Solo el Estado se come ya la mitad del objetivo

El déficit dispara las alarmas en Hacienda: no se cumplen ni los ingresos ni los gastos

El Gobierno de Sánchez se encuentra con una ejecución presupuestaria hasta mayo que no cumple con las previsiones del anterior Gobierno. El déficit del Estado alcanza ya el 1,19% del PIB

Foto: El exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, traspasa la cartera a la actual ministra, María Jesús Montero (Reuters)
El exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, traspasa la cartera a la actual ministra, María Jesús Montero (Reuters)

El déficit público trae el primer quebradero de cabeza para el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. Justo el día en el que se han aprobado los Presupuestos Generales del Estado para 2018, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha conocido que el déficit del Estado escaló hasta el 1,19% del PIB hasta mayo (en contabilidad nacional). Esto significa que en menos de medio año, solo el Estado se ha comido más de la mitad del margen que tienen el conjunto de las Administraciones Públicas para todo el año, que es del 2,2% del PIB. Y eso que hasta mayo la ejecución se ha realizado sobre la prórroga de los PGE de 2017, que no incluyen ni la subida del sueldo de los funcionarios, ni la de las pensiones ni la rebaja de impuestos. En definitiva, los problemas se acumulan en Hacienda para cuadrar las cuentas públicas al final del año.

Todas las estimaciones que realizó el exministro Cristóbal Montoro hacen aguas a estas alturas del año. Los números no cuadran, una herencia que Montero tendrá que reconducir en los próximos meses. En concreto, el déficit del Estado (subsector de la Administración Central que excluye los organismos dependientes) alcanzó los 14.493 millones de euros, un 8,2% menos que en el mismo periodo del año anterior. Un ajuste que es claramente insuficiente para cumplir con el objetivo acordado con Bruselas.

Ni los ingresos ni los gastos cuadran con las previsiones que realizó Montoro para la elaboración de las cuentas de 2018. En el caso de los gastos, anticipó que el Presupuesto de gastos no financieros (antes de las transferencias a otras administraciones) se incrementaría un 1,6%, pero la realidad es que hasta mayo crece a ritmos del 3,3%, según los datos publicados por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE). Los gastos de personal crecen a ritmos del 1,4% y eso que todavía no ha entrado en vigor la subida salarial de los trabajadores públicos. Por su parte, los gastos corrientes se incrementan a ritmos del 7,4%, muy lejos de lo estimado por el exministro.

[PP y Ciudadanos firmarán el Presupuesto con mayor déficit estructural desde 2012]

Tampoco los ingresos alcanzan las previsiones incluidas en los PGE. El IRPF sí se mantiene en la senda de lo previsto: la recaudación creció un 6,9% frente al 6,5% estimado. El problema con esta figura es que todavía no se ha activado la rebaja de impuestos que entrará en funcionamiento una vez se publiquen los PGE en el BOE y que sin duda frenará el ritmo de los ingresos. En el caso del impuesto de sociedades, la recaudación hasta mayo ha caído un 20,4%, mientras que los PGE contemplan un crecimiento del 4,8% en el conjunto del año.

De los grandes impuestos, solo el IRPF mejora la previsión del Gobierno y es porque todavía no se ha aplicado la rebaja incluida en los Presupuestos

Tampoco funciona el IVA, cuya recaudación avanzó un 3,5% hasta mayo, muy lejos del 5,6% estimado. Los impuestos especiales están estancados en el inicio del año, pero en los Presupuestos se estima un avance del 6,4%. En definitiva, la mayor parte de los tributos están desviados hasta mayo, lo que complica mucho el objetivo de déficit y podría obligar al Gobierno a realizar ajustes en los próximos meses.

La mejor noticia de la ejecución presupuestaria la deja la Seguridad Social. Los ingresos por cotizaciones crecieron a ritmos del 5,8% durante los primeros cinco meses del año. La recuperación de los salarios unida al fuerte ritmo de creación de empleo permite a la Seguridad Social mejorar sus ingresos. En concreto, la Seguridad Social alcanzó un superávit de 3.291 millones de euros hasta mayo, un 19% más que en el mismo periodo del año anterior. Esto no significa que el Sistema vaya a terminar el año en superávit, ya que cuando tenga que abonar la extra de verano incurrirá en déficit. Pero sí supone una noticia positiva para reducir el abultado déficit de la Seguridad Social.

[El ‘paraíso fiscal’ canario: las empresas se ahorran 63.000 euros por cada empleo]

Las comunidades autónomas también cumplen su parte y han conseguido rebajar su déficit en casi un tercio hasta abril. En concreto, el déficit del conjunto de las autonomías se situó en el 0,2% del PIB, una décima menos que hace un año. País Vasco, Asturias y La Rioja son las tres únicas regiones con superávit en este periodo, del 0,56%, 0,19% y 0,06% respectivamente. En el extermo opuesto se situó Navarra, con un desfase presupuestario del 0,66% de su PIB.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios