La empresa de Samper sigue levantando capital

El megafondo danés CIP irrumpe en España con un proyecto de 400 M de Forestalia

Copenhagen Infraestructure Partners (CIP) ultima la adquisición de la mayoría de un paquete de 374MW de eólica adjudicado en subasta al grupo aragonés. Prevén financiarlo sin recurrir a deuda

Foto: Foto de archivo de un parque eólico. (EFE)
Foto de archivo de un parque eólico. (EFE)

El fondo danés Copenhagen Infraestructure Partners (CIP) ultima su desembarco en España de la mano del desarrollador de energías renovables Forestalia, según detallan fuentes financieras. La firma aragonesa está a punto de cerrar la venta de la mayoría del capital social ('equity') de un portfolio de parques eólicos que suma una potencia de 374 megavatios.

Con este nuevo hito, el grupo presidido por Fernando Samper podrá poner a andar un proyecto valorado en cerca de 400 millones de euros de inversión para proseguir con la construcción de su megacomplejo de energía verde en Aragón. Se espera que esta parte financie la construcción de nuevos parques sin apalancamiento (sin recurrir a deuda bancaria). Es decir, con los fondos aportados por CIP, que dispondrá de casi todo el capital de este desarrollo.

CIP está centrado en inversión en infraestructuras con alta visibilidad (predictibilidad y estabilidad de ingresos mantenidos a largo plazo) en países con "riesgo regulatorio limitado", según destaca en su página web. Geográficamente, está centrado en el noroeste de Europa, América del Norte y países seleccionados del este de Asia.

Aunque esta sería su primera inversión en suelo español, la firma anunció recientemente una alianza con FCC para la construcción de una planta de residuos en Reino Unido. El fondo danés invierte a través de cuatro fondos y tiene unos 6.800 millones de euros bajo gestión.

Al amparo del PNIEC de Sánchez

La llegada de un nuevo fondo internacional a las energías renovables españolas se produce después de que el Gobierno de Pedro Sánchez declarara que España necesitará más de 230.000 millones de euros para desplegar la transición energética que permita llegar a 2030 con una fuerte reducción de emisiones de CO2. Para ello, prevé que el consumo final de energía a través de renovables llegue al 42%. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), presentado en febrero por el Ministerio de Transición Ecológica a Bruselas, contempla la introducción de 37.000 nuevos megavatios de solar fotovoltaica y otros 20.000MW de eólica nueva.

La llegada de CIP se produce después de que Pedro Sánchez señalara que España necesita 230.000 millones de inversión para la transición energética

Esta es solo la última pieza conocida del macropuzle de aerogeneradores que Forestalia está armando en tiempo récord. Este mismo lunes, ha cerrado la financiación de otros 342MW junto con Engie y Mirova, y la mitad del proyecto se financiará con deuda bancaria aportada por JP Morgan, Santander y Sabadell, tal y como ha adelantado El Confidencial este mismo lunes. En total, son alrededor de 150 millones de euros de fondos propios y otros 150 millones de deuda aportada por las entidades financieras. Esta es la primera de varias fases del Proyecto Phoenix, el ave conocida por renacer de sus cenizas.

A los anteriores, hay que sumar el primer proyecto de la firma. Desde hace más de un año ya tenía cerrada la financiación del Proyecto Goya, denominado así en honor a Fuendetodos, lugar de nacimiento del genio español. Este proyecto está destinado a levantar los primeros 300MW que se adjudicó en la primera subasta de 2016.

No obstante, hay otros proyectos muy avanzados. Con otros 113MW de eólica, tratarán de replicar la estructura de Goya en otra fase de Phoenix, que fue todo un modelo sin precedentes en el sector renovable en España. Este constaba de un capital social compartido entre Forestalia, Engie, Mirova (Natixis) y General Electric, el tecnólogo que está aportando todos los aerogeneradores al desarrollo. Además, Santander, BBVA y CaixaBank, junto con el Banco Europeo de Inversión (BEI), se encargaron de financiar la deuda (unos 150 millones de euros). Todo ello venía respaldado con la firma de un PPA con Engie que aportaba un suelo de precio a la venta de toda la energía, que sirve de aval financiero.

Al margen de lo anterior, hay otros 380MW de eólica en avanzado estado de desarrollo físico, con los suministros, para los que aún se está barajando la mejor estructura financiera ('equity' y deuda). En suma, son 1.500 MW de energía eólica que Forestalia se adjudicó en las dos subastas que realizó el Gobierno del PP en 2016 y 2017. Todos los proyectos deberán entrar en funcionamiento en el inicio de 2020, con lo que la empresa dispone de nueve meses más para obrar un desarrollo de infraestructuras que marcaría un récord histórico de tiempo. De no llegar, se expone a la pérdida de avales depositados ante el Ministerio de Energía, hoy Ministerio para la Transición Ecológica, que suman más de 70 millones de euros.

Los proyectos de Forestalia no acaban ahí. La empresa está negociando con un fondo alemán y otro español la entrada en el capital del denominado Proyecto Caoba, que suma 342MW adjudicados de energía solar ubicados en Teruel. Sabadell y Santander financiarán la deuda de este proyecto.

Planta de Forestalia.
Planta de Forestalia.

A todo lo anterior hay que añadir 50MW de biomasa construidos en Cubillos de Sil (León). Este es un proyecto más maduro. De hecho, el presidente de Forestalia, Fernando Samper, hará una visita oficial a la nueva planta junto con el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

El barón regional no será el único que busque la foto con la nueva empresa de energía renovable en pleno proceso electoral. Mañana miércoles, el presidente socialista de Aragón, Javier Lambán, pondrá la primera piedra del Proyecto Goya, el primer desarrollo renovable lanzado en España a través de subasta que pujó sin primas a la producción de electricidad, lo que supuso un hito sin precedentes en el sector renovable español.

El Gobierno aragonés, principal beneficiario de las inversiones internacionales que están entrando a través de Forestalia, apoyó todo el desarrollo declarándolo de interés regional, lo que contribuyó a la eliminación de la burocracia para acelerar la tramitación de los proyectos, uno de los pasos más complicados en el 'boom' de energía renovable que se promueve en este momento en España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios