Es noticia
Menú
Moreno despliega su agenda en Bruselas en plena ofensiva por los fondos UE
  1. España
  2. Andalucía
EL MARGEN ELECTORAL SE ESTRECHA

Moreno despliega su agenda en Bruselas en plena ofensiva por los fondos UE

Hasta tres ministros visitarán la próxima semana Andalucía para defender que el reparto del dinero beneficia a la región mientras se intensifica el ambiente electoral

Foto: Juanma Moreno. (EFE/José Manuel Vidal)
Juanma Moreno. (EFE/José Manuel Vidal)

Las inauguraciones y primeras piedras son desde hace dos semanas una constante en la agenda del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP). Más allá de las especulaciones, esta cuenta atrás es la señal más clara de que las elecciones autonómicas están cerca y la planificación política de todo es descaradamente electoral. Una vez que se convoquen, la ley prohíbe el autobombo y se impide cortar cintas, o dar inicio a obras en colegios, centros de salud o depuradoras. Por eso, todo lo inaugurable o vendible va a tener una foto con el presidente de la Junta en los próximos días, semanas o meses, según dure la que amenaza con ser la precampaña más larga de la historia de la comunidad. Un escenario en el que en la última semana ha irrumpido un nuevo actor, los fondos UE, y la guerra abierta entre los populares y el Gobierno por el reparto de los mismos. Moreno visitará esta semana Bruselas, mientras el Ejecutivo enviará a tres ministros a la región para defender que la comunidad es una de las más beneficiadas.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, en Fitur. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Es un secreto a voces, las elecciones serán más pronto que tarde, posiblemente como mucho en junio, y ahora le toca al presidente no equivocarse y convocar justo cuando más beneficie al PP, midiendo bien los tiempos. Ni antes de la cuenta, sin un argumento sólido y convincente, porque los andaluces, dicen los históricos electorales, castigan las convocatorias caprichosas, más aún en pandemia. Teniendo en cuenta la inestabilidad de la situación sanitaria y económica, la dificultad reside en controlar, no solo lo que dicen los sondeos para su partido, sino también para la conformación de un Gobierno, que el PP no quiere tener que compartir o decidir con Vox. Moreno sabe que no es fácil y más de una vez ha admitido que sabe que corre el riesgo de equivocarse por querer aguantar mucho o si se acaba precipitando antes de tiempo. Cuando el próximo 13 de febrero vote Castilla y León, se despejarán muchas incógnitas y también se elevará mucho la presión sobre Andalucía a partir de entonces.

El PSOE tira de ministros

La agenda es frenética y esta semana compite, además, con el desembarco de ministros, aterrizados en Andalucía para neutralizar el mensaje de confrontación con el Gobierno. Esta ha acabado con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunciando junto al líder socialista Juan Espadas financiación para la línea 3 del metro de Sevilla y pidiendo a la Junta que aparque la confrontación. Y la que empieza se espera a las ministras de Defensa y Transportes y al titular de Interior.

En plena ofensiva contra el reparto de los fondos europeos, la reunión del Consejo de Gobierno en Andalucía se adelanta al lunes y, de nuevo, tras Almería hace dos semanas, la cita será fuera de la sede habitual del Palacio de San Telmo para trasladarse a Cádiz. Moreno anunció que trabajan en un Perte (proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica) para la industria naval que beneficiará a Puerto Real y a toda la Bahía. “Espero, confío y deseo alcanzar pronto un acuerdo”, señaló Moreno al anunciar el proyecto que, financiado con fondos UE, requiere de la cooperación del Ejecutivo central y la Junta.

Foto: El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE/Julio Muñoz)

La reunión se adelanta un día porque Moreno se traslada esta semana a Bruselas, con una agenda aún sin confirmar, pero con reuniones con tres comisarios europeos hasta el miércoles. No es baladí este viaje a la Comisión Europea cuando el PP refuerza su ofensiva contra el Gobierno por el reparto de los fondos Next Generation. Fue la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, la primera en abrir la vía judicial al presentar un recurso al Supremo por la “arbitrariedad” en el reparto de unas ayudas del Ministerio de Trabajo que beneficiaron a Valencia, Extremadura, Navarra y País Vasco. La dirección nacional de Pablo Casado amparó en primera fila esta estrategia judicial y los presidentes autonómicos del PP salieron a redoblar la ofensiva asegurando que no descartan también acudir a los tribunales.

Enfrentamiento y diálogo

Sin embargo, esa estrategia se ha erosionado en los últimos días después de que tanto Andalucía como Galicia hayan evidenciado que les interesa mucho más resolver el litigio fuera de los tribunales. La vía judicial podría conllevar el retraso en la llegada de fondos clave para hacer despegar proyectos de los que depende la recuperación económica y que, además, en el actual contexto andaluz, pueden ser un reclamo electoral. Desde el Gobierno de la Junta, el primero en desmarcarse públicamente de esa estrategia en los tribunales fue el consejero de Economía, Rogelio Velasco, de Cs, quien advirtió de las consecuencias negativas para la agilidad en la llegada y ejecución de las partidas. Días después, el propio presidente andaluz apostó por retomar el diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez, exigiendo más transparencia y profundizar en la territorialización de los fondos prometida. Moncloa ha incluido esa “cogobernanza” en un punto del orden del día de la próxima Conferencia de Presidentes.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la XXIV Conferencia de Presidentes, en julio de 2021 en Salamanca. (EFE/Juanjo Martín)

Casado ha ampliado la ofensiva legal y no descarta acudir al Constitucional y a los órganos de supervisión europeos para denunciar un reparto “a dedo” y sin criterios objetivos. En su discurso político, el PP en Andalucía tampoco piensa cejar en amplificar esa denuncia de agravio y menoscabo, por lo que insisten en que no hay ninguna diferencia con Génova. No descartan, aseguran, acudir a los tribunales y redoblarán cualquier denuncia en este sentido si creen que se está perjudicando a Andalucía. Sin embargo, otra cosa es lo que trasladan desde un punto de vista más técnico desde los departamentos de Hacienda o Economía, con una visión mucho más práctica en la ejecución de las partidas y más reacia a judicializar el reparto.

Sin margen de error

El pasado miércoles, Moreno sorprendió en Fitur abriendo la puerta a una convocatoria inminente en febrero si había un bloqueo político. Sembró la histeria. No era la primera vez que había hablado de ese mes, cuando se retoma la actividad parlamentaria, para medir si es posible o no seguir la legislatura con Vox haciendo la guerra al Gobierno y sin poder contar con PSOE y Unidas Podemos. La estadística parlamentaria dice que ese bloqueo, hasta ahora, no existe, aunque sí que el presupuesto andaluz fue prorrogado porque las nuevas cuentas de 2022 las tumbó la oposición.

Moreno quiso dar un aviso a sus adversarios políticos ante la posibilidad de que pusieran contra las cuerdas a su consejero de Salud en un pleno extraordinario. Algo que finalmente no ocurrió por la abstención de Vox, que amaga pero no ahoga al Gobierno. El colapso de la Sanidad en la atención primaria en una sexta ola desbordada de contagios y sin recursos sanitarios es, sin duda, el gran lunar negro en la gestión de la Junta de PP y Cs.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la XXIV Conferencia de Presidentes, en julio de 2021 en Salamanca. (EFE/Juanjo Martín)

El nerviosismo se apoderó de la clase política andaluza tras el aviso de Moreno, pero al final el amago se volvió en contra del PP, que trató de apagar el ruido en los días posteriores sin éxito y con erosión. En las filas populares admiten que el margen se estrecha y que jugar con la fecha electoral ya no es una opción. Aventuran en el equipo del presidente andaluz que la próxima vez que hable de las urnas será para convocar elecciones.

Vox se creció pidiendo elecciones urgentes, lo que quiere de inmediato y antes de que la convocatoria de Castilla y León pinche las elevadas expectativas que le dan las encuestas. PSOE y el resto de partidos de la izquierda, Unidas Podemos, Adelante Andalucía o Andaluces Levantaos reprocharon a Moreno que juegue con la fecha electoral con la Sanidad colapsada y la cifra de contagios por covid disparada. Cs jugó al despiste insistiendo en que el presidente no dijo lo que había dicho. Moreno ya sabe que pisa arenas movedizas y que el margen que le queda para alimentar especulaciones es corto. Es más, se le puede volver en contra. Darle al botón electoral en el momento exacto y en un clima político tan inestable y polarizado, con tantos elementos incontrolables en mitad de una pandemia, será importante. Las encuestas dan por ganador al PP y a Moreno próximo presidente, pero son solo eso, encuestas. Eso también lo admiten sin tapujos en el PP andaluz que se pasó 37 años en la oposición.

Las inauguraciones y primeras piedras son desde hace dos semanas una constante en la agenda del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP). Más allá de las especulaciones, esta cuenta atrás es la señal más clara de que las elecciones autonómicas están cerca y la planificación política de todo es descaradamente electoral. Una vez que se convoquen, la ley prohíbe el autobombo y se impide cortar cintas, o dar inicio a obras en colegios, centros de salud o depuradoras. Por eso, todo lo inaugurable o vendible va a tener una foto con el presidente de la Junta en los próximos días, semanas o meses, según dure la que amenaza con ser la precampaña más larga de la historia de la comunidad. Un escenario en el que en la última semana ha irrumpido un nuevo actor, los fondos UE, y la guerra abierta entre los populares y el Gobierno por el reparto de los mismos. Moreno visitará esta semana Bruselas, mientras el Ejecutivo enviará a tres ministros a la región para defender que la comunidad es una de las más beneficiadas.

Partido Popular (PP) Castilla y León Pandemia Pablo Casado Juanma Moreno Parlamento de Andalucía
El redactor recomienda