Superará el 3,3% del PIB

PP y Ciudadanos firmarán el Presupuesto con mayor déficit estructural desde 2012

La pugna por colgarse las medallas de los PGE provocará que España tenga el mayor déficit de Europa. Bruselas alerta de que el gasto público crecerá el doble de lo que estima el Gobierno

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, saluda al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

La negociación de los Presupuestos se ha convertido en una pugna por ver qué partido se cuelga las medallas de las propuestas más populares. El caso de las pensiones ha sido paradigmático: Ciudadanos anunció que había conseguido una subida del 2% para algunas pensiones, el Gobierno subió la apuesta hasta el 3% y finalmente el PNV se llevó todos los aplausos al lograr la indexación total al IPC. Ha sido una subasta presupuestaria en la que los ‘socios de Presupuestos’ se han repartido los beneficios de la recuperación para preparar el ciclo electoral que comienza en 2019.

Todos ellos han repetido en innumerables ocasiones que su compromiso está con la estabilidad presupuestaria, pero la realidad es que lo único que han hecho ha sido pedir medidas expansivas apoyándose en las ganancias cíclicas. Ningún partido ha exigido recortes o subidas de impuestos para cuadrar las cuentas, y lo que han logrado es que no cuadren de ninguna forma. Así lo ve la Comisión Europea, que ha advertido al Gobierno de que el déficit público se le escapará hasta el 2,6% del PIB, lo que supone un desvío de unos 5.000 millones de euros respecto al objetivo fijado.

Pero esto no es lo más preocupante, ya que pese al incumplimiento, España conseguiría situar su déficit por debajo del 3%, como marca el Pacto de Estabilidad. El principal problema es que este Presupuesto vuelve a elevar el déficit estructural, por lo que lejos de suponer ningún avance, significa un paso hacia atrás. Bruselas ha advertido, en sus previsiones de invierno, de que el déficit estructural se incrementará este año en tres décimas, hasta alcanzar el 3,3% del PIB.

Esta estimación es previa al acuerdo presupuestario que alcanzó el Gobierno con el PNV para indexar las pensiones al IPC. Este pacto tampoco incluye subidas de impuestos ni rebajas del gasto, por lo que todo el coste recaerá sobre el déficit público, que se incrementará en una décima. Esto significa que, en total, el saldo presupuestario estructural se irá hasta el -3,4%.

[El FMI recomienda a Montoro hacer justo lo contrario de lo que ha presupuestado]

Por si fuera poco, todavía queda por delante el periodo de negociación de las enmiendas parciales a los Presupuestos. En esta fase de la tramitación es donde entran a negociar Nueva Canarias o Foro Asturias. Además, Ciudadanos también ha realizado su batería de enmiendas que piden rebajar el gasto público y PNV pide acelerar la ‘agenda vasca’. Todo esto hace presagiar que el Presupuesto que salga de las Cámaras será todavía más expansivo que el actual. De esta forma, los ‘socios de Presupuestos’ firmarán este año el mayor déficit estructural de España desde 2012.

El siguiente país europeo con mayor déficit estructural es Francia, pero está muy lejos: es un tercio menor que el de España

España será el país de la eurozona con mayor déficit estructural, lo que muestra hasta qué punto la mayor parte del ajuste se ha realizado gracias al ciclo económico. El siguiente país con mayor déficit está a una gran distancia de España. Se trata de Francia y, según las estimaciones de Bruselas, su desfase presupuestario será del 2,4%, esto es, un punto menos que España.

Viejos errores

Esta será la primera vez en toda la crisis económica (desde el año 2008) que el déficit estructural es superior al déficit observado. Este hito tiene dos consecuencias importantes. La primera es que toda la corrección del desfase presupuestario incluida en los Presupuestos Generales del Estado se realizará por la vía del ciclo económico. Los estabilizadores automáticos permiten reducir el gasto público e incrementar los ingresos cuando la economía va bien, y esto es lo que ocurrirá este año.

Esta mejora es un mero espejismo. Cuando vuelva la siguiente crisis, este avance desaparecerá y volverá el déficit. Esto fue precisamente lo que ocurrió en los años de la burbuja inmobiliaria. En ese momento, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero presumía de su superávit, pero era todo una ‘ilusión contable’ derivada de los ingresos extraordinarios del 'boom' inmobiliario. Cuando desaparecieron, apareció la realidad, que no era otra que el déficit estructural.

[“Traigo los Presupuestos que reparten la recuperación"]

La segunda consecuencia importante es que la Comisión Europea considera que España superará este año su PIB potencial. Como dirían los economistas, el país rebasará su ‘output gap’, esto es, su nivel de equilibrio. El problema es que lo hace con un déficit estructural superior al 3%. Si estas estimaciones son ciertas, España tendrá que realizar importantes ajustes para conseguir un verdadero equilibrio presupuestario.

La mejora del déficit incluida en el Presupuesto es un mero espejismo, igual que el superávit de Zapatero en los años de la burbuja

La Comisión Europea también ha advertido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de que sus cálculos de gasto público son erróneos. En el Programa de Estabilidad que remitió el lunes a Bruselas, informa a sus socios de que el gasto final de las administraciones públicas crecerá este año un 1,1%. Sin embargo, con el Proyecto de Presupuestos que ha presentado el Gobierno, la Comisión estima que el gasto público se incrementará el 1,9%, esto es, casi el doble de lo que ha reconocido el Gobierno.

Montoro todavía cuenta con un comodín a su favor: la ejecución presupuestaria. Si el déficit comienza a desviarse, siempre puede tomar medidas para que los ministerios no consuman todas sus partidas presupuestarias, como indicó el gobernador del Banco de España, Luis María Linde. En otros años ya adoptó decisiones similares, como adelantar el cierre presupuestario al verano o aprobar acuerdos de no disponibilidad. Eso sí, enmendar el Presupuesto unas semanas después de aprobarlo revelaría una técnica presupuestaria muy discutible. Solo el tiempo dirá si tiene razón Montoro o Bruselas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios