Es noticia
Menú
Disputa millonaria por los megavatios del Nudo Mudéjar, el tesoro energético de Aragón
  1. España
Central térmica demolida

Disputa millonaria por los megavatios del Nudo Mudéjar, el tesoro energético de Aragón

Once empresas se disputan los megavatios liberados en la central del municipio de Andorra (Teruel), derribada este viernes. Hace unos días se admitieron los proyectos de las sociedades que se han presentado

Foto: Voladura controlada en las torres de refrigeración de la central de Andorra. (EFE/Javier Cebollada)
Voladura controlada en las torres de refrigeración de la central de Andorra. (EFE/Javier Cebollada)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Grandes operadores energéticos, inversores internacionales y empresas locales se disputan el acceso a la red de evacuación de energía por los 1.202 megavatios que quedaron libres con el cierre de la central térmica de Andorra (municipio de la provincia de Teruel), en junio de 2020, cuyas torres de refrigeración fueron demolidas este viernes. Es el llamado Nudo Mudéjar, que va a impulsar una actividad multimillonaria entre el proceso de construcción de las plantas de generación de renovables por esa potencia y su explotación posterior. El concurso ya ha comenzado con la presentación de avales por parte de las empresas, por valor de más de mil millones de euros, ante el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

Hace apenas unos días se abrieron las plicas y se admitieron las propuestas de las 11 entidades que pugnan por los megavatios liberados. La decisión se tomó casi en las mismas fechas en las que Endesa dinamitó las tres torres de refrigeración de la central térmica. Un desmantelamiento que va más rápido que las compensaciones. Porque una de las medidas clave, el convenio para la transición justa anunciado en 2019 para compensar las pérdidas sociolaborales por el cierre de la central, sigue esperando. Una dilación que el Gobierno de Aragón trata de contrarrestar con anuncios como el efectuado en la víspera de la voladura, referente a la próxima instalación en Andorra de una fábrica de la química Oxaquim.

Foto: Central térmica de Andorra, propiedad de Endesa, en Teruel.

La cartera dirigida por Teresa Ribera ha admitido las doce ofertas presentadas, que han promovido 11 empresas. En varios casos son alianzas entre compañías, como energéticas, inversores internacionales y empresas locales. Son Endesa, Iberdrola-Aurinka, Forestalia, Acciona y Falck Renewables, EDP y Tervalis, Ignis y Arco Iris, Solaria Promoción y Desarrollo Fotovoltaico, Calanda Renovables, Naturgy, Grupotec-Nuvenn y CIP (Copenhagen Infraestructure Partners) con el Proyecto Catalina, en consorcio con Enagás, Fertiberia, Naturgy y Vestas.

Aunque la mayoría lleva con discreción sus propuestas, se sabe que algunas optan al total de la conexión de los 1.202 megavatios, como Endesa. Otras solo a una parte, ya que hay 100 megavatios añadidos para proyectos pequeños. En conjunto, el elevado volumen de los avales depositados da medida del interés por el concurso, uno de los más grandes que hay abiertos en estos momentos en Europa. Solo el capital de los parques resultantes para generar esa cantidad de energía puede ascender como mínimo a 2.000 millones de euros.

Foto: Primer consejo de gobierno en aragón

El Ministerio está inmerso en la selección de proyectos para adjudicar los derechos de evacuación a la red de transporte de electricidad de proyectos de energías renovables. Su propósito es, dentro de cinco meses, conceder esos derechos de acuerdo con la principal novedad de la convocatoria: cuánto contribuyen al desarrollo del territorio del Nudo Mudéjar, que alcanza 34 municipios, con Andorra y Alcañiz como núcleos principales. De hecho, a la hora de puntuar otorgarán 55 puntos por el impacto socioeconómico en la zona; 20, por la tecnología que usen en la generación; 15, por la maduración del proyecto, y 10, por la minimización de impacto ambiental.

Hidrógeno, fertilizantes y agroalimentación

Sobre los proyectos de acompañamiento y desarrollo, los hay de muy diversa naturaleza. Endesa propone crear una planta de hidrógeno, una fábrica de electrolizadores y un centro de almacenamiento de energía. CIP y asociados quieren construir una gran factoría de hidrógeno que vaya más allá del Nudo y que sea la productora de hidrógeno más potente de España, conectada por hidroducto a Sagunto, donde va a estar la primera fábrica de baterías del país. También contempla un plan de energía verde para usarla en agricultura, ganadería y alimentación, con la ampliación de regadíos.

Forestalia, el gran operador de renovables de Aragón, ofrece energía doméstica casi gratis para los 34 municipios del Nudo —una oferta que no había hecho en sus despliegues anteriores—, así como la instalación de una fábrica de biomasa con empleo equivalente al de la antigua central. En su propuesta hace especial hincapié en el compromiso de contar con los suministros y servicios de 33 empresas radicadas en los municipios del Nudo Mudéjar, que suman 2.000 empleados, y en dar uso a la línea ferroviaria que conecta Andorra con el eje Zaragoza-Tarragona, por Caspe, y por la que en las últimas décadas llegaba el carbón sudafricano que se desembarcaba en el puerto tarraconense. Es el carbón que sustituyó en la última etapa de la central al de Teruel, depreciado por su alta contaminación por azufre.

Foto: Los territorios y empresas firmantes de la alianza por el valle del Ebro con hidrógeno verde. (Gobierno de Aragón)

Arco Iris, la cooperativa ganadera del Bajo Aragón, plantea desarrollar con Ignis proyectos de I+D de ganadería en el Matarraña, su zona de implantación, con granjas de última generación, mientras que Térvalis y EDP se focalizan en el sector de los fertilizantes. Iberdrola-Aurinka, por su parte, propone crear una fábrica de placas solares.

Primer concurso de Transición Justa

Este es el primer concurso que se convoca en España con los objetivos de la Transición Justa. Con la fórmula de poner el desarrollo del territorio como lema, se quiere acabar con el "toma el dinero y corre" que ha caracterizado a muchos de los proyectos beneficiados por los sucesivos planes mineros y cuyo montante escandaliza a quien los suma. Estas convocatorias son especialmente valiosas para las grandes compañías energéticas, ya que el acceso a la red es el factor limitante en la implantación de nuevas plantas renovables. Y Andorra y sus instalaciones hermanas disponen de esas codiciadas redes de evacuación y enganche, que llevan tiempo de construcción, inversiones cuantiosas y permisos no siempre fáciles de obtener.

El concurso ha arrancado en Teruel, donde hay una gran demanda social y política y, sobre todo, auténtica competencia empresarial. Servirá de modelo para las otras centrales de carbón que hoy están cerradas: As Pontes y Meidama, en Galicia; Narcea y Lada, en Asturias; Anllares y Compostilla, en León; Velilla del Río, en Valencia; y Puentemero, en Córdoba. También para las siguientes, hasta 22. Sentar bien las bases es clave, como señalan en el Ministerio. "El proceso no puede ser rápido, porque es nuevo y los pasos deben ser seguros", explican fuentes de Transición Ecológica. El vicepresidente de Aragón, Arturo Aliaga, lo ratifica: "Está en juego la credibilidad del concurso, que cambia la manera de entrar en el sector".

Foto: descarbonizar-economia-ciudades-bra

Ahora, el reto es que el baremo de adjudicación sea muy objetivable. Desde Ecodes —fundación que ha seguido el proceso muy de cerca y ha estado muy activa en el proceso de alegaciones junto a la Fundación Renovables—, valoran muy positivamente que no se pueda revender lo adjudicado, moneda corriente en las renovables. La dificultad vendrá de la definición y cuantificación del baremo. "Se sabe qué se va a medir, pero no cómo, y el proceso, para que nadie lo invalide, debe ser claro".

El Ministerio se ha tomado cinco meses para admitir las propuestas. La previsión es que utilice otros cinco más para evaluar y adjudicar. Tendrán que hilar fino: la potencia de los concursantes hace temer que quienes no obtengan ni un megavatio, si el proceso no es evidente y objetivo, puedan judicializar el resultado.

Vías de tren y caudales de agua

Diversos expertos coinciden en señalar que el Ministerio de Transición Ecológica ha dejado las iniciativas muy en manos de las empresas. "Hay asuntos como el uso de la vía del tren —una infraestructura desconocida por la población porque solo llevaba mercancías— o el destino de los 18 hm3 de caudales de la cuenca del Ebro que requerían una posición institucional". El Club de Roma, por ejemplo, lamenta que, en plena crisis energética, de salud y de acceso a materias primas, no se aproveche para desarrollar de verdad los regadíos de la Margen Derecha del Ebro, siempre postergados, y mejorar la autosuficiencia alimentaria. "Este Ministerio es antirregadíos, un pensamiento que, tal y como está el mundo, tiene obligación de revisar", dicen.

De la misma manera, Teruel Existe y movimientos defensores del patrimonio lamentan no haber convertido la central en un centro cultural y de atracción turística sobre energía, minería e industrias asociadas. Ponen como referente lo realizado en la cuenca alemana del Ruhr, donde las viejas minas tienen usos lúdicos y culturales. Desde las instituciones apuntan que el contrato de construcción de la central obliga a restituir el espacio a su estado anterior y que está hecha con materiales de mala calidad e incluso tóxicos, como el amianto, que dificultaban la rehabilitación.

Foto: Foto: @AragonExiste.

El hecho esperanzador es que las empresas han creído en el concurso, con propuestas muy elaboradas que tendrán que superar los desafíos de la demografía: la zona ha perdido en poco tiempo dos mil habitantes. Como el convenio de transición sigue sin fecha, el Gobierno aragonés está muy activo en captar compañías como la anunciada la víspera de la demolición de las torres. Oxaquim es una química de Tarragona, que tiene una planta en Alcañiz, a la que sumará la nueva en Andorra, para la que anuncia 380 empleos. Fabricará material para las baterías de coches eléctricos.

La voladura de las torres de refrigeración

Y mientras el ministerio analiza y decide, con el oportuno anuncio como fondo, Endesa dinamitó este viernes las tres torres de refrigeración de la planta que durante las últimas cuatro décadas quemó el carbón de las cuencas mineras turolenses. Es la imagen que plasma el proceso de descarbonización de la energía española tras cuarenta años de actividad de las térmicas, lanzadas en los setenta como respuesta a la crisis del petróleo.

El desmontaje de Andorra cuesta 60 millones de euros. Que la voladura se produzca con el convenio sin firmar y en un contexto de gran tensión en el mercado de la energía, como aquel que las vio nacer, y pese a las novedades, lleva cierta melancolía a la comarca. Algunos de sus vecinos hoy no estarán en Andorra. Prefieren no oír los estertores de la central que tanta vida les dio.

Grandes operadores energéticos, inversores internacionales y empresas locales se disputan el acceso a la red de evacuación de energía por los 1.202 megavatios que quedaron libres con el cierre de la central térmica de Andorra (municipio de la provincia de Teruel), en junio de 2020, cuyas torres de refrigeración fueron demolidas este viernes. Es el llamado Nudo Mudéjar, que va a impulsar una actividad multimillonaria entre el proceso de construcción de las plantas de generación de renovables por esa potencia y su explotación posterior. El concurso ya ha comenzado con la presentación de avales por parte de las empresas, por valor de más de mil millones de euros, ante el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

Energía
El redactor recomienda