La banca quiere repartir más dividendos cuanto mayor castigo sufre en bolsa
  1. Mercados
ATRACTIVO DEL DIVIDENDO

La banca quiere repartir más dividendos cuanto mayor castigo sufre en bolsa

Una investigación encuentra una correlación inversa entre la valoración de las entidades y su incentivo por retribuir a los accionistas. Los bancos han frenado el reparto por el BCE

placeholder Foto: Pantalla de evolución del Ibex 35 en la Bolsa de Madrid. (EFE)
Pantalla de evolución del Ibex 35 en la Bolsa de Madrid. (EFE)

Este martes, 15 de diciembre, es una de las fechas marcadas en el calendario por parte de los bancos europeos, que esperan el veredicto del Banco Central Europeo (BCE) sobre su recomendación en torno a los dividendos. Algo que en realidad las entidades se toman como vinculante y, de hecho, cancelaron gran parte de los repartos previstos con la crisis del coronavirus.

Sin embargo, los banqueros y sus patronales se han esmerado los últimos meses en que cale el mensaje de que el veto a los dividendos eleva su perfil de riesgo (coste del capital), supone un varapalo para los pequeños accionistas y desincentiva el crédito. En resumen, que ha sido un fracaso y que no es razonable una prohibición total sin distinguir entre bancos según su solvencia. El supervisor, por su parte, ha defendido la medida e insiste en la prudencia ante el potencial aumento de la morosidad.

Foto: (EFE)

Lo que está claro es que el interés de repartir dividendos por parte de los bancos no se ha reducido con esta crisis. De hecho, puede haber aumentado, lo que estaría en consonancia con lo visto en la última década, según una investigación publicada por el Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés).

La institución, una especie de matriz de bancos centrales, ha publicado un informe que encuentra una correlación negativa entre la valoración de las entidades financieras y su incentivo por retribuir a los accionistas. Es decir, los autores (Leonardo Gambacorta, Tommaso Oliviero y Hyun Song Shin) demuestran que cuanto más baja es la ratio de valor en bolsa respecto al valor en libros, mayor es el incentivo para repartir dividendos.

“Nuestros principales resultados empíricos destacan el impacto no lineal de la relación precio-valor contable sobre el incentivo para pagar dividendos. En particular, la propensión a pagar dividendos es mayor cuanto menor es la relación precio-valor contable”, señalan los investigadores. Es decir, aunque no es lineal durante el periodo estudiado, entre 2007 y 2020, sí hay correlación. “Esta propensión es especialmente marcada para los bancos con una relación precio-valor contable por debajo del umbral de 0,7”, indican los investigadores.

Asimismo, encuentran que hay más predisposición a repartir dividendos entre los bancos que en empresas no financieras, con una rentabilidad por dividendo en promedio que es 57 puntos básicos superior. El atractivo del dividendo crece cuanto menor es el precio de la acción. "Una menor relación precio-valor contable aumenta la presión sobre la dirección para remunerar a los accionistas", señalan, a lo que se suma que los dividendos pueden servir al banco para intentar dar una señal de fortaleza al mercado, en contra del castigo sufrido en la valoración.

Descuentos en los bancos españoles

Las entidades españolas han estado cotizando por debajo de las citadas 0,7 veces a lo largo de este año, en el que han sufrido un nuevo golpe bajista en las acciones por el covid. Aunque la destrucción de valor para los accionistas viene de lejos. Salvo excepciones, la mayoría de bancos ha tenido retornos sobre fondos propios (ROE) inferiores al coste del capital (rentabilidad que exigen, de media, los inversores) desde 2008, provocando que, de forma generalizada, la banca cotice por debajo del valor en libros.

Con datos al cierre de este lunes, Bankinter era el único banco por encima del mencionado umbral, al cotizar a 0,82 veces el valor en libros. Seguidamente, están BBVA y Banco Santander, ya por debajo, con 0,62 y 0,56 veces respectivamente. CaixaBank está en 0,54, mientras que Bankia, que se fusionará con la entidad catalana el año que viene, se mueve en bolsa a 0,36 veces. Unicaja y Liberbank, que negocian una fusión, están a 0,25 veces, mientras que en último lugar se encuentra Sabadell, con 0,16 veces.

Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)

El estudio analiza 271 bancos de 30 economías desarrolladas. Según el análisis, la cancelación de los dividendos en 2020 permite un incremento del crédito al sector privado en una horquilla de entre el 0,15% y el 1,37% del ‘stock’ crediticio. Aunque a largo plazo el veto a los dividendos podría ser un desincentivo a prestar, avisó el 30 de octubre el consejero delegado de BBVA, Onur Genç: “Debería ser una medida temporal para no penalizar a los accionistas en comparación con otros sectores. El veto hace que aumente el coste del capital, la rentabilidad mínima que tienes que calcular para prestar, porque consumes capital cuando das un crédito, con lo que se aumenta el umbral. Esto significa que se prestará menos. La proyección del pago de dividendos afecta al apetito de los bancos para prestar”.

Algunas entidades como Santander o BBVA han pedido que las reglas no sean generalizadas. Aunque, si se toman como referencia los test de estrés, los bancos españoles están a la cola en capital. Las entidades suelen quejarse de un trato desfavorable al calcular el riesgo del activo (APR). Esto, unido a la presión de los países del centro y norte de Europa, hace a la banca española temer un trato desfavorable. El Banco de España, por su parte, ya ha avisado de que las grandes entidades podrían sufrir tensiones en el capital el año que viene si reparten dividendos.

"Una restricción de dividendos para todos no es adecuada. El mercado que nos gusta es el americano, donde se realizan pruebas de test de estrés y la Fed aprueba o no de manera individualizada las políticas de distribución de capital. El problema no es que se prohíban los dividendos un año, sino que la regla no sea clara", aseguraron este lunes en una presentación sobre el sector financiero ejecutivos de la consultora Alvarez & Marsal.

Foto: Foto: iStock.

El veto afectó a los dividendos con cargo a los resultados de 2019, que estaban pendientes de pagarse cuando se iniciaron los confinamientos para frenar la pandemia. Así, el porcentaje de beneficios distribuidos por los bancos de la eurozona se redujo desde el 84,1% en 2018 hasta el 62,8% de 2019, según el informe del BIS. Lo que está claro por ahora es que los bancos han reforzado su posición de capital gracias a esta restricción. O cuanto menos, han aliviado el daño. Moody’s calculó en abril que el recorte de dividendos reduce a la mitad el golpe a la solvencia.

Un ejemplo de ello se puede ver en la presentación de resultados de BBVA, que desglosa los impactos positivos y negativos sobre la ratio de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’). En el tercer trimestre de este año, obtuvo un beneficio de 1.141 millones, que sirvió para generar 29 puntos básicos de capital, neto de cupones AT1 (cupones por los CoCos emitidos, que se siguen pagando). En el cuarto trimestre de 2019, último completo sin efectos del covid (se notó a partir de finales de febrero), el banco obtuvo unas ganancias netas levemente mayores, de 1.163 millones, pero la creación de capital neto de dividendos y cupones AT1 fue inferior, de 21 puntos básicos.

Dividendos Banco Central Europeo (BCE) Banca
El redactor recomienda