La persecución policial de un conductor ebrio en Texas, Estados Unidos, ha terminado con vehículo y conductor sumergidos en un lago. Los agentes seguían de cerca y a toda velocidad al temerario conductor cuando, de repente, su coche se ha salido de la carretera y se ha metido en el agua. Por suerte, el hombre borracho ha logrado salir del vehículo nadando. Una vez fuera del agua ha sido detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y por posesión de marihuana, entre otros delitos.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios