Barones del PSOE y del PP se alían para cerrar el paso a las nuevas fuerzas de la España vaciada
  1. España
FRAGMENTACIÓN DEL MAPA ELECTORAL

Barones del PSOE y del PP se alían para cerrar el paso a las nuevas fuerzas de la España vaciada

El acuerdo firmado por ocho CCAA en Foro Santiago, más allá de consensuar una postura común sobre la financiación, encierra un puñado de compromisos para evitar fugas de votantes a las agrupaciones de electores

Foto: Los presidentes de la España despoblada se reúnen en Santiago de Compostela. (EFE/Lavandeira Jr)
Los presidentes de la España despoblada se reúnen en Santiago de Compostela. (EFE/Lavandeira Jr)

El socialista Javier Lambán fue el único que mentó a la bicha, en este caso, las plataformas y agrupaciones que proliferan en la España vaciada, hartas de que los partidos tradicionales (PSOE y PP) hayan obviado durante años las demandas de las provincias olvidadas. El presidente de Aragón, uno de los ocho que este martes participaron en la cumbre de Santiago para consensuar la postura de las regiones despobladas en el debate de la financiación autonómica, no dudó en advertir de que estos movimientos “pueden derivar en un timo político de primera magnitud”. Sus palabras desentonaron con las intervenciones del resto de presidentes —a excepción del cántabro Miguel Ángel Revilla, aunque por otros motivos—, que prácticamente se limitaron a ensalzar el acuerdo firmado por ocho regiones de diferente adscripción ideológica y a defender que su objetivo no es crear un frente contra nadie. Pero lo cierto es que, más allá de cerrar un pacto sobre el reparto de fondos, en el corazón del documento late el temor de populares y socialistas a perder votos en aquellos territorios donde comienzan a levantar el vuelo plataformas que se han propuesto imitar el ejemplo de Teruel Existe.

El documento que alumbró el foro de Santiago de Compostela, en el que participaron los presidentes de Galicia, Castilla y León, Asturias, Cantabria, La Rioja, Castilla-La Mancha, Aragón y Extremadura —el 62% del territorio nacional y el 25% de la población total—, encierra un puñado de compromisos bajo el paraguas de la lucha contra la despoblación para evitar fugas de votantes. Los barones de PSOE y PP se conjuraron poniendo por escrito promesas y reivindicaciones, entre ellas, que Teruel, Soria y Cuenca sean declaradas provincias “escasamente pobladas”, un estatus que permite la aprobación de beneficios fiscales, y que Teruel Existe ha abanderado ante lo que considera el abandono histórico de los primeros.

Foto: Guitarte, junto a Bolaños, en plena negociación de los Presupuestos. (Teruel Existe)

Y aunque suene paradójico, Lambán, cuyo partido, el PSOE, ha gobernado Aragón a lo largo de seis legislaturas, contando con la actual, achacó la cada vez mayor “atomización” del Congreso, y la proliferación de esas plataformas, al “abandono de una gran parte de la España interior desde hace siglos”. Todos los barones coincidieron en la importancia de revertir la despoblación, de recuperar el talento perdido, de impulsar la natalidad y darle un vuelco a la política de vivienda, así lo refleja el documento aprobado, pero una vez más, con sus declaraciones, el presidente aragonés fue un paso más allá, descubriendo las cartas sobre la mesa, y cargó contra los movimientos “cantonales o populistas”, un elemento más de “inestabilidad” e “incertidumbre” que “hacen cada vez más ingobernable el país” y que tienen su origen “en un mito alimentado por los nietos de los que emigraron y que puede derivar en un timo político de primera magnitud”.

Un terremoto electoral

El movimiento al que se refería Lambán, el primer barón que ha visto cómo una de esas agrupaciones conseguía representación en el Congreso y en el Senado, comienza a coger fuerza en otros muchos puntos del país. De hecho, la Coordinadora España Vaciada, que agrupa más de 70 asociaciones de 25 provincias, quiere presentarse a las próximas elecciones generales y muchas de esas entidades provinciales harán los propio en las convocatorias autonómicas. El ejemplo a seguir es Teruel Existe, que a su vez, tomando como referencia el modelo del PNV o de lo que en su día fue CiU, se ha convertido en un actor más al que Sánchez y su Gobierno han recurrido para articular las mayorías necesarias para la aprobación de unos presupuestos o, sin ir más lejos, para la investidura del presidente. Apoyos a cambio de inversiones u otro tipo de compromisos para un territorio concreto, en definitiva, acuerdos que ponen en entredicho el papel que el PSOE y el PP juegan en las comunidades en que gobiernan.

Ocho presidentes piden otro modelo de financiación con criterio demográfico

Precisamente, en el pacto firmado para la investidura de Sánchez, el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, arrancó al PSOE el compromiso de que Teruel, Soria y Cuenca, las tres provincias con menor densidad de población de España, pudieran disfrutar de beneficios fiscales para la implantación de empresas. Es una prerrogativa que la UE permite que los Estados miembros concedan a aquellas regiones con una población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado y que por primera vez se recoge en los presupuestos de 2022.

Foto: Javier Lambán, en la localidad turolense de Albarracín. (EFE)

Lambán se ha intentado arrogar en más de una ocasión la paternidad del acuerdo, que ahora en cierta medida queda reflejado en el documento suscrito en Santiago de Compostela. “Apoyamos la reivindicación de las comunidades de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León de que las provincias de Teruel, Soria y Cuenca, y sus zonas adyacentes, las únicas de España con una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, deben contar a nivel europeo con el mismo trato que las zonas consideradas 'escasamente pobladas', que en la actualidad son aquellas de menos de ocho habitantes por kilómetro cuadrado”.

El texto también recoge que las infraestructuras del transporte y las tecnológicas son una herramienta para garantizar la igualdad de oportunidades de la población que vive en zonas rurales, entre otras propuestas. Y de ahí el compromiso de los ocho presidentes autonómicos en seguir trabajando “para reducir la brecha digital” y que la banda ancha ultrarrápida llegue a todos los rincones del país. Promesas que muchas de las plataformas de la España vaciada no entienden cómo no son ya una realidad.

El socialista Javier Lambán fue el único que mentó a la bicha, en este caso, las plataformas y agrupaciones que proliferan en la España vaciada, hartas de que los partidos tradicionales (PSOE y PP) hayan obviado durante años las demandas de las provincias olvidadas. El presidente de Aragón, uno de los ocho que este martes participaron en la cumbre de Santiago para consensuar la postura de las regiones despobladas en el debate de la financiación autonómica, no dudó en advertir de que estos movimientos “pueden derivar en un timo político de primera magnitud”. Sus palabras desentonaron con las intervenciones del resto de presidentes —a excepción del cántabro Miguel Ángel Revilla, aunque por otros motivos—, que prácticamente se limitaron a ensalzar el acuerdo firmado por ocho regiones de diferente adscripción ideológica y a defender que su objetivo no es crear un frente contra nadie. Pero lo cierto es que, más allá de cerrar un pacto sobre el reparto de fondos, en el corazón del documento late el temor de populares y socialistas a perder votos en aquellos territorios donde comienzan a levantar el vuelo plataformas que se han propuesto imitar el ejemplo de Teruel Existe.

Javier Lambán Financiación autonómica
El redactor recomienda