TIENE LA CONFIANZA DEL PRESIDENTE MORENO

'Monseñor' Aguirre: el consejero de Salud que se 'librará' de la crisis de la listeria

Este exsenador y médico rural, fiel a un lenguaje llano, se ha visto envuelto en varias polémicas. Exigen su dimisión del Ejecutivo andaluz. "No tiene ambición política", destacan

Foto: El consejero de Salud, Jesús Aguirre, con el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)
El consejero de Salud, Jesús Aguirre, con el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

El niño Jesús Aguirre aceptaba la broma con buen gusto. Cada vez que Bernabé veía al compañero de colegio La Salle de Córdoba, le tenía que coger los mofletes y decirle: "¡Buenos días, Hoss!". Y es que Aguirre tenía un físico clavado al personaje Hoss de la serie Bonanza. Aquel saludo era uno de los hitos del hit televisivo de los sesenta.

Habían pasado 20 años de La Salle y el hoy consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía se presentó sin avisar en la casa de Bernabé Galán en el municipio cordobés de Fuente Palmera, a 20 kilómetros de Écija (Sevilla). Ambos coincidían en ese pueblo como médicos rurales. Sin mediar palabra, Bernabé le tomó el moflete a Aguirre y le dijo: "¡Buenos días, Hoss!".

"Él siempre ha sido muy directo, muy llano", asegura Galán del hoy cuestionado titular de Salud del Gobierno andaluz, en la picota por la gestión de la crisis alimentaria de la listeriosis en la comunidad autónoma. También por sus declaraciones de "los chupetones de los abortos" y, según el PSOE, por "engañar" con la reducción de listas de espera.

Aguirre estudió Medicina en Córdoba. Es el tercero de nueve hermanos (el mayor también es médico y el segundo es obispo en la República Centroafricana) y fue nombrado por el presidente Juanma Moreno por su experiencia de gestión: durante dos legislaturas fue senador por Córdoba; "revolucionó", subrayan sus adeptos, el Colegio de Médicos de su provincia, y ha sido el hombre de confianza de Sanidad de Javier Arenas, Juan Ignacio Zoido y Moreno.

Listo para la jubilación

¿Por qué le eligió Moreno? Por su experiencia técnica y de gestión y porque este hombre de 63 años, que estaba a punto de jubilarse (ya tenía preparada toda la documentación, lista para presentarla: podría jubilarse a los 60), está dispuesto a desgastarse en el cargo y no tiene ambiciones de futuro político, no aspira a nada más. Considera la sanidad como un elemento de "distribución social para todos, no como un servicio".

Fuentes del Gobierno andaluz aseguran a este diario que seguirá en el cargo y que en ningún momento se han planteado que dimita del cargo o que ponga su cargo a disposición. El jefe del Ejecutivo andaluz tampoco se la aceptaría. Valoran de él que se trata de una persona que maneja un lenguaje coloquial, "que llega a la mayoría de la gente, alejado de la verborrea técnica de muchos médicos". "Habla claro y habla tan claro que a veces se deja arrastrar y termina por meterse en charcos absurdos".

Rubén Sánchez, portavoz de Facua, en la presentación de una querella contra la empresa Magrudis. (EFE)
Rubén Sánchez, portavoz de Facua, en la presentación de una querella contra la empresa Magrudis. (EFE)

El más sonoro (hasta este mes de agosto en el que el PSOE y la activa organización de consumidores Facua, azote permanente del consejero, han pedido su comparecencia urgente en la diputación permanente del Parlamento de Andalucía y su dimisión por las "mentiras" en la gestión de la listeria) fue cuando el pasado mes de junio respaldó las políticas de natalidad y en contra del aborto con las siguientes palabras: "Lo fácil es llegar y el chupetón", dijo refiriéndose así a la interrupción voluntaria del embarazo.

"¿Sabes una gran ventaja del consejero? Que no tiene ningún miedo a comerse un marrón y eso es muy importante para este Gobierno. Lo normal es que crisis como esta se produzcan tres en toda la legislatura. Esta nos ha tocado más o menos al principio y cuando la mayoría de los médicos están de vacaciones, pero desde el punto de vista sanitario se está haciendo francamente bien, estamos por debajo de la mortalidad nacional y europea", indican fuentes oficiales, que admiten la descoordinación con el Ayuntamiento de Sevilla. "Ya damos por superados los problemas", destacan.

José Fiscal, portavoz del PSOE en el Parlamento de Andalucía, califica al consejero como un político "lamentable" que se ha convertido "en famoso por sus salidas de tono y meteduras de pata". "Pero no solo por eso", apunta Fiscal, "el PP se ha llevado años haciendo una crítica durísima a la sanidad pública andaluza y a las primeras de cambio se cierran en verano más quirófanos que nunca, se dejan de contratar 1.500 médicos… El balance no puede ser más negativo".

"Han manipulado la manera de medir las listas de espera; han dicho que teníamos ocultos a 500.000 andaluces. Solo han hecho un lavado de cara"

Aguirre exhibe la reducción de las listas de espera como uno de los grandes logros de estos meses. Fiscal considera que se trata de un "escándalo sin precedentes". "Han manipulado la manera de medir; han dicho que teníamos ocultos a 500.000 andaluces y han decidido contabilizar de manera distinta. Solo han hecho un lavado de cara y las cuestiones importantes se han agravado. El gobierno del cambio ha ido a peor de manera clara".

El PSOE considera que la atención primaria está mucho peor que antes y que se ha potenciado la sanidad privada en detrimento de la pública. Aguirre viene de la atención primaria y precisamente su fichaje como consejero responde a cumplir con ese perfil, muy distinto de anteriores consejeros que contaban sobre todo con experiencia en gestión hospitalaria, como María Jesús Montero, actual ministra de Hacienda.

Duerme todos los días en Córdoba

En su comparecencia parlamentaria fijada para el 5 de septiembre el consejero expondrá su gestión en esta crisis, en la que no ha sido extraño que trabajara hasta las 11 de la noche. Empieza a las siete o siete y media de la mañana en su residencia de Córdoba, donde sigue viviendo. No tiene alquilado apartamento en Sevilla, como suele ser habitual para los consejeros sin residencia en la capital andaluza. Al lado de su casa, en la de sus padres y donde vive uno de sus hermanos, tiene instalada una pista de pádel, deporte que practica al menos todos los fines de semana.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), y el consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre
El alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), y el consejero de Salud de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre

Su mujer también es médico (ya jubilada), tiene tres hijos y suele veranear en Huelva. Hace años lo hacía en la costa malagueña. Aficionado a la novela histórica, en la berlina de su vehículo de consejero pide que le pongan los informativos de radio para estar atento a la actualidad, despacha llamadas y papeleo. "Crea un clima de trabajo positivo. Tiene la imagen de impulsivo, pero no es de los simpáticos de cara a la galería y luego en privado es todo lo contrario".

Sus colaboradores más cercanos le piden que descanse de tanto trajín e incluso le exigen que se eche una siesta para que pueda aguantar el tirón. "Jesús, súbete un rato a la habitación". Y él acepta. También les preocupa, bromean, que no se aclare "con el color imposible de sus chaquetas". "Le necesitamos fuerte. Es el mejor consejero que podemos tener. Sabe escuchar y es prudente en las decisiones", asegura Carlos Bautista, su delegado en Málaga. También le llaman "monseñor" Aguirre, en homenaje a su hermano obispo. Para la oposición es un ogro y para su amigo Bernabé siempre será el Hoss de Bonanza.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios