"Nunca comprendí el mundo del hombre"

Había cumplido siete años cuando el destino lo puso encima de una ladera de Sierra Morena, al lado de un pastor que sería para él, lo más parecido a la imagen paterna