No, no es ningún drama vivir con un Huawei sin 'apps' de Google: 30 días con el P40 Pro
  1. Tecnología
AÑO Y PICO DE VETO

No, no es ningún drama vivir con un Huawei sin 'apps' de Google: 30 días con el P40 Pro

La marca china consigue paliar en parte el veto de Trump con una baraja de trucos y soluciones de 'software'. Sus argumentos para vencer las dudas: diseño, autonomía y una cámara espectacular

placeholder Foto: Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin.
Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin.

Algunas marcas, como Oppo, OnePlus o Xiaomi, han empezado a incluir en algunos de sus modelos un mensaje en el que colocan el logo de Android junto a la siguiente sentencia: "with easy access to the Google apps you use most". Con fácil acceso a las aplicaciones que más usas. Esto no da igual cuando lo leas. Hasta bien entrado el 2019 hubiese sido una matrícula más, un peaje menor incluido en las condiciones para poder utilizar Android en plenitud que no decía más que una obviedad. Pero con todo esto del veto de Estados Unidos que puso unos meses patas arriba. Dice fácil acceso. No acceso a secas. Por tanto hay que colegir que existe un acceso (algo) más difícil a aplicaciones como Gmail, YouTube, Maps y unas cuantas más que de otra manera tendríamos disponibles nada más configurar nuestro 'smartphone' por primera vez.

Foto: iPhone SE. Foto: Michael Mcloughlin.

Esto también es aplicable a Huawei. La compañía, tras las limitaciones de Google por el castigo de la Casa Blanca, tuvo que recurrir a Android Open Source para mover los teléfonos que ha presentado desde aquella sanción. La gran diferencia entre el sistema operativo que tienen otros fabricantes y el suyo son los Google Mobile Services, una funcionalidad que aúna y cohesiona el uso de este sistema operativo. Su ausencia hace que la marca china, que ya tiene su propia alternativa, no pueda ofrecer directamente muchas aplicaciones. Ya lo vimos en el Mate 30, el primer terminal de esta particular travesía por el desierto. Si uno quería tener la experiencia de siempre, tenía que recurrir a vías alternativas para instalar, por su cuenta, el mismo Android del que gozarías en un Xiaomi o un Samsung. Pero que no sea una solución oficial es algo que a muchos les sigue sin convencer.

Ni un paraíso ni un drama

Esa alternativa sigue ahí con el Huawei P40 Pro, la última estrella del catálogo de Huawei. Antes de escribir este texto volví a seguir las instrucciones de Eloy Gomez, un 'youtuber' español que ha destacado por encontrar diversas maneras para instalar Google Play Services a lo largo del último curso. Hay que echarle un rato pero en menos de una hora tenía todo en mi teléfono como si el veto de Trump nunca hubiese existido. Y cuando lo he utilizado ha ido todo como la seda. Este terminal, con el que he estado conviviendo varias semanas, es un muy digno sucesor del P30 Pro. Autonomía, potencia, diseño y, especialmente, cámara. Son muchas las razones que te podrían llevar a decantarte por este teléfono, a pesar del contratiempo que puede suponer el software.

placeholder Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin
Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin

Sin embargo, me gustaría centrarme en cómo ha sido la experiencia utilizando el P40 Pro sin hacer estas 'ñapas'. Decir que no echarás en falta cosas y que la experiencia es igual con EMUI 10, App Gallery y los Huawei Mobile Services sería una falsedad. Pero también es de justicia decir que no es un drama y que muchos podrán vivir perfectamente con lo que se les ofrece. El gigante chino ha conseguido ponerse algo las pilas estos meses con la selección de 'apps', aunque todavía tiene mucho trabajo por delante.

Para suplir la ausencia de Google cuentan con App Gallery, un buscador de APK y 'Quick Apps'

Su estrategia pasa por tres puntos. En primer lugar, su propia tienda de aplicaciones donde tiene ya apps como la de Amazon, Zara, Telegram. Snapchat, TikTok... La segunda, un buscador de APK (paquetes de instalación) bien de las webs oficiales o desde repositorios integrado en App Gallery. De esta manera puedes tener en tu teléfono Instagram, Facebook o, incluso, WhatsApp. En los directorios que es importante que te asegures bien de la fuente para evitar problemas a la hora de la descarga. La tercera es 'Quick Apps', que convierte la web app en una aplicación 'ad hoc'. Así he podido tener a mano, por ejemplo, el acceso a Twitter y Uber como si tuviese una app oficial.

Los puntos ciegos

Pero aquí también hay puntos ciegos que deberías conocer. Un buen ejemplo es el de WhatsApp. Cuando cambias iOS por un Android o viceversa no puedes llevarte tus conversaciones porque las copias se hacen en iCloud y Drive, respectivamente. Pues aquí más de lo mismo. En este caso, los respaldos se crean en Huawei Cloud. El sistema ideado por la marca china no llega a todas partes y me he ido dando cuenta según iba utilzando el teléfono.

placeholder Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin
Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin

Con cosas como Spotify, Pocket, Tinder, Glovo, Netflix o Disney +, por mencionar muchas, no tendrás más opción que entrar al navegador y anclar un acceso directo a la web en el escritorio. Se pierden cosas como la posibilidad de descargar series para no consumir datos cuando quiera verlas en el móvil o notificaciones en algunos casos. El apartado de juegos es donde quizás más se note este defecto congénito. Faltan muchos. Tienes el Fornite pero no hay ni rastro de otros grandes títulos como PUBG, Clash Royale,... En este caso, ante la ausencia de 'webapps', no te queda otra que buscar la APK bajo tu responsabilidad.

La nueva normalidad de Huawei no es como la de antes del veto. Pero no es el infierno que parecía

Esto de convertir la versión web en un 'icono' en el escritorio también sirve para las apps de Google. YouTube, Maps o Drive funcionan muy bien a través del navegador, aunque obviamente se pierden algunas facilidades. Gmail, eso sí, es compatible con el gestor de correo que viene integrado.

De esta forma tenemos dos caminos para vivir con un Huawei entre manos. La de buscarse la vida para instalar los Google Mobile Services o la de tirar con este mix de soluciones que hemos expuesto. Lo que hace unos meses se antojaba como un infierno, ahora no es ningún drama. No es la situación perfecta pero es perfecta asumible. Esto es aplicable a este P40 Pro pero también al P Smart 2020, un terminal con un precio de derribo en Amazon y otros canales.

¿Qué diferencia a este móvil?

¿Qué argumentos podrían llevar a alguien a comprarse un P40 Pro a pesar de estas pegas? Pues el apartado fotográfico, por ejemplo. La de este teléfono es junto al la del iPhone 11 Pro la cámara más capaz del momento. Habría que añadir a este grupo destacado también el Pixel 4 de Google y la del Galaxy S20 Ultra de Samsung. El matrimonio Leica - Huawei sigue dando tan buenos resultados como hasta ahora. Combina cuatro piezas. El sensor principal de 50 megapíxeles y f/1.8 de apertura cuenta con estabilizador óptico. Repite la fórmula RYYB en lugar del RGB clásico. ¿En qué afecta esto? Al cambiar el verde por el amarillo se consigue captar más luz. Este principio también se aplica al telefoto. En este caso es un sensor de 12 megapíxeles, con zoom óptico de 5 aumentos (10 aumentos híbridos, hasta 50 digitales) y también estabilización óptica. El ultra gran angular maneja 40 megapíxeles. El último en entrar en juego es un sensor ToF de profundidad.

Foto: M. Mc

Es cierto que el salto no es tan grande como en los dos años anteriores. El modo noche o su capacidad de acercar objetos lejanos sin perder gran calidad ya no sorprende tanto como el curso pasado. Pero lo previsible no le quita ni un ápice de mérito. Realmente siempre he sostenido que si se puede prescindir de algo es de un zoom óptico, como lo han hecho marcas como OnePlus o la propia Apple. Pero una vez lo pruebas, en este caso, cuesta mucho renunciar a él. Hasta 10 aumentos ofrece un muy buen resultado. Los 50, obviamente, los utilizarás muy poco, ya que la distorsión es notable. También hay que decir que la luz juega un papel fundamental y los resultados son mejores a plena luz del día.

Otra de las cosas que han mejorado es el 'bokeh'. Han ido consiguiendo un estilo mucho más natural y el reconocimiento lo clava, incluso si el sujeto tiene gafas de sol o mascarilla. Para personas tienes el modo retrato, mientras que para objetos y animales deberías utilizar el modo apertura. Respecto al gran angular comentar que han reducido algunas aberraciones y distorsiones que si aparecían en modelos anteriores y que rinde a un gran nivel, igual que el modo nocturno. Con el modo Pro, podrás disparar en RAW. En general tendrás capturas muy equilibradas, con un HDR que no exagera los resultados.

En el apartado de vídeo nos encontramos con la posibilidad de grabar vídeo hasta 4K a 30 o 60 fps. La cámara lenta vuelve a ofrecer la impresionante capacidad de grabar hasta 7680fps a 720p. Ofrece un resultado muy bueno y consigue clips de gran calidad, así que si los vídeos son una pieza fundamental para ti, este móvil debería estar en tus quinielas.

La delantera está compuesta de dos piezas. Un sensor principal de 32 megapíxeles (f/2.2) que se complementa con un sensor IR. Si tienes buena luz puedes conseguir unos autorretratos de gran nivel. Por cierto, puede grabar también a 4K. Tanto por delante como por detrás, la calidad de sus cámaras es máxima.

Cámara, diseño y autonomía pueden compensar los esfuerzos que hay que hacer con el 'software'

Hay otros aspectos que valorar y destacar de este teléfono. El diseño. Personalmente me parece la trasera más bonita del mercado. Cristal templado con un acabado mate muy agradable al tacto y que disimular rayones y huellas que sí que ha sorprendido a muchos. Los marcos son de aluminio y abrazan perfectamente la pantalla ligeramente de 6,58 pulgadas. No es el móvil con menos bordes que hay pero están muy disimulados. No deja de ser un móvil grande y un tanto pesado (209 gramos), cosas que hacen que sea más cómodo manejarlo con dos manos en lugar de una. Tenemos un altavoz, el principal, en el borde inferior, y otro bajo el panel OLED, que hace las veces de auricular. Viene con puerto USB tipo C y sin jack para auriculares. La protección a líquidos y polvo es IP68.

Pantalla buena pero...

placeholder Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin
Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin

La pantalla genera división. Ellos han optado en quedarse con Full HD+, una resolución en mi opinión más que suficiente. Sin embargo, hay otros usuarios que prefieren QHD. Es cierto que no es una resolución impresionante pero el panel con todo lo que se le puede exigir y ayuda a estirar la autonomía. Colores, resolución, brillo... Además viene con HDR10 y tasa de refresco de 90Hz, lo que hace que se vea todo muy fluido.

El motor de este P40 Pro es un Kirin 990, el procesador rey de la casa, fabricado en siete nanómetros. Cuenta con conectividad 5G (también wifi 6), tanto para 'non stand alone' como 'stand alone'. Se jalona con 8GB de RAM. La combinación es lo potente que se espera para un alta gama de 2020. El teléfono está bien optimizado y eso se deja notar en la autonomía. Gracias a sus 4.200 mAh da para pasar más de un día lejos del enchufe. A esto hay que sumarle la carga rápida de 40W (27W, en el caso de la carga inalámbrica). Cuenta también con carga inversa, que permite utilizar el teléfono para dar un chute a otros terminales. En cuanto a la memoria interna, en España se comercializa solo la versión de 256GB. Tienes la opción de añadirle otros 256GB con una NMcard.

placeholder Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin.
Huawei P40 Pro. Foto: M. Mcloughlin.

El enemigo está en casa

El Huawei P40 Pro no deja de ser un móvil caro. Su precio oficial es de 1099 euros, aunque ya se puede encontrar con rebajas de 200 y pico euros en internet. El enemigo de este teléfono quizás esté en casa. Si sabes las limitaciones y que tendrás que tomarte tu tiempo para configurarlo a tu gusto, puede ser una buena compra Si lo que buscas es un Huawei debes saber que por la mitad tienes el P30 Pro de 128GB de memoria en Amazon.

Si buscas un Huawei sí o sí, el precio del P30 Pro lo deja como la gran opción (y tiene apps de Google)

Es un terminal que tiene ya un año, pero aún así es una gran alternativa que sí que tiene los Google Mobile Services, ya que se presentó antes de que el veto entrase en vigor. Para mantener el tirón en estos tiempos difíciles en Huawei han lanzado el P30 Pro New Edition, un modelo que mantiene la esencia del 'smartphone' del año pasado, aunque ofrece el doble de memoria, 256GB y nuevos acabados. Y llega con Android completito. Eso sí, a un precio de 799 euros.

Huawei
El redactor recomienda