LA RECTA FINAL DE LOS SOCIALISTAS HACIA EL 21-D

Zapatero entra en campaña: participa en el acto central con Sánchez, Iceta y Borrell

El expresidente se ofreció a ayudar al PSC para las autonómicas y el comité electoral cierra con él el mitin del 17 de diciembre. El candidato también estará acompañado por el belga Elio di Rupo el 18

Foto: Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 17 de junio en el 39º Congreso Federal del PSOE. (EFE)
Pedro Sánchez y José Luis Rodríguez Zapatero, el pasado 17 de junio en el 39º Congreso Federal del PSOE. (EFE)

No estaba previsto y, de hecho, se acabó de cerrar este mismo viernes. Pero al final se encajó. José Luis Rodríguez Zapatero entrará en la campaña del 21-D, y por la puerta grande: compartirá el acto central, el próximo domingo 17 de diciembre, con Pedro Sánchez, el exministro Josep Borrell y, lógicamente, el candidato, Miquel Iceta. El expresidente del Gobierno no será el único invitado estrella de la recta final del PSC hacia las autonómicas. También apoyará al primer secretario el socialista Elio di Rupo, ex primer ministro belga. Sin embargo, se cae Manuel Valls, exjefe del Gobierno francés que había manifestado cierta predisposición a respaldar a Iceta y ha acabado marchándose con Ciudadanos, y se aleja la posibilidad de que acompañe al aspirante del PSC la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, en su caso por razones de agenda.

Los socialistas catalanes están ya rematando la planificación de la campaña del 21-D. La segunda y última semana es la fundamental, dado que este primer tramo se está caminando más al ralentí, por el megapuente de la Constitución y la Inmaculada. En el calendario está marcado en rojo, para todos los partidos, el domingo 17, ya que funcionará como cierre de campaña adelantado, puesto que el telón oficial se echará el martes 19, un día atípico, a mitad de semana, obligado por la convocatoria de urnas en una jornada laborable. Y ese domingo es el que se ha reservado para Zapatero, según confirmaban fuentes del partido a este periódico.

Zapatero e Iceta conversaron a raíz del debate del exlíder socialista con Mas en 'Salvados'. Se meterá en campaña a su vuelta de Latinoamérica

El PSC había diseñado una campaña muy centrada en la figura de Iceta, para reforzar su papel de 'president', a diferencia de lo que ocurría en 2015, cuando su principal misión era salvar a su partido del naufragio. Por eso la participación de Sánchez es más limitada, y por eso hay menos desembarco de líderes territoriales del PSOE. Tampoco se contaba con la presencia de los dos expresidentes socialistas. Pero Zapatero reabrió la comunicación con el primer secretario: ambos charlaron antes del debate del exlíder del PSOE con Artur Mas en 'Salvados' (La Sexta). Además, la federación del Vallès Occidental había demandado su presencia en campaña. Zapatero, según precisan en el comité electoral del PSC, se ofreció a hacer actos con Iceta a su vuelta de un viaje a Latinoamérica. En un principio se pensó que compartiera escenario con el candidato y con el diputado Pol Gibert en Sabadell (Barcelona) el miércoles 13, pero el expresidente seguía fuera de España ese día.

Aprobado por su debate con Mas

Entonces se pensó una alternativa mejor en el comité de campaña, que pilota el secretario de Organización, Salvador Illa, y del que es portavoz la número dos por Barcelona, Eva Granados: se consideró óptimo invitar al exjefe del Ejecutivo al mitin central, el domingo 17. Ferraz estuvo de acuerdo. Como explican en la cúpula del PSC, Zapatero puede ayudar "y mucho" a Iceta. "Es el presidente del Estatut, del avance en derechos sociales y de la igualdad. El último presidente socialista. Y el que sacó mejores resultados en Cataluña", aducen en el estado mayor del partido. Los datos están ahí: en las generales de 2008, el entonces secretario general, con la recientemente fallecida exministra Carme Chacón como cabeza de lista por Barcelona, consiguió 25 escaños en la comunidad. Lejos quedan de los siete diputados de las generales de junio de 2016, con Sánchez como aspirante a La Moncloa. "José Luis siempre ha tenido buena entrada en Cataluña. Es muy querido y nos aporta el perfil socialdemócrata más clásico", argumenta uno de los integrantes del comité electoral. "No lo hizo nada mal en su debate con Mas y nos sirve para reivindicarle como símbolo, ya que Pablo Iglesias y Podemos suelen citarlo como uno de sus referentes", subraya otro miembro.

El expresidente tiene "buena entrada en Cataluña" y es útil al PSC para reforzar el perfil socialdemócrata clásico. González está mucho más distanciado

Pero hay otra razón de peso que explica la presencia de Zapatero. La clave interna. Él apoyó activamente a Susana Díaz en las primarias federales de mayo de 2017. Fue, de hecho, uno de sus principales y primeros embajadores, ya que su relación con Sánchez, al que apoyó en el anterior congreso, el de 2014, se había deteriorado casi desde el comienzo de su primer mandato y no le veía con madera de liderazgo. Pero cuando el madrileño reconquistó Ferraz, Zapatero depuso las armas de inmediato y se prestó a recomponer la comunicación con él. Quiso incluso evidenciar su apoyo en el primer desayuno informativo que protagonizó el reelegido líder, el pasado septiembre. Y tuvieron ocasión de almorzar juntos días después.

Con Felipe González, en cambio, la relación es prácticamente inexistente. El primer presidente socialista de la democracia sí respaldó a Sánchez en su primera etapa en Ferraz frente a todos sus críticos, pero se sintió engañado tras las generales del 26-J porque le dijo que se abstendría en la investidura de Mariano Rajoy y luego se echó atrás. Aquello provocó una fractura entre ambos que no se ha superado aún. González apostó por Díaz en las últimas primarias, pero su papel fue mucho más discreto que el de Zapatero, también porque el dirigente sevillano está ya muy apartado de la vida orgánica del PSOE. En la campaña del 21-D, González "ni se ha ofrecido" a participar, por lo que no se le ha buscado encaje. En la de 2015, sí mitineó con Sánchez e Iceta en L'Hospitalet. Eran otros tiempos.

Zapatero entra en campaña: participa en el acto central con Sánchez, Iceta y Borrell

Mejor "no forzar las cosas"

La implicación de González el 21-D habría sido mucho más complicada de digerir para el PSC y para Sánchez. "Felipe sufre un bache sentimental para la militancia, y tardará en recuperar su crédito y su carisma", reconocen desde el sanedrín de campaña. "Si él hubiera querido venir, habría venido. Pero ni se ha ofrecido él, como sí ha hecho en cambio Zapatero, ni lo han pedido las federaciones del PSC. Con Susana ha pasado un poco lo mismo. Ella misma no ha mostrado mucho interés ni tampoco la han pedido. Forzar las cosas no tiene mucho sentido", señalan desde el núcleo duro. Sánchez literalmente arrasó a Díaz en Cataluña en mayo: 81,90% frente 11,75% de la jefa de la Junta. Y las heridas de aquel proceso aún son muy recientes.

González no participará en campaña porque "ni se ha ofrecido ni se lo han pedido las federaciones" del PSC. Tampoco irá Díaz. Las heridas están recientes

El cartel del acto del domingo 17 es bastante completo: no solo comparten escenario Zapatero, Iceta y Sánchez. También subirán a la tribuna Eva Granados, Núria Marín, alcaldesa de L'Hospitalet, y Jaume Collboni, exteniente de alcaldía de la capital catalana. Y, por supuesto, mitineará Pepe Borrell, que se incorpora a la lucha del 21-D en el tramo finalísimo: del 15 al 19 de diciembre, a su vuelta de su viaje a Chile —él y su pareja, Cristina Narbona, presidenta del PSOE, volaron el pasado miércoles a Santiago precisamente para apoyar al candidato izquierdista en las presidenciales del 17-D, Alejandro Guillier—. El PSC le ha preparado al exministro una "agenda propia", diseñada para explotar el perfil constitucionalista del partido, flanco en el que compite directamente con Ciudadanos. Borrell, por tanto, ayudaría a robarle votos a Inés Arrimadas por su vehemencia contra los independentistas, que ya demostró en las dos manifestaciones unionistas de octubre.

El PSC había pensado en celebrar el acto central en la Villa Olímpica de Barcelona, pero por ahora se decanta por uno de los auditorios del Parc del Fòrum, con capacidad para más de 3.500 personas. En la decisión ha influido la respuesta positiva de movilización que la dirección ha percibido en estos días. Sin ir más lejos, este mismo viernes en Amposta (Tarragona), en un acto con la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, y el 'president' valenciano, Ximo Puig, que ya estuvo con el candidato el pasado sábado en Barcelona y que se ofreció a un segundo encuentro con él que no estaba en principio en agenda y se cerró, de hecho, poco antes.

El exministro y expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, en unas jornadas organizadas por el PSOE madrileño el pasado 5 de diciembre. (EFE)
El exministro y expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell, en unas jornadas organizadas por el PSOE madrileño el pasado 5 de diciembre. (EFE)

Sánchez entra en campaña este mismo sábado. Por la mañana, en Tarragona y, por la tarde, en Mataró (Barcelona). Y el domingo, en Lleida. No volverá hasta el próximo fin de semana: el 16 se repartirá entre Girona, Terrassa y Barcelona y el 17, en la ciudad condal. El secretario general, por tanto, estará en las cuatro provincias catalanas.

Zapatero entra en campaña: participa en el acto central con Sánchez, Iceta y Borrell

Difícil encajar a Anne Hidalgo

La segunda y última semana de campaña ya está, por tanto, bastante cerrada: este lunes 11, Iceta compartirá dos actos con el exministro Ángel Gabilondo —uno sectorial, de cultura, en la capital, y el otro en Badalona—; el martes, el candidato estará con la presidenta balear, Francina Armengol, en Rubí; el miércoles, se desplazará a Sabadell con el diputado autonómico Pol Gibert; el jueves, mitineará con José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE, en Vilanova i la Geltrú, y el viernes 15, estará acompañado en L'Hospitalet por su alcaldesa, Núria Marín, por Eva Granados y por Pepe Borrell.

En la recta final Iceta estará acompañado de Gabilondo, Armengol, Ábalos, Borrell y Sánchez, que recorrerá Cataluña en sus dos fines de semana

El lunes 18 será otro día especial para el primer secretario. Le arropará el ex primer ministro belga Elio di Rupo, que se ha animado a viajar a España tras las gestiones directas que ha hecho Sánchez. El político valón se molestó profundamente cuando el eurodiputado del PDeCAT Ramon Tremosa utilizó para "fines políticos" un selfi que ambos se hicieron. Di Rupo, que sí había cargado contra Mariano Rajoy por haberse comportado como un "franquista autoritario", también manifestó su "total oposición a la actitud" del 'expresident' Carles Puigdemont.

Con su presencia en la campaña del 21-D a favor del PSC, ya no hay dudas de su posición, explicaban en las alturas del partido. El 'expremier' belga compartirá acto con Iceta, el eurodiputado socialista catalán Javi López —uno de los jóvenes valores de la formación, con un prestigio al alza— y, de nuevo Pepe Borrell. El lugar elegido es el campus de la Universitat Politècnica de Catalunya en Sant Adrià de Besòs, y la temática del acto, lógica, es Europa. Ese lunes se celebrará el último debate electoral: será en TV3. La víspera, lo conducirá Ana Pastor en La Sexta. El de TVE ya se emitió este jueves.

También el presidente Revilla

El último día de campaña, el martes 19 de diciembre, el candidato tendrá a su lado al presidente cántabro, el regionalista Miguel Ángel Revilla, y echará el telón oficial por la noche en Cornellà, donde comenzó su carrera institucional en los ochenta, como concejal socialista y con José Montilla (luego jefe del Govern) como alcalde.

Valls protagonizará un acto con Rivera, Arrimadas y Vargas Llosa. El primer secretario manifiesta su respeto y avanza que tomará un café con él

El PSC iba a contar con el apoyo de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que también respaldó a Sánchez en su carrera por la reconquista del PSOE. Pero su encaje en el acto central, el del domingo 17, parece difícil, por razones de agenda. También se habían mantenido contactos con Manuel Valls, ex primer ministro francés de origen catalán. Pero este viernes se supo, para enorme sorpresa de algunos integrantes del comité de campaña del PSC, que Valls viajará a Barcelona, sí, pero para protagonizar un acto con Inés Arrimadas; con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y con el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa el sábado 16. Tampoco sorprende: el político exsocialista ya está en la órbita del jefe de la República francesa, el centrista Emmanuel Macron.

Zapatero entra en campaña: participa en el acto central con Sánchez, Iceta y Borrell

"Valls es un hombre independiente, libre, ya no es miembro del Partido Socialista francés y una persona por la que tengo el máximo respeto. Está siguiendo de cerca la política catalana desde una gran preocupación, vendrá a Barcelona y hará los actos que tenga por conveniente", afirmaba este viernes Iceta tras conocerse la noticia, informa EFE. El primer secretario añadió que mantendrá un contacto con él: "He quedado con él para hacer un café, porque me interesa mucho su visión de cómo están yendo las cosas en Francia y Europa. Todos las actividades que quiera hacer y los apoyos que quiera dar, tiene mi apoyo y respeto, desde su independencia política en estos momentos".

Iceta endurece el tono contra los 'indepes' y Lastra se despacha con 'comuns' y Cs

Miquel Iceta compartió este viernes mitin en Amposta (Tarragona) con la número dos del PSOE, Adriana Lastra, y el 'president' valenciano, Ximo Puig, líder del PSPV, federación tradicionalmente muy cercana al PSC. El candidato endureció el tono contra los independentistas. Les emplazó a irse al "rincón de pensar" el 21-D. "Habéis tenido años para arreglar las cosas y no sólo no habéis arreglado nada, sino que lo habéis estropeado todo. ¿Cuántas más empresas quieren que se vayan hasta reconocer que están haciendo daño? Se deben disculpar y se ha de cambiar de rumbo", aseguró, informa EFE.

Porque "si ganan las elecciones los independentistas", avisó, "la ruina de Cataluña será total y completa. Y volverá a mandar la CUP, volveremos a salir de la legalidad y estaremos cuatro años más hablando del artículo 155 y la crónica judicial. Los catalanes no se lo merecen y nuestro país tampoco". La CUP, recordó, es "como mínimo clara", no se anda con paños calientes y aboga por "un cambio radical, desobediencia, salir de la realidad y construir una república no solo contra viento y marea, sino contra la fuerza de la gravedad, les da igual".

De modo que votar a Carles Puigdemont (Junts per Catalunya) o a Oriol Junqueras (ERC) "es volver a poner a este país en manos de la CUP". Y "ya se ha visto que al final los demás daban la llave de la situación a la CUP. No dejemos que arruinen este país", culminó.

Adriana Lastra, a su vez, repartió estopa contra los de Ada Colau y contra su víctima favorita, Ciudadanos. En el mismo frente de los independentistas, la vicesecretaria general situó a Catalunya en Comú, ya que debido a su "equidistancia", los 'comuns' han "tolerado, justificado y dado cobertura" al secesionismo. "Si no hubiera sido por ellos, el independentismo no se hubiera atrevido a llegar tan lejos". 

Más rotunda aún fue Lastra con PP y Cs, que la dirección del PSOE viene agrupando como "las derechas". "Que nadie se equivoque, son lo mismo. Ciudadanos es el PP pero sin antecedentes penales. Tienen el mismo modelo territorial y social en Cataluña y en el resto de España, no creen en el autogobierno y no creen ni siquiera en el Estatut", remachó, informa EFE.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios