La autovía que reclama Teruel Existe ya está en Cuenca: "Ayudó a vaciar más los pueblos"
  1. España
EL DEBATE DEL CEMENTO EN LA ESPAÑA VACÍA

La autovía que reclama Teruel Existe ya está en Cuenca: "Ayudó a vaciar más los pueblos"

Cuenca es el futuro de Teruel: posee AVE y la A-40 que Teruel Existe ha arrancado al Gobierno, pero no solo no frenó la despoblación rural, sino que hizo de aspirador hacia la capital

Foto: La autovía que reclama Teruel Existe ya está en Cuenca: "Ayudó a vaciar más los pueblos"
La autovía que reclama Teruel Existe ya está en Cuenca: "Ayudó a vaciar más los pueblos"

Campos del Paraíso, en Cuenca, tiene unos accesos envidiables. Una autovía cruza el pueblo de este a oeste y permite estar en una hora en Madrid y en 30 minutos, en Cuenca. El trazado del AVE discurre en paralelo a la autovía, de buen firme y sin mucho tráfico. Es el sueño y el futuro de la vecina Teruel si el Gobierno cumple lo pactado con Teruel Existe. Y sin embargo, el pueblo no termina de dar con la tecla para frenar la despoblación. Roberto Cuevas, el alcalde, razona que 10 años después de que abriera la autovía sufren el reverso de las infraestructuras: "La buena comunicación hace que maestros, trabajadores, administrativos, empleados de banca... vivan en Cuenca, Tarancón o Madrid, porque en media hora están allí y no se quedan en los pueblos. Calculo que hay 40 trabajadores que van y vienen. Serían 40 familias que si se quedasen comprarían, irían a los bares... Me interesa más que nos pongan fibra óptica que infraestructuras". Cuenca es la prueba de que el cemento por el cemento no frenará la despoblación.

El futuro de Teruel está en Cuenca. Dos provincias vecinas están entre las tres más despobladas de España. Una, Cuenca, tiene AVE y dos autovías que cruzan la provincia y dan acceso a casi todo el territorio. La otra aspira a conseguir ahora esas infraestructuras. El pacto entre el PSOE y Teruel Existe incluye prolongar la autovía A-40 y unir Cuenca y Teruel para vertebrar la España vacía. Es una obra que vetó el Gobierno socialista en 2008 por su alto impacto ambiental. La declaración negativa lleva la firma de Teresa Ribera, entonces secretaria de Estado de Cambio Climático y vicepresidenta de facto de Transición Ecológica y contra la despoblación. Así que es un buen momento para visitar el impacto de la A-40 hasta Cuenca y que lleva una década en servicio.

En los cinco núcleos de Campos del Paraíso hay tres bares, un colegio con 34 niños en tres aulas, cuartel, centro de salud, dos bancos, tres tiendas, gasolinera, estanco, cooperativa, una empresa de cereal y una panadería, farmacia, dos talleres y una residencia municipal de ancianos. Pero en las calles de Carrascosa del Campo, el núcleo más poblado, no hay mucha actividad un día entre semana. Una gran plaza en el centro del pueblo está vacía y solo al fondo se atisba a una señora mayor en bata colgando la ropa.

Roberto, el alcalde, socialista de 44 años, es de aquí. Él se quedó a trabajar de agricultor, principalmente secano, y disfruta del cielo claro, de cuidar a sus dos hijas y organizar su tiempo. "La gente dice que le gusta Madrid por el ocio pero en realidad luego nunca van al cine. Aquí hay calidad de vida", explica en su despacho. Tras él, pegados en la pared, hay una foto dedicada de Emiliano García-Page, presidente autonómico, y un dibujo de sus hijas. Recuerda el colegio con más vida, las clases llenas, pero luego cómo sus amigos se fueron a Valencia o a Madrid. "La autovía lleva 10 años y sí se notó durante la construcción porque había mucha obra porque coincidió con el AVE, un embalse y los molinos, pero al terminar la obra nada. Durante las obras se alquilaron las casas, los bares estaban llenos... pero una vez que se va eso vuelve a su ser".

La antigua carretera muestra las huellas del abandono. (R. M.)
La antigua carretera muestra las huellas del abandono. (R. M.)

Entre 2009 y 2019, ya con la autovía, Campos del Paraíso ha pasado de 922 habitantes a 737 (un 20% menos). En la antigua carretera, una gasolinera con poco tráfico da muestra de que vivió días mejores: un precioso mural de azulejos de Pirelli recrea el mapa de carreteras de zona con Carrascosa en el centro. Algunos ya se han caído. "Si los de Teruel quieren la autovía allá ellos, pero las autovías machacan los pueblos. Aquí han ayudado a vaciarlo".

Cuevas, el alcalde, no es tan crítico. "Entiendo que la autovía es un bien que usamos todos, pero no es la panacea. Quizá en pueblos más turísticos sí que sirve, pero hay que ser realista, a los pueblos pequeños es mejor darles facilidades para industrias o instalar fibra óptica. Aquí tiene buena cobertura pero porque el AVE está a 150 metros, pero si nos alejamos un poco, Internet va fatal. Hay gente que sí se podría quedar a trabajar aquí si tuviera buena conexión". Para fijar población, su experiencia es que ha ayudado más la residencia de ancianos municipal, la única de la provincia. "Tiene 36 plazas y 22 trabajadoras. El empleo femenino es lo que más fija la población en pueblos pequeños". Una infraestructura menos lustrosa ha sido más eficaz.

El de Campos del Paraíso no es un caso único. El vecino pueblo de Torrejoncillo ha pasado en una década de 597 habitantes a 341, una bajada del 43%. Maribel, la teniente de alcalde, enumera cómo la autovía hizo de aspirador de vecinos. "El médico, los practicantes, los de las cajas, la de la farmacia, el del banco, los guardias civiles... vienen a trabajar aquí pero viven en Cuenca. La autovía tiene muy poquito tráfico y en 20 minutos haces Cuenca-Torrejoncillo. Los guardias civiles tienen casa en el cuartel y hay seis o siete pero salvo el cabo que tiene un niño los demás tienen sus casa en Cuenca. La gente vive donde quiere, no se le puede obligar", razona en el salón de su casa. Ella misma está esperando que su marido se jubile para irse a Cuenca.

Pese a que estas experiencias son bien conocidas en Cuenca, una de las principales reclamaciones de Teruel Existe son las infraestructuras. Soria, Cuenca y Teruel son las tres provincias con menor densidad de población de España. El pacto con el PSOE para Teruel no solo incluye la A-40 sino dos autovías más y tren de alta velocidad. Según la plataforma, prolongar la A-40 es fundamental aunque sea a través de una zona de alto valor ambiental. "La comunicación que aportaría a la ciudad de Teruel y los pueblos cercanos sería magnífica y generaría mucho desarrollo, por fin dejaría de ser la única capital de provincia sin autovía a Madrid. Si continuase hasta Alcañiz sería la salvación para las cuencas mineras y el Bajo Aragón. Y si llegase hasta el mediterráneo por Tarragona vertebraría España de Este a Oeste".

La A-40 casi sin tráfico y el AVE discurren en paralelo por Cuenca. (R. M.)
La A-40 casi sin tráfico y el AVE discurren en paralelo por Cuenca. (R. M.)

Un portavoz de Teruel Existe defiende la necesidad de construir la autovía y asegura que su llegada no va a suponer una pérdida de población en la provincia. "Es verdad que las cabeceras de comarca y las capitales de provincia fagocitan a los pueblos pequeños, pero en Teruel no tenemos miedo a eso porque nuestros pueblos son ya muy pequeños y la gente que sigue viviendo ahí es porque realmente quiere vivir ahí. Miedo no tenemos ninguno a que eso ocurra, a nosotros no nos va a ocurrir".

Su apuesta es que servirá para llevar turismo. "En nuestro caso creo que pasaría al revés, que gente que ahora vive en una ciudad se vendría al pueblo porque la calidad de vida es más alta, siempre que tengan pediatra, fibra, cobertura de móvil… y el resto de servicios básicos". En contra de lo que ocurrió en Cuenca, insisten, la construcción de esta infraestructura "les daría mucha vida a los pueblos. La Sierra de Albarracín quedaría a dos horas de coche de Madrid, por ejemplo, y eso impulsaría el turismo".

Teruel Existe, cuyo diputado acabó siendo clave en la investidura de Sánchez y que ha llevado la despoblación a primer plano político, minimiza los problemas ambientales que hace una década llevaron a desestimar la infraestructura. "Aunque sean algo más caras, hoy en día se pueden construir infraestructuras con correctores ambientales muy potentes. No puede ser que el Medio Ambiente solo sea una excusa aquí y en el resto de España no lo haya sido". Además, insisten, la autovía "vertebraría la península siendo un bypas al Mediterráneo". Otra de sus apuestas es el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo que conectaría los dos mares con Zaragoza, "el mayor centro logístico de España". En general, insiste, se trata de vertebrar una parte importante del territorio español sin tener que pasar por Madrid.

Curiosamente, el impacto en el paisaje y la afección negativa al desarrollo de los pueblos fue uno de los motivos esgrimidos por la declaración firmada por Teresa Ribera, hoy vicepresidenta de Transición Ecológica y del Reto Demográfico, para tumbar la obra en 2008. "La ejecución de la autovía ocasionaría importantes desmontes y taludes, dada la abrupta orografía del territorio, (excepto en el tramo inicial), que se traduciría en un impacto significativo sobre el paisaje, que se caracteriza por su apreciable belleza y naturalidad, y que probablemente sustenta la mayor parte de las expectativas de desarrollo rural de los municipios atravesados por la autovía", afirma la declaración negativa, una de las pocas jamás emitidas sobre una obra de ese tamaño. En su doble papel de vicepresidenta de medio ambiente y de la España vacía, Ribera deberá ahora aprobar de nuevo la obra, llamada en el pacto indistintamente como autovía y como "corredor carretero de alta capacidad".

"Una cosa es combatir la despoblación y otra es llegar antes a los sitios", replica Ignacio Urquizu


En Teruel hay poco debate. Alguna de las voces que pone alguna objeción es Ignacio Urquizu, alcalde socialista de Alcañiz. "Una cosa es combatir la despoblación y otra es llegar antes a los sitios", explica por teléfono. "He debatido esto mucho con Teruel Existe. No diré que las infraestructuras para frenar la despoblación son un mito pero no es tan sencillo. Las autovías son de ida y vuelta. Generan condiciones para recibir inversiones pero hacen falta más cosas".

Urquizu usa el ejemplo de su pueblo. Alcañiz (16.000 habitantes) está a poco más de 100 kilómetros de Zaragoza por carretera. "El hospital tiene unos mil trabajadores. De ellos, unos 300 o más viven en Zaragoza. Hay unos 200 profesores y muchos hacen lo que llaman la rueda, se turnan en un coche y cada día conduce uno para ir y venir en el día. Ni la gente joven sin familia que le destinan aquí se plantea venir. Queremos la autovía con Zaragoza, pero no va a ser un milagro. Siendo consciente de que no va a combatir la despoblación, creo que la autovía acabará teniendo cosas positivas. Una vez que la hagan no se va a repoblar de gente y puede hacer que perdamos población".

La despoblación es evidente en esta zona de Cuenca. (R. M.)
La despoblación es evidente en esta zona de Cuenca. (R. M.)


Además, después de décadas de inversiones masivas en autovías, aeropuertos y red de AVE, la población sigue concentrándose cada vez más. "La despoblación es un fenómeno social que tiene que ver con modas y ahora la gente quiere vivir en grandes ciudades. No solo por los empleos más cualificados sino por el ocio. Al ser un fenómeno social la gente no reacciona a las infraestructuras como nos gustaría", señala Urquizu, sociólogo y diputado hasta las pasadas elecciones.

Germà Bel, catedrático de Economía, autor del libro 'España, capital París. ¿Por qué España construye tantas infraestructuras que no se usan?' y exdiputado en el Parlamento catalán y en el Congreso, critica el enfoque de Teruel Existe. "En Teruel están pidiendo lo que no tienen. Eso es muy fácil de ver. Miras alrededor y ves que no tienes autovías. Pero deberían pedir lo que necesitan y eso es más difícil, porque hay que pensar".

Bel recuerda que más que nuevas conexiones por autovía con la capital hace falta mejorar las conexiones entre los pueblos con carreteras y trenes de mercancías y que la población no siempre usa las infraestructuras como quieren los gobernantes. Bel rescata en el libro el informe sobre la Ley Agraria que redacto Jovellanos en 1795. Este personaje fundamental de la Ilustración pedía "que no se gaste más en carreteras generales sino en caminos locales y que el poco dinero disponible se gaste con criterio utilitario y no con miras a la ostentación". Está todo inventado.

Autovías Teruel Existe PSOE Emiliano García-Page Ignacio Urquizu Teruel AVE Teresa Ribera Infraestructuras Castilla-La Mancha
El redactor recomienda