LA CUENTA ATRÁS: QUEDAN 25 DÍAS PARA EL 21-D

El PSC remata una campaña con Sánchez, sin expresidentes y con perfil bajo de barones

El líder del PSOE se desplazará cuatro días a Cataluña, con media docena de actos. La presencia de los líderes territoriales será más discreta y no se prevé por ahora que vayan González y Zapatero

Foto: Miquel Iceta, en el acto de presentación de la plataforma de apoyo a su candidatura, con Rosa Maria Sardà en primera fila, este domingo en Barcelona. (Jordi Play | PSC)
Miquel Iceta, en el acto de presentación de la plataforma de apoyo a su candidatura, con Rosa Maria Sardà en primera fila, este domingo en Barcelona. (Jordi Play | PSC)

Apenas queda poco más de una semana para que arranque la campaña del 21-D. El PSC, a quien muchos miran por su pretendida posición central en el tablero, ya la tiene bastante diseñada, sobre todo la primera parte, porque quiere reservarse alguna "sorpresa" para la segunda semana. La idea original se mantiene: foco en Miquel Iceta como "candidato presidenciable", acompañamiento de Pedro Sánchez, aunque mucho más reducido que en 2015, y presencia más discreta de los barones socialistas. Esa misma filosofía, la de volcar toda la atención en el primer secretario, hace que el PSC también haya decidido, al menos por ahora, no buscar el apoyo en mítines de los expresidentes del Gobierno.

En la dirección de campaña de los socialistas catalanes mantienen máxima reserva porque "no está todo al cien por cien cerrado" y las campañas, a fin de cuentas, son como un organismo vivo que puede cambiar según se acerca la jornada de votación en función de cómo evolucionen los acontecimientos y el propio partido. No obstante, sí ya hay algunas fechas más claras. Por ejemplo, la participación de Sánchez. Como ya informaba este diario, el secretario general estará finalmente cuatro días en Cataluña del total de 15 que componen la campaña (del 5 al 19 de diciembre). Se desplazará en las jornadas centrales, las de los fines de semana del 9 y 10 y del 16 y 17, y en ellas concentrará "al menos media docena de actos". Las fechas las cerraron en estos últimos dos días los secretarios de Organización de PSOE y PSC, José Luis Ábalos y Salvador Illa.

El líder del PSOE será el protagonista en los dos fines de semana centrales, el 9 y 10 y el 16 y 17 de diciembre. Muy activo estará también Borrell

Tanto Iceta como su dirección insisten en que Sánchez "suma", y por eso quieren que participe activamente de la campaña, pero lo cierto es que su presencia será mucho más limitada que en las anteriores autonómicas, las del 27 de septiembre de 2015. Entonces estuvo diez días —inicialmente, iban a ser siete—, pero, como recuerdan en Ferraz y en Nicaragua, aquella campaña era sustancialmente distinta: el primer secretario no era tan conocido (había asumido las riendas del partido en un momento de sangría máxima de cuadros, en 2014, y tras el batacazo en las europeas) y necesitaba de la implicación de todo el PSOE. El propio Iceta confesaba hace unos días que hace dos años asumió la candidatura por "cierta obligación política", mientras que ahora, con las encuestas señalando a un PSC al alza, aunque en casi todas por debajo de Ciudadanos, sí afronta las urnas con más ánimo, con "ganas" de presentarse y de "ser presidente".

Desayuno informativo en Madrid

El candidato, no obstante, sentirá de cerca el calor del secretario general. Este mismo lunes, le presentará en un desayuno informativo de Europa Press en Madrid, en al que además acudirá una abultada representación de la ejecutiva federal, y este último fin de semana ambos estuvieron juntos en el consejo de la Internacional Socialista, que se celebró en Barcelona y que sirvió para proyectar la imagen internacional de Iceta y recabar el apoyo a su candidatura de los partidos socialdemócratas de todo el mundo. En todo caso, Sánchez ya trasladó a Iceta que la lógica imponía que preparase una campaña muy centrada en él, "de presidente".

Confirmados están por ahora los actos de Ximo Puig, este sábado, aún en precampaña; Fernández Vara, el 5; Gabilondo, el 11, y Armengol, el 12

Así será. El PSC ha diseñado un itinerario hasta el 21-D pensando en subrayar la condición de aspirante viable de Iceta. Lanzarle como un más que posible 'president', gracias a su mensaje "transversal" y a su voluntad de tender "puentes" y superar la dinámica de bloques. Este mismo domingo abogaba por la creación de ese "tercer espacio" para los que son "dignos herederos del catalanismo", que "no es el disfraz de intereses de una parte que se quiere imponer sobre los demás a partir de una construcción ideológica". El primer secretario ya ha recalcado cuál es su propósito: encabezar un Govern "de reconciliación". Tanto en el PSC como en el PSOE sigue fresca la 'operación Borgen': que Iceta pueda convertirse en 'president' aun quedando por debajo de Ciudadanos por ser capaz de tejer más alianzas: no solo con las fuerzas constitucionalistas, sino también con los 'comuns', siempre que el 21-D no conceda una mayoría absoluta a los independentistas.

La intención del comité de campaña es centrar el foco en Iceta. "No nos interesa dispersar mucho", advierten. Eso explica la presencia más discreta de los barones. Por ahora, están confirmados tres actos con el primer secretario de tres líderes territoriales socialistas: el 'president' valenciano, Ximo Puig, el próximo sábado, 2 de diciembre, en una mesa redonda sobre federalismo organizada por la fundación del PSC, la Rafael Campalans —o sea, en precampaña aún—; el jefe de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el martes 5, en Sant Andreu de la Barca —feudo histórico de los socialistas, en el Baix Llobregat—, el primer día de la carrera final, y la presidenta balear, Francina Armengol, el 12 de diciembre. Los socialistas de Valencia y Baleares siempre han tenido una estrecha relación con el PSC, y Vara sintoniza claramente con Sánchez desde las últimas primarias y, por tanto, su participación en Cataluña no reabre heridas internas. A estos tres dirigentes se suma el exministro y portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, amigo del candidato.

El PSC remata una campaña con Sánchez, sin expresidentes y con perfil bajo de barones

La duda de Susana Díaz

Desde la dirección del PSC subrayan que todos los barones se han ofrecido a colaborar con Iceta en lo que les pida. "Estamos intentando ajustar y dar cabida a las peticiones, pero las agendas son complicadas", sostienen en el núcleo duro del primer secretario. Aún es duda Susana Díaz. "No está decidido", apuntan las mismas fuentes, que precisan que no hay "inconveniente" alguno en que participe.

Entre los socialistas catalanes hay opiniones encontradas acerca de si la implicación de la presidenta andaluza puede ayudar a Iceta o lo contrario. De un lado, indican algunos dirigentes, puede tirar de los votantes clásicos del PSC, los afincados en el cinturón rojo, emigrados de Andalucía y de otras comunidades. Pero otros consideran que puede ser contraproducente, porque podría reavivar las fisuras internas y sería por tanto incómodo para ella y para parte del PSC. Díaz tiene difícil entrada en Cataluña, como evidenciaron las primarias de mayo: Sánchez literalmente la arrasó (81,90%-11,75%). En el entorno de la baronesa simplemente destacan que están a disposición del PSC, aunque también que ella está "centrada" en la gestión de Gobierno. Díaz sí estuvo presente en la campaña de 2015, como Puig, Armengol, Gabilondo e incluso el aragonés Javier Lambán. Este tampoco estará en Cataluña esta vez... al menos por ahora. En resumen, "todos pueden ayudar, pero en un plano más discreto".

En la dirección subrayan que en esta campaña conviene centrar el foco en Iceta y en su perfil presidenciable y no "dispersar" la atención

Hace dos años también compartió escenario con el candidato (y con Sánchez) el expresidente Felipe González. Fue en L'Hospitalet. En esta ocasión, y por ahora, "no está contemplado", como ratifican en Ferraz, que participen ni él ni José Luis Rodríguez Zapatero. "Cuantas menos estrellas invitadas, más foco para Miquel, y eso es lo que nos interesa en esta campaña", apunta un miembro de la cúpula. Lo que sí ha hecho Zapatero es firmar el manifiesto de apoyo al candidato, al igual que los ex secretarios generales del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba y Joaquín Almunia. No lo ha hecho González, en cambio. Fuentes próximas al último expresidente remarcan que lo lógico es que Iceta no se apoye en los exlíderes del Ejecutivo, y añaden que en su caso es complicado por cuestiones de agenda. Zapatero, no obstante, sí ha recompuesto su relación con Sánchez. No así González, quien no ha perdonado al madrileño su "engaño" tras las generales de 2016, cuando le prometió que se abstendría en la investidura de Mariano Rajoy.

Iceta y González, con Núria Marín y Pedro Sánchez, el 23 de septiembre de 2015 en L'Hospitalet. (EFE)
Iceta y González, con Núria Marín y Pedro Sánchez, el 23 de septiembre de 2015 en L'Hospitalet. (EFE)

Además de Sánchez y de los dirigentes citados, el PSC contará para su campaña con otros cuadros federales, como el secretario de Organización, José Luis Ábalos; la número dos, Adriana Lastra, o el responsable de Política Federal, Patxi López. Y, por descontado, con el exministro Josep Borrell. Su participación será muy activa en la recta final de campaña, a su vuelta de un viaje a Chile: mitineará del 15 al 19 de diciembre. Su implicación se considera clave para disputar votos a Ciudadanos, con quien el PSC compite por la segunda plaza.

Más de 200 firmas

Los socialistas catalanes consideran que, de cara al 21-D, es mucho más importante visualizar que el partido "se abre a la sociedad civil y al mundo económico", y no tanto situar el foco en los dirigentes del PSOE o en los históricos, salvando a Sánchez y Borrell. El PSC, recuerdan los veteranos, ha solido operar así en unas autonómicas, con una presencia medida de la organización hermana. "Presentamos la candidatura de Miquel como la oportunidad de este momento. Si vienen los dirigentes del PSOE, bien, si no, no pasa nada", señala un integrante de la cúpula.

Para el PSC, es mucho más importante en este momento visualizar que el partido "se abre a la sociedad civil y al mundo económico"

Bajo este prisma se entiende también el acento que la cúpula ha puesto en el acto de este domingo en Barcelona, en la puesta de largo del manifiesto de apoyo a Iceta, suscrito [aquí en PDF] por más de 200 personalidades de distintos ámbitos, y muchas de relumbrón, como la cineasta Isabel Coixet; los escritores Javier Cercas y Eduardo Mendoza; las actrices Rosa Maria Sardà, Núria Espert y Mònica Randall; el diseñador Javier Mariscal; los periodistas Joan Tàpia, Enric Sopena o Juan Cruz; el gimnasta Gervasio Deferr; el presidente de UGT Catalunya, Matías Carnero; o el exdirigente de Convergència y exdirector del ICAA Ignasi Guardans.

Rosa Maria Sardà saluda a Miquel Iceta, en la presentación de la plataforma de apoyo a la candidatura del PSC, este 26 de noviembre. (Jordi Play | PSC)
Rosa Maria Sardà saluda a Miquel Iceta, en la presentación de la plataforma de apoyo a la candidatura del PSC, este 26 de noviembre. (Jordi Play | PSC)

A ellos se suman los respaldos de dirigentes del PSOE. No solo Zapatero, Rubalcaba o Almunia. También los exministros Carmen Alborch, Ángeles González-Sinde, Javier Solana o Carlos Solchaga, o el 'expresident' José Montilla, el exalcalde de Barcelona Jordi Hereu o el ex primer secretario del PSC Pere Navarro. La idea del manifiesto fue la alternativa por la que optó la dirección de Iceta, que barajó asimismo la creación de un 'comité de sabios', menos viable esta por la premura de los tiempos y porque el programa ya estaba prácticamente hecho antes de la convocatoria electoral.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios