Sería una fórmula similar a los planes privados

Trabajo estudia incentivos fiscales para que los autónomos coticen más voluntariamente

Trabajo se plantea permitir reducciones en el IRPF para los autónomos que realicen aportaciones voluntarias a la Seguridad Social como si fuese un plan de pensiones privado

Foto: La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. (EFE)
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio. (EFE)

Es bien conocido que los autónomos son el colectivo con peores pensiones de todo el sistema de la Seguridad Social. No lo es tanto que su prestación es tan baja porque la gran mayoría cotiza solo por la base mínima sean cuales sean sus ingresos. El Ministerio de Trabajo está estudiando cómo elevar la cotización obligatoria para los autónomos con mayor renta. Pero, al mismo tiempo, está buscando fórmulas para elevar la aportación voluntaria.

El Gobierno quiere concienciar a los autónomos de que sus aportaciones de hoy supondrán mayores ingresos cuando se jubilen. Además de hacer pedagogía, busca incentivos para lograrlo. Una de las alternativas que está analizando es establecer deducciones fiscales para que los autónomos realicen aportaciones voluntarias a la Seguridad Social.

Sería una medida similar a lo que ocurre actualmente con los planes de pensiones privados. Los trabajadores que realizan una aportación a su plan consiguen un importante descuento en el IRPF, de modo que así se estimula el ahorro finalista. La Seguridad Social es el ‘plan de pensiones público’, por lo que el Ministerio de Trabajo está analizando dar un tratamiento similar a los privados.

[España recupera los 19 millones de afiliados por primera vez en 10 años]

Desde la reforma del año 2014, las aportaciones a los planes de pensiones permiten reducir la base imponible del IRPF. En ese año, el Gobierno decidió reducir los umbrales para que las rentas altas no tuviesen tantas ventajas fiscales. Lo que hizo es limitar la reducción para los primeros 8.000 euros de aportación anual y siempre que no superen el 30% de los rendimientos netos del trabajo y las actividades económicas.

Actualmente, Hacienda permite reducir la base imponible del IRPF para los 8.000 primeros euros de aportación a planes de pensiones privados

De esta forma, los autónomos contarían con un incentivo para elevar su contribución a la Seguridad Social y, además, conseguirían una pensión más generosa tras su jubilación. La medida ahonda en la idea de fomentar las aportaciones voluntarias, algo que ya estudió el último Gobierno pero que no llegó a poner en marcha.

[El coste de las pensiones supera los 9.000 millones por primera vez]

El Ministerio de Trabajo no ha tomado ninguna decisión sobre esta medida que, además, también afecta al Ministerio de Hacienda. No en vano, este cambio supondría una transferencia indirecta de recursos de los Presupuestos Generales del Estado a la Seguridad Social. Esto es, los nuevos ingresos por cotizaciones se financiarían con una menor recaudación del IRPF. Pero si los planes privados cuentan con una ayuda fiscal, el sistema público también podría tenerlas.

Fomentar la voluntariedad

La medida que estudia el ministerio nació de una propuesta de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), dentro de su plan integral para reducir el déficit del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, está en contacto permanente con los autónomos y les ha transmitido que esta es una medida que el Gobierno ve factible.

UPTA ha mantenido durante los últimos meses conversaciones con los diferentes grupos políticos para sacar adelante la medida en el marco de la reforma del RETA. El Congreso está actualmente consensuando los posibles cambios en el sistema en la subcomisión del RETA, que está finalizando ya la fase de comparecencias. La mayor parte de los partidos coincide en que es necesario buscar fórmulas para que los autónomos eleven su cotización de forma voluntaria, por lo que la medida podría cerrarse con un gran consenso.

Tanto el Partido Popular como Ciudadanos son partidarios de fomentar la aportación voluntaria de los autónomos a la Seguridad Social en vez de elevar las cotizaciones obligatorias. También la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) prefiere la vía de las aportaciones voluntarias. La pedagogía puede ser muy útil sobre el papel, pero la realidad muestra que los autónomos cotizan el mínimo posible en su mayoría. Por eso, un incentivo fiscal puede ser una fórmula interesante para mejorar su cotización.

[¿Hay mucho gasto público en España? La derrota de un mito]

Actualmente, muchos autónomos con rentas medias y altas buscan productos de inversión privados para sacar mayor rentabilidad a sus ahorros. La vía de una reducción en la base imponible del IRPF ya ofrecería un buen retorno a los trabajadores en forma de ahorro fiscal.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios