La herencia de Rajoy y Montoro

El Gobierno asume que incumplirá el objetivo de déficit si no hace ajustes

Los ingresos y los gastos ya iban desfasados antes de la aprobación de los Presupuestos, que alejan todavía más el objetivo. El reto prioritario para el Gobierno es salir del brazo correctivo de la UE

Foto: La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Economía, Nadia Calviño. (EFE)

El PSOE lo repitió incansable cuando estaba en la oposición: el Presupuesto de Mariano Rajoy no da para cumplir con el objetivo de déficit. A medida que pasan las semanas, sus advertencias van tomando cuerpo, con el ‘pequeño’ matiz de que son los socialistas quienes tienen que gestionar ahora esta desviación. El Gobierno empieza a asumir que incumplirá del objetivo de déficit, que obliga a España a recortar su desfase presupuestario hasta el 2,2% del PIB este año.

Fuentes del Ejecutivo confirman que los números no cuadran. La ejecución presupuestaria del Estado hasta mayo no cumple con las previsiones de ingresos y gastos incluidas en los Presupuestos Generales del Estado. Además, todavía no se conoce cuál será el impacto real de la rebaja de impuestos e incremento del gasto incluidos en los PGE. La confluencia de estos dos factores hace temer al Gobierno por el objetivo de déficit.

El reto para España ya era muy exigente: recortar el desfase de las cuentas públicas en nueve décimas del PIB en solo 12 meses, desde el 3,1% de 2017 hasta el 2,2%. Pero, por si no fuese suficientemente difícil, Rajoy introdujo más obstáculos. Elaboró (y pactó con Ciudadanos y el PNV) un Presupuesto expansivo (criticado por los principales organismos internacionales y nacionales) que eleva el gasto y rebaja los impuestos. La ‘guinda’ la puso Pedro Sánchez cuando decidió mantener estas cuentas para ganarse el apoyo del PNV en la moción de censura. Compró sus votos y ahora España vuelve a estar al borde del incumplimiento.

[PP y Ciudadanos firmarán el Presupuesto con mayor déficit estructural desde 2012]

El mensaje oficial del Ministerio de Economía es que hay “certidumbre” de que España saldrá del brazo correctivo de la UE. Pero nada más. Esto es, que está garantizado que bajará el déficit del 3% del PIB. Nadie ha dudado en ningún momento que España atravesará este umbral, ya que en 2017 se quedó a unos pocos millones de euros de lograrlo. Sin embargo, a estas alturas del año, nadie en el Gobierno se atreve a garantizar el cumplimiento del objetivo del 2,2%.

El mensaje oficial del Ministerio de Economía es que hay “certidumbre” de que España saldrá del brazo correctivo de la UE

Eso no significa que el Ejecutivo ya haya bajado los brazos. El objetivo sigue siendo el 2,2%. La diferencia es que el Gobierno ya sabe que no llegará a este nivel si no introduce ajustes, ya sea con mayores impuestos o menores gastos. Si se tiene en cuenta la debilidad parlamentaria del PSOE y que ya ha pasado la mitad del año, parece difícil que el ajuste pueda venir por la vía de los impuestos. Eso deja dos alternativas como las más viables. La primera es dejar sin ejecutar una parte del Presupuesto, lo que tiene un evidente coste político para los socialistas. Y la segunda es negociar con Bruselas una nueva senda de reducción del déficit más permisiva, algo que todavía no se ha puesto en marcha.

La herencia de Montoro

La actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero, tiene que lidiar estos meses con el 'trilerismo fiscal' de su antecesor, Cristóbal Montoro. 'Trilerismo' fue la principal acusación de los socialistas durante la tramitación de los PGE, ya que los números no cuadran. El mejor ejemplo es lo que ocurrió durante la tramitación de las cuentas. Como el PP no conseguía el apoyo del PNV, aceptó su exigencia de revalorizar las pensiones un 1,6%. Esta subida suponía un incremento del gasto de unos 1.300 millones de euros que no estaba contemplado en el Proyecto de Presupuestos.

Lo normal hubiese sido que el Gobierno de Rajoy incorporara una vía extra de financiación para cubrir este agujero, pero no lo hizo. Argumentó que los ingresos iban muy bien y mejorarían las previsiones, por lo que no hacía falta tocar nada. De hecho, tampoco tocó la previsión de ingresos.

[La ministra de Hacienda debuta defendiendo el Presupuesto del PP "por responsabilidad"]

Fuentes del anterior equipo de Hacienda confirman que tampoco Montoro se creía sus números. La estimación que se barabaja en el ministerio era que el déficit se desviaría hasta el 2,4% sin nuevas medidas. La intención era corregir este desfase con ajustes, preferiblemente sobre los ingresos, con la ‘tasa Google’. En caso de emergencia, siempre se podría utilizar el comodín de recortar la ejecución presupuestaria para contener el gasto.

Montoro ya estimaba que el déficit se desviaría en unas dos décimas con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) y la Comisión Europea ya alertaron en su momento a Montoro de que sus cuentas no cuadraban con los objetivos. La Comisión llegó a estimar una desviación del déficit de cuatro décimas, hasta el 2,6%, y eso sin incluir la subida de las pensiones pactada con el PNV.

Los datos de la ejecución presupuestaria respaldan estas advertencias. El déficit del Estado hasta mayo alcanzó el 1,19% del PIB. Esto es, solo el Estado se había comido en mayo más de la mitad del margen para todo el año. Es cierto que los ayuntamientos contribuyen a recortar este desfase con su superávit, pero este año tienen más margen para gastar su superávit.

[El déficit dispara las alarmas en Hacienda: no se cumplen ni los ingresos ni los gastos]

En el caso de los ingresos, los grandes tributos están lejos de alcanzar la previsión incluida en los Presupuestos. Solo el IRPF cumple, y lo hace porque todavía no había entrado en vigor la rebaja incluida en los PGE. Todos los restantes están desfasados. El IVA crecía un 3,5% hasta mayo, lejos del 5,6% estimado; sociedades caía un 20,4%, pese a que la previsión es que crezca un 4,8%, y los especiales están estancados, mientras que en los PGE se prevé un avance del 6,4%. Números que no hacen otra cosa que confirmar al Gobierno que los Presupuestos no dan para cumplir los objetivos.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios