Rosario Porto, que cumplía condena por matar a su hija Asunta Basterra, ha aparecido ahorcada este martes en la cárcel de Brieva, en Ávila, según han confirmado fuentes penitenciarias. Instituciones Penitenciarias ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias que rodean a su muerte. 

Porto, que cumplía 18 años de cárcel junto a su marido Alfonso Basterra por el asesinato de su hija adoptiva, cuyo cadáver fue hallado en 2013, había protagonizado anteriormente varios episodios como la ingesta de pastillas o el uso de unos cordones alrededor del cuello en lo que se interpretó internamente como una llamada de atención, ante la imposibilidad de quitarse la vida con dichos cordones.

Instituciones Penitenciarias activó hasta en seis ocasiones el protocolo antisucidios a Rosario Porto cuando se encontraba, al principio, en la prisión de A Lama, y después en la de Teixeiro, por lo que durante las 24 horas estaba acompañada por otra interna ante el riesgo de autolesión. Desde hace unos meses, el equipo de psicólogos consideró que podía hacer vida normal con el resto de internas en un módulo ordinario y ya no tenía 'preso sombra'. 

En esta ocasión utilizó una tela para ahorcarse desde la ventana de su celda. En el habitáculo, que sólo ocupaba ella, no ha aparecido ninguna carta ni escrito, y tampoco nada sospechoso o prohibido, aunque sí dejó recogida todas sus pertenencias en bolsas antes de quitarse la vida.

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios