Es noticia
"Vamos a presentar una bajada de impuestos de 10.000 millones"
  1. España
Entrevista a Pablo Casado

"Vamos a presentar una bajada de impuestos de 10.000 millones"

El líder del PP, en una entrevista concedida a El Confidencial, reitera que la legislatura está en "vía muerta" y pronostica que Pedro Sánchez no se presentará a las próximas elecciones

Foto: Entrevista de Pablo Casado con El Confidencial. (David Mudarra)
Entrevista de Pablo Casado con El Confidencial. (David Mudarra)

El líder del PP, Pablo Casado, reitera que la legislatura se encuentra en "vía muerta" y que Pedro Sánchez la agotará. Por primera vez le viene a la cabeza que el presidente "no se presentará a las próximas elecciones" y que, como hizo Zapatero, "está quemando rueda". Se muestra optimista con las encuestas y espera llegar a la Moncloa con "la mayoría suficiente para gobernar en solitario". Tiene un plan de reformas para gobernar España con tres ejes fundamentales: reforzamiento institucional, apuesta por las familias y el bienestar (la ley del aborto quedará en manos del fallo del Constitucional) y un plan de competitividad económica. Repite que no volverá a hablar de corrupción cuando se le pregunta por la condena a Bárcenas y sobre la sede de Génova apostilla: "Yo sí cumplo mis promesas".

PREGUNTA. Sánchez está dispuesto a acabar la legislatura. ¿Lo ve factible con la actual situación económica y los socios con los que cuenta el presidente?

RESPUESTA. La legislatura está en vía muerta. Entonces, como las vías muertas, puedes avanzar muchos kilómetros, pero no tiene destino, es como si un avión perdiera un motor y todos esperamos que no se estrelle, pero ya no va a poder llegar a destino. Va a tener que aterrizar en el primer aeropuerto. Se vio en el Congreso Federal del PSOE. Si con la que está cayendo, lo único que anuncia Sánchez es la derogación de la reforma laboral, la supresión de la Ley de Seguridad Ciudadana y la abolición de la prostitución, siendo un partido que tiene condenas por haber usado fondos públicos en burdeles, no hay ningún proyecto para España.

P. ¿Y cuál es el proyecto del PP?

R. Nosotros sí tenemos un proyecto alternativo que planteamos en la Convención Nacional. En España hay que hacer un número de reformas muy importante en cuanto lleguemos al Gobierno, en un tiempo muy corto y en tres bloques fundamentales: un reforzamiento institucional, una apuesta por las familias y por el bienestar, y un plan de competitividad económica. Y, dentro de ese plan, le adelanto que vamos a anunciar la próxima semana en la tramitación de las enmiendas a los Presupuestos Generales del Estado algo fundamental, y es que nosotros pensamos que se pueden bajar los impuestos más de 10.000 millones de euros y lo justificamos quitándolo del gasto improductivo, del despilfarro.

P. ¿Una bajada de 10.000 millones sin tocar el Estado de bienestar?

R. Tanto la CEOE como el Instituto de Estudios Económicos han defendido que se puede bajar hasta 60.000 millones de euros sin tocar la Sanidad, sin tocar la Educación, sin tocar las políticas sociales. Hasta el ministro Escrivá decía desde la Airef que se podían recortar 30.000 millones. Simplemente porque se está despilfarrando.

"Él ha elegido sus socios. Ya no puede echar la culpa a Iglesias porque el radical es Sánchez"

P. ¿En qué partidas sostienen ese cálculo?

R. Pues, primero, rebajar el IRPF y ayudar a aquellas personas que ahora lo están pasando mal. Esto supondría pagar 4.000 millones menos; en segundo lugar, la supresión del impuesto de patrimonio tendría un coste de 1.400 millones de euros; en tercer lugar, la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones, que sumaría 2.700 millones de euros de ahorro para los contribuyentes; en cuarto lugar, eliminar el impuesto de transmisiones patrimoniales para la compra de vivienda habitual, sobre todo para jóvenes y familias, que tendría un impacto de 600 millones; en quinto lugar, acabar con las tasas burocráticas que lastran la creación de empleo. También estamos planteando que haya una reducción del impuesto de sociedades de un cincuenta por ciento para las empresas que se establezcan en municipios de menos de 5.000 habitantes. Eso tiene un coste de aproximadamente 500 millones de euros. Y, por último, la reducción de las cotizaciones sociales para los trabajadores que sufren paro de larga duración o para los jóvenes, que sumaría otros 2.000 millones.

P. Pero, si como plantea, España está en un momento crítico y ustedes tienen soluciones, ¿por qué no pueden históricamente PP y PSOE pactar unos Presupuestos?

R. Pregúnteselo a Pedro Sánchez, porque aún no nos ha llamado. Puede parecer increíble pero no han llamado para nada al principal partido de la oposición, nos hemos enterado de todo por la prensa. Tampoco nos llamó para el anterior Presupuesto. A la gente se le olvida, pero quiero recordar que yo llamé a Sánchez la noche electoral para ofrecerle un Gobierno sin Podemos. Me devolvió la llamada un mes después para pedirme que apoyase un Ejecutivo con Pablo Iglesias de vicepresidente y aún así le volví a ofrecer mi apoyo si lograba el de Ciudadanos para la investidura. En la pandemia, le tendí otra vez la mano para gobernar juntos y llevar a cabo las reformas que pedía Europa.

P. ¿Damos por imposible entonces los llamados pactos de Estado?

R. ¿Una política común de Educación o Seguridad? Lamentablemente lo que vamos a ver es que va a volver a pactar los Presupuestos con los socios más radicales que ha habido nunca en un Gobierno de España. Y lo peor de todo, con los ministros y socios más radicales que no hay en ningún Gobierno de la Unión Europea. No tienen ministros comunistas dentro, ni partidos nacionalistas que buscan la ruptura de la nación ni en Europa se pacta con el brazo político de una banda terrorista que no reniega de los asesinatos. Y eso es lo que está pasando. Él ha elegido sus socios. Ya no puede echar la culpa a Pablo Iglesias porque el radical es Sánchez. Tiene otras mayorías para los Presupuestos y no las ha querido.

"No tienen ninguna noción de política exterior, por no hablar de lo que han hecho subvencionando a empresas como Plus Ultra"

P. ¿Es tan mala su relación con el presidente como parece? ¿Cuándo hablaron por última vez?

R. Nos vimos en Yuste en el premio que se le concedió a Angela Merkel, pero apenas cruzamos unas palabras. La última vez que hablamos fue porque yo le llamé ante la invasión migratoria en Ceuta, él prometió que me tendría informado, pero meses después no me ha llamado ni para ese ni para ningún otro asunto. Yo en ese momento le ofrecí un pacto para gestionar juntos la inmigración, la política exterior, la de seguridad ciudadana…

P. La política exterior está ahora en un momento de máxima tensión por la crisis con Marruecos y el gasoducto de Argelia…

R. En el conflicto entre Argelia y Marruecos, a Sánchez le ha dado por reconciliarse con Marruecos en el peor momento del problema gasista para España. Y en el problema del líder del Polisario, Ghali, le dio por reconciliarse con la región en el peor momento de la crisis migratoria con Marruecos. Por tanto, no tienen ninguna noción de política exterior, por no hablar de lo que han hecho subvencionando a empresas chavistas como Plus Ultra, por no hablar del ridículo de no apoyar a los demócratas cubanos en plena represión de Díaz Canel y Castro. Entonces, esto es grave, si la oposición te tiende la mano y tú la rechazas es porque estás cómodo con ese tipo de política.

P. ¿Nos quedaremos sin suministros de gas?

R. Sabíamos hace 25 años que había que renovar la concesión del gasoducto y han tenido dos años para tomar medidas y no se ha hecho nada. Ahora mismo no tenemos garantizado el suministro de gas asequible. Lo que le han dicho a la ministra Ribera en su viaje a Argelia es que, aunque pierdas el 20 por ciento de abastecimiento por Marruecos, el suministro argelino se puede incrementar con buques metaneros. El problema es que los buques metaneros son más caros. La única verdad es que dependemos de que el invierno no sea excesivamente duro.

Foto: La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE)

P. El PP tampoco fue capaz de reformar el modelo energético cuando estuvo en la Moncloa.

R. Desde la oposición ofrecemos una modificación de la legislación en materia de energética para bajar 9.000 millones de euros la factura de la luz, sobre todo en hogares, pero también en empresas. La primera medida es un IVA superreducido; la segunda es repercutir en la factura todos los derechos de emisión de CO2, que este año podrían llegar a ser otros 3.000 millones de euros; y, por último, sacar los costes no energéticos de la factura. Seguimos pagando las primas a las renovables de Zapatero. En definitiva, hacer una transición energética justa también para la creación de empleo. Lo que no puede ser es que en Francia se esté ampliando la producción nuclear otros 30 años, que Alemania encienda más centrales de carbón y que queramos salvar el mundo desde España.

P. ¿Y la sostenibilidad medioambiental?

R. Nosotros somos los más sostenibles, los que firmamos los acuerdos de París, pero esa transición no se puede llevar por delante a la industria nacional y no se puede llevar por delante a todos los hogares porque la luz en España ha subido un 200 por ciento. El PSOE pedía la dimisión del Gobierno de Rajoy porque la luz subía un 8 por ciento, Podemos convocaba minutos de silencio por las víctimas de la pobreza energética. ¿Ahora nos tenemos que callar de por vida? Estamos en una situación muy grave. Hay pobreza severa en seis millones de hogares, y según Cáritas hay un diez por ciento de las familias que no llegan a fin de mes.

P. La inflación en niveles históricos y ya alcanza el 5,5 por ciento. Si gobierna, ¿desligará las pensiones del IPC?

R. Nosotros ya hemos planteado nuestra propuesta de reforma de las pensiones y es mantener la reforma que permitió que en España subieran de media un 16 por ciento cuando gobernaba el PP. Nosotros no engañábamos, teníamos un factor de sostenibilidad generacional y un índice de revalorización simbólico del 0,25 para no congelar las pensiones nunca más como hizo Zapatero. Pero, al final, como la economía iba bien, pues pudimos mejorarlas cada año en función del crecimiento.

"Nosotros no engañábamos, teníamos un factor de sostenibilidad generacional y un índice de revalorización simbólico del 0,25"

P. ¿Pero cuál es su modelo para las pensiones en la situación económica y demográfica actual?

R. Como hay mucha inflación, vamos a votar a favor de subir las pensiones un dos por ciento para este ejercicio. Pero, exigimos que se recuperen complementos a la maternidad para mujeres que han trabajado y cuidado de sus hijos —este Gobierno tan feminista se los ha cargado—, que se recuperen los beneficios fiscales a los planes de pensiones y lo más importante: tener una previsión de las pensiones. Un factor generacional para que los 'babyboomers' y los jóvenes no paguen el pato de lo que está haciendo el Gobierno. Porque si no, va a haber un 'crash'.

P. ¿Estamos ya cerca de ese 'crash'?

R. El problema de la inflación que conocimos esta semana demuestra que las previsiones del Gobierno son papel mojado. Lo ha dicho el Banco de España, el FMI, Funcas, la AIREF… pero atacan al PP cuando decimos que este Gobierno miente y no apoyamos el cuadro macro. Este año íbamos a crecer según el Gobierno un 9,8 por ciento y ahora ya estamos hablando de un cinco. ¿Por qué puede decir la ministra de Hacienda que las previsiones económicas no están esculpidas en piedra, o sea, está reconociendo que ha mentido? El Presupuesto se tiene que hacer diciendo cuántos ingresos tengo y cuánto puedo gastar, no diciendo voy a dar un cheque para comprar votos o subvenciones a sectores que nos apoyan. El Congreso lo que tiene que hacer es devolver los Presupuestos al Gobierno y que los cambie. Con una inflación del 5,5 por ciento, el gasto en pensiones va a subir y también el sueldo de los funcionarios, pero también han subido la gasolina un 25 por ciento, los tomates un 15, el pan un 20. El encarecimiento de la cesta de la compra va a hacer que la gente no consuma. El PSOE no puede decir que no sube los impuestos cuando la inflación, que es el impuesto de los pobres, está disparada.

P. El Gobierno espera que los fondos europeos alivien esta situación.

R. Nosotros lo que estamos diciendo es que hay que utilizar los fondos europeos para reducir los gastos estructurales, reducir los ministerios a la mitad, digitalizar la administración pública, flexibilizar el mercado laboral, bajar los impuestos y eliminar trabas burocráticas. Ofrecí a Sánchez crear una agencia independiente para el reparto de los fondos de Bruselas y se negó. Hasta ahora, solo se han ejecutado un 5 por ciento de los 14.000 que ya han llegado.

Foto: Foto: Reuters.

P. ¿Sigue descartando presentar una moción de censura?

R. Creo que la moción de censura se la presentarán los ciudadanos en las urnas. Yo creo que Sánchez ha asumido que va a perder las elecciones y lo que está haciendo es quemar toda la rueda como hizo Zapatero. Ya vendrá otro a encontrarse la situación dramática en la que dejamos España. Llega un momento en el que empiezo a pensar que el presidente quiere agotar la legislatura para luego no presentarse.

P. ¿Piensa que, como le ocurrió a Rajoy con Zapatero, Sánchez le puede acabar llamando para hacer reformas y convocar elecciones?

R. Cuando a Zapatero le escribe Jean Claude Trichet para decirle que tiene que hacer el recorte más severo de la historia del Estado de bienestar, incumple todo lo que había dicho y congela las pensiones, recorta un cinco por ciento el sueldo de funcionarios, elimina prestaciones sociales, o sea, más de 50.000 millones en recortes que el señor Sánchez votó en el Congreso. Eso es lo que no queremos hacer nosotros. Nosotros decimos que se pueden reducir hasta 60.000 millones de euros de gasto público improductivo para garantizar que las pensiones, la educación y la sanidad pública no sufran recortes. Pero hay que hacerlo ya.

Y por eso lo que no entiendo es por qué Draghi, por qué Macron, por qué Polonia, por ejemplo, están anunciando medidas de competitividad, mochila austriaca en el mercado laboral, planes de vivienda, educación de cero a tres años gratuita… y sin embargo, Sánchez lo que está haciendo es tener 23 ministerios y 1.068 asesores.

P. Tras el varapalo del Tribunal Constitucional al Gobierno y al Congreso por el estado de alarma ¿cree que no debió abstenerse el PP?

R. Nosotros ofrecimos desde el primer momento una ley de pandemias para tener un marco legal con el que pudieran actuar tanto el Gobierno como las autonomías. Yo llegué a decir algo que criticó mucho el Gobierno y es que ese estado de alarma era un estado de excepción encubierto, se estaba derivando en una dictadura constitucional, como dijo Manuel Aragón, magistrado del TC a propuesta del PSOE. Pero ¿qué diferencia a los partidos del Gobierno? El PP gobierna en seis comunidades que no tenían una ley de pandemias y no podíamos dejar tirados a los presidentes autonómicos, porque si no, como en Madrid durante la segunda ola, hubiera podido decretarse el toque de queda. Porque en Madrid abrimos restaurantes, pero había toque de queda. Yo creo que el tiempo nos ha dado la razón, ahí está la hemeroteca, durante esos meses tan difíciles fuimos responsables, donde gobernábamos, pero fuimos responsables con las libertades constitucionales. No tenemos una ley de pandemias, que incluso algunos ministros apoyaban, por la pura arrogancia de Sánchez.

"Yo creo que Sánchez ha asumido que va a perder las elecciones y lo que está haciendo es quemar toda la rueda como hizo Zapatero"

P. Siguiendo con el Tribunal Constitucional, ¿cree que con nombres como el de Espejel se puede hablar de despolitización?

R. El Constitucional es un órgano que debe tener una independencia y un criterio profesional del máximo prestigio. Nosotros hemos obligado a que no pudiera entrar ningún expolítico, y también hemos hecho que entraran perfiles caracterizados por la defensa de lo que creo que ahora nos jugamos en España: la unidad nacional, la defensa de la Constitución y la unión de los demócratas frente al terror. Por eso, una de nuestras propuestas para el Constitucional es una persona que se ha caracterizado desde la presidencia de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional por defender esos valores. Es la magistrada que callaba a los etarras en los juicios, y ahora, estamos en un momento en el que Otegi alardea de que tiene agarrado por la solapa al Gobierno.

P. Hay malestar en el Supremo porque no se ha elegido a ningún miembro de este tribunal para el Constitucional. Se habla de que han preferidos perfiles políticos más inferiores…

R. Absolutamente de acuerdo con que podría haberse designado a alguien de la Sala de lo Penal, pero no ha podido ser así porque está paralizada la renovación del Consejo del Poder Judicial y el Gobierno ha impedido hacer nombramientos. Si hubiéramos designado a dos magistrados del Supremo, habría dos vacantes sumadas a las muchas que ya hay. La situación hubiera empeorado.

P. ¿Ve posible un desbloqueo de la renovación del CGPJ antes de final de año?

R. El único requisito es que se refuerce la independencia judicial, la separación de poderes y que los jueces elijan a los jueces.

"La Constitución solo se puede reformar con el mismo consenso del 78 y Miquel Roca no es Rufián ni el señor Echenique es Jordi Solé Tura"

P. Pero eso no siempre ha sido así.

R. Ahora se dice que hemos cambiado de criterio en las tres negociaciones. No es verdad.

En la primera negociación filtraron el nombre de quien querían que fuera presidente y eso va contra la independencia de los vocales para elegirlo; en la segunda negociación el problema fue que Pablo Iglesias dijo que iba a participar en la renovación porque el CGPJ tiene que estar al servicio del Gobierno y eso es pura politización y por eso nos negamos. Y en la tercera propusieron a una política en ejercicio como la señora Rosell y a un juez al que querían meter por turno de juristas a dedo de los partidos. El señor De Prada. O sea, no es verdad que hubiéramos vetado ni a Pablo Iglesias ni a la entrada de nadie por ser quien es, sino porque estaban yendo contra la independencia judicial, que era nuestra única condición, que, por cierto, sigue siendo una condición.

P. ¿Se puede buscar una fórmula intermedia como una comisión para cambiar la ley y así dar margen al PSOE para un pacto?

R. Tiene que haber una reforma porque no nos fiamos de este Gobierno. Es muy triste decirlo, pero el señor Sánchez prometió que los jueces elegirían a los jueces y ahora se niega. Es el mismo que dijo que jamás pactaría con Podemos y que jamás, jamás, indultaría a los golpistas. Ahora, para evitar que nos engañen, primero se pone en marcha la reforma que va al Congreso y al Senado y luego se eligen los vocales. Lo que pedimos en el PP es lo que dice Europa sobre la elección de los jueces y es lo que decía nuestra Constitución antes de la reforma que hizo Felipe González. Sánchez se queda sin excusas para no cambiar la ley y que los jueces elijan a los jueces.

P. Ha hablado de la Constitución. ¿Apoyaría un referéndum para preguntar a los españoles si hay que reformarla?

R. La Constitución no es el problema, es la solución y yo creo que Sánchez lo está utilizando como una especie de señuelo para que no hablemos de la luz, para que no hablemos de la inflación, para que no hablemos de lo que está pasando con la reforma laboral, de los líos en el Gobierno. Nosotros no vamos por ahí. La Constitución solo se puede reformar con el mismo consenso del 78 y Miquel Roca no es Rufián ni el señor Echenique es Jordi Solé Tura. Con la que está cayendo en Cataluña sería una irresponsabilidad. La reforma para eliminar la prevalencia sobre la mujer en la sucesión a la Corona o la denominación de las Comunidades Autónomas no es urgente. Si a Sánchez le molesta el marco de convivencia del 78 porque ha pactado con los que la quieren destruir, sea ERC, sea Bildu, sea izquierda o sea Podemos, no es nuestro problema. El PP no le va a apoyar.

Foto: Pedro Sánchez clausura el 40º Congreso Federal del PSOE. (EFE)

P. ¿Y el referéndum sobre la reforma tampoco?

R. El PP no va a participar en algo que está abocado completamente al fracaso. Hay que mirar al futuro, dejar de reabrir la historia, dejar de pensar en lo que dividió a nuestros abuelos y mirar a nuestros hijos y decirles que hay un futuro posible.

P. ¿El llamado 'procés' en Cataluña ha muerto?

R. El 'procés' había muerto y Sánchez lo ha resucitado para sacar un rédito político y mantenerse en el poder a costa de los independentistas, ha hecho lo mismo que hizo Zapatero con ETA. Estaba derrotada policial, económica e internacionalmente, pero revivió esa negociación para intentar tener algo que mostrar en la legislatura que fue también un desastre en términos económicos y sociales. Sánchez, para mantenerse en el poder, ha recuperado la mesa de negociación porque depende de los votos de ERC y de Podemos. Habrá también un proceso similar en el País Vasco y Navarra. Yo le ofrecí hacer un plan de recuperación de la ley en Cataluña que incluyese la tipificación del delito de referéndum ilegal, crear el delito de rebelión impropia que en Europa entenderían mucho mejor y facilitaría la entrega de Puigdemont, prohibir los indultos por ese tipo de delito, acabar con el adoctrinamiento educativo, acabar con la propaganda en los medios de comunicación públicos y cerrar el Diplocat. Cuatro de estos puntos los prometió Sánchez en campaña electoral.

P. Con este proyecto para Cataluña, ¿por qué el PP se quedó en tres diputados en las últimas elecciones?

R. Porque en Cataluña y País Vasco no hemos recuperado nuestra base electoral. Los mejores resultados en esas comunidades los hemos conseguido siempre cuando hemos gobernado España. Vamos a llegar al Gobierno y volveremos a esa unificación de la concordia en España. Y lo haremos respetando que España es un país plural, porque nosotros sí estamos a favor del estado autonómico. Sí, estamos a favor de que se puedan prestar los servicios sociales, educativos, sanitarios, más cerca, pero tienen que estar vertebrados y las competencias se tienen que gestionar por parte de las comunidades desde la lealtad.

"El 'procés' había muerto y Sánchez lo ha resucitado para sacar un rédito político y mantenerse en el poder"

P. ¿Entonces, hay futuro después del 1 de octubre y el 155?

R. Por supuesto que hay futuro para el PP en Cataluña, y además, yo creo que está muy ligado a que el PP gobierne a nivel nacional.

P. Vamos a cambiar a Andalucía. ¿Habrá adelanto electoral si Vox tumba los Presupuestos?

R. Creo que Juanma Moreno ya ha dicho que quiere estabilidad política y él va a hacer todo lo posible para agotar la legislatura, pero tengo que decir que tiene todo mi apoyo para hacer lo que considere mejor para los andaluces, toda mi confianza. Ha demostrado ser un gran gobernante. Hay partidos que están más pendientes de los intereses electorales que de cómo salir de una situación tan compleja como la que han vivido Andalucía y el resto de España tras la pandemia.

P. ¿Va a seguir sin hablar de la corrupción después de la condena a Luis Bárcenas y al PP, como subsidiario, por la reforma de Génova?

R. Absolutamente, pero repito lo que dije exactamente. Y es que el PP no volverá a hablar de cuestiones pasadas en las que no ha tenido ninguna responsabilidad. Porque han sido conductas personales que han perjudicado al partido. No tenemos nada que ver con esas conductas y lo que sí que puedo decir es que existe el compromiso de ejemplaridad, de transparencia, de lucha contra cualquier irregularidad. Creo que en estos tres años lo he demostrado. Incluso con críticas de que habíamos sido injustos con personas que no habían entrado en las listas electorales o que hemos sido muy drásticos al abrir expedientes. Creo que los españoles querían ver que quién la hace, la paga.

"Puedo decir que cumplo mis promesas. Y si yo me comprometí a que cambiaríamos la sede del partido, es que vamos a cambiarla"

P. ¿Y Xavier García Albiol? ¿Puede tener una empresa en un paraíso fiscal?

R. Cuando haya cualquier investigación judicial que diga lo que se ha hecho mal, actuaremos si se ha hecho mal. No voy a aceptar lecciones de un Gobierno con una vicepresidenta que está en el escándalo de corrupción de 'Isofotón'. Otra vicepresidenta, la señora Calviño, que tiene sociedades instrumentales en el extranjero para eludir impuestos; y la tercera que está con un partido del que un testaferro acaba de decir que recibió dinero de forma ilegal de la dictadura de Chávez.

P. ¿Cuándo se van de Génova?

R. Yo lo que puedo decir es que cumplo mis promesas. Y si yo me comprometí a que cambiaríamos la sede del partido, es que vamos a cambiarla. Y por una cuestión además de renovación, de modernidad, de accesibilidad, de transparencia, de sostenibilidad. Yo lo que quiero es tener una sede abierta a la gente.

Cáritas IPC Argelia Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) Pedro Sánchez Gasto público Tribunal Supremo Ciudadanos Moncloa Planes de pensiones
El redactor recomienda