Dos museos y viejas recetas: la decepcionante 'tajada' de Teruel Existe en los Presupuestos
  1. España
LUCHA CONTRA LA DESPOBLACIÓN

Dos museos y viejas recetas: la decepcionante 'tajada' de Teruel Existe en los Presupuestos

El tejido empresarial y sindical rechaza el acuerdo cerrado entre Teruel Existe y el Gobierno central por no contemplar ningún plan por la reindustrialización de la provincia

Foto: El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

En los dos presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez, Teruel Existe ha hecho valer su único diputado para lograr más financiación y proyectos para su provincia. En el horizonte de cada exigencia está la esencia de la plataforma electoral: lograr un reequilibrio de fondos para que Teruel no quede perjudicada y frenar la despoblación que sufre la España vaciada. Sin embargo, muchas de esas reivindicaciones logradas no mitigan la huida a la ciudad ni fomentan la atracción de riqueza económica. Son las mismas viejas recetas de siempre, ya impulsadas por el bipartidismo durante décadas, que no generan tejido industrial ni fijan población y que están defraudando las expectativas de la sociedad civil.

Foto: Tomás Guitarte, con María Jesús Montero y Nacho Álvarez. (EFE/Borja Puig de la Bellacasa)

Varias voces del tejido empresarial y sindical ponen el grito en el cielo porque Teruel Existe venda como un éxito la creación de un Museo Etnológico que ya se proyectó en 2009, un Museo de la Guerra Civil, la creación de un centro de investigación sobre dinosaurios o un centro de Formación Profesional que ya existe. Para el portavoz de Teruel Existe en el Congreso de los Diputados, Tomás Guitarte, el apoyo de su formación a los presupuestos constituye otro paso para luchar contra las carencias de la provincia: “Son los primeros que incorporan partidas especiales contra la despoblación y por el equilibrio territorial”.

Teruel: de desierto demográfico a destino cultural

En la efervescencia de los movimientos de la España vaciada que inició Teruel Existe, hay una realidad incontestable: el país tiene zonas que son auténticos desiertos demográficos. La provincia aragonesa tiene 10 habitantes por kilómetro cuadrado, hay 176 personas de más de 64 años por cada 100 de menos de 16 y en 22 pueblos no hay ningún menor de 18 años.

Por eso una financiación justa por parte del Gobierno central para revertir los problemas de despoblación ha sido siempre la exigencia de la provincia. Durante décadas, se han sentido despreciados por el bipartidismo y el éxito de Teruel Existe se basa en la intención de revertirlo. Sin embargo, las dudas en la sociedad y en el tejido productivo su multiplican. Exigen medidas más concretas y no tan estériles.

Foto: Javier Lambán, en la localidad turolense de Albarracín. (EFE)

Según explica a El Confidencial el presidente de la CEOE en la provincia, Juan Ciércoles, “no hay un plan industrial para las zonas más desfavorecidas y lo más urgente no se tiene en cuenta. La creación de museos no es más que un parche porque hace falta algo más concreto y no humo o planes vacíos que no fijan población”.

"La creación de museos no es más que un parche porque hace falta algo más concreto y no humo o planes vacíos que no fijan población"

La creación de un Museo Etnológico ya se planteó en 2009, tras la propuesta fallida del Gobierno central, que entonces presidía José Luis Rodríguez Zapatero, para que Teruel tuviese una conexión de AVE. Y se quedó en eso: una propuesta que nunca vio la luz. Ahora, la agrupación de electores la ha rescatado del cajón, con un presupuesto de 2,9 millones de euros y con el objetivo de situar la provincia “en el mapa cultural internacional”. Según el diputado Guitarte, este espacio servirá para sacar a la luz los fondos del Centro de Investigación del Patrimonio Etnológico actualmente almacenados en el Museo del Traje de Madrid.

Pero no es el único proyecto museístico. La idea de construir un Memorial por la Paz y un centro sobre la Guerra Civil, cuyo presupuesto no se ha detallado aún, es otra idea que choca con otras propuestas ya en pie. El Gobierno de Aragón ideó un museo sobre la contienda, en concreto, dedicado a la batalla de Teruel, que abrirá sus puertas en 2023 tras una inversión de seis millones de euros. A pesar de ello, desde la agrupación de electores indican que “son proyectos viables, que servirán para revitalizar culturalmente la ciudad y ser un atractivo internacional”.

Foto: La consejera de Presidencia del Gobierno aragonés, Mayte Pérez. (Cedida)

Al margen de estas propuestas ya planteadas durante décadas, sin éxito alguno, Teruel Existe ha conseguido incluir inversiones para continuar impulsando la línea ferroviaria del corredor cantábrico mediterráneo o la prolongación de la A-40 de Teruel a Reus. Estudios y proyectos de infraestructuras que siempre caen en saco roto o con retrasos año tras año. Desde la entidad, defienden que “nunca como hasta ahora se exige tanto y se piden plazos para que esas obras se ejecuten en tiempo y forma”.

Más tejido productivo e industrial

Otra de las voces que piden más hechos y no tantas palabras es la secretaria de Industria de la Federación aragonesa de Comisiones Obreras, Ana Sánchez. En declaraciones a este diario, considera que el presupuesto general del Estado para Teruel es “insuficiente”. “Tiene que haber más compromisos reales, porque esto es otra oportunidad que se pierde. No solo hay que pensar en dos museos o en el turismo. La urgencia es revitalizar la industria”, sostiene.

En esta línea, recalca que no hay ningún acuerdo concreto de Teruel Existe con el Gobierno central para reindustrializar la provincia. “Ya no existe la transición justa, porque, tras meses esperando y las industrias desmanteladas, nadie quiere quedarse. No hay un plan y lo difícil no es fijar la población, sino que vuelvan después de irse”, explica. Precisamente, una de las principales exigencias del tejido empresarial y sindical es la presentación del Plan de Transición Justa que anunció la ministra Teresa Ribera hace dos años tras el desmantelamiento de la central de Andorra (Teruel) y del cual no se tienen noticias.

Foto: El diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte. (EFE)

Por su parte, el presidente de la patronal en Teruel, Jesús Ciércoles, añade que "hacen falta compromisos y una provincia reindustrializada. No hay que pensar en el corto plazo como hace Teruel Existe, sino pecar más por exceso que por defecto".

Una de las críticas más directas que recibe Teruel Existe proviene del propio Gobierno aragonés. Este martes, el presidente, Javier Lambán, durante la cumbre de la España despoblada en Santiago de Compostela, recalcó que “los movimientos cantonales o populistas tienen su origen en un mito alimentado por los nietos de los que emigraron y que puede derivar en un timo político de primera magnitud”. Y a este respecto, fuentes de la presidencia, consultadas por El Confidencial, aclaran que Teruel “no es el prototipo de la España abandonada, sino ejemplo de la revitalización del medio rural”. E insisten en que las principales inversiones autonómicas están en la provincia y se centran en la construcción de dos hospitales, la atracción de una planta cárnica del grupo Tönnies por 100 millones de euros o la bonificación del 20% de los costes laborales, que han sido autorizadas por la Comisión Europea.

En los dos presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez, Teruel Existe ha hecho valer su único diputado para lograr más financiación y proyectos para su provincia. En el horizonte de cada exigencia está la esencia de la plataforma electoral: lograr un reequilibrio de fondos para que Teruel no quede perjudicada y frenar la despoblación que sufre la España vaciada. Sin embargo, muchas de esas reivindicaciones logradas no mitigan la huida a la ciudad ni fomentan la atracción de riqueza económica. Son las mismas viejas recetas de siempre, ya impulsadas por el bipartidismo durante décadas, que no generan tejido industrial ni fijan población y que están defraudando las expectativas de la sociedad civil.

Teruel Existe
El redactor recomienda