HACIA LAS ELECCIONES DEL 21-d

Iceta ficha al exfiscal Jiménez Villarejo para cerrar su lista por Barcelona el 21-D

Propina una bofetada a Iglesias, al 'robarle' una figura reconocida en la izquierda con la que puede contrarrestar el pacto con Unió. También ocupa un lugar simbólico la catedrática Victòria Camps

Foto: El exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo (d), el 30 de septiembre de 2016 en Barcelona. (EFE)
El exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo (d), el 30 de septiembre de 2016 en Barcelona. (EFE)

El exfiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo será quien cierre las listas del PSC por Barcelona para las elecciones del 21 de diciembre. Un puesto puramente simbólico pero muy significativo para Miquel Iceta, ya que le permite lanzar un potente guiño a los sectores de izquierda y compensar el acuerdo con el partido heredero de Unió, Units per Avançar.

El nombre de Jiménez Villarejo (Málaga, 1935) era uno de los posibles, y que de hecho ya se manejaba hace unos días, como publicó este diario. El exfiscal forma parte de la entidad Federalistes d'Esquerres, la organización a la que también pertenece la flamante número cuatro de la candidatura por Barcelona, Beatriz Silva Gallardo. Y a ella también estaba vinculado el filósofo Manuel Cruz, el número dos de la cabeza de cartel del PSC en las generales de 2016, Meritxell Batet. De esa misma cantera es la catedrática de Filosofía y Ética Victòria Camps, muy vinculada al PSOE, partido que la aupó al Senado por el partido y que contó con ella para que integrara comités de expertos. Camps, que también formó parte de un 'Gobierno en la sombra' de Pedro Sánchez, ocupa un puesto simbólico en la cola de la plancha por Barcelona, el número 84. Justo por delante de Villarejo, el 85. El exministro Josep Borrell, como se esperaba, no figura en ninguna lista.

El PSC se nutre para el 21-D de Federalistes d'Esquerres, pero no solo de ella. También ha captado a principales dirigentes de las entidades no soberanistas para puestos simbólicos. Así, figuran el vicepresidente de Societat Civil Catalana, Àlex Ramos (en el puesto 75); el presidente de La Tercera Vía, Mario Romeo (81), también portavoz de Portes Obertes del Catalanisme, y por parte de Federalistes, Camps y Carme Valls-Llobet (80), ambas dirigentes y fundadoras. Se suben al barco sindicalistas y referentes del PSC.

El PSC suma también a los principales dirigentes de las entidades civiles no independentistas: de Societat Civil, La Tercera Vía, Portes Obertes...

Iceta consigue así un respaldo de mucho peso a su proyecto, que buscaba atraer, para este viaje de las autonómicas del 21-D, a dos sectores claros: al "catalanismo moderado", que se ha quedado huérfano tras la liquidación de Unió y el giro independentista de la antigua Convergència (hoy PDeCAT), y a la izquierda. El PSC desea encarnar, pues, ese proyecto progresista, profundamente catalanista pero no secesionista. Y por ello la dirección puso empeño en que esa "centralidad" se visualizara en las candidaturas. Primero anunció la incorporación, como número tres, del 'exconseller' Ramon Espadaler, de Units per Avançar, y este viernes, la llegada de Silva, de Camps, y, sobre todo, de Jiménez Villarejo.

El exfiscal tiene un inequívoco pedigrí de izquierdas. No en vano, se subió al barco de Podemos en su momento fundacional y fue elegido eurodiputado en su primera cita con las urnas, las elecciones de mayo de 2014. Sin embargo, en agosto dejó su escaño. A partir de entonces comenzó un progresivo distanciamiento de la formación morada. En los últimos meses, además, había sido muy crítico con la deriva secesionista y había firmado manifiestos en contra de la declaración unilateral de independencia y a favor de la convocatoria de elecciones anticipadas. Él también fue una de las personalidades que participó en la primera marcha masiva constitucionalista organizada por Societat Civil Catalana (SCC), el pasado 8 de octubre.

Carrera en Cataluña

Aunque nacido en Málaga —es tío de la exministra de Sanidad y Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez—, Jiménez Villarejo ha seguido parte de su carrera profesional en Cataluña. Licenciado en Derecho, ingresó en la carrera fiscal por oposición en 1962. Tras pasar por el Ministerio Público de la Audiencia de Barcelona y después por la de Huesca, ejerció como fiscal de Vigilancia Penitenciaria y, en julio de 1987, fue nombrado fiscal jefe de Barcelona. En 1989, pasó a desempeñar el cargo de fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), puesto desde el que intervino en sumarios destacados como el de Banca Catalana —dirigido contra exconsejeros de la institución, entre ellos el entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol—. En 1991 pasó a formar parte del Consejo Fiscal, el organismo consultivo del máximo responsable del Ministerio Público.

El exfiscal fue durante solo un mes eurodiputado de Podemos. Se comenzó a distanciar de Iglesias tras su rechazo a la investidura de Pedro Sánchez

En 1995, bajo el Gobierno de Felipe González, fue propuesto por el fiscal general del Estado, Carlos Granados, como fiscal Anticorrupción. Con él al frente, se pilotaron investigaciones muy destacadas —caso Roldán, Fondos Reservados, Lino, Gescartera...—. Durante sus últimos años en el cargo, fueron frecuentes los enfrentamientos con el fiscal general nombrado por José María Aznar, Jesús Cardenal. A finales de junio de 2003, cuando estalló el 'tamayazo' —la espantada de los diputados socialistas Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, que hicieron naufragar la investidura del socialista Rafael Simancas como presidente de la Comunidad de Madrid—, Villarejo fue apartado del cargo: el 22 de julio, la carrera fiscal rechazó su renovación, amparándose en que el nuevo Estatuto Fiscal preveía el cese de aquellos responsables que llevaran más de cinco años en su puesto.

Pablo Iglesias saluda a Carlos Jiménez Villarejo el 21 de septiembre de 2015 en Barcelona, en un acto de campaña de las autonómicas de aquel año. (EFE)
Pablo Iglesias saluda a Carlos Jiménez Villarejo el 21 de septiembre de 2015 en Barcelona, en un acto de campaña de las autonómicas de aquel año. (EFE)

En 2006, Villarejo cerró como independiente la lista de ICV al Parlament de Catalunya en las elecciones del 1 de noviembre. Un año más tarde, con el tripartito al mando del Govern, fue elegido presidente del Comité de Ética de la Policía de Cataluña. También fue nombrado en 2008 por el ya exjuez Baltasar Garzón como miembro del grupo de expertos encargado de investigar los crímenes del franquismo. Pablo Iglesias logró ficharle en 2014 como candidato a las europeas, como su número tres. Tomó posesión de su escaño, pero al cabo de un mes se marchó. Villarejo visibilizó su distanciamiento de Podemos durante la negociación de la investidura de Pedro Sánchez: él consideraba que había que propiciar su elección y sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa, pero el líder de la formación morada se opuso y convocó a sus bases para validar su apuesta, y la ganó. El exfiscal también firmó manifiestos a favor de un acuerdo entre el PSOE y los dos emergentes. Sin éxito. Y en las últimas semanas ha sido muy combativo contra el Ejecutivo de Carles Puigdemont, cesado en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Iceta selló su acuerdo con Villarejo este mismo viernes, cuando se pudo ver a ambos en la sede central del PSC. Ese momento del pacto, cerrado hoy mismo, lo colgó el propio primer secretario en su cuenta de Twitter, en la que anunciaba la propuesta al consell nacional —cita programada para las 18 horas— de que cerrase la lista por Barcelona el exfiscal. "Un hombre de izquierdas que nos quiere apoyar en esta contienda electoral extraordinaria. ¡Gracias, Carlos!". El consell aprobó las planchas de manera "mayoritaria", según aseguraron fuentes de la cúpula.

Activista chilena de largo recorrido

La apertura a la izquierda, diseñada con el propósito de equilibrar el pacto con Units per Avançar, se completa con la incorporación de Beatriz Silva Gallardo (Santiago de Chile, 1969) como número cuatro por Barcelona. La activista es fundadora de Federalistes d'Esquerres y hoy vocal de su junta directiva. Militó en el PSUC viu, la marca catalana del Partido Comunista de España. Silva, que sucederá en la lista a Espadaler, es, como reseñaban fuentes del partido, activista de los derechos de la infancia y las mujeres, vicepresidenta del Movimiento Democrático de Mujeres en Cataluña y responsable de Comunicación de Fedaia, plataforma que "agrupa al conjunto de entidades que trabajan con infancia, jóvenes y familias en riesgo de exclusión social o desamparo", informa EFE.

La número cuatro es Beatriz Silva, fundadora de Federalistes d'Esquerres, la cantera de la que procede Villarejo o el diputado Manuel Cruz

La nueva número cuatro estudió Periodismo en Chile y ejerció profesionalmente en el diario 'El Mercurio' y en la televisión nacional del país. Llegó a Barcelona en 1995, y allí compaginó sus estudios de doctorado en Historia del Arte con la corresponsalía de 'El Mercurio', rotativo para el que cubrió el caso contra el exdictador chileno Augusto Pinochet.

La catedrática Victoria Camps, puesto 84 de la lista del PSC. (EFE)
La catedrática Victoria Camps, puesto 84 de la lista del PSC. (EFE)

Silva también vivió en Berkeley (California, Estados Unidos) en 2008 y hasta ahora seguía colaborando en tareas de producción en la televisión publica alemana, SWR y Canal ARTE, y también en diversos medios nacionales e internacionales.

Las listas [aquí en PDF] no experimentan demasiados cambios en los puestos de salida, más allá de las incorporaciones de Espadaler y Silva. Pero en lugares simbólicos, además de los miembros de las entidades no soberanistas y de Jiménez Villarejo como broche final, destacan la catedrática de Derecho Administrativo de la Universitat de Barcelona Elisenda Malaret (82), o históricos sindicalistas como el exlíder de la Unión Sindical Obrera (USO) Manuel Zaguirre (77), Marcos Delgado (71) y Juan Carlos Fernández López (69, UGT) o Manuel Gómez Acosta (73, CCOO), informa EFE.

[Consulta las candidaturas del 21-D íntegras en PDF]

Otros cuadros señeros del partido figuran en las candidaturas para arropar al primer secretario: es el caso del exalcalde de la capital catalana Jordi Hereu o la exconcejala Núria Gispert (76) y la exdiputada nacional Anna Balletbò (78). Los alcaldes de Tarragona y Lleida, Josep Fèlix Ballesteros y Àngel Ros, por su parte, cierran las listas de sus respectivas provincias. De Units per Avançar entran, además de Espadaler, los números tres de Tarragona y Lleida, Joan Caballol y David Pàmpols, y la dos por Girona, la exparlamentaria en el Congreso Montse Surroca.

La lista por Barcelona, en consecuencia, queda así: Miquel Iceta, Eva Granados (actual secretaria de Política Institucional y hasta ahora portavoz parlamentaria), Ramon Espadaler, Beatriz Silva, Ferran Pedret, Alícia Romero, Jordi Terradas, Assumpta Escarp, David Pérez, Esther Niubó, Pol Gibert, Marta Moreta, Raúl Moreno y Eva Martínez en los puestos de salida —el PSC tuvo 12 escaños en 2015—. Es la misma ordenación, con la salvedad de la entrada de Espadaler y Silva. Por Tarragona, donde el partido obtuvo dos únicas actas, se mantienen Rosa María Ibarra y Carles Castillo, y por Lleida y Girona (un parlamentario cada una hace dos años) encabezan Òscar Ordeig y Rafel Bruguera. Quien seguirá fuera del Parlament es el secretario de Organización desde 2016, Salvador Illa, mano derecha de Iceta. El nuevo grupo parlamentario, por tanto, se mantendrá casi intacto respecto a 2015, con las excepciones del ex de Unió y de Silva.

El PSC exige a Dante Pérez que deje la alcaldía de Gimenells tras irse al PP

Los socialistas no se van a quedar de brazos cruzados tras la sorpresiva baja del alcalde de Gimenells (Lleida), un pequeño municipio fronterizo con Aragón de 1.100 habitantes. Dante Pérez pasó de anunciar que rompía el carné del PSC por pactar con "los nacionalistas de Unió" a, menos de 24 horas más tarde, integrarse en las listas del PP para el 21-D como número dos por Lleida. 

Según avanzó a Efe el primer secretario de la federación de las comarcas de Lleida, Pirineu y Aran, Òscar Ordeig, el PSC "exige" a Pérez que deje la alcaldía y el acta de concejal, ya que fue elegido como miembro de unas listas que representaban a los socialistas. Y es que el propio Pérez había confirmado vía Twitter este mismo viernes que no tiene ninguna intención de renunciar al liderazgo del Ayuntamiento, porque no se benefició de sus siglas para ganar las elecciones municipales de 2015: lideró una lista de marca blanca del PSC, Candidatura de Progrés, que se hizo con cinco concejales, frente a cuatro de la antigua CiU. El regidor justificaba su cambio al PP por la "responsabilidad de Estado" mostrada por la formación de Mariano Rajoy en la crisis catalana. 

"Ser del PSC e ir en las listas del PP es incompatible del todo. Procederemos a reclamar que deje todos los cargos que tiene como dirigente del PSC. Si no hiciera tal cosa, veríamos qué hacemos", afirmó Ordeig, diputado en el Parlament y que repetirá como cabeza de cartel por Lleida el 21-D. 

Miquel Iceta, en Onda Cero, había afeado a Pérez su integración en las listas del PP tras denunciar la alianza del PSC con "los nacionalistas de Unió". "¿Y se va con los nacionalistas del PP, no? Ha elegido entre varios nacionalismos. Respeto las decisiones de todo el mundo, pero me parece raro en 24 horas no solo cambiar de partido, sino ser candidato de otro". 

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios