¿QUÉ APORTAN Y CÓMO FUNCIONAN?

¿Son efectivos los purificadores de aire? Probamos el de Dyson y el de Xiaomi

Hemos metido en casa dos de estos aparatos de diferente presupuesto. Aunque pueden ayudar a limpiar el aire de casa, no está demostrado que ayuden contra el covid

Foto: Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

"Imagina que esto ocurre en invierno. La fase uno te pilla sin terrazas y nos tocaría quedarnos mucho más en casa", me comentaba una amiga mía mientras hacía malabares para quitarse la mascarilla correctamente y dar buena cuenta de la primera jarra de cerveza fría que se iba a beber en las calles de Madrid dos meses después. "También te digo que por la alergia desearía que no fuese así". Por suerte o por desgracia, el confinamiento y la desescalada han coincidido con la primavera y la antesala del verano. Eso ha hecho que la vuelta a la calle y los primeros compases de la llamada 'nueva normalidad' hayan coincidido con unas fechas que suelen estar marcadas en rojo en el calendario de los que sufren esas molestías producidas por el polen, que rezan para que acabe su particular 'via crucis'.

Unas molestias típicas de esta fecha que han quedado relegadas, lógicamente, a un plano anecdótico por la gravedad que supone el coronavirus. Precisamente, en medio de esa nueva obsesión por la limpieza y la higiene, muchos se han interesado por un purificador de aire para sus casas o sus pequeñas oficinas. Aparatos que suelen ser recomendados para los alérgicos, pero que también puede para aquellos que sufran asma, tengan animales en casa, convivan con algún fumador... O directamente quieran disfrutar de un aire más limpio y que no puedan tener abiertas las ventanas todo el día por el polvo o la contaminación que entran.

Para aclarar exactamente qué hacen y cómo funcionan hemos probado un modelo de Dyson y un modelo de Xiaomi pensados para un uso doméstico como son el Dyson Pure Cool y Mi Air Purifier 3H, respectivamente.

¿Sirven contra el coronavirus?

Antes de entrar a valorar el desempeño de cada máquina -en ambos casos son purificadores inteligentes, conectados al móvil-, hay que hacer una serie de observaciones así como una pequeña guía de cosas en las que deberías fijarte a la hora de comprarlo. Simplemente para no acabar con algo entre manos que no era exactamente lo que esperaba. Algunos han dibujado estos electrodomésticos como una alternativa efectiva para nuestros hogares, donde no podemos meter un cañón de ozono, una adquisición controvertida que están haciendo en algunos locales de restauración y comercios por sus capacidades desinfectantes frente al covid, aunque no pueden ser utilizados sobre los clientes.

Dyson Pure Cool. Foto: M. Mcloughlin
Dyson Pure Cool. Foto: M. Mcloughlin

La pregunta es obligada: ¿un purificador mata el coronavirus? La respuesta rápida es no. Aunque, hay un pero. Siempre lo hay. No lo es por sí solo. Hay un debate similar al que ocurre con los filtros que utilizan en los aviones para limpiar el aire en las cabinas. En ambos casos pueden ayudar pero no sustituyen otras medidas. En casa y comercios pequeños que se hayan planteado esto, deben saber que se puede utilizar como parte de una batería de medidas para protegerse.

Así lo aseguraba un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que destacaban que no pueden sustituir otras medidas como la limpieza de superficies o la ventilación de la casa cada cierto tiempo para no crear una falsa sensación de seguridad. En EEUU, la agencia estatal de Medio Ambiente apuntaba en la misma dirección: ayudan a reducir partículas contaminantes en el aire, así que puede ser efectivo si se combinan con otras medidas. Ya se sabe que cuando el río baja revuelto, quienes ganan son los pescadores. Así que si has buceado en Aliexprés, Gearbest o eBay estos días y te has encontrado con algún purificador milagroso que se anuncia como el remedio definitivo contra el covid, desconfía y chequea todo bien.

Xiaomi Mi Air Purifier 3H. (Foto: M. Mcloughlin)
Xiaomi Mi Air Purifier 3H. (Foto: M. Mcloughlin)

¿Qué factores hay que tener en cuenta antes de hacerse con uno de estos aparatos? Lo primero y más importante es que disponga de un sistema de filtrado HEPA. Este acrónico responde a la voz inglesa de 'High Efficiency Particulate Air'. Un estándar regulado (mediante el certíficado EN 1822-1:2009) por las autoridades sanitarias en la UE que obligan a que sea capaz de capturar el 99,97% de las partículas de 0,3 micras de diámetro o más tamaño. Es clave que aparezca como filtro HEPA y no filtro tipo HEPA, ya que no llegan a los estándares o no han podido ser certificados como tal de manera independiente. Todos los HEPA no son iguales y se valora su capacidad de retención. Los superiores a un 99,5% en la escala PM (un indicador para medir el aire) son los H13, H14, U15, U16 y U17.

Otros aspectos que deberías tener en cuenta es la potencia (para que esté en activo el menor tiempo posible), los decibelios que emite al funcionar (no es plan de estar viendo la tele con el ruido de fondo), si se puede controlar desde el móvil y funcione sin intervención del usuario cuando detecta alteraciones o si tiene otras medidas para complementar el trabajo del filtro HEPA. Interesante también es si simplemente es un purificador o incluye otras funciones de ventilación que te permitan aprovechar y refrescar la habitación en verano o incluso calentarla en invierno mientras utilizas esto. Aquí va nuestra experiencia con dos purificadores para entornos domésticos, como son el Dyson Pure Cool y el Xiaomi Mi AIr Purifier H3, el útimo modelo de la marca china.

Dyson Pure Cool

Lo primero que llama la atención es su diseño, bastante elegante y minimalista. Se trata de una torre de poco más de un metro de altura que tiene un curioso diseño en forma de clip. El diámetro de su base es de tan solo 19,7 centímetros, así que no es difícil buscarle acomodo en cualquier esquina de la casa. La mayoría del cuerpo está construído en plástico, con un acabado bastante 'premium', aunque la rejilla de la parte inferior es metálica. Cuenta con una pequeña pantalla en color donde se pueden consultar algunas estadísticas y controlar la cantidad de aire que expulsa. Puedes interactuar bien con el mando o a través de la aplicación Dyson Link, bastante intuitiva y que nos permitirá activarlo cuando no estemos en casa. La verdad qiue se agradecería tener algún control más en el propio aparato y unas ruedas o sistema que ayudase a moverlo de habitación en habitación.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La parte de abajo, la base, es donde se produce todo el proceso de limpieza, como explicaremos a continuación. El arco blanco es un ventilador sin aspas. Una vez lo ha filtrado, expulsa el aire bien de manera frontal o bien de manera difuminada por las bifurcaciones que tiene en su contorno. Cuenta con diez niveles de potencia, siendo el máximo algo ruidoso pero bastante efectivo (en estos días que el calor ha apretado se ha agradecido hacer una prueba así) para crear una sensación de frescor, que no refrigerar el cuarto en cuestión. Los de entrada, del 1 al 3, se puede decir que son prácticamente imperceptibles. Lo puedes dejar fijo o activar diferentes grados de oscilación. Desde 45º hasta 350º, todo depende de la ubicación de la habitación donde lo coloques y como quieras distribuir el chorro. De cara al invierno tienes dos posibilidades: o desactivar la función de frío o optar por el modelo que también hace las veces de calentador.

Cuenta con un doble filtro HEPA certificado industrialmente (cambiarlo y ponerlo es cuestión de segundo) que es capaz de capturar el 99,95% de las partículas contaminantes de hasta de una micra de tamaño. Esta pieza está recubierta con carbón activo, de una forma bastante parecida a las campanas extractoras, lo que le ayuda a capturar gases y también a limpiar malos olores.

Desde el móvil -o desde las diferentes interfaces de la pantalla incluida en el aparato- podremos controlar fácilmente los diferentes valores que captura con tres sensores. Uno de ellos se dedica a la humedad relativa y la temperatura, otro a las partículas microscópicas (PM 2.5 y PM 10, es decir, menos de 2,5 micras y menor a 10 micras) y un tercero a controlar los compuestos orgánicos volátiles (COV) y el NO2, el principal contaminante producido por el tráfico rodado. Las gráficas de la app se actualizan cada quince minutos con las lecturas medias, aunque también puedes consultarla en vivo.

En la 'app' he podido ver como al utilizar aerosoles y productos de limpieza en casa subía rápidamente los niveles de COV y apenas unos minutos después de utilizarlos la máquina ya había conseguido bajarlo a un volumen normal. Lo mismo que tras una mañana entera con todas las ventanas de casa abiertas, los niveles de polen que había detectado habían entrado en la zona amarilla de la gráfica y tras 20 minutos activado había vuelto a la zona verde. También lo he utilizado en la cocina. Tras cocinar pescado o carne me ha servido para conseguir disipar los olores del ambiente tras un breve tiempo funcionando. Tiene una potencia de 290 litros por segundo, de manera que puede ocuparse sin problemas de un salón grande y el nivel de ruido es de hasta 63 decibelios.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Es una máquina muy fácil de configurar ya que en tres minutos el aparato estará conectado al wifi y vinculado a tu teléfono. A través de la app podrás ver la vida útil que le queda al filtro (intercambiable) así como sincronizarlo con Siri y Alexa. El Dyson Pure Cool es un producto de gama alta dentro de los purificadores domésticos. Una buena compra que también significa una inversión mayor. El modelo que hemos probado cuesta 599 euros, el de sobremesa 549 euros. Por ese precio tienes un equipo con un diseño elegante y minimalista, una muy buena forma de refrescar una estancia y que da buena información de la calidad del aire.

Xiaomi Mi Air Purifier 3H

Aunque a estas alturas de la película muchos lo saben, Xiaomi no solo hace móviles. También hace 'routers', 'wearables', portátiles, lámparas inteligentes y electrodomésticos como robots aspiradores o arroceras inteligentes. Desde hace un tiempo también hace purificadores. El último que ha lanzado ha sido este Mi Air Purifier 3H, que incluye mejoras notables frente a la anterior generación. La más importante es que cuenta con un filtro HEPA de categoría 13, en lugar de los filtro EPA (alta eficiencia en lugar de muy alta eficiencia), que incluían los anteriores. Pero tranquilo, no hace falta que renueves ya que es una novedad retroactiva. Los nuevos filtros son compatibles con los anteriores.

En este caso tenemos un diseño un tanto diferente de una única pieza. Se trata de una torre cuadrada de medio metro de altura y 24 centímetros de ancho por 24 de largo. No es tan llamativo como el modelo de Dyson ni tiene un acabado tan 'premium' pero sí que cumple unos estándares estéticos que no harán que lo puedas colocar en cualquier parte de la casa sin que chirríe mucho. Eso, claro esté, a excepción de que tengas un salón muy barroco donde cualquier cosa que huela a nuevo desentone. No es excesivamente cómodo de mover, aunque no es que sea un mamotreto muy pesado.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

El filtro, al que se accede por la puerta trasera, recoge las particulas que absorbe a través de los agujeros que salpican la parte frontal y los laterales. Una de las novedades es que ya no hay controles físicos, sino que disponemos de una pantalla táctil OLED en la parte frontal. Ocurre lo mismo que en el anterior caso, se echa en falta algun control adicional en la propia máquina para no estar recurriendo al móvil. Te muestra los niveles actuales de AQI (escala para medir la calidad del aire) así como la temperatura, la humedad relativa y el valor que elijas desde la app.

Aunque no es tan efectivo y rápido eliminando olores, ofrece un precio muy competitivo

Hay otra diferencia importante. Tiene un ventilador centrifugo, orientado hacia arriba para devolver el aire a su lugar, pero no hace ese efecto refrigeración que tiene Dyon. Tene una potencia suficiente para manejar y limpiar en un tiempo relativamente corto el aire de estancias de hasta 45 metros cuadrados, según los datos del fabricante. El ruido oscila entre los 33 y los 64 decibelios cuando está funcionando al máximo. No tiene control a distancia y todo se ejecuta a través de la Mi Home, la aplicación de domótica de Xiaomi. Nuevamente es bastante intuitiva y te permite vincularlo rápidamente a Google Assistant y Alexa, aunque se agradecería poder obtener lecturas a través de estos asistentes virtuales.

Su filtro está compuesto por tres capas. La exterior es la encargada de capturar cosas como la pelusa o el polvo. La intermedia es la que atrapa las partículas 2.5PM, gramínias, polén, moho...Por último el revestimiento interior de carbono activo se ocupa de los olores, los COV o el NO2. Aseguran que su tasa de efectividad es del 99,97% con partículas de 3 micras. La combinación es bastante interesante, más que nada por el precio, pero no es tan efectivo como lo puede ser un doble filtro HEPA como es el caso del Dyson Pure Cool. Que sea un producto 'low cost' lo he notado, en mis pruebas, en el tiempo que le lleva detectar los COV en la prueba de los productos de limpieza y llevar la estancia a niveles normales o el tiempo en el que tarda en eliminar olores después de cocinar. Obviamente no tiene el valor añadido de la función de ventilador y se limita a ser una máquina de limpieza de aire. Eso si, mucho más asequible ya que tiene un precio de partida de 199 euros.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios