Anticipa que el déficit se irá este año al 2,5%

El FMI recomienda a Montoro hacer justo lo contrario de lo que ha presupuestado

El organismo advierte que sin ajustes estructurales, el déficit no bajará del 2% en los próximos años. Pide actuar por la vía de los ingresos y no aprobar Presupuestos expansivos

Foto: La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde (Efe)
La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde (Efe)

Cada vez que llegan los ciclos expansivos se produce el mismo problema. Los políticos tienen una gran tentación de utilizar los ingresos extraordinarios que consiguen gracias al crecimiento para incrementar el gasto público o reducir los impuestos y vender ante su electorado las bondades de sus políticas. En España no ha sido diferente y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, lleva semanas repitiendo que los Presupuestos Generales del Estado que ha presentado ante el Parlamento son "los más sociales de la historia". En efecto, los PGE incluyen una subida del gasto público para financiar partidas como el incremento del salario de los funcionarios o las pensiones y un recorte de impuestos para las rentas bajas. Políticas expansivas que son populares entre los electores, pero que frenan el ajuste estructural del déficit público.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha emprendido una cruzada para convencer a los países del riesgo que suponen este tipo de políticas. Su último 'Monitor Fiscal', publicado hoy, profundiza en la advertencia: este escenario de crecimiento, tipos de interés en mínimos y baja volatilidad no durará para siempre, por lo que es el momento de culminar el ajuste estructural y reducir la deuda pública. Las recomendacionesah del FMI contrastan con el Presupuesto que ha presentado el Gobierno, ya que es justo lo contrario de lo que pide el Fondo, ya que por primera vez en la crisis, el déficit estructural será superior al déficit observado. Solo el tiempo dirá quién tenía razón.

España suma cuatro años consecutivos siendo una de las economías desarrolladas que más crece y, a pesar de ello, todavía es una de las que más deuda y déficit público tiene. Sin esfuerzos estructurales adicionales, el déficit se hará crónico y dificultará la reducción de la deuda. Por ejemplo, con el Presupuesto actual que ha elaborado el Gobierno, el déficit público cerraría el año en el 2,5% del PIB (tres décimas por encima del objetivo) y se mantendría por encima del 2% durante todo el horizonte de proyecciones hasta 2023. El Fondo reconoce que "las autoridades prevén una consolidación gradual a través de la contención del gasto para llevar el déficit al 0,5% del PIB en 2020, pero aún no se ha elaborado un plan fiscal a medio plazo con las medidas concretas".

El FMI advierte a los países que deben aprovechar el ciclo económico para "fortalecer su balance fiscal". "En las economías que estén operando en su nivel potencial o cerca [como es el caso de España], y donde los niveles de deuda sobre PIB sean altos [también es el caso de España], debería implementarse un ajuste fiscal", advierte el Fondo. España es uno de los países con mayor endeudamiento y déficit, por lo que el ajuste es más urgente. "Los países deberían permitir a los estabilizadores automáticos operar plenamente y deberían realizar esfuerzos para reducir firmemente los niveles de déficit y deuda para conseguir sus objetivos de medio plazo", sentencia el organismo.

[El FMI sube cuatro décimas su previsión de crecimiento para España en 2018]

Una recomendación que no servirá de nada, ya que el Gobierno quiere utilizar los beneficios de los estabilizadores automáticos en su Presupuesto expansivo. Por una parte, el ahorro en intereses de la deuda y desempleo se irá a financiar el nuevo gasto corriente. Por otra, una parte de los ingresos cíclicos se destinará a la rebaja del IRPF incluida en los PGE. Esto significa que España no realizará un ajuste estructural del déficit este año: el saldo una vez ajustado el ciclo económico será del 2,5% del PIB, el mismo que el año anterior, según las estimaciones del FMI. Además, el Fondo pronostica que, en ausencia de nuevas medidas, el déficit ajustado del ciclo no caerá del 2,5% del PIB hasta 2023.

Las economías que estén operando a su nivel potencial y que los niveles de deuda sean altos, deberían implementar un ajuste

El Presupuesto presentado por el Gobierno no solo deja de lado el ajuste estructural, como también ha criticado el Banco de España; también carga el ajuste sobre el gasto en lugar de los ingresos, justo lo contrario de lo que pide el FMI. El Fondo considera que España tiene "espacio para adoptar medidas" por la vía de los ingresos, lo contrario justo de reducir los impuestos. Como siempre hace, el FMI vuelve a pedir a España que cierre los 'agujeros' del IVA que rebajan la recaudación de este tributo con las exenciones y los tipos reducidos. El IVA es uno de los tributos que menos afecta al crecimiento, por lo que el Fondo insiste recurrentemente en que el Gobierno podría mejorar el saldo estructural de las cuentas públicas por esta vía.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios