La Audiencia condena al PP y a Bárcenas por el pago en negro de las obras de Génova
  1. España
TAMBIÉN AL ARQUITECTO Y A SU SOCIA

La Audiencia condena al PP y a Bárcenas por el pago en negro de las obras de Génova

Los magistrados subrayan que no consta que el PP, a través de sus órganos directivos y de su comité ejecutivo, ejerciera un control adecuado sobre la gestión del extesorero

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)
El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

La sede del PP en la calle Génova se reformó con dinero en negro. La Audiencia Nacional ha condenado este jueves a dos años de cárcel a Luis Bárcenas por abonar al estudio de arquitectura Unifica más de un millón de euros en B durante las obras y, de forma paralela, al partido como responsable civil subsidiario del extesorero en la cuantía de 123.669 euros. La sentencia, de 454 páginas, considera probada la existencia de su contabilidad paralela.

La conclusión de los magistrados es clara: "En el período en que el acusado Luis Bárcenas ocupó los cargos de gerente y tesorero gestionó los fondos en metálico aportados a la formación política Partido Popular como donaciones privadas a través de una contabilidad paralela —contabilidad B— de cuyo ingreso y gasto no se dejó constancia en la contabilidad oficial ni por tanto fueron fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas".

Foto: Luis Bárcenas. (EFE)

El dinero se guardaba así en una caja fuerte ubicada en el despacho del propio Bárcenas, y "tan solo indirectamente parte de esos ingresos accedieron a la contabilidad del partido a través de las cuentas de donativos anónimos, y nominativos en un caso, mediante ingresos en efectivo fraccionados a fin de no superar los límites establecidos en la Ley de Financiación de los Partidos Políticos vigente en cada momento".

Aunque "la procedencia y finalidad de la entrega de donativos continúan siendo objeto de investigación" en la Audiencia Nacional, parte de la caja B puso rumbo entre 2005 y 2010 a la sede de Génova: "En las obras de las plantas baja, quinta, tercera y cuarta se elaboran dos certificaciones finales correspondientes a la ejecución material, una de menor importe sobre la cual se giraba la factura emitida por Unifica, y otra mayor, siendo ésta la que correspondía al precio real del proyecto".

Las cifras correctas se reflejan en las hojas que cumplimentaba el propio extesorero con anotaciones manuscritas y después en hojas de Excel, que es a lo que se ha llamado papeles de Bárcenas. Según concluye el tribunal, al menos "en una parte sí son reales". Con esa idea como telón de fondo, la Audiencia tendrá que seguir investigando su contenido.

La reforma de Génova

La Sala apunta a que en la contabilidad remitida por el PP al Tribunal de Cuentas sobre la reforma de Génova solo figuraron las cantidades correspondientes a las facturas emitidas por Unifica desde el año 2005 a 2011, "ocultándose por el contrario al control y la fiscalización [...] la totalidad de los pagos no facturados efectuados por las diversas obras de remodelación al margen de la facturación y contabilización oficial y con fondos en metálico".

De esta manera, Unifica pudo a su vez “ocultar a la Hacienda Pública la percepción de los referidos pagos en B, eludiendo sus correspondientes obligaciones tributarias”. “El importe total de las cantidades abonadas por el acusado Bárcenas a Unifica por las obras efectuadas en la sede central del PP [...], al margen de la facturación y la contabilización oficial, y no declarados a la Hacienda Pública, ascendieron a 1.072.000 euros”, explica la Audiencia.

Foto: El extesorero del PP Luis Bárcenas. (EFE)

Por estos hechos, la Sala condena a tres personas: dos años de cárcel y multa de 1,2 millones de euros para Bárcenas como cooperador necesario de un delito continuado de falsedad contable en concurso con un delito contra Hacienda relativo al impuesto de sociedades de 2007 de Unifica, y dos años y nueve meses de prisión y multa de 2,5 millones para el arquitecto de la empresa Gonzalo Urquijo y su socia Belén García como autores de este delito. Absuelve, por el contrario, a los otros dos acusados: el que fuera gerente del PP Cristóbal Páez y la empleada de Unifica Laura Montero.

Al listado de condenados se suman, además, el PP y Unifica como responsables civiles subsidiarios de los delitos cometidos por sus empleados, lo que les obliga a reparar parte de los daños cometidos por los mismos pese a no ser los autores materiales de los hechos. El partido responde así "de modo subsidiario" por la cantidad defraudada a través de los pagos en B que Bárcenas realizó ante las obras de las plantas segunda y quinta de la sede, fijada por el tribunal en 123.669 euros.

Foto: Carlo Lucca Bugniani, economista y auditor interno del PP desde el 1 de septiembre de 1993.

Los magistrados subrayan en este contexto que el PP no ejerció un control adecuado sobre la gestión de Bárcenas a través de sus órganos directivos y de su comité ejecutivo o, al menos, se ha visto incapaz de demostrarlo durante el juicio: las medidas adoptadas respecto al extesorero, la auditoría interna y la promoción de iniciativas legislativas en torno a la financiación de partidos fueron posteriores a los hechos enjuiciados.

En el caso del extesorero, el tribunal le aplica la atenuante de confesión al haber quedado acreditada su “colaboración real, activa y eficaz” para el esclarecimiento de los hechos, aunque al mismo tiempo remarca que fueron los registros practicados en la sede del PP y de Unifica los que aportaron los datos decisivos para la investigación. Junto a los otros dos condenados, también suma a la sentencia la atenuante de reparación de daño.

Audiencia Nacional Luis Bárcenas
El redactor recomienda