Reducir la burocracia y reformar la Junta, ejes económicos de Andalucía para el nuevo curso
  1. España
  2. Andalucía
Andalucía Investors Day

Reducir la burocracia y reformar la Junta, ejes económicos de Andalucía para el nuevo curso

Los consejeros de Presidencia y de Transformación Económica explican hoy a los principales empresarios y directivos de la región las grandes reformas que aprobarán este mismo año

Foto: Elías Bendodo y Rogelio Velasco, en San Telmo. (EFE)
Elías Bendodo y Rogelio Velasco, en San Telmo. (EFE)

La reducción de los innumerables trámites administrativos actuales para emprender un negocio y la optimización de la Junta de Andalucía para hacerla más eficiente a los empresarios y al conjunto de los ciudadanos son dos de los principales ejes que el Ejecutivo de Juanma Moreno prevé poner en marcha en los próximos meses como parte de las medidas para facilitar la reactivación económica pospandemia, y que hoy mismo darán a conocer dos de sus consejeros en el Andalucía Investors Day, que celebra en Sevilla El Confidencial.

Han pasado poco más de dos años y medio del autodenominado 'Gobierno del cambio' y en el Ejecutivo andaluz quieren apretar el acelerador de las reformas prometidas en las elecciones de 2018, muchas de las cuales se han ido ya gestando, si bien la prioridad desde marzo de 2020 ha sido salir adelante de la mayor pandemia mundial conocida.

Sin embargo, llega la hora de la recuperación y los empresarios andaluces, además de los inversores nacionales e internacionales, piden al presidente autonómico que aplique las recetas con que llegó a San Telmo y que prometió en su discurso de investidura.

Foto: II edición del Andalucía Investors Day.

Una de las principales sigue siendo la reducción del papeleo, una maraña administrativa que hace muy complejo montar cualquier negocio para cualquier gran empresa, y que se convierte en un imposible para un pequeño emprendedor o un autónomo.

El consejero de Transformación Económica, Rogelio Velasco, es el encargado de esta tarea, que está llevando a cabo por fases. Ya en marzo del pasado año, puso de acuerdo a seis consejerías para aprobar un decreto de 'simplificación administrativa' que suponía la eliminación de más de 100 trámites tras la modificación de hasta 21 leyes y seis decretos autonómicos.

Aun así, era solo la punta del iceberg, un gesto con que marcar el camino. El consejero andaluz ha reconocido que su plan pasa por eliminar o modificar hasta 800 de los 1.838 trámites actuales que su departamento ha identificado y que en muchas ocasiones suponen un lastre o desincentivan la inversión.

Foto: Juanma Moreno, en la jornada ‘Trending City, ciudades en campaña’, de El Confidencial y Cajasol. (F. R.)

Este nuevo curso, su consejería tiene ya listo un nuevo decreto que reducirá otros 80 trámites y que será presentado en breve por el presidente andaluz a los agentes sociales. Hasta la fecha, han estudiado ya más de 400 trámites que podrían eliminarse o simplificarse, si bien su tramitación requiere en muchas ocasiones complejos cambios administrativos que demuestran hasta qué punto la maraña burocrática ha conseguido enredar a la propia Junta.

La situación es tal que el propio presidente andaluz decidió hace ya dos años poner en marcha algunos remedios temporales hasta conseguir aprobar esa reducción administrativa, que sabía que sería lenta y compleja. Por ello, creó una fórmula novedosa en Andalucía denominada Unidad Aceleradora de Proyectos (UAP) que suponía asignar a aquellas inversiones que la Junta declarara estratégicas un interlocutor único que se encargara de mover en la Junta todo su papeleo, evitando la yincana de ventanillas a las que acudir.

Para ello, hasta creó una figura de 'project manager' que asignaba a cada proyecto y a los que daba la potestad de 'tirar de las orejas' a los consejeros cuyos departamentos bloquearan o retrasaran inversiones. Juanma Moreno llegó a anunciar que permitiría a esos técnicos cualificados acudir a alguna reunión del Consejo de Gobierno a cantarles las cuarenta a los miembros de su Ejecutivo si hacía falta, si bien hasta la fecha no se tiene constancia de que esto se haya producido.

Foto: Foto: Reuters.

La aceleradora tiene dos vías: los proyectos declarados de interés estratégico, que disfrutan de una tramitación urgente y preferente, además contar con un 'project manager', y los proyectos declarados de interés, que también cuentan con uno de esos técnicos pero para que garantice un seguimiento personalizado del proyecto

Como era de esperar, esta aceleradora de negocios ha sido todo un éxito entre los empresarios, que hacen cola ante la Junta para que les asignen uno de esos 'project managers', auténticos nuevos ángeles para las inversiones en Andalucía. En estos dos años, el Gobierno autonómico ha aprobado hasta 15 proyectos, que supondrán una inversión de unos 4.460 millones de euros y la creación de más de 10.000 empleos directos e indirectos, según datos de la propia Junta.

Entre estos proyectos hay algunos públicos, como el nuevo hospital de Málaga o la Ciudad de la Justicia de Sevilla, pero también numerosos privados, como la ampliación de las instalaciones de Cosentino en Almería; el Fondo de barril en refinería en San Roque, en Cádiz; la planta de heparinas de Laboratorios Rovi en Granada; la construcción de 12 plantas solares fotovoltaicas por Solarbay en Sevilla; el proyecto CirCular de Atlantic Copper en Huelva, y la construcción de tres complejos hoteleros en Marbella, en la provincia de Málaga.

Foto: El futuro W de Marbella, uno de los tres proyectos estratégicos.

Paralelamente a esa reforma, la Consejería de Fomento, que dirige Marifrán Carazo, presentó hace un año una nueva ley del suelo, la Lista (Ley de Impulso para la Sostenibilidad del Territorio de Andalucía), que tanto los empresarios como los propios ayuntamientos de todos los colores llevaban años reclamando. Esta nueva norma simplifica los trámites para que los municipios puedan aprobar sus planes generales de ordenación urbana (PGOU), que hasta la fecha eran tan farragosos y con unos requisitos tan imposibles de cumplir que, hasta la fecha, hay casi 500 PGOU anulados o suspendidos parcialmente por los tribunales.

Ahora, la aprobación de esos plantes generales debe permitir poner en marcha numerosas inversiones locales, tanto públicas como privadas, que estaban atascadas en los ayuntamientos andaluces.

Además de la simplificación burocrática, el otro gran eje prioritario de la política económica del Gobierno andaluz para el nuevo curso para atraer la inversión es la reforma de la propia Junta de Andalucía, una Administración pública con unos 270.000 empleados cuya gestión se ha demostrado manifiestamente mejorable.

Foto: Viaducto del proyecto ferroviario inacabado.

En este caso, es el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, el encargado de afrontar uno de los mayores retos para mejorar la competitividad de Andalucía y también el servicio a los ciudadanos. Uno de los temas que más titulares han acaparado en los últimos años ha sido la famosa 'administración paralela' de la Junta, conformada por casi 100 entes, agencias y fundaciones públicas que mueven más de 5.000 millones de presupuesto y que cuentan con más de 25.000 empleados que han sido contratados sin pasar unas oposiciones.

En algunos de esos casos se han conocido destacados casos de corrupción y nepotismo, lo que llevó al PP y a Ciudadanos a calificar en muchas ocasiones estos entes como “chiringuitos del PSOE para colocar a familiares y amigos.

El 'Gobierno del cambio' encargó unas auditorías sobre todo ese entramado cuyos resultados se dieron a conocer este pasado mes de agosto, y que vienen a constatar el absoluto descontrol que ha existido sobre esta 'administración paralela'. El problema viene ahora cuando hay que decidir qué hacer con ello, ya que estos trabajadores también tienen unos derechos que han sido reconocidos por los tribunales cuando la Junta ha intentado algunos despidos que la Justicia ha considerado improcedentes.

Foto: Elías Bendodo, Juan Marín y Juan Bravo.

La Junta ya ha licitado un nuevo concurso para que consultoras especializadas diseñen cómo reconducir esa situación anómala y qué pasos dar para normalizar, integrar o eliminar en algunos casos esos entes.

Mientras tanto, el Gobierno andaluz está dando pasos para reducir su número, integrando varios de ellos para hacerlos más eficientes. Es el caso de la nueva agencia Andalucía Trade, que va a unir cuatro entes tan diversos como la reconocida agencia de promoción exterior de Andalucía, Extenda; la agencia IDEA, desgraciadamente conocida por ser el órgano pagador en el famoso caso de los ERE; la fundación Andalucía Emprende, también envuelta en la polémica por los numerosos familiares y simpatizantes socialistas que entraron como empleados, y la pequeña Agencia Andaluza del Conocimiento.

La Junta quiere convertir esta unión de entes en una oportunidad de tener una empresa pública, Trade (Transformación y Desarrollo Económico de Andalucía), que se convierta en una ventanilla única que aglutine casi todas las herramientas que la Administración andaluza pone al alcance de los emprendedores y para facilitar la inversión. Podría ser la versión definitiva de la labor que en estos momentos llevan a cabo los 'project managers' para acelerar los negocios en la región.

Foto: Rogelio Velasco Pérez, consejero de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía.

De momento, el Parlamento andaluz ya ha dado el visto bueno a la creación de Trade y ahora los equipos de estas cuatro empresas públicas están trabajando en el reglamento de funcionamiento y la homogeneización de unos empleados que tienen convenios colectivos y condiciones laborales muy distintos. Son unas 1.400 personas en unos entes que manejan un presupuesto de unos 350 millones de euros.

Esta fusión es el camino que quiere seguir la Junta con respecto a las empresas públicas de la región. Sin embargo, el Gobierno andaluz también tiene ambiciosos planes para reformar el resto de la Administración pública, con especial incidencia en dos ámbitos: la aprobación de una nueva Ley de Función Pública y la creación de la Agencia Digital de Andalucía.

En el primero de los casos, el Gobierno andaluz ha iniciado la tramitación de la nueva Ley de la Función Pública de Andalucía tras haber alcanzado un acuerdo con los sindicatos CSIF y UGT para reemplazar la que está en vigor, aprobada hace 36 años.

Foto: Pabellón en Foodex. (Extenda)

Entre las principales novedades, la nueva norma modificará la naturaleza de las oposiciones, con más pruebas prácticas y menos de memoria, y también reservará un 25% de las plazas a promoción interna. Además, se potenciarán la formación interna y la evaluación del desempeño. El objetivo es estimular a los funcionarios y hacer más eficiente la Administración pública.

Por otra parte, el pasado mes de julio se creó la nueva Agencia Digital de Andalucía, con sede en Málaga, que contará con más de 1.100 empleados y gestionará un presupuesto de más de 300 millones de euros a partir de este próximo año. Según explicó el presidente andaluz en su presentación, con este ente la Junta intenta hacer realidad una Administración pública más apegada a las necesidades del siglo XXI.

Su primer hito ha sido el cambio de la web de la propia Junta de Andalucía para permitir la consulta y tramitación de hasta 150 procedimientos administrativos, como petición de citas, descarga de certificados, pagos de liquidaciones o deudas, acceso a notificaciones de la Junta o consulta de registros presentados.

Foto: El presidente de Andalucía, Juanma Moreno. (EFE)

La incorporación de nuevas tecnologías en los diferentes departamentos de la Junta se ha traducido igualmente en el uso de robots en la Consejería de Empleo para agilizar la tramitación de ayudas; en la aplicación móvil para poder hacer reclamaciones de forma digital; en la ventanilla digital, o en una versión más accesible, útil e intuitiva del Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA).

Para apoyar este nuevo modelo y garantizar su buen funcionamiento, la Junta prevé la creación de un centro de ciberseguridad en el que se van a invertir en los próximos tres años 60 millones de euros para "velar que todo ese flujo masivo de datos y operaciones se haga en un entorno seguro y a prueba de ciberataques".

Además de la reducción de la burocracia y de esta reforma de la Administración, la Junta también está aprobando planes sectoriales de apoyo a la actividad económica, como los recientes sobre el sector aeronáutico y el sector industrial.

Igualmente, acaba de aprobar la Estrategia de Internacionalización de la Economía Andaluza para apuntalar otro de los grandes motores de los últimos años: las exportaciones. Este plan para los próximos años (2021-27) tendrá un presupuesto de 618 millones de euros, y prevé aumentar el número de empresas orientadas al sector exterior en un 32% sobre las 5.576 actuales.

Juanma Moreno Administraciones Públicas
El redactor recomienda