elevar fácilmente los tipos marginales sobre la renta más elevados”. En España, es complicado que esta propuesta pueda ir mucho más lejos después de que el Gobierno haya creado ya un nuevo tramo para las rentas superiores a los 300.000 euros anuales del 47%. Esta subida sitúa España en una situación media en comparación con el resto de Europa. Los países con tipos marginales más altos en el IRPF superan ampliamente el 50% en Suecia, Dinamarca, Austria, Bélgica o Países Bajos.

-Deducciones fiscales. Una buena parte de las deducciones fiscales universales del impuesto sobre la renta tiene carácter regresivo, esto es, beneficia especialmente a las rentas más altas. Esto supondría la revisión de estas deducciones para que puedan acogerse solo las rentas bajas o para que desaparezcan definitivamente. Es el caso, por ejemplo, de la deducción para la compra de vivienda, que en España ya no se aplica para las nuevas operaciones, pero de la que se siguen beneficiando quienes compraron en el pasado. En España, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha analizado en profundidad algunas de las deducciones existentes en el IRPF, como es el caso de la deducción para el alquiler de vivienda o la de donaciones, y ha constatado que tienen un efecto claramente regresivo.

-Rentas del capital. El FMI argumenta que “como los ingresos del capital se inclinan hacia los ricos, gravar los dividendos o las ganancias del capital será progresivo incluso con un tipo proporcional”. En España, el Gobierno ha mostrado su voluntad de elevar los tipos marginales del IRPF a las rentas del ahorro para acercarlos a los del IRPF. Actualmente, los tramos van desde el 19% para rentas que superen los 6.000 euros anuales hasta el 26% para las rentas de más de 200.000 euros. Esto significa que el tipo más elevado es la mitad que el de las rentas del trabajo.

Foto: Imagen: Sergio Beleña. Opinión
Gracias, Rubius
Javier G. Jorrín

-IVA. El FMI ha solicitado a España en numerosas ocasiones que revise los ‘agujeros del IVA’, y también lo ha hecho la Comisión Europea. En concreto, se refieren a tipos reducidos para bienes y servicios que adquieren especialmente las rentas medias y altas. Es el caso, por ejemplo, del IVA de la hostelería, que es del 10%. La AIReF también ha estudiado estos beneficios fiscales, ya que generan una brecha de recaudación con respecto al resto de Europa de unos 12.000 millones de euros al año. Aunque los tipos (el reducido del 10% y el superreducido del 4%) son similares a los europeos, España aplica estos beneficios a muchos productos, lo que explica la pérdida de recaudación respecto a Europa. Según los datos de la AIReF, España tiene un 32% de su gasto en tipos reducidos, casi el doble que Alemania.

-Impuesto al carbono. El Fondo reclama a los países un endurecimiento de la tributación para las emisiones de gases de efecto invernadero. El argumento para esta figura fiscal es incentivar la energía no contaminante, principalmente en el segmento de los hogares.

-Impuesto sobre el patrimonio. Pocos países en el mundo tienen esta figura fiscal, uno de ellos es España, aunque en muchas comunidades está bonificado. El FMI se apoya en los beneficios redistributivos de este tributo para recomendarlo: “Un estudio en Noruega sugiere que la desigualdad de ingresos del trabajo hubiese sido un punto de Gini superior sin el impuesto sobre el patrimonio”. Un punto de Gini supone un crecimiento notable de la desigualdad. Este impuesto tiene una capacidad recaudatoria reducida, ya que se centraría solo en los grandes patrimonios, pero sin embargo su poder redistributivo es significativo, ya que recauda exclusivamente de los ricos.

Economía Fondo Monetario Internacional (FMI) Impuestos IVA IRPF
El redactor recomienda