Es noticia
Menú
Génova frena a Ayuso y no adelantará el Congreso: "Casado no acepta presiones"
  1. España
Junta directiva del PP

Génova frena a Ayuso y no adelantará el Congreso: "Casado no acepta presiones"

Pide "no mirarnos al ombligo" y recuerda que "nos ha intentado presionar desde el IBEX a la Conferencia Episcopal". Madrid replica que "La presidenta no puede ser menos que Feijóo o Juanma Moreno"

Foto: Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La sede del PP era ayer un ir y venir de cámaras y periodistas. El protagonismo del día se repartía entre la planta séptima y la primera, entre la búsqueda de reacciones a la condena por la reforma en dinero negro que hizo Luis Bárcenas y la expectación por el pulso entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Años después los populares siguen en las batallas de la etapa de Mariano Rajoy: la corrupción y el hiperliderazgo de Madrid.

"No podemos perder tiempo en mirarnos el obligo", argumentan en Génova cuando se les pregunta sobre la petición de adelantar a principios del próximo año el Congreso del partido en Madrid que ayer plantearon públicamente los "ayusistas" confesos como Esperanza Aguirre tras la reunión de la Junta Directiva Regional. En privado este debate no se ha formalizado. Según ha podido confirmar El Confidencial, Díaz Ayuso no ha trasladado a Casado o a García Egea su deseo de adelantar los plazos pese a que les separan apenas seis plantas y aquel famoso ascensor donde Aguirre amagó con dimitir si Rajoy llevaba en su lista a las generales a Gallardón.

La Dirección Nacional no ve necesario un cambio en el calendario para dar "prioridad" a Madrid y considera que junio es una buena fecha. El argumento: ¿Por qué se les va a tratar diferente al resto de comunidades? En el otro lado, la lectura que se hace es que García Egea quiere alargar los plazos para mantener el control de partido en Madrid a través de la gestora de Pío García Escudero y de Ana Camins, otrora amiga íntima de la presidenta.

Foto: García Egea con Almeida, junto a Díaz Ayuso, en la noche electoral del 4-M. (EFE)

En el equipo de Ayuso también se lanzan preguntas al aire. "Si Feijóo es el candidato y presidente; Juanma Moreno o Fernández Mañueco también, ¿por qué con Ayuso se intenta imponer a Almeida y se remite a la militancia?" Esta semana ha sido especialmente dura. Como adelantó El Confidencial, desde cuadros del partido cercanos a la presidenta se ha denunciado una "campaña" por parte del secretario general para que no fuera candidata el 4-M. Algunos de sus consejeros van más allá y hablan de que incluso quieren evitar que repita en 2023. En Génova lo desmienten y apuntan a una "obsesión personal" de Díaz Ayuso con García Egea.

En lo personal es también donde toca al líder del PP. Casado hace gala de haber elegido a Ayuso cuando nadie confiaba en ella. En aquellos momentos también hubo presiones. El "viejo PP" quería dirigir a un recién llegado que recibió innumerables llamadas para colocar a exministros, "hombres de Aznar" o "pagar" a Cospedal su apoyo en las primarias. El día que el actual líder de los populares estaba cerrando con Ayuso y Almeida sus candidaturas para Comunidad y Ayuntamiento, miembros de la antigua cúpula del partido comían con periodistas en una suerte de quinielas en las que se escuchó desde Mayor Oreja a Cayetana Álvarez de Toledo.

Foto: Teodoro García Egea, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. (EFE)

Se arriesgó con Ayuso como lo hizo también con su número "dos". García Egea se ha convertido en el 'chivo expiatorio' de todas las crisis. Las derrotas en las urnas de los primeros tiempos del "casadismo" se achacaron al "equipo" o los "chiquilicuatres". En esos momentos el partido seguía mirando a Núñez Feijóo, que a puerta cerrada ha pedido la cabeza de García Egea en más de una ocasión cuando en público pedía alejarse de Vox. Casado aguantó y encomendó al secretario general restaurar las siglas de las heridas causadas por la batalla entre Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal. García Egea ha hecho política de tierra quemada en algunos territorios y eso le ha llevado a mantener un pulso con los barones a los que ha ido colocando cargos afines en sus estructuras. "Está haciendo el partido de Teodoro, no el de Casado", lamentan los críticos. Ahora las guerras son soterradas. Las encuestas apuntan a que el PP puede llegar a la Moncloa y eso es el mejor pegamento para los disidentes.

"A nadie le importan las dinámicas internas del partido. Hay que hablar de lo que le importa a la gente". El equipo del presidente quiere mirar para fuera y no para dentro. "A Casado le ha presionado desde el IBEX para investir a Sánchez hasta la Conferencia Episcopal con los indultos, pero siempre aguanta". Un aviso para Ayuso que también es de aguantar.

La sede del PP era ayer un ir y venir de cámaras y periodistas. El protagonismo del día se repartía entre la planta séptima y la primera, entre la búsqueda de reacciones a la condena por la reforma en dinero negro que hizo Luis Bárcenas y la expectación por el pulso entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Años después los populares siguen en las batallas de la etapa de Mariano Rajoy: la corrupción y el hiperliderazgo de Madrid.

Teodoro García Egea Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda