Es noticia
Pensé que iba a decepcionarme, pero tras 10 días tengo claro que este es el móvil barato del año
  1. Tecnología
HASTA EL PRECIO ME PARECE ACERTADO

Pensé que iba a decepcionarme, pero tras 10 días tengo claro que este es el móvil barato del año

Nothing, la marca creada por un cofundador de OnePlus, hace equilibrios y malabares de todo tipo para crear su primer terminal 'low cost'. La pirueta le ha salido bien. Ahora toca pegarse con las marcas chinas

Foto: Foto: EC Diseño.
Foto: EC Diseño.
Loading

Loading

Si usted es de los que sigue con cierta regularidad y detenimiento las novedades que lanzan los fabricantes de móviles y otros aparatos tecnológicos, es posible que tenga ya bastante ubicado a Nothing, esa startup que ha montado uno de los fundadores de OnePlus. Incluso aunque no consuma con asiduidad estas informaciones y noticias, también hay papeletas que en algún momento uno de sus móviles se haya cruzado en su camino. No son muchos, solo dos modelos, pero son inconfundibles. Son transparentes y su espalda está repleta de luces LED.

Puede gustarte mucho o pensar que tienen el aspecto de un móvil de narcotraficante, pero no se les puede negar que han sido un soplo de aire fresco en una industria, la de los smartphones, donde las propuestas se han vuelto tremendamente previsibles. Habrá un momento que ellos también corran ese riesgo, pero hasta que llegue siguen rebañando esa fórmula.

El diseño es la bandera de esta empresa, pero también otras cosas como el software, trabajado para diferenciarse de otros fabricantes que utilizan Android. Nunca han querido hacer terminales extremadamente caros. Sus propuestas se centraban en el entorno de los 500 euros, con móviles que destacasen en los elementos centrales y las necesidades diarias de los usuarios pero que evitasen cabriolas de las que acaban encareciendo la factura.

Tampoco habían entrado en ese salvaje oeste que es el low cost. Hasta ahora. Este martes presentaron el Nothing Phone (2a), un modelo que llega al mercado por poco más de 300 euros y que viene a remplazar al Phone (1) que se había quedado como alternativa asequible una vez llegó su sucesor y sufrió una rebaja considerable.

Si ponerse a día de hoy a hacer móviles ya parece un negocio complicado, tratar de hacer terminales baratos en 2024 es una pirueta comercial todavía más difícil. ¿Por qué? Porque lo que prima, en la mayoría de casos, es la cartera.

Hay bastantes papeletas, entonces, que quien tiene en mente no gastarse mucho se acabe cruzando en su camino con un Samsung o un Xiaomi del mismo precio o rebajado y que echando un vistazo a su hoja de especificaciones parece que ofrece lo mismo. ¿Qué puede ocurrir en estos casos? Que se opte por lo ya conocido, especialmente si en anteriores ocasiones la experiencia fue buena. Esa es la principal barrera que tiene que superar la última propuesta de Nothing.

placeholder El Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)
El Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)

El Nothing original (2a) es el mayor rediseño que hace la marca de uno de sus teléfonos. Y eso son palabras mayores. Entre el Nothing Phone original y la segunda entrega hubo cambios, pero fueron más sutiles que sustanciales. Se le añadió algún que otro LED y se puso una cubierta redondeada en la parte trasera.

Es como si a la hora de preparar una cheseeburger uno se preocupa en tostar el pan y poner un queso en lonchas algo más decente cuando antes se dedicaba a poner un tranchete y simplemente a cortar el pan. Vamos que el grueso de la propuesta se mantenía pero se busca crear un producto más fino.

Ahora hay elementos que han cambiado de lugar. Cuando lo tuyo es hacer móviles transparentes esto no va de utilizar otra chapa y los bordes. Esto va de hacer encajar e incluso rediseñar todas las piezas que quedan a la vista para que sean bonitas. Porque no se si han visto algún móvil por dentro, pero norma suelen ser más feos que la parte de atrás de una nevera.

Cambiar un elemento en Nothing es más difícil por eso de hacer móviles transparentes

Todo estos cambios hay que hacerlos sin perder de vista el precio, que aquí de lo que va es de crear un terminal barato. Recuerdo cuando conocí a la directora de arte de Sony Mobile hace años en Berlín. Le pregunté si se divertía más haciendo móviles caros o móviles baratos. Para mi sorpresa me dijo que el producto low cost era mucho más desafiante. “Lo otro es una barra libre. Esto es precio, precio, precio”. En resumen, que hay que valorar que haya gente que quiera hacer terminales de 200 o 300 que se salgan de lo común

Volviendo al Nothing Phone (2a) han reorganizado varios elementos. Detrás del cristal templado se ve (en el modelo blanco se aprecia más) un patrón que dibuja curvas inspirado en ciertos mapas de los metros de Nueva York.

El módulo de cámara ahora se situa en el centro y lo hace sobre una especie de montículo que llama poderosamente la atención. Dicen en la marca que es para evitar, entre otras, cosas poner el dedo en el encuadre cuando disparemos. Estéticamente, el módulo con los dos sensores gana mucho más protagonismo que si estuviese en una esquina.

placeholder La trasera del Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)
La trasera del Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)

Habrá a quien le guste más y a quien menos. Yo particularmente no he encontrado ninguna molestia en el agarre o en el uso diario provocada por este elemento. El agarre en general es muy cómodo dentro de lo que supone manejar un móvil grande, con una pantalla de 6,7 pulgadas, como es este Nothing Phone (2a). Se agradece, entre otros, elementos el acabado mate de los laterales, que ayudan a sentir el agarre más firme y menos resbaladizo. En general, es uno de los terminales grandes más manejables que me he encontrado últimamente entre los fabricantes Android.

Aunque se rumoreó que los LED (ellos lo llaman interfaz de glifos) podían desaparecer de este modelo asequible, finalmente no ha sido así. Es una de sus señas de identidad. Han puesto tres en la parte superior.

Han creado un puñado de funciones para sacar partido. Desde una cuenta atrás, saber el volumen al que tienes el teléfono o aportar un poco más de luz a una imagen sin tener que utilizar el flash. Lo más útil, a mi modo de ver, poder ver que alguien te llama o saber que tienes una notificación cuando tienes el móvil boca abajo (puedes apagarlo por la noche para que no te despierte) así como poder utilizarlo de linterna. El Nothing Phone (2a) también incluye la app para componer tus propios politonos de llamada combinando estas luces y sonidos de lo más variopintos. Es bastante divertido experimentar con ello.

Los glifos, a día de hoy, aportan más personalidad que utilidad. Aunque algo de provecho se puede sacar

También han puesto este sistema de glifos a disposición de terceros, pero apenas Uber ha integrado para que la luz indique cuánto tiempo queda para que el conductor llegue. La idea es original aunque no es menos cierto que no va a ser lo que decida la compra de nadie. Es un elemento que ayuda a completar un diseño que sigue siendo único en el mercado. Nothing tenía aquí un reto complicado. Si recortaba demasiado, podía transmitir la idea de que era un teléfono demasiado básico. Si se dedicaba a clonar lo que ya se había visto, no se iba a sentir lo suficientemente nuevo. Pero creo que Nothing ha resuelto muy bien la papeleta en un punto que es capital para su producto, que no es otro que el aspecto exterior.

Un móvil bonito es una buena carta de presentación, pero en absoluto es lo único que decanta una compra. En el caso de los terminales baratos, lo que se espera es que al usarlo en nuestro día a día no echemos en falta nada. No se les exige cabriola alguno. Lo que se puede que dentro de las posibilidades de un terminal así, cumpla en todas esas cosas que vamos a utilizar a diario. Cosas que se engloban en cuatro categorías: rendimiento, pantalla, cámara y autonomía.

placeholder La pantalla del Nothing Phone (2a) por encima de la media de su precio. (M. Mc.)
La pantalla del Nothing Phone (2a) por encima de la media de su precio. (M. Mc.)

Tenía el presentimiento de que Nothing corría el riesgo de quedarse más en el continente que en el contenido. Estaba convencido de que al levantar el capó y rascar la superficie, iban a patinar en algún apartado. Pero estaba equivocado. Las propuestas anteriores destacaron mucho en eso de la relación calidad-precio y el Phone (2a) lo ha vuelto a hacer. Es el resumen de mi experiencia de diez largos con este terminal, que ha alcanzado el punto justo de cocción en prácticamente todos las especificaciones y creo, sinceramente, que marca el estándar de lo que se le debe exigir al gama media ideal en este 2024.

En vez de ir a buscar en el catálogo de Qualcomm y apostar por un Snapdragon más modesto o uno de generaciones anteriores, han ido a llamar a las puertas de Mediatek, un fabricante de primera línea aunque no tan socorrido ni popular como la multinacional estadounidense. Si se tratase de crear un móvil de 600, 700 o 1000 euros la cosa sería muy diferente, pero no se puede perder de vista que estamos ante un terminal de poco más de 300 euros.

El Dimensity 7200 Pro, construido en 4 nanómetros, es un mulo de carga más que suficiente para desempeñar lo que se le puede pedir a un teléfono a diario. Todo se siente muy fluido, las apps se abren rápidamente y no se calienta en absoluto.

Obviamente si te pones a jugar a juegos muy pesados (también los puede mover) o te pasas mucho tiempo grabando video al máximo de calidad que ofrece la cámara es probable que la temperatura suba, como pasaría también con móviles más caros.

Las opciones de configuración son varias. En lo que se refiere a la RAM tenemos la opción de escoger 8 o 12 GB. En el almacenamiento interno, se podrá elegir entre 128 o 256GB. Son cifras, en ambos casos, que nos da de sobra para tener este teléfono durante 3 o 4 años.

El buen hacer del Dimensity 7200 Pro se deja notar en la autonomía de este terminal. El Nothing Phone (2a) cuenta con un generoso tanque de 5.000 mAh. Algo que me ha permitido llegar a superar las 8 horas de pantalla. Esa cifra puede ser confusa, pero fácilmente te puedes ir a día y medio largo lejos del enchufe.

No hay carga inalámbrica ni carga inversa. Eso queda para modelos de más quilates. Lo que si hay es carga rápida. De 45W. Esto nos permitiría pasar de 0 a 100 en poco más de una hora. Esta cifra, la de 45W, es interesante. No es tan rácana como la que ofrecen fabricantes como Apple o Google, pero tampoco se echa al monte como hacen Realme o Xiaomi con capacidades que pueden acabar degradando la batería con el paso del tiempo. Por cierto, es el momento de decir que Nothing es de esas compañías que tuvo claro que lo del cargador ya no tenía que incluirse en la caja. 5G, BT 5.3, USB Tipo C 2.0, posibilidad de Dual SIM, Wifi 5 o NFC son algunos de los elementos del apartado de conectividad.

Hasta aquí, en lo que se refiere a las cañerías del teléfono, es probable que no haya visto nada bestialmente diferente. Y en parte puede tener razón. Pero hay un factor extra a tener en cuenta: el software. Es una de las cosas que la firma de Carl Pei más ha cuidado desde el primer día.

¿En qué se traduce eso? Pues, principalmente, en una capa de personalización que da muchísimas opciones (probablemente sea la más trabajada del universo Android) pero que no supone un lastre. Esta optimización es clave para que el producto envejezca mejor y no aparezca el lag ni el rendimiento se vea muy mermado con el paso del tiempo. Nothing aquí tiene una de sus grandes fortalezas.

Este Nothing Phone (2a) funciona con Android 14, por cierto. Y de momento, asegura 3 años de actualizaciones de software. Habrá que ver si esa cifra varía en los próximos cursos, porque lo cierto es que el mercado de teléfonos con Android está avanzando en este sentido. El pasado otoño, por ejemplo, Google anunció que sus Pixel 8 tienen asegurados 7 años de sistema operativo, marcanco un nuevo estándar en la industria.

El mérito de la compañía está en haber demostrado que optimizar Android no tiene que significar prescindir de brindar posibilidades al usuario. Esta marca ofrece un amplio abanico de posibilidades. Se puede optar por el aspecto clásico de Android y los iconos genéricos y que la intromisión se reduzca al máximo. Pero si uno quiere vivir la experiencia al completo dispone de varios widgets propios o la posibilidad de personalizar cualquier icono al estilo Nothing.

placeholder El Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)
El Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)

También se sube al carro de la IA. Por una parte, hay un generador de fondos por IA. Por otra, se va a integrar con Perplexity AI, un buscador conversacional. No hemos podido probar todavía esta función, pero aquellos que compren el Nothing Phone (2a) antes del 19 de marzo tendrán un año de suscripción al plan prémium de esta inteligencia artificial generativa.

Quedan todavía dos aparatos por comentar. Por una parte la pantalla, uno de esos apartados donde Nothing consigue hacer malabarismos para no flaquear en ningún punto. Cuenta con un panel AMOLED de 6,7 pulgadas, resolución Full HD+ y un brillo decente que puede llegar hasta los 1.300 nits. Ángulos de visión, colores y respuesta táctil son aspectos en los que cumple.

La tasa de refresco máxima es de 120Hz, pero si se necesita rascar algo de autonomía extra, puede ajustarse a 60 o 30Hz con el fin de ahorrar energía. El sensor de huellas cumple pero a veces resulta algo lente. Eso sí, esa pequeña cucharada de ricino se compensa con un reconocimiento facial que va como un tiro. Es una pantalla que si estás pensando en consumir contenidos multimedia te va a satisfacer más que de sobra. La guinda hubiese sido un sonido un poco más ambicioso, pero también eso sería pedir duros a cuatro pesetas.

La protección del panel es Gorilla Glass 5 y la protección general del dispositivo es IP54, suficiente para aguantar salpicaduras ocasionales sin miedo a que el teléfono sufra algun daño.

placeholder El lateral del Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)
El lateral del Nothing Phone (2a). (M. McLoughlin)

El último apartado de este análisis es una breve parada por las características de la cámara. Aquí me gustaría recordar una cosa: el Nothing Phone (2a) viene a ocupar el papel que había tomado el Nothing Phone (1). Es decir, el de ser la opción asequible. ¿Dónde se ven las mayores diferencias entre móviles de una categoría y otra? En la cámara. Aún así, este terminal cubre sobradamente lo que se puede esperar de un terminal de gama media que no sea un Pixel.

La cámara doble ofrece dos lentes con un angular y un ultra gran angular. Ambos sensores cuentan con 50 megapíxeles de resolución. El sensor principal cuenta con una apertura de f/1.88 y estabilización optica.

El rendimiento me ha parecido destacable y con buenas condiciones de luz se pueden sacar buenas tomas. El sensor secundario me ha dejado más frio y me parece más en línea de lo que ofrece la competencia. Con f/2.2 de apertura y 114 grados de ángulo de visión. En la grabación de video, tenemos la posibilidad de grabar hasta 4K a 30 fps como máximo. La cámara selfie es de 32 megapíxeles (f/2.2 y video a 1080p).

Foto: Foto: EC Diseño.

Hasta aquí la reseña de este Nothing Phone (2a) que tampoco ha patinado en el precio, con un precio de salida de 330 euros. Particularmente es uno de los móviles que voy a recomendar con los ojos cerrados cuando me pregunten por algo barato. No porque sea el mejor en nada, sino porque es diferente y cumple en todos los aparatos.

Un dispositivo diferente
placeholder
Nothing Phone (2a)
Reserva en la página oficial Phone (2) a 531€
DESCUENTO 21%

¿Hay alternativas? Siempre. Si lo que más te interesa es la camara y tener una experiencia de software limpia, el Pixel 7A ahora mismo se puede encontrar por 370 euros. Si buscas algo todavía más asequible, mi consejo es que eches un ojo a los Poco X6 de Xiaomi o al Nord C3 5G de OnePlus.

Alternativas a Nothing Phone
placeholder
Un Pixel, un Nord y un Poco
Pixel 7A (384€) Nord C3 Lite (221€) Poco X6
DESCUENTO 12%
PRECIO MÍNIMO

___________________

El Confidencial elabora estas reviews, comparativas y guías siguiendo un criterio estrictamente editorial. El equipo detrás de ¿Me lo Compro? tiene en cuenta tendencias, actualidad del sector, interés de la audiencia, así como criterios de calidad y precio para la elección de los productos y servicios que analiza. Las muestras han sido facilitadas por las compañías de manera temporal, sin ningún tipo de contrapartida, compromiso de publicación o beneficio de cualquier otra naturaleza. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de estos enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico. El sistema de afiliación y la publicidad programática son las únicas vías de monetización de la sección ¿Me lo Compro?, además de las suscripciones al periódico que generan estos contenidos. En ningún caso se publican contenidos o análisis patrocinados.
__________________

Si usted es de los que sigue con cierta regularidad y detenimiento las novedades que lanzan los fabricantes de móviles y otros aparatos tecnológicos, es posible que tenga ya bastante ubicado a Nothing, esa startup que ha montado uno de los fundadores de OnePlus. Incluso aunque no consuma con asiduidad estas informaciones y noticias, también hay papeletas que en algún momento uno de sus móviles se haya cruzado en su camino. No son muchos, solo dos modelos, pero son inconfundibles. Son transparentes y su espalda está repleta de luces LED.

¿Me lo compro?
El redactor recomienda