Endesa afronta un coste de casi 400 millones por deshacerse de sus dos plantas de carbón
  1. Empresas
La empresa no continuará con dichas plantas

Endesa afronta un coste de casi 400 millones por deshacerse de sus dos plantas de carbón

La firma tiene que amortizar antes de 2020 108 millones por Compostilla (León) y otros 93 millones por Andorra (Teruel). A lo anterior habrá de sumar un gasto por desmantelamiento de 178 millones

placeholder Foto: Central térmica de Andorra, propiedad de Endesa, en Teruel.
Central térmica de Andorra, propiedad de Endesa, en Teruel.

El cierre de dos centrales térmicas de carbón por parte de Endesa tiene unos costes asociados que se acercan a los 400 millones de euros.

Concretamente, la compañía tendrá que amortizar el valor neto contable de estas plantas de generación antes de que finalice 2020, año en que tiene previsto el cierre.

En este aspecto, Endesa señala que la central de Compostilla en León tiene un coste de amortización de 108 millones de euros. Por su parte, la planta de Andorra en Teruel deberá asumir 93 millones en este concepto.

A todo lo anterior, la firma dirigida por José Bogas y presidida por Borja Prado deberá incluir un gasto de desmantelamiento de 178 millones de euros.

El cierre de estas dos centrales estaba ya planificado por la compañía. No obstante, fue notificado hace pocos días al Gobierno, tal y como adelantó El Confidencial. La empresa ha decidido no realizar las inversiones en desnitrificación y desulfuración necesarias para continuar operando más allá de 2020 de acuerdo a las exigencias medioambientales de la Comisión Europea. Unas cuantiosas inversiones que ha preferido enfocar a otro tipo de negocios, como el de la generación renovable.

Foto: Central térmica de Andorra. (R. M.)

Sea como fuere, la compañía se ha comprometido a recolocar al 100% de los 320 trabajadores de las centrales. El cierre constituye un problema de primer orden político y supone una cuestión prioritaria en la agenda de las comunidades autónomas afectadas (Castilla y León y Aragón), ya que hay afectados otros 1.500 empleos que dependen de una u otra manera de estas plantas.

Sin embargo, el cierre también implica una serie de costes detallados por la empresa que no tendrán impacto en los resultados venideros de la firma propiedad de la italiana Enel, ya que la amortización se venía contabilizando anualmente para que se completara al 100% en 2020 y los gastos de desmantelamiento se encuentran provisionados, según indican fuentes oficiales de Endesa.

El plan estratégico no convence

La caída de la producción térmica ya ha sido incluida en la actualización del plan estratégico de la compañía remitido al mercado este mismo miércoles, que en cualquier caso seguirá adelante con la actividad del resto de sus plantas de carbón en España, con un total de 6.300 MW de potencia.

Esta nueva hoja de ruta que detalla los planes hasta 2021 no ha acabado de convencer a los inversores. Endesa cerraba la sesión de bolsa del miércoles como la compañía más bajista del Ibex 35 (-2,64%). De entre los factores que han contribuido a esta caída, los analistas destacan la reducción del 'pay out' de la empresa desde el 100% al 80%.

Foto: El presidente de Endesa, Borja Prado, junto al consejero delegado José D. Bogas. (EFE)

Sin embargo, también han pesado otros factores, como que la subida prevista del ebitda para los próximos dos años no es capaz de traducirse en la misma proporción en beneficio neto. Según explicaba el director financiero de la empresa, Luca Passa, un mayor coste de amortizaciones (como por ejemplo las de las referidas centrales a cerrar) y depreciaciones —principalmente debido a un mayor gasto de inversión en renovables— y el aumento del coste de la deuda contribuyen a este efecto negativo.

Pero a lo anterior se suma un tipo impositivo que pasa del 21% considerado en el plan previo al 23% que toma Endesa ahora, y que implica un coste de otros 100 millones de euros al año debido a unos resultados más abultados que conllevan una tasa tributaria mayor.

Endesa Andorra Teruel León José Bogas Borja Prado Eulate
El redactor recomienda