tras el acuerdo con teruel existe

España vuelve a las recetas fallidas contra la despoblación: antes el AVE que internet

La inversión en obras públicas es el principal objetivo para los partidos provinciales, sin embargo, la literatura económica ha demostrado que no son las políticas más eficientes

Foto: Montaje: EC
Montaje: EC
Adelantado en

El acuerdo de Teruel Existe con el Gobierno de Pedro Sánchez para dinamizar la España vacía recoge una extensa política de obras públicas para generar "accesibilidad a la red viaria de alta capacidad". El diputado turolense, Tomás Guitarte, ha conseguido arrancar al PSOE un ambicioso programa de inversiones en autovías y ferrocarriles para mejorar la conexión de la provincia con el resto del territorio nacional. Recetas que se parecen mucho a las que tradicionalmente ha implantado el Ministerio de Fomento y que no han conseguido frenar la despoblación.

A ningún político le desagrada la idea de cortar la cinta de una nueva autovía, o de una línea de alta velocidad. Pocas cosas le harían más feliz a Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria y del Partido Regionalista Cántabro (PRC), que inaugurar el AVE a Santander. Sin embargo, estas grandes inversiones no suelen ser las más eficientes para frenar la despoblación y ni siquiera contribuyen a cohesionar el territorio. ¿Acaso logrará frenar la despoblación del interior y el sur de Cantabria con la alta velocidad hasta Santander?

La literatura económica tiene un buen número de estudios sobre las mejores prácticas para combatir la despoblación y en ningún caso figuran las grandes obras públicas, que tienen un enorme coste de construcción y mantenimiento. El exministro de Fomento y fundador de Foro Asturias, Francisco Álvarez Cascos, es el primero que puede dar cuenta de los miles de millones destinados a llevar la alta velocidad hasta Asturias… y los que quedan.

Las infraestructuras faraónicas en áreas poco pobladas ocuparon cientos de titulares durante la crisis. Manchas de cemento que se convirtieron en el epítome del despilfarro de fondos: aeropuertos como los de Teruel o Ciudad Real, polígonos como los de Gargallo (Teruel) o Cariñena (Zaragoza), parques infantiles en pueblos sin niños, museos carísimos que no visita nadie, etcétera. "Con una mínima política de planificación territorial, todas esas obras nunca se hubiesen llevado a cabo", señala Pedro Requés, catedrático de la Universidad de Cantabria y experto en ordenación del territorio.

Fernando Rubiera, profesor de la Universidad de Oviedo, opina que "estas grandes obras nunca han sido la solución". "Se han buscado proyectos de rédito electoral rápido", recuerda, "en lugar de articular una estrategia de largo plazo bien diseñada para conseguir un equilibrio territorial eficiente y sostenible". No solo no han servido para nada, sino que "dañan el potencial local al derivar esfuerzos y recursos hacia sectores en los que no hay potencialidades". "Incluso haciendo bien las cosas se puede no tener éxito porque se pelea contra la macrotendencia global", concluye.

En oposición a estas grandes obras públicas, existen otras inversiones que no solo son más baratas, sino que logran mejores resultados para reactivar la economía de las zonas despobladas, fijar a la población y dar cohesión al territorio. Estas medidas van en una doble dirección: estimular la creación de empleo y garantizar los servicios que reclama la ciudadanía independientemente de que vivan en una ciudad o en el mundo rural.

Los estímulos fiscales son clave

Los investigadores de la Universidad de Harvard Benjamin Austin, Edward Glaeser y Lawrence Summers realizaron un profundo estudio sobre las políticas más eficientes para reactivar la economía de las regiones despobladas del interior de EEUU. Tras su análisis descubrieron que las mejores prácticas son aquellas encaminadas a estimular la contratación con incentivos fiscales.

"La evidencia sugiere que aumentar la demanda de mano de obra [crear empleo] tiene un impacto mayor en las áreas deprimidas", escriben los investigadores. Por el contrario, "orientar el gasto en infraestructuras hacia áreas deprimidas corre el riesgo de producir proyectos con un valor limitado para los ciudadanos".

En su lugar, los autores proponen, como mejor opción de largo plazo, establecer ayudas fiscales al empleo, ya que "parece tener un mayor impacto a largo plazo si se combina con la inversión en capital humano adaptado al trabajo". En los casos en los que se combine la despoblación con altas tasas de paro, también es efectivo aumentar los subsidios al desempleo, ya que así se logra fijar la población y aumenta la renta de los hogares y la demanda.

"Orientar el gasto en infraestructuras hacia áreas deprimidas corre el riesgo de producir proyectos con un valor limitado para los ciudadanos"

Las políticas fiscales generan un doble beneficio, ya que fomentan la creación de empleo y fijan a la población en los territorios despoblados. Esta no es una cuestión menor, ya que la España que realmente se ha vaciado es la rural, que ha emigrado a las capitales de provincia. Los estímulos fiscales se pueden dirigir exclusivamente a los territorios rurales, por lo que se puede lograr una eficiencia mayor.

Por ejemplo, si se ponen en marcha rebajas en las cuotas a la Seguridad Social para los residentes en la España vacía no solo se generará un estímulo a la contratación, también se fomentará que los ciudadanos se queden a vivir en el mundo rural en lugar de emigrar a la ciudad más cercana, ya sea Madrid, Zaragoza, Santander o Teruel capital.

La rebaja de impuestos es el canal por el que más rápidamente pueden fluir los cambios

La rebaja fiscal es la principal receta de la Red SSPA (Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa), un 'lobby' europeo conformado por asociaciones empresariales de las regiones más despobladas. Nadie como las empresas de estos territorios conoce cuáles son las necesidades que tienen para invertir y cuáles son las políticas más eficientes para lograrlo.

La propuesta de bajada de impuestos, que está coordinada por el economista José A. Herce, señala que la fiscalidad "es el canal por el que más rápidamente pueden fluir los cambios, a pesar de las dificultades que entraña su puesta en práctica o de las reticencias que pueda suscitar". En su caso piden al Gobierno que centre su acción en un recorte de los principales impuestos: IRPF, patrimonio, transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, sucesiones, donaciones y sociedades. En total, su impacto presupuestario sería de 335,24 millones de euros, una cuantía muy inferior a cualquier inversión en grandes infraestructuras, y generaría resultados claramente superiores.

En este sentido, desde Teruel Existe defienden la creación de normativas específicas para actividades económicas que en zonas rurales poco pobladas sean consideradas como "economía social". Ponen como ejemplo el bar del pueblo, que en muchos pequeños municipios se convierte en el único centro de socialización, en el único lugar para hacer compras de última hora, para reunirse, para recibir información al recién llegado, etcétera. "No se le pueden aplicar la misma normativa que a un bar de una gran ciudad porque está prestando un servicio muy importante. Hace falta una legislación diferente para la economía social", defienden.

Mejor con internet

Una de las exigencias que más se repite por empresas y ciudadanos es el acceso a Internet. Sin una buena conexión a la red es muy complicado que un pueblo pueda competir con una ciudad. "Las infraestructuras de transporte pueden ser de gran ayuda, pero el desarrollo de la banda ancha es mucho más prioritario", explica Sara Bianchi, coordinadora de la Red SSPA.

"Es fundamental lograr la banda ancha para todo el territorio porque la conectividad actual es muy mala", lamenta Bianchi, "y no solo para atraer inversión, también para garantizar el ocio de los ciudadanos". En muchas partes de la España rural no se puede ver una película en 'streaming', descargar un videojuego o hacer una videollamada. Sin este servicio fundamental, estos territorios están condenados a perder a los jóvenes.

Las infraestructuras de transporte pueden ser de gran ayuda, pero el desarrollo de la banda ancha es mucho más prioritario

Para la Federación de Organizaciones Empresariales Sorianas (FOES), no solo es necesario culminar las autovías en marcha, sino que es "prioritario la implantación del 5G en zonas despobladas y rurales como están haciendo en Escocia con 5G Rural First". Las empresas sorianas han puesto en marcha la iniciativa 'Invest in Soria', cuyo objetivo es impulsar la atracción de empresas y trabajadores a la provincia para combatir la despoblación.

Precisamente, el caso de éxito de las Highlands de Escocia ha supuesto un ejemplo para las demandas de la sociedad civil de Soria o Teruel. La primera conclusión parece evidente: la única forma de revertir la despoblación es plantear una estrategia integral que afecte, desde la productividad de estas regiones hasta su atractivo social. Cualquier estrategia que se limite a una autovía o un AVE resultará un fiasco.

Una de las claves del éxito de Escocia ha sido la apuesta por una universidad muy cercana al sector empresarial que ha logrado satisfacer la demanda de mano de obra cualificada. "Ellos vieron muy claro que era fundamental formar a los jóvenes en el territorio para trabajar en el territorio", explica Bianchi. Solo así se consigue anclar un proyecto industrial en una región una vez que se acaban los estímulos fiscales.

Somos los actores de la sociedad civil quienes trabajamos por unir la oferta de trabajadores con las necesidades de las empresas

En muchas regiones de España la falta de mano de obra cualificada es, paradójicamente, un gran problema. En el caso de Soria, "dos de cada tres empresarios de la provincia declaran que contratarán trabajadores en los próximos años", señala FOES. El riesgo para estas empresas es no conseguir la mano de obra que necesitan, un fenómeno que ya está ocurriendo. La Cámara de Comercio de Soria ya ha pedido ayuda al Gobierno para que fomente la emigración desde otras regiones que permita cubrir la demanda de determinados perfiles profesionales. "Estamos siendo los actores de la sociedad civil soriana quienes trabajamos por unir la oferta de trabajadores con las necesidades de las empresas", una tarea a la que debería atender el sector público.

El caso de las Highlands, que lograron satisfacer la demanda de mano de obra con una universidad local, es un ejemplo para la Red SSPA. "Se trata de una estrategia holística para combatir la despoblación", señala Bianchi. "Las soluciones a la España Vaciada no serán fruto de 'planes de legislatura' y serán un fracaso si se toman como planes a 4 años vista, o menos", señala FOES, sino que "precisan de planes superiores a 30 años". Un largo plazo que choca con los resultados inmediatos que demanda la política actual. Lo inmediato sigue siendo cortar la cinta del AVE.

Teruel Existe también habla de fomentar la teleasistencia sanitaria, el teletrabajo y el transporte comunitario, entre otras cosas, desarrollando iniciativas flexibles y creativas adaptadas al entorno rural, como se ha hecho en Finlandia o Escocia. Pero muchas de estas iniciativas, subrayan, son imposibles sin una conexión a internet potente y estable. "En el casco histórico de Teruel no hay fibra, no se puede hacer una teleconferencia en condiciones. Así es imposible ser competitivos", dicen.

Como dejar de fumar

Roberto Ortega es portavoz de El Hueco, una organización con sede en Soria que lleva años estudiando la despoblación y las medidas más eficaces para revertirla. "Desde el punto de vista político —en España— no ha funcionado nada de nada. Que pongan autovías, trenes, internet por todos lados... no va a frenar la despoblación. Lo que hace falta es un gran plan en el que la política intervenga lo menos posible", dice, recordando que la 'Highlands and Islands Enterprise' escocesa funciona como agencia de desarrollo con financiación pública y privada, pero no depende directamente de la administración. Su organización propone crear fondos de inversión para emprendedores rurales y fomentar la creación de actividades vinculadas al territorio, en lugar de pagar o subvencionar a grandes empresas para atraerlas. "Cuando se acaba el dinero de la subvención, se marchan. No crean arraigo".

Ortega insiste en que el primer paso para luchar contra la despoblación es el mismo que se tiene que dar para dejar de fumar. "Solo lo consiguen quienes están convencidos de que es mejor para ellos". Las organizaciones que trabajan para frenar la despoblación insisten en que recuperar el "orgullo rural" es tan importante o más como crear puestos de trabajo. "Cuando denunciamos las carencias que sufrimos damos la sensación a veces de que aquí se está muy mal. Pero es al revés: la calidad de vida es enorme, son sitios maravillosos para vivir, donde se puede ser muy feliz. Tenemos que reivindicar eso, combatir esa percepción cultural de que lo rural es lo que hay que dejar atrás, si queremos que la gente joven quiera venir para quedarse", explican desde Teruel Existe.

Cuando denunciamos las carencias que sufrimos damos la sensación de que aquí se está mal. Pero la calidad de vida es enorme

Los expertos consultados advierten de que cualquier medida o iniciativa que se ponga en marcha tendrá que luchar contra una tendencia global cuyos efectos se pueden paliar, pero difícilmente se va a lograr revertir. "No hay realmente modelos internacionales de éxito", subraya Requés. "El modelo territorial que estamos configurando es común a todos los países, tanto desarrollados como en vías de desarrollo (...) a pesar de que el crecimiento de las grandes áreas metropolitanas está generando muchos problemas sociales: precio de la vivienda, pérdida de calidad de vida, estrés, congestión del transporte... Francia, que podría ser un modelo, está demostrando que no lo es. Su escalada de huelgas así lo demuestra. Su modelo territorial descentralizado en la dimensión residencial está detrás de muchas de estas movilizaciones", dice. Para Rubiera, hay países que lo están haciendo mejor que España, como Bélgica o Dinamarca. Y otros, como Italia o Reino Unido, donde las cosas se han gestionado bastante peor.

Desde Teruel Existe tienen una visión más optimista. "Las tendencias demográficas pueden revertirse en cualquier momento. La despoblación se puede cambiar desde la política porque las zonas poco pobladas están llenas de oportunidades, por la calidad de vida que hay aquí, por el turismo. Mucha gente que viven en la ciudad querría esta vida si tuviese la oportunidad de vivirla con servicios dignos. Para criar hijos, por ejemplo, esto es una maravilla".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios