Es noticia
Menú
Los sindicatos y la oposición se alían frente al Gobierno andaluz por la sanidad pública
  1. España
  2. Andalucía
HABRÁ PLENO EXTRAORDINARIO

Los sindicatos y la oposición se alían frente al Gobierno andaluz por la sanidad pública

Esta vez sí habrá una comparecencia en los próximos días después de que todos los partidos, incluido Vox, hayan puesto contra las cuerdas a Moreno en el Parlamento de Andalucía

Foto: El portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, Manuel Gavira. (EFE)
El portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, Manuel Gavira. (EFE)

Las semanas que quedan por delante al Gobierno andaluz de PP y Cs serán complicadas. Si el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ligó su decisión sobre el adelanto electoral a lo que ocurriera en el mes de febrero, advirtiendo de que si la oposición no le dejaba oxígeno en el Parlamento, no iba a prolongar la agonía, ya sabe que se lo van a poner difícil. Antes de que acabe la semana, este viernes, su gabinete se enfrentará a un pleno extraordinario, forzado por toda la oposición al unísono, para explicar el colapso de la atención primaria en la sanidad pública. La declaración de guerra no es baladí.

No solo son los grupos de la oposición. Los sindicatos calientan motores y preparan protestas en la calle por el deterioro de la sanidad. La decisión de la Consejería de Salud de forzar traslados de sanitarios dentro de la provincia para cubrir vacantes en los centros de salud ha acabado por incendiar los ánimos de unas plantillas exhaustas y que se sienten maltratadas tras dos años de pandemia. CCOO y UGT saldrán a la calle el 19 de febrero. Días antes, el 10, ha convocado su manifestación el Sindicato de Enfermería Satse. Febrero va a ser complicado.

Foto: El consejero de Salud y Familias andaluz, Jesús Aguirre. (EFE)

Las elecciones de Castilla y León, el próximo domingo 13, pueden empujar a Moreno a tomar una decisión inminente. Las elecciones nunca se situarían, insisten desde el Gobierno, antes de primavera, dando por fechas posibles, mayo o junio. El calendario de fiestas, con la Semana Santa en primera línea, también condiciona las andaluzas.

Si la izquierda temía la movilización de su electorado, ahora sabe que la situación de la sanidad pública, con largas esperas para conseguir una cita con el médico de cabecera y pruebas diagnósticas aplazadas por el colapso, es una mecha que prende la indignación de los ciudadanos. Vox se suma también a esas reivindicaciones. El Gobierno de PP y Cs no oculta su indignación por la dura campaña de la oposición y recuerda que la mayoría de los recortes se realizaron en la gran crisis de 2008 con los socialistas en la Junta. El malestar de los profesionales es evidente. Fue la crisis de la sanidad lo que más erosión causó al último gobierno de Susana Díaz, que también se quejaba de que las protestas de las mareas blancas estaban politizadas en su contra.

Vox dice sí al pleno

Esta vez Vox votó sí. Hace una semana, el presidente de la Junta alertaba de que no le temblaría el pulso para apretar el botón del adelanto electoral si comenzaba un bloqueo sistemático al Gobierno en el Parlamento. La amenaza se diluyó porque Vox recogió velas y no forzó un pleno extraordinario para dar cuentas del estado de la sanidad. Siete días más tarde, sorpresa, esta vez sí. Los de Abascal se han alineado con el PSOE y Unidas Podemos para obligar al Gobierno a una comparecencia urgente con el estado de la sanidad como plato fuerte del orden del día en esta sexta ola de la pandemia.

Foto: La Junta del Personal del hospital La Plana. (EFE)

El periodo de sesiones en Andalucía se estrena el próximo martes, 1 de febrero. La sesión urgente, que finalmente la oposición ha logrado para este viernes al filo de que empiece el periodo ordinario, se barajó incluso en el fin de semana, si es que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Cs), no encontraba otro hueco con encaje en las agendas de los consejeros del Gobierno regional.

El enfado del PP fue evidente. El Gobierno no oculta que está muy molesto por lo que considera una maniobra de erosión y desgaste con la sanidad en pandemia como principal argumento electoral. Hay nerviosismo y malestar, saben los populares de primera mano que fue el colapso sanitario el que terminó de derribar al último Gobierno socialista.

Foto: Los representantes de los médicos de atención primaria, durante la rueda de prensa celebrada en Málaga. (SMM)

No son solo los partidos de la oposición. Los sindicatos también calientan motores y anuncian protestas. Las líderes de CCOO y UGT en Andalucía, Nuria López y Carmen Castilla, comparecieron de forma conjunta este miércoles para anunciar una manifestación contra el deterioro de la sanidad pública el próximo 19 de febrero. El ambiente llegará caldeado al día de Andalucía, el 28 de febrero, un momento clave para la cuenta atrás hacia las elecciones autonómicas.

Los sindicatos calientan motores

Las protestas de los sindicatos se unen al frente común articulado por los alcaldes socialistas en defensa de la sanidad, sobre todo por las dificultades que arrastra la atención primaria, colapsada en esta sexta ola de la pandemia y después de que el Gobierno optara por la no renovación de 8.000 sanitarios de refuerzo al finalizar octubre. 12.000 profesionales se integraron en las plantillas, destinados sobre todo a la atención primaria, la más castigada por el coronavirus en estos momentos. Otros 8.000 no fueron renovados. Desde la Junta aseguran que las contrataciones se han multiplicado desde Navidades y que prácticamente todos esos puestos de trabajo están de nuevo ocupados. La oposición y los sindicatos avisan de que son contrato precarios, por sustituciones de bajas y vacaciones del personal, pero que los despidos podrían haberse evitado y fueron letales pocas semanas antes de dispararse la ola ómicron.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Daniel Pérez)

También el Sindicato de Enfermería Satse ha convocado una gran protesta contra el estado de los centros de salud el próximo 10 de febrero. La plantilla de enfermería es la más castigada de todo el personal de salud.

El portavoz del PP en el Parlamento, José Antonio Nieto, se quejó, antes de que la Diputación Permanente votara sobre la celebración del pleno, de la “maniobra” de la oposición, que registró esta nueva petición el pasado viernes, mientras que el consejero de Salud, Jesús Aguirre, comparecía en comisión de forma urgente precisamente para informar sobre la gestión de la pandemia. Son 66 las comparecencias que ha protagonizado Aguirre desde que estalló la crisis sanitaria, según subrayó Nieto, “más que ningún otro en todos los parlamentos de España”. El PP dejó entrever su indignación cuando sugirió que iba a pedir sancionar o controlar a los diputados para que ocuparan su escaño durante la celebración del pleno, incidiendo en que se piden las comparecencias y luego nadie acude a seguirlas desde el hemiciclo. Sonó a pataleo ese “a ver cuántos diputados aparecen por el pleno si hay sesión”, que dijo Nieto.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE/Javier Lizón)

Antes de que se conociera la convocatoria del pleno, el consejero de Hacienda, Juan Bravo (PP), registró en el Parlamento un escrito avisando de que no podría tener agenda en la Cámara ni el viernes ni el lunes de la semana próxima. De ahí que los plazos que queden para celebrar este pleno sean tan ajustados. El PSOE deslizó que se trata de una estrategia para ahorrar a Bravo la comparecencia. El titular de Hacienda también está convocado para informar sobre las previsiones de cierre del ejercicio 2021 y la prórroga presupuestaria de 2022. La portavoz socialista, Ángeles Férriz, denunció que el Gobierno tenga sin gastar “4.500 millones de euros” cuando hay muchos andaluces sin poder conseguir una cita con su médico de cabecera. “Cuanto más dinero, más se evidencia la incapacidad de gestión del Gobierno andaluz”, señaló.

El presidente Moreno recibió la noticia del pleno extraordinario, al que está obligado a acudir, en Bruselas, donde participa en la reunión del Comité de las Regiones. Su Gobierno ya ha dejado claro que el único interés de la oposición es buscar “el desgaste” del Ejecutivo.

Las semanas que quedan por delante al Gobierno andaluz de PP y Cs serán complicadas. Si el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, ligó su decisión sobre el adelanto electoral a lo que ocurriera en el mes de febrero, advirtiendo de que si la oposición no le dejaba oxígeno en el Parlamento, no iba a prolongar la agonía, ya sabe que se lo van a poner difícil. Antes de que acabe la semana, este viernes, su gabinete se enfrentará a un pleno extraordinario, forzado por toda la oposición al unísono, para explicar el colapso de la atención primaria en la sanidad pública. La declaración de guerra no es baladí.

Parlamento de Andalucía Sindicatos Partido Popular (PP) Pandemia PSOE UGT CCOO Juanma Moreno
El redactor recomienda