El apaño que salva los Presupuestos: 1.300 millones de déficit para subir las pensiones
negociación abierta con el PNV

El 'apaño' que salva los Presupuestos: 1.300 millones de déficit para subir las pensiones

El Gobierno ultima la negociación con el PNV. La opción que cobra fuerzas es financiar el aumento del coste con una transferencia del Estado para no cargar más déficit a la Seguridad Social

Foto: El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, dialoga con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, dialoga con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

“Algunos partidos tienen votos en sí mismos como para generar mayorías, pero ha tenido que ser un pequeño partido quien haya conseguido subir las pensiones con el IPC”. Con esta frase, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, se colgó la medalla definitiva de subir la prestación a casi 10 millones de pensionistas. El pacto político se cerró el miércoles por la mañana, y en la tarde del jueves las dos partes seguían negociando los detalles técnicos a contrarreloj.

Lo que está claro es que la medida supondrá un incremento del coste sobre el Proyecto de Presupuestos de unos 1.300 millones de euros este año y otros 1.800 millones en 2019, explican fuentes cercanas a la negociación. Esta cuantía incluye tanto la revalorización de las pensiones con el IPC como la subida de las pensiones de viudedad hasta el 56% de la base reguladora. Un coste elevado para encajarlo en un Presupuesto que ya estaba cuadrado con unos números muy ajustados para cumplir con el objetivo de déficit.

El coste tendrá que ser asumido por la Seguridad Social, ya que la mayor parte de las prestaciones afectadas forman parte del grupo de las contributivas. Sin embargo, la última opción que barajaba el Gobierno el jueves es financiar este incremento del gasto con una transferencia del Estado a la Seguridad Social. De este modo, evitaría cargar con más déficit y deuda a las cuentas del Sistema, que ya están muy debilitadas. Además, al tratarse de un acuerdo político para sacar adelante una ley (la de Presupuestos), es justo que sea Hacienda quien corra con el gasto, y no la Seguridad Social.

[La absurda (y falsa) polémica sobre la caja única de la Seguridad Social]

El Gobierno considera que esta es la mejor vía para no saltarse el Pacto de Toledo ni el diálogo social. El Estado financiaría esta subida y daría margen a la negociación de la reforma del sistema de pensiones que será quien acabe por determinar cuánto suben las pensiones y cómo se pagan. En definitiva, sería un 'parche' para subir las pensiones durante dos años sin la presión de los jubilados en la calle, lo que crearía la estabilidad suficiente para que fructifique el diálogo en el Pacto de Toledo y en la Mesa de pensiones.

La cuadratura del círculo

Encajar un incremento del gasto de más de 1.000 millones de euros en un Presupuesto que ya iba cuadrado a duras penas no es tarea sencilla. Y más si no se quiere recortar en ninguna otra partida. El Gobierno prefiere que la enmienda se introduzca sin realizar ajustes paralelos, por lo que caería directamente sobre el déficit público. En total, elevaría el desfase presupuestario en una décima del PIB.

Fuentes de la negociación explican que el Ejecutivo confía en el buen ritmo de los ingresos públicos para cuadrar las cuentas. En el caso de que sean insuficientes, siempre cuenta con la posibilidad de reducir la ejecución de algunas partidas para cumplir con el objetivo de déficit a final de año.

Fuentes de la negociación explican que el Ejecutivo confía en el buen ritmo de los ingresos públicos para cuadrar las cuentas

La Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) dio el jueves una buena noticia al Gobierno dado el buen ritmo de los ingresos en el inicio del año. Por ejemplo, en el caso de la Seguridad Social, el incremento de los ingresos por cotizaciones hasta marzo fue del 5,91%, por encima del 5,39% de crecimiento que ha presupuestado el Gobierno.

[Por qué las previsiones más dramáticas con el futuro de las pensiones están equivocadas]

A medida que avanza el año se van subiendo más los salarios en los diferentes convenios colectivos que se van firmando, por lo que los ingresos de la Seguridad Social podrían superar lo estimado. Si se mantiene este ritmo de crecimiento del 5,91%, al final del año aportaría casi 600 millones extra a la Seguridad Social, dinero con el que se financiaría en torno a la mitad de la subida de las pensiones con el IPC.

En cualquier caso, si la recaudación no es suficiente, el Gobierno se guarda el comodín de la ejecución presupuestaria: si no agota algunas de las partidas, puede terminar cuadrando las cuentas al cierre del año gracias al ahorro en el gasto. No es una tarea sencilla, pero es la opción favorita en estos momentos. En cualquier caso, los equipos negociadores coinciden en que “esta subida no provocará ningún agujero” ni en las cuentas de la Seguridad Social ni en las del Estado.

Fuentes próximas al Gobierno explican que la negociación presupuestaria consiste en realizar algunas cesiones de gasto, por lo que no debe extrañar que ocurra también en esta ocasión. En un Presupuesto de casi 120.000 millones de euros hay hueco para una partida de 1.300 millones sin que se caiga el Estado, explican. El problema principal está en que las cuentas del Gobierno ya eran expansivas y ponían en riesgo el cumplimiento del objetivo de déficit, por lo que ahora las dudas aumentan.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios