el odio ganadero es el menor de sus problemas

De especie icónica al próximo 'chupacabras' español: el infame futuro del lobo ibérico

Quienes conviven con él en el campo lo temen, quienes lo defienden son tildados de urbanitas. Mientras tanto, el lobo pierde riqueza genética, desarrolla resistencia antibiótica y contrae la sarna

Foto: Ejemplar de lobo ibérico en semilibertad en el Centro del Lobo Ibérico, en Robledo, Zamora (J.J. Guillén / EFE)
Ejemplar de lobo ibérico en semilibertad en el Centro del Lobo Ibérico, en Robledo, Zamora (J.J. Guillén / EFE)

Una criatura que aparece sigilosamente cuando cae el sol y afila sus colmillos con el ganado en mitad de la noche. Al amanecer sólo queda una alfombra de reses desolladas. La sombra sangrienta muestra, además, una especial predilección por las cabras. Las gentes del campo están divididas en su animadversión al legendario carnívoro: unos lo temen, otros lo odian.

En cualquier otro país, a ese animal se le habría puesto un nombre mítico como 'Chupacabras'. Aquí lo llamamos, de momento, lobo ibérico.

Tras años de leyenda negra, en 2010 se desveló lo que realmente era el 'Chupacabras' que atacó con nocturnidad varias granjas al sur de Estados Unidos: un coyote gravemente afectado de sarna. En perros, la enfermedad que provoca el ácaro 'Sarcoptes scabei' suele generar problemas de caída de cabello o heridas en la piel, pero es curable. Sin embargo, a estos coyotes inmunodeprimidos la sarna sarcóptica les dejó sin pelo, engrosó e hiperpigmentó su piel hasta hacerlos parecer un demonio cuadrúpedo recién salido de las cavernas de Isengard.

"Un perro con sarna no se parece a esto", me contó la veterinaria que investigó el cadáver del supuesto 'chupacabras', Sharman Hoppes de la Universidad de Texas A&M.

Un supuesto 'chupacabras' hallado en el condado de DeWitt (Texas) que acabó siendo un coyote con sarna (TAMU)
Un supuesto 'chupacabras' hallado en el condado de DeWitt (Texas) que acabó siendo un coyote con sarna (TAMU)

Los lobos ibéricos aún no están ahí, por supuesto, pero están en camino. Existe actualmente un áspero enfrentamiento entre ganaderos y conservacionistas —con la administración jugando a dos bandas en función del territorio— por la reintroducción del lobo en algunas zonas de España o por su estatus de protección, pero si alguien atraviesa la cortina dialéctica de este conflicto para preguntarle a algún lobo ibérico "bueno, ¿y tú como estás?" obtendrán del bicho una respuesta pesimista.

Hay estudios recientes dan algunas pistas sobre el estado de este depredador. Además de la elevada presencia de algunos parásitos preocupantes o de metales pesados como zinc o cadmio, analizados a través de sus heces, investigadores portugueses hallaron una alta resistencia a dos tipos de antibióticos: la eritromicina y la tetraciclina.

Y encajando la pieza que falta para armar un 'chupacabras' ibérico, también se han documentado casos de sarna sarcóptica en lobos ibéricos en la literatura científica. Sin ir más lejos, en unos ejemplares cazados al norte de Burgos, donde está catalogado como especie cinegética.

La población actual de lobos ibéricos en España es de unos 2.000 ejemplares. El problema es que su distribución está muy limitada, y siempre que han tratado de expandirse más allá, por ejemplo en País Vasco, La Rioja o Aragón, han sido repelidos para evitar su asentamiento. La endogamia dentro de las manadas crece y a efectos genéticos, se trata de un único genotipo, tanto en nuestro país como en Portugal.

Esto los hace especialmente vulnerables en el evento de una enfermedad.

"Hay una gran oportunidad con la llegada de lobos italianos, que vendrían muy bien a la poblacion ibérica para incrementar la diversidad genética", explica Theo Oberhuber, coordinador de proyectos de Ecologistas en Acción, a Teknautas. "Pero los pocos que han llegado, por los Pirineos hacia Cataluña y Aragón, han aparecido muertos".

Los lobos italianos son de la misma especie (en realidad son dos subespecies, el suyo es Canis lupus italicus y el nuestro Canis lupus signatus) pero aportarían nueva carga genética al maltrecho ADN del ibérico. "Nosotros tenemos un genotipo mientras que en Italia hay dos", señala Oberhuber. "Uno de los retos para la supervivencia del lobo es conseguir enlazar esas dos poblaciones, igual no con un corredor, pero favoreciendo que exista ese intercambio genético".

Es sin duda el mayor problema actual de la especie, pero no es un problema nuevo. Este mes, un estudio del CSIC revelaba las causas por las que el lobo lleva unos años retrocediendo en Andalucía: "Durante décadas, la población de lobos de Sierra Morena ha permanecido aislada de los del noroeste peninsular, con un tamaño de pocas manadas y mostrando una tendencia regresiva", explicaba el investigador principal Carles Vilà, de la Estación Biológica de Doñana. "Tanto es así, que no hay constancia de reproducción desde 2013".

Lobo criado en semilibertad en la Sierra de la Culebra de Zamora (EFE)
Lobo criado en semilibertad en la Sierra de la Culebra de Zamora (EFE)

Las manadas en Andalucía son tan pequeñas que, escojas el cruce que escojas entre un lobo y una loba, vas a emparentar a dos hermanos. Genéticamente, incluso más que hermanos. La probabilidad de expresar enfermedades genéticas es muy elevada. Y por otro lado está la hibridación. El lobo que analizaron estos investigadores era nieto de un perro.

La Junta maneja un proyecto LIFE para reintroducir el lobo en Sierra Morena, pero de momento se ha encontrado con la oposición de Asaja, el sindicato de agricultores que ha convencido ya a los ayuntamientos de Villanueva de Córdoba, Hornachuelos o Fuente Obejuna en contra del programa de reintroducción.

"Estamos en una dinámica doble", dice Oberhuber, "por un lado el lobo está tratando de recolonizar parte de su área de distribución y por otro, la presión se está incrementando: allí donde el lobo llega el conflicto es mayor, y los ganaderos hoy no hacen las técnicas de manejo de ganado que hacían sus abuelos para evitar ataques".

Tras resolver el misterio del 'chupacabras', en Texas llegaron a la comprensión de por qué el animal escogía a las cabras como víctima predilecta. Los coyotes, al estar debilitados por la sarna, eran, en primer lugar, incapaces de encontrar comida salvaje con éxito. Y dentro del mundo del ganado doméstico, tampoco podían enfrentarse a animales mayores que ellos como las vacas.

Dieta de los lobos ibéricos portugueses (PLOS)
Dieta de los lobos ibéricos portugueses (PLOS)

En 2015, biólogos de la Universidad de Aveiro en Portugal analizaron en 'PLOS' la dieta de las manadas que viven en tres zonas al sur del Duero: Arada, Montemuro y Cinfães. Descubrieron que su dependencia del ganado era bastante alta y que el 62% de las veces fueron a por las cabras.

El lobo no está donde el 'chupacabras', pero está en camino.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios