Interior investigará las comunicaciones de Porto para averiguar las causas del suicidio
  1. España
SE AHORCÓ CON SU PROPIO CINTURÓN

Interior investigará las comunicaciones de Porto para averiguar las causas del suicidio

La madre de Asunta hacía vida normal, residía sola en su celda, no estaba sometida a protocolo antisuicidios y no tenía conflictos con otras internas ni con funcionarias

placeholder Foto: La madre de Asunta, Rosario Porto, encontrada muerta hoy. (EFE)
La madre de Asunta, Rosario Porto, encontrada muerta hoy. (EFE)

La madre de la niña Asunta Basterra, Rosario Porto, encontrada muerta esta mañana en su propia celda, no estaba sometida a protocolo antisuicidos alguno. Así lo han confirmado a El Confidencial fuentes penitenciarias, que aseguran que la mujer llevaba meses ya fuera de este especial sistema de vigilancia que se aplica a los internos e internas que presentan algún indicador de comportamiento extraño que pueda hacer pensar que existe riesgo de que el reo se autolesione.

La razón de que Porto estuviera fuera de este protocolo radica en que la presa no mostraba síntoma alguno. Los especialistas del servicio de vigilancia, de hecho, habían realizado informes favorables a la reclusa que recomendaban su integración con el resto de internas y no tenían, explican las mismas fuentes, ningún elemento que apuntara hacia otra cosa. Existía, por lo tanto, una "normalidad psicológica" en la conducta de la madre de Asunta. "Es uno de estos casos en los que nadie se explica cómo ha podido pasar", admite un funcionario que conoce las circunstancias de Porto.

Foto: Rosario Porto y Alfonso Basterra, padres de Asunta.

La mujer residía en el denominado módulo rojo de la prisión de Brieva —que agrupa a menos de 40 internas, todas ellas "normalizadas"— tenía una buena relación con sus compañeras de centro y con las funcionarias que controlaban la instalación, añaden las citadas fuentes penitenciarias, que aclaran que no había protagonizado conflicto alguno que pudiera hacer pensar también en que algo dentro de la cabeza de Porto barajaba el suicidio como opción en estos momentos.

Sí que había tenido ideas suicidas años atrás. De hecho, protagonizó dos tentativas. Una, en 2017, cuando los funcionarios la encontraron desmayada en su celda tras ingerir varias pastillas el día de su traslado de cárcel. Y otra en 2018, cuando se trató de ahorcar en la ducha con un cordón alrededor del cuello, pero pudo ser interceptada por los funcionarios después de que ella misma alertara a su compañera de celda de que se estaba intentando suicidar.

Había tenido ideas suicidas años atrás, con dos tentativas. En 2017, tomó varias pastillas. Un año después, trató de ahorcarse con un cordón

Instituciones Penitenciarias, de hecho, ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido, por si pudiera haber algún elemento que hayan pasado por alto los especialistas. Así lo han comunicado desde la secretaría general dirigida por Ángel Luis Ortiz, que ha confirmado el fallecimiento de Porto en el centro ubicado en la provincia de Ávila y ha informado de que los funcionarios de vigilancia han encontrado el cuerpo de la madre de Asunta durante el recuento de las celdas.

Foto: Asunta Basterra apareció muerta en 2013, dos años después la Justicia determinaba que los padres adoptivos eran los culpables (EFE)

La mujer ha aparecido colgada de su cinturón de tela de la ventana de su celda, que solo ocupaba ella misma, ya que los especialistas habían determinado que ni siquiera necesitaba de una compañera de habitación para vigilar su día a día con el fin de tratar de detectar elementos de su conducta que se les pudieran escapar a esos mismos expertos. Los propios funcionarios le han practicado ejercicios de reanimación y han avisado al 112, que únicamente ha podido acudir para certificar la muerte de la presa.

placeholder Juicio a Rosario Porto (c) y Alfonso Basterra (i) por la muerte de su hija Asunta. (EFE)
Juicio a Rosario Porto (c) y Alfonso Basterra (i) por la muerte de su hija Asunta. (EFE)

Desde Instituciones Penitenciarias aseguran que no podrán dar a conocer resultado alguno de la investigación hasta que esta concluya y que no harán públicos más detalles sobre el fallecimiento hasta que concluya la autopsia. Otras fuentes penitenciarias apuntan a que, en el marco de esta investigación abierta por la Secretaría General, se abordará con toda seguridad una incógnita que hay sobre la mesa y que se centra en las comunicaciones que Porto ha podido mantener con el exterior durante los últimos meses. Quizá ahí pudiera encontrarse alguna pista sobre lo que ha llevado a la interna a acabar con su propia vida.

Porto y su marido, Alfonso Basterra, fueron condenados en 2015 a 18 años de prisión por el asesinato con la agravante de parentesco de su propia hija. Ambos denunciaron la desaparición de la pequeña, de 12 años, y al día siguiente dos personas la encontraron sin vida en una pista forestal del municipio de Teo (A Coruña). La investigación judicial consideró demostrado que la niña fue sedada con medicamentos y posteriormente asfixiada.

Tras el suceso, la cárcel de Teixeiro (A Coruña) ha acordado aplicar el protocolo antisuicidios a Alfonso Basterra. Fuentes penitenciarias han explicado que la decisión se ha adoptado tras comunicarle a Basterra el suicidio de Porto y constatar los funcionarios su reacción, ya que ha quedado "muy impresionado" por la noticia.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Suicidio Sistema penitenciario Caso Asunta Basterra
El redactor recomienda