Es noticia
Menú
La mejor compra si tienes un iPhone son estos AirPods: me rindo a la evidencia tras 7 días
  1. Tecnología
TRES AÑOS ESPERANDO LA RENOVACIÓN

La mejor compra si tienes un iPhone son estos AirPods: me rindo a la evidencia tras 7 días

Mejoras en la cancelación de ruido, en los micrófonos, en la autonomía, en el modo transparencia... Es difícil si tienes los nuevos AirPods Pro entre ceja y ceja decirles que no, a excepción de que tu presupuesto sea corto

Foto: Los nuevos AirPods son casi idénticos a simple vista. (M. McLoughlin)
Los nuevos AirPods son casi idénticos a simple vista. (M. McLoughlin)

Hasta hace un mes, los AirPods Pro originales, los que salieron en septiembre de 2019, eran una buena opción para los que buscaban unos auriculares inalámbricos para su iPhone, usuarios que, por cierto, suelen tender a comprar los accesorios de la marca y no hacer cruces extraños. A pesar de que tenían cierto tiempo, aguantaban y competían en forma y fondo contra otros auriculares más modernos y recientes de otros fabricantes, que han aprendido a una velocidad pasmosa. Una de las razones de esta situación es porque sientan como un guante a cualquiera de los teléfonos, tabletas u ordenadores de Apple, que lo ha integrado perfectamente para que todo funcione como un reloj. Pero hay más. Una calidad de sonido relativamente buena y una cancelación de ruido generosa.

Lo bien que había envejecido este producto justifica que los de Cupertino hayan tardado en lanzar la primera renovación, los AirPods Pro 2022 o de segunda generación. Lo que era un 'si funciona, no lo toques' de manual se ha convertido en una renovación muy acertada, a pesar de que, 'a priori', el margen para la sorpresa era reducido.

Foto: Vista del iPhone 14 Pro. (Montaje: Emma Esser)

A pesar de que sus predecesores eran una opción muy buena, cuando alguien me preguntaba por unos cascos tope de gama para su móvil, recomendaba también otras opciones como pueden ser algunos modelos de Sony, Bose, los FreeBuds Pro de Huawei o, más recientemente, los Pixel Buds Pro de Google. Pero ahora no. Tras siete días con estos auriculares, me rindo a la evidencia. Es la mejor compra que se puede hacer de este tipo, a pesar de que tiene algún que otro lunar, como veremos en el resto del artículo.

La primera cuestión: lo que hay que rascar el bolsillo. No todo el mundo está dispuesto a dejarse 299 euros en estos auriculares, por muy bien que te los vendan. Siempre pasa así con los productos de la manzana y quizás este año haya sido más intensa la percepción, después de la subida del precio de los iPhone 14 Pro así como de los iPhone 14, un modelo que este año ha perdido atractivo. Así que también es interesante entender los cambios entre el modelo actual y el de 2019, que ahora se pueden encontrar bastante rebajados, antes de decidirse.

De un vistazo rápido, es difícil ver cambios en el exterior. Se mantiene el diseño, que tiene sus detractores y sus partidarios, tanto de los auriculares como del estuche, que mantiene las dimensiones y los materiales. Examinándolo con más detenimiento se ven nuevos elementos. Hasta ahora teníamos el LED de estado de energía, el botón de emparejamiento y el puerto Lightning, el mismo que los iPhone, que aquí también sobrevive por ahora.

Un estuche más Pro

En los AirPods Pro de 2022 tenemos dos nuevos elementos. El primero de ellos, un enganche metálico para colocarlos fácilmente a una mochila o un llavero con un sencillo gancho. El segundo, más importante e interesante, es un altavoz en la parte inferior, que, además de emitir sonidos para indicar que se está cargando y otras acciones, sirve para localizar los auriculares. Hasta ahora solo era posible cuando tenías uno o los dos fuera del estuche. Si estaban guardados, nada. Ahora puedes hacer pitar el estuche desde la 'app' Buscar del iPhone, de una forma similar a los AirTags, las balizas que presentaron hace unos meses.

placeholder Los pocos cambios físicos en el estuche se resumen en esta foto. (M. McLoughlin)
Los pocos cambios físicos en el estuche se resumen en esta foto. (M. McLoughlin)

El sonido que emite la caja me ha servido para localizarlos cuando estaban metidos en un abrigo colgado tras la puerta que tenía otra chaqueta encima, dentro de una mochila o cuando se habían ido junto a unos vaqueros al cubo de la ropa sucia. Qué bien me habría venido esto en mis años mozos para acabar con el 'Como vaya yo y lo encuentre' que tantas santas madres han repetido hasta la saciedad. No hay cambios sustanciales en el aspecto del estuche, simplemente porque no hacían falta; sin embargo, tenemos cambios realmente útiles como estos, de los que impactan en los usuarios.

Apple ha convertido el nuevo estuche en un AirTag. Eso es una mejora que se agradece

Si no queremos hacerlos sonar, porque estamos en un bar o en la calle, podemos intentar dar con ellos gracias a la tecnología 'ultrawideband', que nos indicará en pantalla a cuánto están, siempre que estén en el radio de alcance. Aunque en la prueba de los AirPods no me he visto en la situación de perder los auriculares fuera de casa, eso sí me pasó en su momento con las llaves de casa, en cuya arandela llevo uno de los localizadores de la marca. Iba camino al gimnasio y se me cayeron. Como 100 metros después, me di cuenta de que no las llevaba encima. Abrí la 'app' y al poco me aparecieron las indicaciones tras detectar la señal. Cuando me acerqué al lugar, vi a una pareja.

Les pregunté si habían visto unas llaves. Señalaron un árbol, donde las habían colgado. Cuando fui a cogerlas, me percaté de que el llavero con el accesorio se alejaba a la par que la pareja. Les pregunté y resultó que me habían intentado birlar el AirTag, que me devolvieron bastante avergonzados. Creo que es un resumen bastante bueno de lo útil que puede resultar esta tecnología.

También podemos ver la última ubicación sobre el mapa de la 'app' Buscar, como se puede ver el resto de dispositivos que tengas asociados a tus cuentas. Sin embargo, con esta función me he llegado a llevar un susto, puesto que aparecían en una cafetería en la que había estado un rato antes... y yo me estaba alejando en un Uber. Me llevé la mano al bolsillo y ahí estaban. El problema, al parecer, es que tenía el tanque de la batería completamente seco.

Foto: Foto: EC.

Hablando de batería, aunque luego detallaremos los detalles de la autonomía, hay novedades en las formas en la que se puede recargar. Además del puerto propietario de Apple y una base inalámbrica con estándar Qi, podremos darle un chute de energía con el Magsafe (el cargador magnético que estrenó en el iPhone 13) o con el cargador de los Apple Watch. Me parece anecdótico, pero puede ser útil cuando tengas el otro cable ocupado.

Para ir rematando los cambios físicos, cabe mencionar tres puntos. El primero, la adición de controles de volumen en el bastoncillo. Ningún misterio, responden bien y según lo vas utilizando vas oyendo un pequeño ruido seco para saber que se ha reconocido. Se mantiene la resistencia IPX4. ¿Eso qué significa? No te sirven para ducharte, ni para nadar. Suena a locura hacerlo, pero la propia marca lo advierte. Soporta agua de lluvia, salpicaduras y, por supuesto, el sudor. A pesar de ello, para alargar la vida útil de los auriculares, conviene limpiarlos después de hacer deporte, poniendo especial énfasis en las rejillas que recubren los micros. También, de vez en cuando, a modo de mantenimiento, conviene darle una pasadita a la zona de los pines de carga. Sin algo que suelte pelusa, a ser posible. Eso nos ayudará a que la esperanza de vida (habitualmente de dos a tres años) sea mayor.

A la hora de hacer deporte, hay que reconocer que los AirPods Pro no son los que mejor fijación tienen. En el día a día no supone un problema. Es más, son comodísimos. Tanto como los Linkbuds S de Sony, que son exageradamente agradables en el oído. Para usarlos corriendo o haciendo ejercicios con mucho impacto, lo recomendable es que escojas una almohadilla más ajustada. En este sentido, Apple ha incluido una nueva goma XS en la caja. Para comprobar si tienes el tamaño correcto, en la configuración de los auriculares tenemos una prueba en la que se emite un sonido y se comprueba si hay 'fugas' en el aislamiento.

placeholder Los AirPods Pro 2 tienen las rejillas en diferentes posiciones. (M. McLoughlin)
Los AirPods Pro 2 tienen las rejillas en diferentes posiciones. (M. McLoughlin)

Los cambios más contundentes, o al menos los que hacen que este nuevo modelo suponga una mejora sustancial frente a los AirPods Pro originales, están bajo el fuselaje, en el corazón de estos AirPods Pro. Hay novedades en la cancelación de ruido, hay novedades en el audio y la calidad, hay novedades en el modo transparencia y hay novedades en el audio espacial, que es como Apple etiqueta su sistema basado en Dolby Atmos.

El modelo anterior tenía más fácil la sorpresa. El mercado de auriculares no estaba tan saturado y Apple es una máquina engrasadísima de generar atención y titulares. Muchos usuarios descubrieron y experimentaron la cancelación de ruido en ese momento, a pesar de que ya había modelos de otras empresas a la venta.

Contra todo pronóstico, me sorprende la mejora y bastante en lo que se refiere al 'noise cancelling'. Un breve resumen sobre esta tecnología, que depende de dos factores: el 'hardware' y el 'software'. Es importante que haya un buen aislamiento pasivo. Por eso, los auriculares supraaurales o diadema que cubren toda la oreja suelen ser más efectivos, porque tienen una barrera física mayor. La cancelación activa, 'grosso modo' y sin entrar en demasiados vericuetos técnicos, lo que hace es analizar constantemente el ruido a través de los micrófonos de los auriculares. Una vez se tiene esa señal, se procesa y se emite una onda en el sentido contrario para anularla.

Pensé que la mejora en la cancelación de ruido era charlatanería. Y no

Basta con ponerse los AirPods Pro, sin reproducir música, para que el sonido de la tele del salón baje a la mitad. Si pongo el volumen al 25% ya desaparece por completo. ¿Pero eso no lo conseguía ya la anterior generación? No de manera tan efectiva. Por ejemplo, con los anteriores auriculares necesitaba tener el volumen mucho más alto para que el traqueteo del metro o el tráfico de la calle fuese prácticamente inaudible. En algunos casos, sigue habiendo un hilo sonoro, de fondo. Pero eliminar eso sería alcanzar la perfección total. Ahora no necesito darle tanta chicha, cosa que tiene dos beneficios: la duración de la batería, pero también mi salud auditiva.

Con el sonido al 50%, he conseguido que el molesto taladro que están utilizando en las obras enfrente de casa mientras escribo se haya atenuado. Un lugar donde se agradece esta función es en la oficina. Las conversaciones se acallan de manera muy fácil, salvo alguna excepción, pero más por mérito de algún susodicho de voz profunda que por demérito de los auriculares. Además, aunque la cancelación de ruido influye en la 'pureza' de la reproducción (es inevitable en cualquier modelo), aquí el sonido no recibe una distorsión que sea reseñable.

Aunque la competencia se ha puesto las pilas, aquí hay que darle un sí rotundo a la manzana, que compite directamente (y supera a algunas) con las grandes referencias de esta tecnología, como puede ser Sony, Sennheiser o Bose.

Me pregunto qué traerán las próximas iteraciones de los AirPods Pro, porque han puesto el nivel muy alto. Quizá las mejoras se centren en generar funciones de 'software', como una cancelación variable como la de Sony, que es capaz de ajustar, siempre que autorices el uso de la localización, el ruido que deja pasar dependiendo de si estás en el metro, en la oficina o corriendo por la calle. O la función de que, presionando un auricular, se deje pasar el sonido y, cuando lo retires, se active la cancelación de ruido; otro invento de los nipones, pero de sus modelos supraaurales. Divagaciones que tardarán, por lo menos, tres años en ser respondidas si se mantienen los plazos de renovación.

placeholder Los AirPods Pro, localizables como un AirTag. (M. McLoughlin)
Los AirPods Pro, localizables como un AirTag. (M. McLoughlin)

Antes de hablar del sonido, quiero detenerme en el modo transparencia. Aquí es donde he visto el avance mayúsculo, más incluso que en la cancelación de ruido, que era bastante notable. Este modo permite seguir escuchando música sin aislarnos de lo que nos rodea, bien porque estemos en la oficina y necesitamos estar atentos o donde sea. ¿Por qué no desactivar simplemente la cancelación de ruido? Porque, en este caso, se escucha mejor, ya que amplifica los sonidos. Además, sigue analizando (casi 50.000 veces por segundo) el ruido que nos rodea y, en caso de detectar alguno que sea dañino o especialmente molesto, lo tamiza. En tiempo real. Y funciona. Otro sí rotundo a la compañía.

El sonido avanza, pero no tanto

Aunque mejora la calidad del audio, aquí es donde puede haber gente que le saque más pegas que otros. Para ofrecer una reproducción más fiel, la manzana ha creado un nuevo cerebro para estos AirPods Pro. Montan un chip H2 en lugar del H1 y, entre otras piezas, una nueva configuración de amplificador, transductor que trabaja con un 'driver' de distorsión baja. El resultado de todo es una reproducción más ajustada, procesando mejor las diferentes frecuencias. Los agudos y las zonas medias notan este paso adelante, pero es quizá las frecuencias más bajas donde más perceptible sea. Es decir, si eres los que aprecias unos graves con cierta contundencia, dentro de las posibilidades de un formato así.

La he utilizado con muchísimas canciones, 'Uncle Blue' (Leifur James), 'Quevedo:Bzrp Music Sesion' (Quevedo y Bizarrap), 'Despechá' (Rosalía), 'Mashita' (Mansur Brow), 'Paradise' (George Erza), 'La gran broma final' (Nacho Vegas), 'El perro verde' (Marea), 'Take a Trip' (Pont Aeri)... Una ecléctica selección que me ha dejado claro que el sonido compite a nivel muy alto. La fidelidad de los medios hace que las voces suenen muy muy claras, las melodías tienen su espacio, los bajos no se comen otros matices. ¿El mejor audio? No pondría la mano en el fuego. ¿Por qué? Porque esto es muy personal.

A lo largo de los años, me he encontrado que la gente prefería una ecualización más balanceada y no tan neutra o que percibían la riqueza de los agudos de tal marca, aunque eso suponga renunciar a bajos. Pero, pensándolo bien, ¿qué vamos a esperar de unos auriculares que cuestan 300 euros?

El salto aquí no es tan grande e, incluso, si no tienes el oído bastante entrenado, te va a parecer hasta mínimo. Es decir, la decisión de si comprar esta generación o la anterior no creo, personalmente, que vaya a ser propiciada por este apartado.

placeholder Los AirPods Pro 2 junto al iPhone 14 Pro. (M. McLoughlin)
Los AirPods Pro 2 junto al iPhone 14 Pro. (M. McLoughlin)

Como manos libres sigue siendo tan fiable como siempre, sin que eso signifique ser excelente. Cumple la función sin estridencias ni carencias, con un audio plano. Son algo más eficientes a la hora de capturar el sonido. Sirve para comunicarse en llamadas y en audios de WhatsApp. Punto.

Sobre el audio espacial, subrayar que ahora Apple utiliza la maquinaria del Face ID para 'escanear' tus orejas y mejorar la experiencia. Particularmente, me resulta más natural, por llamarlo de alguna manera, cuando estoy viendo una película o serie en el iPad o en el iPhone, ya que da riqueza a la reproducción.

Cuando escucho música se me hace muy raro pasar de un sonido estéreo que suena igual mueva la cabeza o no, que a uno que 'espacializa' el sonido, 'simulando' que, si miro a la izquierda, el origen del sonido no esté en el mismo punto que si miro al frente. En el caso de la música (y eso que he podido escuchar mezclas de Atmos en un estudio preparado para ello y es impresionante), me resulta extraño.

Si buscas los mejores auriculares para tu iPhone, estos AirPods Pro son la compra

La duración de la batería se estira hasta las seis horas de uso con la cancelación de ruido activa, según la propia marca, con una sola carga. El estuche da otras tres cargas largas, diría que casi cuatro. Es decir, según los cálculos oficiales, estaríamos hablando de unas 30 horas totales con la cancelación de ruido. Mis pruebas apuntan a que son un poquito menos, un par de horas. Aun así, mejoran lo del modelo anterior, que tenía un buen registro de 23 o 24 horas sumando auriculares y funda.

Teniendo en cuenta este pico energético, la mejora en los micrófonos, la mejora en la cancelación de ruido y el modo transparencia, amén de un buen sonido y una experiencia de uso con dispositivos Apple (también es una buena alternativa para Android, aunque se pierden algunas funciones), creo que es la mejor compra que puede hacer alguien que tiene un iPhone.

Quizás en el audio haya equipos un peldaño por encima en algunos aspectos, pero aquí hay que tener la experiencia completa y, personalmente, creo que la inversión merece la pena, siempre que el presupuesto no te tenga atado en corto. Si las mejoras que he explicado en este texto te dejan frío, los AirPods Pro de primera generación están disponibles por unos 200 euros en Amazon y otras webs, lo que supone un ahorro prácticamente de un tercio del coste de los nuevos. Si la cancelación de ruido te da igual, pero los AirPods de segunda generación (los más antiguos y básicos) te saben a poco, tienes los AirPods 3 a un precio parecido e incluso algo inferior.

Si quieres comprar algún modelo:

AirPods Pro 2 (299 €) AirPods Pro 1 Gen (207 €) AirPods 3 Gen (199 €)

_________________________

El Confidencial ha seleccionado los productos para esta 'review' siguiendo un criterio estrictamente editorial. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de los enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico.

Hasta hace un mes, los AirPods Pro originales, los que salieron en septiembre de 2019, eran una buena opción para los que buscaban unos auriculares inalámbricos para su iPhone, usuarios que, por cierto, suelen tender a comprar los accesorios de la marca y no hacer cruces extraños. A pesar de que tenían cierto tiempo, aguantaban y competían en forma y fondo contra otros auriculares más modernos y recientes de otros fabricantes, que han aprendido a una velocidad pasmosa. Una de las razones de esta situación es porque sientan como un guante a cualquiera de los teléfonos, tabletas u ordenadores de Apple, que lo ha integrado perfectamente para que todo funcione como un reloj. Pero hay más. Una calidad de sonido relativamente buena y una cancelación de ruido generosa.

IPhone
El redactor recomienda