SIEMPRE TENÍAN QUE HABER SIDO ASÍ, TIM

7 días con los nuevos AirPods Pro: después de mucho tiempo, Apple te va a sorprender

Tras el paso en falso de la renovación de los AirPods en marzo, que no tuvieron cambios sustanciales, la manzana hace justicia al apellido Pro con nuevo diseño, cancelación de ruido y mayor precio

Foto: El iPhone 11 Pro, junto a los AirPods Pro. (M. Mcloughlin)
El iPhone 11 Pro, junto a los AirPods Pro. (M. Mcloughlin)

En marzo, después de dos años en el mercado, Apple renovó por primera vez los AirPods. Y acabaron resultando una decepción. Uno se preguntaba en qué habían empleado el tiempo. No por los auriculares en sí, que al fin y al cabo seguían siendo uno de los auriculares de este tipo más vendidos (y en general, más solventes), sino por sus retoques menores.

Apenas un nuevo chip con mejor conectividad, algo más de autonomía y un estuche con carga inalámbrica, una novedad con poquísimo 'sex appeal' que se quedó en algo anecdótico cuando los de Cupertino cancelaron su AirPower, ese base para recargar al mismo tiempo su reloj, su teléfono y sus cascos. El precio subió, lo que terminó de afear la renovación. Cuando han pasado seis meses, Apple ha hecho propósito de enmienda con los AirPods Pro. Ha creado una nueva versión, este vez sí, con cambios sustanciales que van desde un nuevo aspecto hasta cancelación de ruído, entre otros detalles.

En este caso si hablamos de evolución y no un puñado de remiendos inconsistentes. Hay sustancia. Tanta que han considerado que no estaba de más ponerle a los auriculares el apellido Pro. Y ya sabemos que Pro, en tecnología, es lo mismo que Plus. Más o mejor. En este caso, mejor sonido y diseño. Es más, tras una semana con ellos, solo puedo decir: siempre tuvieron que ser así, Tim Cook. También, como siempre ocurre con los productos de la manzana, hay que pasar por caja y tener un buen fajo preparado. En este caso 279 euros. Es una inversión grande. Pero cuenten hasta tres antes de atizar a Apple por el tema del precio del producto o terminen de, que en esta ocasión esté en línea con sus rivales e incluso por debajo en este punto.

AirPods Pro. (M. Mcloughlin)
AirPods Pro. (M. Mcloughlin)

Los 'renders' los carga el diablo

Los 'renders' los carga el diablo. Se supone que deberían dar una visión idealizada del producto pero no siempre ocurre así. Fue lo que me ocurrió cuando sorpresivamente Apple anunció los nuevos AirPods Pro. El estuche parecía mucho mayor. Las franjas negras, que alojan los diferentes micrófonos orientados hacia el exterior y hacia el interior, son ahora de trazo gordo rompiendo el minimalisto logrado con el anterior modelo. El acabo en puntas y almohadillas, que también tienen su función, terminaban de darle, en base a esas imágenes, un aspecto más tosco de lo que estábamos acostumbrados. Pero esta percepción cambia rádicalmente al tenerlos entre las manos. Bueno, realmente, en las orejas. El bastoncillo que sobresale es ahora más corto. No es el más discreto del mercado pero sí que son más discretos que su predecesor.

A mi personalmente nunca me habían resultados molestos los auriculares de este tipo, de los que tienen una parte que se introducen en la oreja. Pero, y es algo que me ha sorprendido, en mi entorno me he encontrado bastantes personas que les resultan molestos y suelen sentirse cuasi ultrajados cuando tienen que utilizar uno de ese tipo y prefieren unos de diadema. Obviamente si eres de los que sientes repelús cuando tienes que usar algo así, no te voy a decir nada que sabrás de sobra que estos AirPods Pro no son los que más se van a ajustar a lo que buscas.

AirPods Pro. (M. Mcloughlin)
AirPods Pro. (M. Mcloughlin)

Sin embargo, este nuevo diseño ayuda y mucho a mantenerlos fijos en su posición. Hay 'youtubers' que se han dedicado a montarse en un toro mecánico con ellos. Y no se han caído ni han salido disparados. Yo no he pasado por esta prueba pero los he utilizado para correr, entrenar en el gimnasio y en mi día a día y no se han movido ni un ápice. Con el anterior modelo siempre que salía a trotar acaba aparenciendo un 'tic' nervioso que me llevaba a poner la mano sobre el auricular y apretarlo, como si no lo notase lo suficiente. Aquí lo he notado ajustado y fijo en su lugar. Ni agitando la cabeza hacia los lados con bastante entusiasmo (he sido tan cazurro como para llegar a marearme) ni tan siquiera sufriendo haciendo 'burpees' (el ejercicio que más odio) se han desplazado.

La resistencia al sudor y salpicaduras era una mejora obligada. De cajón

Si hablamos de usarlos entrenando, hay que hablar de una de las grandes novedades. Una de cajón. La resistencia IP64X. Esto significa a salpicaduras. Hasta ahora no lo tenían. Vaya por delante que uno podía utilizarlos con bastante frecuencia para hacer ejercicio físico pero tenía que estar cuidando en extremo, especialmente si eres como yo de sudar a mares, que las rejillas estuviesen secas porque podía acabar siendo un problema. En resumen, los AirPods te podían hacer un buen apaño como auriculares deportivos. Pero los Pro se ajustan mejor a este papel.

Vista de la nueva interfaz de los Airpods Pro. (M. Mcloughlin)
Vista de la nueva interfaz de los Airpods Pro. (M. Mcloughlin)

La papeleta del diseño, una de las especialidades de la manzana, la han solventado bien. Pero donde realmente han dado el 'do' de pecho, han echado el resto que se diría en una crónica deportiva, es en el aspecto del sonido. Creo que hace tiempo que Apple no conseguía un efecto 'wow' (expresión 'hipster' utilizada en el sector 'techie' para cuando algo es muy 'trendie') de estas dimensiones. Podemos hablar de cómo han avanzado en la estabilización de vídeo en el iPhone o de la autonomía que sorprenden pero no son mejoras que, propocionalmente, supongan un avance como en este caso el del sonido.

En mi opinión creo que consigue un buen equilibrio y una buena reproducción tanto en tonos agudos y medios así como en los graves, teniendo en cuenta las limitaciones que tiene un formato compacto. Algunos modelos de su competencia, como Bose o Senheisser, pueden superarle en algunos aspectos acústicos pero las diferencias se han reducido notablemente. Me parece un sonido de muchos quilates y equilibrado, aunque todavía haya algunos matices que le separan de ser el mejor.

Silencio por fuera y por dentro

Antes de entrar a explicar la cancelación de ruido, un apunte. Este proceso se puede realizar de dos maneras: pasiva y activa. La pasiva se consigue con el diseño. Por ejemplo, un auricular de diadema que cubre toda la oreja. Obviamente es más difícil que un modelo compacto logre ese aislamiento físico. Cabe decir que los Airpods originales lograban en parte evitar que se filtrase todo el sonido exterior pero el nuevo diseño y las almohadillas ayudan a esta tarea. Además este modelo Pro incluye un test que te ayuda a medir si las gomas son las adecuadas.

Test de prueba de ajuste. (M. Mcloughlin)
Test de prueba de ajuste. (M. Mcloughlin)

Reproduce música durante unos pocos segundos y mide con un micrófono interno cómo se escucha. Si la pieza está floja, levantará el banderín y te sugerirá cambiarla por otra. La única pega es que incluye solo tres pares de gomas, de un tamaño diferente cada una. Teniendo en cuenta que es una inversión de 279 euros podrían incluir al menos dos pares de cada talla para cuando empiecen a padecer los efectos del paso del tiempo. Se pueden comprar, sí y a precio asequible, pero tener un detallito no está de más.

La parte de la cancelación de ruido activa es lo verdaderamente sorprendente en este apartado. No se han limitado a detectar con un micrófono externo las ondas que provienen del exterior y emitir una en dirección contraria para contrarrestarla. También hace esa exploración apoyándose en el micrófono interno para detectar si hay sonido en el interior del pabellón de la oreja, una tecnología que llaman Adaptive EQ. Hablan que gracias al procesador H1, el motor que da vida a estos AirPods, son capaces de que el sistema se autorecalibre 200 veces por segundo.

Si contamos sonido, cancelación de ruido y llamadas, los Pro ofrecen una experiencia sobresaliente

Dar fe de esto es harto complicado, por no decir imposible. Lo que se puede es que el aislamiento es de los mejores del mercado. Personalmente creo que está ligeramente por detrás del modelo de Sony compacto pero le sigue de cerca. Los AirPods Pro consiguen estar al nivel de los Sennheiser Momentum True Wireless, en lo que a cancelación de ruido activa se refiere. En general creo que es uno de los que mejor experiencia global ofrecen, teniendo en cuenta que la calidad de las llamadas es de lo mejor que puedes encontrar junto a los Bose 700 ANC.

Transparencia

AirPods Pro. (M. Mcloughlin)
AirPods Pro. (M. Mcloughlin)

Dispone de tres modos. El primero es de cancelación de ruído que hemos venido comentando. Sus efectos lo percibes en cuanto te pones los auriculares en las orejas. El nivel intermedio es el modo transparencia. Lo que permite, 'grosso modo' y sin entrar en disquisiciones técnicas, es tener referencias acústicas de lo que nos rodea. Yo es el modo que he utilizado camino a la oficina o vuelta a casa. Puedes concentrarte en la música pero sin quedar tan aislado. El último modo lo que hace es cancelar todo y operar de forma normal. El cambio de modo lo puedes hacer manteniendo pulsado el auricular, desde el menú rápido o entrando en Ajustes. Por cierto que el control táctil es bastante intuitivo. Además de ese comando, también puedes contestar llamadas o controlar la música dando uno o dos toques.

La autonomía sí que está influída por el modo que estés utilizando. Desde Apple cifran hasta en 5 horas la duración de la 'pila' siempre que no utilices la transparencia o la cancelación de ruido. Si haces uso de estas funcionalidad tendrás 30 minutos menos. Yo he hecho un uso mixto y siempre he estado en torno a ese registro o por encima. La caja, por cierto, te sigue ofreciendo 24 horas más. Esta es la cucharadita de ricino de los AirPods Pro. Ese puntito extra. Los auriculares 'noise cancelling' de Sony, por ejemplo, se van hasta las 7 u 8 horas fácilmente pòr cada carga.

Precio: ¿merecen la pena?

Los AirPods Pro tienen un precio de 279 euros. Es un precio alto pero a diferencia de lo que suele ocurrir está en valores de mercados. Los Momentum True Wireless de Sennheiser con 'noise cancelling', aunque pueden encontrarse de oferta en Amazon, oficialmente cuesta 299 euros. Los Sony WF-1000xm3, por citar otra referencia, 249 euros. Son cifras altas. El silencio se paga. Si tienes un Android te diría que optases por otras opciones. 

Con este precio, los AirPods de marzo se quedan en 229 euros, si optamos por la caja de carga inalámbrica; y en 179 euros si optas por el modelo con estuche normal. Si estás pensando en la primera opción, mi recomendación es que optes por dejarte 50 euros más, ya que obtendrás un sonido mucho mejor y además tendrás resistencia a salpicaduras IPX64.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios