He probado muchas alternativas a los AirPods en 2020 y me quedo con estas seis
  1. Tecnología
HAY CIENTOS DONDE ELEGIR

He probado muchas alternativas a los AirPods en 2020 y me quedo con estas seis

No es fácil escoger auriculares inalámbricos, dada la enorme oferta. Aquí va una selección de varios presupuestos y características de Huawei, Google, OnePlus o Samsung

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Los AirPods son algo socorrido en estas fechas como regalo comodín cuando a uno no se le ocurre nada de cara a Navidad. Hay gente que lo tiene claro y no se plantea otra cosa, pero no siempre tienen por qué ajustarse a lo que estás buscando. Bien porque no tienes un iPhone, no tienes el presupuesto o porque no te da la real gana pagar por un producto de Apple, por muy bien que lo pinten. El problema es que cuando uno se pone a buscar auriculares 'true wireless' (verdaderamente inalámbricos, en una traducción un tanto cañí) se encuentra con un mar de opciones, ya que en los últimos años este mercado se ha multiplicado con la misma facilidad que los conejos en libertad.

Foto: Imagen: EC.

No fueron los primeros, pero si fueron los que acabaron criando la fama. Muchos han aspirado a replicar el éxito de los auriculares de Apple con mayor o menor fortuna, apelando al diseño, al coste u otros aspectos. En este 2020 he probado muchas alternativas a los AirPods. En agosto ya hicimos una primera selección con algunas novedades y ahora las actualizamos con otras tantas que han salido al mercado desde entonces.

¿Me lo compro?

Bienvenidos a '¿Me lo compro?', nuestros análisis a fondo de los 'gadgets' más deseados del momento. Cada semana analizaremos nuevos dispositivos y, sobre todo, los compararemos entre sí para que puedas responder al instante a esa pregunta que a veces nos quita el sueño: ¿qué móvil, TV, portátil, auriculares... me compro?

Podrás preguntarnos lo que quieras sobre cada producto, la idea es ayudarte a tomar mejores decisiones y... de paso, ahorrarte tiempo y dinero. Si estás detrás de cualquiera de estos auriculares,  puedes mandarnos tus dudas a teknautas@elconfidencial.com y te responderemos cuando sea posible.

Puedes ver el resto de nuestras pruebas en este enlace.

Este listado no ha sido fácil de acotar. ¿Por qué? Porque no queríamos que fuese una selección de auriculares en el que solo nos fijásemos en la calidad del sonido o en cómo consiguen acallar el mundo que nos rodea con una cancelación de ruido de otra galaxia. Si así fuese nos pondríamos a rellenar la selección con propuestas de B&O o con los Sennheiser Momentum TW 2, unas grandísimas opciones pero que exigen que uno le eche billetes a la inversión.

Tampoco queríamos lo contrario porque si nos limitábamos al género 'low cost' igual esto acababa lleno de modelos de Xiaomi y otras marcas por el estilo. También hemos sacado de la selección propuestas con un marcado carácter deportivo. Y todo porque lo que más nos suelen preguntar es acerca de auriculares que sirvan un poco para todo: escuchar 'musiquita' en el metro, poder utilizarlo como manos libres mientras aprovechas esos 15 minutos de teletrabajo para colgar la lavadora y que además te aguanten tu trote cochinero o tu entrenamiento en el gimnasio. Aquí mezclamos propuestas que van desde aproximadamente 50 euros hasta los 200 (el tope de precio que hemos fijado) en el que algunas veces su punto fuerte es el diseño, otras el sonido y otra la autonomía. Es probable que alguno de ustedes hayan probado otra marca y hayan encontrado otros precios. Como decimos, es un producto que se ha multiplicado enormemente.

Google Pixel Buds

placeholder Google Pixel Buds. (M. Mcloughlin)
Google Pixel Buds. (M. Mcloughlin)

Es uno de los modelos que más me ha sorprendido este año. ¿Por qué? Entre otras cosas por su diseño, que solo deja a la vista una pequeña circunferencia, sin bastoncillo que sobresalga. Lo mejor es que cuenta con una forma que se ha ajusta perfectamente a mi oído. Los he utilizado en múltiples situaciones y no se han movido ni caído en ninguna ocasión. Ni en el gimnasio ni haciendo una sesión de tiro de baloncesto. Eso sí, si eres de los de 'cartílago muy sensible', puede ser que el 'tentáculo' que utiliza para fijarse en la oreja acabe causando fatiga en la zona tras un buen rato de utilización.

Cuando se estrenaron, contaban con un buen sonido, aunque es cierto que había algo de mejora en los graves. Sin embargo, Google decidió sacar una actualización de 'software' en el que mejoraban los tonos más bajos, lo que dejaba un audio mucho más redondo tanto a la hora de escuchar música como podcasts. En las llamadas funciona correctamente, sin noticias que destacar en ni para bien ni para mal.

Los Pixel Buds, aun sin cancelación de ruido, consiguen un buen aislamiento

La gran pega para algunos, teniendo en cuenta que su precio es 199€ (se puede conseguir ya más barato), es la ausencia de cancelación de ruido activa. Sin embargo, aquí hay que hacer un matiz. La potencia que ofrecen, junto al aislamiento de su diseño, logra atenuar lo que esos sonidos que nos rodea con más eficacia que modelos más baratos que se venden con la etiqueta ANC ('activa noise cancelling'). En este sentido, tiene una función en beta muy prometedora: detecta ruidos como alarmas o cuando ladra tu perro y baja la reproducción para que puedas chequear que todo va bien.

Sobre la autonomía, cabe señalar que los auriculares te darán entre cuatro horas y media o cinco con una carga, utilizándolos al 75%. El estuche, muy cómodo de llevar, nos da otras tres. Así que en total podemos pasar 20 horas lejos del enchufe (la funda también se carga inalámbricamente). No es el registro más puntero, pero me parece bastante equilibrado. Donde sí que sale ganando es en el sistema de carga: en 10 minutos, lo que te tomas un café o te das una ducha por la mañana, tienes para unas dos horas de uso. Funcionan con cualquiera aparato con BT 4.0 o superior, pero se entienden mejor con Android, especialmente los Pixel, que con los iPhone, donde pierdes funciones como el emparejamiento rápido. Si eres usuario habitual de Assistant, te agradará mucho su integración.

Huawei FreeBuds Pro

El mejor clon de los AirPods Pro hasta ahora. Porque Huawei no puede negar que estos FreeBuds Pro tienen una inspiración evidente, al menos en lo estético, que no es otro que el accesorio de Apple. Eso sí, nos encontramos con un estuche ligeramente más grande (se nota lo suyo en el bolsillo del vaquero) y unos auriculares que optan por líneas rectas en lugar de curvas. Son algo más, un pelín, más gruesos que los AirPods Pro, algo que también tiene su parte buena: si eres de los que gusta interactuar directamente con el dedo para controlar la reproducción tienes más espacio. Son relativamente cómodos, aunque no logren la fijación superlativa de otros. Su precio oficial era de 174 euros, pero la marca ya lo ha recortado hasta los 139 euros en su página oficial, lo que le ha dejado como un modelo bastante atractivo en esa franja de precios.

placeholder Huawei FreeBuds Pro. (M. Mcloughlin)
Huawei FreeBuds Pro. (M. Mcloughlin)

En el sonido hay que darle un notable alto. Si tienes el oído entrenado te puede parecer excesivamente neutro y echarás en falta matices, especialmente a la hora de dar profundidad a los tonos medios. ¿Es un sonido regulero? En absoluto. Tras la rebaja sufrida, creo que es un modelo muy competitivo pero el audio tiene algo de margen de mejor. Lo mejor, tiene una cancelación de ruido muy por encima de la media. No llega a ser la de los Pro o la que ha logrado Sony con algunos modelos, pero rinde muy bien. A esto hay que sumarle una potencia más que suficiente. ¿Cómo manos libres? Se maneja perfectamente. Por eso creo que un audio notable, una cancelación de ruido buena y un buen desempeño en llamadas hacen de esta una muy buena opción.

En la autonomía nos encontramos un rango que te dará algo menos de cuatro horas con la cancelación de ruido activa a todo trapo y seis horas largas si utilizas el perfil normal, con un volumen también del 60 o 70%. La funda te dará algo más de cuatro cargas. Se queda en todo caso por debajo de las 20. Tampoco es la cifra bestial, pero es suficiente para muchos. Funciona con dispositivos BT de todo tipo pero hay que hacer varias apreciaciones. Hay algunas funciones (emparejamiento rápido, por ejemplo) reservadas a EMUI, cuenta con app para Android (te permite ajustar los controles y algún parámetro más) y en iOS no disponemos de esta opción.

Galaxy Buds Live

Es cierto que Samsung había huido de los cánones marcados por Apple y siempre había ido un poco a su bola, pero este año ha rizado el rizo. Sus Galaxy Buds Live tienen el diseño más raro del curso. Pero que su forma de alubia no te asuste. Se sujetan mucho mejor que lo que puedas pensar. Eso sí, tienes que cogerle el tranquillo, pero una vez te acostumbras a hacerlo correctamente, se fijan muy bien. Obviamente si eres de esos que odias andar fijándote algo dentro del pabellón de la oreja o si es muy pequeña no te van a resultar los más atractivos.

Pero por lo demás, la fijación ha sido correcta, aunque alguna que otra vez me he llevado la mano pensando que andaban sueltos a la hora de hacer deporte. La mayor pega que se puede objetar al diseño (disponible en más colores, afortunadamente) es haber optado por ese acabado 'glossy' brillante, que no convencerá a todos. También una resistencia a salpicaduras y sudor (IPX2) algo más rácana que otros, así que cuida de secarte bien el sudor cuando los utilices en el 'gym' intensamente.

placeholder Samsung Galaxy Buds. (M. Mcloughlin)
Samsung Galaxy Buds. (M. Mcloughlin)

Sin embargo, creo que como en el caso de los Pixel Buds, nos encontramos un sonido muy equilibrado. Con suficiente potencia y con riqueza. Me parece que logran una buena reproducción tanto en los graves (dentro de lo que cabe en un formato compacto), los medios y los agudos. Diferencia muy bien el espacio de la voz del que corresponde a la música, sin distorsionarla ni quitarle protagonismo cuando exprimes el volumen al máximo. Eso sí, la función de cancelación de ruido no es espectacular. Es normalita. Es decir, te puede ayudar a tamizar lo que te rodea y que no resulte tan molesto, pero no lo silencia tanto como otros. En resumen, que si lo que quieres es el mejor modelo en esto concreto tienes otras opciones.

Una de las cosas que han mejorado frente a anteriores productos de la casa es el manos libres. No he encontrado ninguna pega ni en llamadas ni a la hora de mantener las videollamadas con Teams, Hangouts u otra aplicación. La autonomía es, junto al sonido, una de sus grandes bazas. Con la función de 'noise cancelling' seis horas (se ha quedado en torno a las 5 y media). El estuche supone un tanque de gasolina para otras tres y media. Así que fácilmente estaríamos hablando de una autonomía, con el ANC activado, que apunta a las 20 horas. Si prescindes de ello: unas 26. Esto te da para vivir una semana sin cargarlos de sobra. Cuenta con app tanto para iOS como para Android.

LG Tone Free

2020 ha sido el primer año que LG y Meridian se ha metido a hacer auriculares 'true wireless'. Y lo ha hecho con los Tone Free, de los que han llegado varios modelos. Nosotros nos hemos fijado en los Tone Free, tanto en su versión FN7 como FN6B (luego explicaremos las diferencias entre ambos). Son muy cómodos. Y cuando digo muy cómodos es mucho. No exagero. Incluso para los de orejas sensibles no les han resultado molestos. Hago una breve pausa en este punto para agradecer a los diversos conejillos de indias que han tenido a bien probárselos entre caña y caña. No solo es que se sientan cómodos. Es que se fijan extraordinariamente bien, a pesar de ser un modelo de bastoncillo y no completamente 'in ear'.

placeholder LG Tone Free. (M. Mcloughlin)
LG Tone Free. (M. Mcloughlin)

El diseño es compacto y ligero. También el del estuche que viene con una particularidad. La funda cuenta con dos luces ultravioletas que se activan al poner los auriculares en cada compartimento. Aseguran desde la marca que con diez minutos se puede desnaturalizar el 99% de las bacterias (repito de las bacterias y no de los virus) que pueden estar presentes tras su uso. Es una buena idea para mantener la higiene de estos aparatos, especialmente si los utilizas para entrenar.

En el apartado de audio, me vuelve a dejar frio. No es malo, pero tampoco me ha dejado muerto. Me ocurre como con los de Huawei, tiende excesivamente a un perfil muy neutro, muy normal. Le falta algo de chicha en las partes más altas y más agudas de la parte instrumental. Es cierto que puedes equilibrar algo con la ecualización de la 'app' pero milagros no vas a hacer. Es un sonido bueno, que no destaca. ¿Suficiente para una gran mayoría? Sí.

Pero si eres de los que aprecias cada matiz y sabes valorarlo igual no te termina de convencer. La principal diferencia entre la versión FNB6 y la FN7 es la cancelación de ruido activa. Es de ley decir que el FN6B, a pesar de no tener esta característica, logra también contener el ruido en parte con el aislamiento pasivo que proporcionan sus almohadillas. Si necesitas sí o sí esta característica, vete a los FN7, que cuestan 148 euros frente a los 126 de la versión de entrada.

LG ha conseguido probablemente el diseño más cómodo con estos Tone Free

En la versión de entrada nos encontraremos una autonomía total de 23 horas horas (entre auriculares y estuche). No es extraordinaria, pero lo suple con carga rápida. Cinco minutos para hora y pico. La versión superior ha mejorado esto, ofreciendo hasta 21 horas en el caso del Ambas fundas tienen carga inalámbrica.

OnePlus Z Buds

"Pero ¿no habías dicho que había propuestas baratas? A ver, que yo las vea". Ya hemos entrado en territorio 'low cost', un terreno muy importante, que todo el mundo no se va a dejar más de cien euros en unos auriculares por mucho 'noise cancelling' que tengan. OnePlus también ha utilizado 2020 como pista de lanzamiento para sus auriculares completamente sin cables con los OnePlus Buds.

Han llegado en dos modelos. La mayor diferencia entre ellos es la autonomía (y el códec aptxHD de Qualcomm, que en la versión asequible no está presente). La diferencia de precio es de 59 euros a 89. Mi consejo: si buscas algo en este rango y te gusta OnePlus como marca, quédate con el barato, que no merece la pena pagar un 40% más por las diferencias que hay.

placeholder OnePlus Buds Z. (M. Mcloughlin)
OnePlus Buds Z. (M. Mcloughlin)

El diseño de estos Buds Z tiene mucho parecido a la superior, aunque no es exactamente igual. En este caso, tenemos un sistema de almohadillas, en lugar que la forma cónica que se introduce directamente en la oreja. Lo cierto es que se sujeta bien, aunque cuando estás haciendo o deporte es probable que tengas la sensación en algún momento que se mueve más que la cuenta. Por lo demás, es un diseño normalito. No destaca por ser ni muy fino, ni muy ligero, ni muy estilizado. Lo mejor, protección IP55, para usarlos tranquilamente haciendo deporte o lloviendo.

En el apartado acústico: no tenemos 'noise cancellling' y a la hora de hacer de manos libres cumple, pero podría ser mejor. Hay veces que me oyen demasiado bajo y tienes la sensación de que la voz que escuchas es inestable. Alguna vez que he estado en un entorno excesivamente ruido he tenido que levantar la voz más de la cuenta. Es aquí donde se nota el precio.

La reproducción musical me parece que está bastante acertada aunque peca de exagerar los graves de forma artificial y se pierden algunos detalles. Ocurre lo mismo que cuando activas el modo belleza en la cámara del móvil: se pierden matices y puedes llegar a parecer un muñeco de nieve. Pero oye, que en este caso no es un drama. Me ha costado detectarlo, solo lo he conseguido apreciar cuando estaba bastante atento.

Sobre la autonomía, dos breves apuntes: con una carga completa (auriculares más estuche) rondas las 15 horas. Y cuenta con carga rápida. En unos 8 o 10 minutos logras casi tres horas. Cuenta con app para Android (compatible con 'Fast Pair') pero no para iOS.

realme Buds Air Pro

En este caso tenemos una propuesta a caballo entre los OnePlus Buds Z y el resto de auriculares. A caballo en precio (cuesta 89 euros) pero también en capacidades técnicas. Los realme Buds Air Pro son unos auriculares con un sistema de cancelación de ruido activa que ofrece una buena calidad para el rango de precios que manejamos. El aislamiento que consigue, gracias también al sistema de almohadillas que incluye, está bastante logrado, insonoriza muy bien haciendo que una calle con bastante tráfico sea un susurro casi imperceptible entre la música. Es decir, si buscas un buen aislamiento a este precio, pocos, a excepción de algún Xiaomi, te da este nivel.

Pero no se puede tener todo. Una de las cosas que le he notado es el sonido se ve ligeramente resentido cuando utilizamos esta funcionalidad, ya que se siente algo más enlatado y metálico, que lo que cuando lo hacen otros modelos del mercado con esta tecnología.

placeholder Realme Buds Air Pro. (M. Mc.)
Realme Buds Air Pro. (M. Mc.)

El sonido, cuando no se utiliza este aditivo que es la cancelación de ruido, me parece relativamente correcto. Igual se le podría pedir algo más de amplitud, ya que reproduciendo al 80% puede distorsionar canciones con mucha percusión o tonos electrónicos. Funciona bien a la hora de mantener llamadas alejado del móvil, con un retardo mínimo y capturando bastante bien la voz. No es el mejor manos libres. Ni se acerca a la categoría. Pero cubre el expediente como el anterior modelo. Por último, mencionar tiene un modo juego, que ayuda a reducir la latencia (vaya por delante que no me he topado con nada exagerado con ninguno de estos modelos).

Cuando utilizas la cancelación de ruido, el sonido sufre. Por 89€, qué vas a pedir...

Sobre el diseño cabe señalar que es bastante anodino. Uno más. No tiene nada especial. Estéticamente son un clon de los AirPods originales, pero más gordos. Se nota su naturaleza, exactamente igual que en los auriculares de OnePlus. Son productos baratos, que no se esconden. Maneja resistencia IPX4, así que puedes utilizarlos haciendo deporte con cierta tranquilidad. La autonomía que te da es una de unas 20 horas, depende el perfil que utilices. Aunque ha estado sin soporte para iOS, realme acaba de lanzar 'Link' su app oficial para este sistema operativo, así que podrás acceder a ajustes varios. Si utilizas Android, debes saber que tendrás la ventaja de contar con el emparejamiento rápido de Google.

Bola extra: Sony WF-1000XM3

Es cierto que este modelo es de la pasada temporada, pero ha envejecido muy bien en todos los sentidos. Estos Sony de nombre casi indescifrable han sido siempre la referencia en lo que se refiere a combinar una gran calidad de sonido junto a una gran calidad a la hora de aislar el ruido que nos rodea.

placeholder Sony WF1000X3. (M. Mcloughlin)
Sony WF1000X3. (M. Mcloughlin)

Hay que reconocer que probablemente la empresa nipona haya sido la mejor que haya conseguido aterrizar la tecnología 'noise cancelling' en aparatos como estos. En los últimos tiempos marcas como Apple o Sennheisser se han puesto las pilas, pero no llegan a este mismo nivel de excelencia. En lo que se refiere al audio, muchos dudan entre comprarse estos auriculares o los AirPods Pro, su rival natural. Lo cierto es que cualquiera es una muy buena compra, pero hay algunas diferencias y matices a tener en cuenta.

Particularmente, Sony me parece que tiene un sonido más natural que los de Apple y que se ajusta mejor a los detalles del audio. Es decir, va a gustar más a esos que tengan buen oído. Sin embargo, hay varias cosas que pueden pasarle factura, al menos en el caso de los más sibaritas. El diseño sobresale de la oreja bastante, aunque se sujeta bien, es probable que te transmita lo contrario y andes llevándote cada dos por tres la mano a la oreja cuando corres o estás haciendo abdominales en el gimnasio para asegurar que siguen en su lugar. Como manos libre cumple, pero está por debajo de los de la manzana.

El sonido no es su único punto fuerte. Tiene fondo físico para aguantar casi una semana sin cargarse. Sumando la caja y los auriculares si no tiramos de 'noise cancelling' son casi 32 horas de autonomía (ocho horas cada carga de auriculares más tres de la funda). Si utilizamos esta función, serán 24. Y cumple estos tiempos de manera bastante precisa. El problema de ofrecer más batería es que necesita un tanque más grande y, por tanto, la funda es la más abultada de todas las que aquí manejamos. Por último, destacar que tiene USB tipo C, algo que si tienes un móvil Android siempre es de agradecer, para no andar cambiando de cable cada dos por tres.

Tiene una app muy completa (con emparejamiento rápido), que no solo nos deja fijar aspectos de la reproducción sino también ajustarla cuando detecte que estamos corriendo, andando o el transporte público. Por destacar un último detalle, además de los controles táctiles tradicionales, tienes una función muy apropiada para cuando utilizas el 'noise cancelling' en la oficina: manteniendo una pulsación sobre uno de ellos, dejarás pasar la voz.

Auriculares LG AirPods ¿Me lo compro? Low cost Samsung OnePlus Android Apple
El redactor recomienda